La Unión Europea (UE) y los Gobiernos comunitarios siguen facilitando subsidios al combustible fósil por valor de 112.000 millones de euros anuales, pese a su compromiso de eliminar estas ayudas para 2020, indica un informe difundido hoy del Instituto para el Desarrollo Exterior (ODI, en inglés) y la Red de Acción Climática (CAN).

Estas organizaciones analizaron los datos de la UE y de once países comunitarios entre 2014 y 2016, los cuales revelan que se continúa apoyando “la producción y el consumo” de combustible dañino para el medioambiente, como el petróleo, el gas o el carbón.

Los investigadores señalan que el sector más beneficiado por estas ayudas, con un 44 % del total, es el del transporte, que ha recibido unos 49.000 millones de euros, lo que incluye descuentos fiscales para reducir el precio del diésel.

Incentivos al uso del diésel

ODI y CAN advierten de que tales incentivos promueven el uso del diésel cuando “cada vez son más obvios los costes para la salud de la polución” causada por estos vehículos, y obstaculizan el paso a coches menos contaminantes, como los eléctricos.

Los autores de “Eliminación gradual: supervisión de los subsidios al combustible fósil en Europa” dicen que, en el periodo estudiado, la UE repartió al menos 4.000 millones de euros en subsidios a través de su propio presupuesto y sus agencias de inversión.

Después del transporte, los sectores que más ayudas energéticas recibieron fueron las fábricas y las empresas, con 15.000 millones de euros anuales, mientras que el Reino Unido y Francia destinaron por su parte unos 253 millones de euros al año a la exploración de nuevos recursos de combustible fósil.

Por países, se señala que España apoya la electricidad por combustible fósil por valor de unos 470 millones de euros al año, y el sector del transporte español recibe exenciones fiscales por 339 millones de euros anuales.

Los autores elogian que el Gobierno español no ofrece ayudas directas a través de sus agencias públicas a la producción o el consumo de combustible fósil, y se constata que las ayudas a la minería de carbón son para facilitar la transición del sector.

Compromiso 2020

Los investigadores recuerdan que la Unión Europea tiene el compromiso de eliminar los subsidios en 2020 y las emisiones por combustible fósil para la segunda mitad de este siglo, como parte del Acuerdo de París.

“Este estudio demuestra que los Gobiernos europeos y la UE siguen subvencionando y financiando la dependencia del petróleo, del gas y del carbón, promoviendo un peligroso cambio climático y polución ambiental con dinero del contribuyente“, afirmó la directora de Clima y Energía del ODI, Shelagh Whitley.

Wendel Trio, director de CAN en Europa, instó a la UE a “detener la subvención al combustible fósil” y destinar sus recursos a financiar la transición hacia una energía más limpia.

Fuente: EFE.

(Visitada 4 veces, 1 visitas hoy)