El riesgo aluvional que amenaza a ciertos sectores de Antofagasta, con las cada vez más habituales lluvias en el norte del país, ha llevado a desplegar un “Plan de Mitigación al Cambio Climático”, que ya suma 375 estructuras de contención por parte del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Las obras consisten en muros y pozas destinadas a acumular hasta un millón de m {+3} de rocas y sedimentos, eventualmente en riesgo de precipitarse sobre distintos sectores habitados en la ciudad. Según el ministerio, la ciudad de Antofagasta registra 18 quebradas con riesgo aluvional.

Según expertos en mitigación de catástrofes naturales, al igual que en gran parte del norte, se presentan tres condiciones claves para la ocurrencia de aluviones: zonas muy secas con alta acumulación de escombros, quebradas o pendientes muy abruptas, y torrenciales lluvias en lapsos breves.

También se esperan lluvias en febrero, en la época del llamado invierno altiplánico.

En junio pasado las sorpresivas precipitaciones sobre la capital regional superaron los 20 mm durante 15 horas, en las que el agua caída superó las precipitaciones de más de una década en la zona. Sin embargo, las obras construidas en seis quebradas lograron contener los derrumbes.

“Estas obras son de carácter prioritario. Es una política que ha asumido el Ministerio de Obras Públicas en virtud del cambio climático, porque tenemos hoy una perspectiva distinta con respecto a las precipitaciones en la región”, detalla el seremi del MOP de la región, César Benítez. El protocolo de seguridad regional determina que ante lluvias sobre los 5 mm, en un breve período, debe procederse a evacuaciones en sectores de riesgo.

Aún quedan por completar obras en cuatro quebradas. “Lo aconsejable es realizar trabajos en todas las quebradas para minimizar los riesgos”, asevera Benítez.

Fuente: El Mercurio.

(Visitada 10 veces, 1 visitas hoy)