La escasez y la sequía han sido problemas bastante evidenciados tanto por expertos, la ciudadanía y los movimientos sociales. El gobierno ha anunciado una serie de medidas para solucionar la crisis que ha generado la falta de este recurso. Sin embargo, hoy no sólo las comunidades del norte sufren de la escasez del elemento vital, el sur del país también se ha visto afectado por la crisis hídrica.

La situación que aqueja al sur ha traído consecuencias, tanto sociales, como para el sector productivo, por lo que el Ministerio de Agricultura declaró como zona de emergencia agrícola a 19 comunas de la región de los Lagos, alcanzando a un total de 114 localidades a lo largo del país, que están bajo la misma condición.

La cría de ganado y la producción lechera muestran los mayores efectos de la sequía. La falta de precipitaciones ha ocasionado la baja de un 20 por ciento en la producción de leche, al igual que el ganado que tuvo una caída del 11,6 por ciento, según el informe de la Asociación de Ganado de Chile.

Al respecto, el representante de la Agrupación de Agricultores de la provincia de Llanquihue, Rodrigo Lavín, manifestó que la situación es crítica, ya que ha afectado las actividades pecuarias, produciendo la escasez de pasto para alimentar a los animales, lo que ha repercutido en el rendimiento del sector.

“En estos meses se está configurado en esta zona, lo que llamamos la ‘tormenta perfecta’. Ya que por un lado no hay lluvia ni alimento. Y por otro, baja la producción, nos bajan el precio de nuestros productos y más encima, por el enlace peptídico, nos rechazan nuestro producto. Estamos realmente preocupados, porque la situación es absolutamente crítica”, sentenció el dirigente.

Lavín agregó que otro de los factores que complica al sector es la captación de agua. Esto ya que en zonas rurales se han secado las norias subterráneas y en los pozos ha disminuido los niveles de agua, lo que habría causado que sectores obtengan este elemento por medio de camiones aljibes.

“La mayoría de estas norias y los pozos profundos ya están secos. Sabemos que los niveles de agua ya han descendido sobre los diez metros, lo que significa que las napas subterráneas igual están bajando mucho su nivel. Esto es sumamente preocupante y en algunos sectores ya se está empezando a repartir agua con los camiones aljibes.”, afirmó el agricultor.

Escasez hídrica y una solución prolongada

El catastro realizado por la Dirección de Obras Hidráulicas del Ministerio de Obras Públicas del 2014, informó que en Chile hay 534 localidades semi-concentradas donde las familias siguen obteniendo agua a través de norias, pozos o con ayuda de camiones aljibes que disponen los gobiernos locales.

Según un estudio realizado por la ONG Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo, las comunas más críticas con la escasez en el sur son Valdivia, Corral, Mariquina, Máfil, Los Lagos, Río Bueno, La Unión, San Pablo, San Juan de La Costa, Ancud y Quemchi, incluyendo otros lugares en la Isla de Chiloé en donde se están llevando a cabo talleres para fortalecer el uso de agua.

Frente a esta situación, la ONG ha realizado talleres para que los campesinos se fortalezcan en el uso de agua. La encargada del proyecto, Carolina Velázquez, explicó que la situación en estos sectores es preocupante y ha generado problemas en distintos aspectos a las comunidades.

“La situación es crítica porque muchas personas están recibiendo, hace varios años, agua en camiones aljibes, lo que provoca problemas de salud y además que sus actividades productivas, principalmente, la agricultura. Este trabajo no se puede desarrollar ya que si no hay agua no pueden destinar la que las llevan a camiones aljibes para regar porque no les alcanza.”, expuso Velásquez.

Principales causas

El Director de la Iniciativa “Agua que has de Beber” Impulsado por la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo, Cristián Frene, analiza que esto se ha desarrollado debido a tres factores.

“El primero de ellos es el cambio climático que está generando un cambio en las precipitaciones. En general en el centro sur de Chile todos los modelos indican que va haber una disminución en las precipitaciones. El segundo tema relevante tiene relación con las leyes y es que el código de agua permite que los derechos de aprovechamiento sean entregados a privados de forma gratuita y perpetua. Finalmente, un tercer punto es la mala gestión territorial que se realiza en el centro sur del país”, explicó el experto.

El investigador aclaró que si bien la sequía se explica en buena parte por el cambio climático, no se pueden dejar de lado las malas prácticas de las actividades productivas, con conductas en el sector agrícola y forestal, que actúan de manera sinérgica, es decir, amplifican el efecto provocado.

Las soluciones del Ejecutivo

El delegado Presidencial para los Recursos Hídricos, Reinaldo Ruiz, manifestó estar de acuerdo con que Chile necesita una política institucional en esta materia y que a esto se debe considerar en el ordenamiento territorial.

“Por supuesto que necesitamos tener una política nacional de recursos hídricos. Sin embargo, también tiene que estar desagregado a nivel de las cuencas y eso se vincula con el ordenamiento territorial, de cómo mejoramos la gestión en el territorio. Hemos recibido muchas expresiones que manifiestan la preocupación que en algunos sectores se ha establecido determinado tipo de plantaciones que deterioran la cuenca. Por lo que queremos tener un proyecto de ley que regule y que legisle sobre esto, de tal manera que todo los actores que están viviendo cerca de una determinada cuenca puedan participar de la gestión de los recursos”, sostuvo el delegado.

Finalmente, el delegado presidencial recalcó que ya se están tomando medidas para enfrentar esta crisis que va desde términos legislativos como la modificación al código de agua hasta la construcción de siete grandes embalses en todo el país y la recuperación de otros que están deteriorados.

Fuente: http://radio.uchile.cl/2015/03/15/mayor-sequia-y-escasez-de-agua-aumentan-preocupacion-en-el-sur-de-chile