El impacto del cambio climático es el tema clave que cruza las investigaciones y charlas que desde ayer y durante tres días se presentan en el IX Congreso Latinoamericano de Ciencia Antártica que se realiza en Punta Arenas. Al evento asisten 350 investigadores expertos en el continente blanco de distintas instituciones tanto chilenas como extranjeras.

En tres salas se exponen cerca de 130 trabajos de investigación científica y otros 125 se exhiben en afiches. El evento es organizado por el Comité Nacional de Investigaciones Antárticas (SCAR Chile), Instituto Antártico Chileno (INACh) , la U. de Magallanes y el Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes.

Los trabajos sobre cambio climático que se presentarán en el congreso abordan cómo las especies, tanto plantas como animales, enfrentan el fenómeno, que también afecta a los glaciares, el sistema marino y la atmósfera.

La historia natural es el otro tema que intentarán desentrañar los científicos, como, por ejemplo, las razones que explican la presencia en la Antártica de organismos de ciertas características.

Para el jefe del Departamento Científico del Instituto Antártico Chileno, Marcelo González, el congreso permite demostrar que hay una “activa participación de Chile en un posicionamiento a nivel internacional respecto a temáticas asociadas al cambio climático. Por nuestra ubicación estratégica en la red de bases en la península antártica, junto con otros países, estamos en las grandes ligas, posicionados para estudiar de buena manera los efectos del cambio climático en los ecosistemas terrestre y marino”.

Un ejemplo de esto, dice González, es la red logística que ha desarrollado el INACh desde la base Profesor Julio Escudero, en isla Rey Jorge, hasta bahía Margarita, más al sur, donde se ubica la base Teniente Carvajal. Sin embargo, advierte la importancia de que cada una de esas plataformas tenga un laboratorio y, en lo posible, estaciones meteorológicas que permitan recabar datos durante todo el año.

“Eso posibilita a muchos de nuestros investigadores a hacer preguntas más globales en términos de evaluar efectos desde la parte norte de la península hasta más al sur, como es bahía Margarita. Ese gradiente no lo tienen otros países latinoamericanos, es una posición que debemos saber aprovechar, tener más recursos e involucrar a más gente, tanto a investigadores chilenos como también aumentar la cooperación internacional”, recalca González.

Gino Casassa, glaciólogo de la Universidad de Magallanes, señala que Chile ha dado pasos importantes para desarrollar la ciencia antártica, lo que quedará sellado con los futuros Centro Antártico Internacional que se construirá en Punta Arenas y el Centro Subantártico en Puerto Williams, proyectos anhelados hace décadas.

“Este congreso ocurre en un buen momento para Chile y es un gran logro tener cerca de 250 trabajos que sitúan a Magallanes como un polo de desarrollo antártico”, opina el glaciólogo.

La importancia de la colaboración internacional también es un punto que destaca Steven Chown, presidente del Comité Científico sobre Recursos Antárticos (SCAR). Se trata, dice, de un pilar fundamental para el desarrollo de la ciencia antártica, y eventos como este congreso facilitan que los investigadores puedan reunirse e interactuar entre sí.

Fuente: El Mercurio.

(Visitada 5 veces, 1 visitas hoy)