Noticias

COPs, Noticias

Comenzó la COP24: Una conferencia sobre cambio climático con perspectiva de género

La 24ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático (COP24) comenzó este domingo en Katowice, Polonia, con un enfoque que incluye la igualdad de género y la limpieza del medio ambiente.

Días después de que la ONU sonara la alarma sobre los niveles sin precedentes de concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, el mundo se reúne para que los 197 Estados parte del Acuerdo de París definan cómo implementarán y avanzarán dicho plan.

Los países signatarios del acuerdo se han comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el aumento medio de la temperatura global a menos de 2 ° C, y lo más cerca posible a 1,5 ° C para finales de siglo.

Ciclismo por el planeta

Comenzando el evento de dos semanas en Katowice, una ciudad minera del sur de Polonia, un equipo de ciclistas en bicicletas eléctricas llegó desde Viena, después de haber recorrido 600 km para demostrar el valor de la energía renovable en la reducción de las emisiones. El viaje fue apoyado por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, un grupo de empresas del sector privado comprometidas con el desarrollo sostenible y el respeto a los derechos humanos.

El secretario ejecutivo adjunto de la ONU para el Cambio Climático, Ovais Sarmad, y el jefe de la Unidad de Política Climática del Ministerio de Medio Ambiente de Polonia, Jakub Gibek, dieron la bienvenida al equipo.

“Felicito a los ciclistas involucrados en este recorrido en bicicleta por inspirar al mundo a moverse en la dirección correcta para cumplir la promesa del Acuerdo de París”, dijo Sarmad.

Agregó que se trata de la COP más importante desde la firma del acuerdo, “y necesitamos iniciativas como la suya para testificar que los gobiernos, el sector privado y los individuos pueden trabajar juntos para enfrentar el cambio climático al comprometerse con el multilateralismo”, acotó.

Una conferencia verde

Para limitar la huella de carbono de la 24ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático (COP24), los organizadores de la conferencia han tomado una serie de medidas que incluyen el transporte público gratuito durante la conferencia para todos los participantes.

Además, se han utilizado materiales reutilizables para las cortinas, telones y otros accesorios en las salas de conferencias y se instalaron muebles de cartón reciclado en los principales espacios de reunión.

La conferencia también aplicará una estricta política de gestión de residuos: habrá contenedores de reciclaje disponibles en todas las salas de reuniones; el embalaje del equipo electrónico se ha guardado y se reutilizará una vez finalizada la conferencia; el envasado de productos de hostelería es respetuoso con el medio ambiente; los productos de plástico de un solo uso están limitados en todo el espacio; y, en general, la conferencia utiliza poco papel, con documentos oficiales disponibles solo en versiones digitales.

Para limitar las emisiones de efecto invernadero debido al transporte, se alienta y apoya la participación virtual a través de transmisiones en vivo de los eventos principales.

Las emisiones de gases de efecto invernadero inevitables debidas al evento serán rastreadas a través de un riguroso cálculo por parte de los organizadores con base en estándares internacionales. Se anticipa que la COP24 generará aproximadamente 5.000 toneladas de CO2. Para compensar esto, el gobierno polaco se ha comprometido a plantar más de 6 millones de árboles, capaces de absorber el equivalente de las emisiones de la conferencia en los próximos 20 años.

Enfoque de género

Adoptado en la COP anterior, el Plan de Acción de Género promueve la incorporación de la perspectiva de género en la política y en las acciones para mitigar el cambio climático.

Con respecto a la representación de género en la conferencia, desde 2013 se ha monitoreado el equilibrio de género en los órganos técnicos y de adopción de decisiones establecidos. Por primera vez, este año, más de la mitad de esas entidades tienen una representación femenina mínima del 38%. Asimismo, hay un número récord de delegadas elegidas para los cargos de presidenta o copresidenta de estos órganos, nueve de los 28 posibles puestos. Si bien estos avances representan pasos en la dirección correcta para lograr el objetivo del equilibrio de género, queda mucho por hacer.

La conferencia en números

La COP24 acogerá a más de 28.000 personas. La cifra incluye: cerca de 13.000 con las delegaciones que negociarán el programa de trabajo del Acuerdo de París, unos 450 empleados de las Naciones Unidas, más de 7.000 observadores de organizaciones no gubernamentales y 1.500 representantes de los medios de comunicación, así como más de 6.000 empleados y unos 500 voluntarios.

El espacio para conferencias provisto por el gobierno polaco cubre un área de casi 100 metros cuadrados. Cerca de 2.000 personas trabajaron en la construcción y disposición del espacio para conferencias, edificado en apenas seis meses.

Más de 100 eventos a celebrarse en el marco de la COP24 destacarán las iniciativas que se llevan a cabo en el transporte, el agua, el uso del suelo, la energía y la industria de la moda, entre otros, para combatir el calentamiento global. Esos eventos contarán con la participación de directores generales, alcaldes, gobernadores y líderes de la sociedad civil en general.

La ceremonia de inauguración será el lunes y en ella estarán presentes unos 40 jefes de Estado y de gobierno, así como el Secretario General de la ONU, António Guterres.

Fuente: ONU.
Noticias

Parlamentarios de América Latina y el Caribe buscan soluciones al cambio climático

El encuentro abordará temas como los desafíos socio-económicos y las posibilidades de limitar la temperatura global.

Del 4 al 5 de octubre de 2018, las y los parlamentarios de las Américas y el Caribe se reunirán en Ciudad de Panamá, Panamá, en el 3er Encuentro de la Red Parlamentaria de Cambio Climático para contribuir con las conversaciones adelantadas en el Diálogo de Talanoa, y fomentar el rol de los parlamentos en la promoción de agendas climáticas que comprendan acciones efectivas y ambiciosas.

El encuentro, organizado por ParlAmericas y Parlatino, titulado: “Promoviendo la acción climática en las Américas y el Caribe: El rol de los parlamentos en la agenda climática”, abordará temas como los desafíos socio-económicos y las posibilidades de limitar la temperatura global a 1.5o Celsius, la perspectiva  político-legislativa de los mecanismos para transformar los riesgos de las economías nacionales de adaptación al cambio climático y la fijación del precio del carbono en la región.

“El encuentro será una excelente oportunidad para que las y los parlamentarios y expertos del clima de todo el hemisferio intercambien aprendizaje”, aseguró el honorable Robert Nault presidente de ParlAmericas y diputado de Canadá. “Todos y todas hemos sido testigos del impacto perjudicial del cambio climático en todo el mundo y esta reunión nos proporcionará más conocimiento sobre cómo desarrollar acciones efectivas que nos permitan responder a nuestros desafíos comunes y las circunstancias particulares de nuestros vecinos en la región”.

“Nuestro trabajo en la Red Parlamentaria de Cambio Climático es crear herramientas, recursos y espacios como este encuentro, en el que promoveremos un diálogo que nos permita evaluar el estado de las negociaciones internacionales de cambio climático y el progreso hacia el cumplimiento de los compromisos de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional en nuestros países”, aseguró el diputado de Panamá Javier Ortega, presidente de la Red Parlamentaria de Cambio Climático.

Por su parte, el diputado de Panamá, Elías Castillo, presidente del Parlatino, sostuvo que “la importancia de este espacio organizado por ParlAmericas y Parlatino es fomentar la labor que tenemos como parlamentarios(as) en promover una gobernanza climática efectiva, que a su vez, esté alineada con la agenda climática internacional”.

La agenda del encuentro incluye una sesión para que las y los parlamentarios compartan su perspectiva política sobre las preguntas de evaluación del Diálogo de Talanoa, que serán discutidas a nivel global durante la fase política del Diálogo en la COP24 en Polonia el próximo mes de diciembre.

Fuente: ConexiónCOP. 2 de octubre de 2018.

Noticias

Acuerdo de Escazú: El tratado que facilita el acceso a la justicia ambiental cuya firma Chile pospuso

Tras cuatro años de negociaciones iniciadas en Santiago, 24 países de América Latina y el Caribe firmarían el tratado en la Asamblea de las Naciones Unidas. Chile, por decisión de Cancillería, se restó de hacerlo.

La polémica se puede resumir en las declaraciones de la presidenta de la comisión de Medio Ambiente del Senado, Isabel Allende (PS): “Fue un trabajo muy intenso y de muchos países”, “me parece lamentable que a este Gobierno (…) se le ocurra suspenderlo” y “es una pésima señal considerando lo dramático que se está viviendo una vez más en Quintero y Puchuncaví”.

Se trató de su reacción al anuncio entregado por la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, quien informó este martes que Chile decidió postergar la firma del Tratado de Escazú, un acuerdo que apunta a mejorar el acceso a la información, a la justicia y la participación pública en materia ambiental en países de América Latina y el Caribe.

Si bien Chile participó del proceso durante los seis años de preparación y negociaciones, y tenía en agenda firmar el tratado durante la Asamblea de las Naciones Unidas que se desarrolla en Nueva York, finalmente pospuso la decisión. Se trató, según Schmidt, de una resolución del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La firma, que se realizará este jueves 27 de septiembre, era esperada por las comunidades de defensa del medio ambiente, debido a que el tratado permitiría que la comunidad tuviera mayor participación en la evaluación ambiental de proyectos empresariales. Por eso, entre otras razones, los dirigentes lamentan el retraso en sumarse al acuerdo internacional.

El tratado

Tras una extensa ronda de negociaciones, los 24 países firmantes llegaron a un acuerdo sobre la redacción del tratado hace seis meses en Escazú, Costa Rica. El documento se propuso elevar los estándares con los que se resuelven hasta hoy los asuntos medioambientales en territorios habitados por comunidades.

El acuerdo busca dar cobertura a tres derechos, siendo el primero el de acceder a la información. Esto incluye el derecho del público de tener acceso a la información ambiental y la obligación de las partes de mantener sistemas actualizados para entregarla, que estén disponibles de forma progresiva.

El segundo es el de la participación pública de los procesos de toma de decisiones ambientales, que garantiza mecanismos de participación en proyectos que puedan tener impacto negativo sobre el medio ambiente.

Eso incluye participación ciudadana directa y temprana, 18 meses antes de que las empresas presentes sus estudios de impacto ambiental. Por último, se consagra el acceso a la justicia ambiental, que se refiere al acceso a instancias judiciales y administrativas para impugnar y recurrir decisiones u omisiones que puedan afectar el ambiente.

Además, establece medidas de protección para los defensores medioambientales y compromete a los países a desarrollarlas. Adicionalmente, los países signatarios serán supervisados por la Cepal, a quien deben emitir informes. Todo lo estipulado en el tratado sería convertido en ley vigente en Chile luego de firmar la normativa y que esta fuera ratificada por el Congreso Nacional.

Una negociación con sede en Chile

El inicio de las conversaciones que desembocaron en el acuerdo se puede rastrear hasta el año 2012, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, donde los países de la región suscribieron a la Declaración sobre la aplicación del Principio 10.

Después de dos años de reuniones preparatorias y de otros cuatro de sesiones del Comité de Negociación, el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales de América Latina y el Caribe se adoptó en Escazú, Costa Rica, el pasado 4 de marzo de 2018. Su firma se realizaría esta semana.

Durante la etapa de negociación, desarrollada entre 2014 y 2018, Chile tuvo un rol importante. La llamada “Decisión de Santiago”, adoptada a fines de 2014, fue la instancia donde los países firmantes iniciaron formalmente la negociación del acuerdo regional, con el apoyo de la Cepal como secretaría técnica.

En dicha oportunidad se creó un comité de negociación, compuesto por 24 países, y se constituyó una mesa directiva, copresidida por Chile y Costa Rica. De las nueve reuniones sostenidas de manera presencial y virtual, tres tuvieron como sede la capital chilena.

Fuente: Emol. 26 de septiembre de 2018.

Noticias

Las conclusiones provisionales del IPCC

El impacto del cambio climático será bien distinto en función del aumento de la temperatura, previsto entre +1,5ºC y +2ºC, según versiones provisionales del informe del grupo de expertos de la ONU sobre el clima, reunidos en Corea del Sur.

¿En qué punto estamos?

Si las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el hombre mantienen su ritmo actual, el calentamiento terrestre medio superará +1,5ºC respecto al nivel preindustrial alrededor de 2040.

Si todas estas emisiones cesaran inmediatamente, es probable que el mundo se mantuviera por debajo del umbral crítico de 1,5ºC. Sin embargo, los gases ya emitidos continuarían generando algunos impactos, sobre todo en cuanto a la elevación del nivel del mar.

¿Qué impactos se prevén?

Los riesgos son menores si se trata de un aumento de +1,5ºC en vez de +2ºC, tanto en cuanto al número de eventos extremos, olas de calor, lluvias diluvianas, fuegos forestales, invasiones y extinciones de especies, productividad de los océanos, rendimiento agrícola y pérdida del permafrost, los suelos helados de las grandes altitudes.

No obstante, frenar el mercurio a +1,5ºC de aquí a 2100 podría no bastar para frenar la desestabilización de los casquetes glaciares de la Antártida y de Groenlandia, lo que equivaldría a una importante subida del mar en los próximos siglos.

 ¿Qué hacer? 

Estabilizar el calentamiento a +1,5ºC exige lograr una neutralidad en emisiones de CO2 (en un 80% procedentes de la combustión de energías fósiles) a mitad del siglo, es decir, dejar de emitir en la atmósfera más de lo que somos capaces de retirar. Esto pasa también por reducir el resto de emisiones, sobre todo el metano. Y las posibilidades de éxito aumentan si esto sucede hacia 2030.

Pero el resumen provisional sugiere, en sus gráficos, que el máximo de emisiones mundiales de CO2 será alcanzado en 2020.

¿Qué hacer? “No hay una respuesta simple”, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) de la ONU.

La transición debe ser “rápida y vasta” y debe suceder entre los próximos 10 y 20 años, en materia de sistemas energéticos, urbanos, industriales…

La mayoría de escenarios estudiados por los expertos para permanecer en +1,5% incluyen procedimientos de absorción de CO2 (a través de los suelos y los bosques principalmente).

Pero los conocimientos actuales no permiten captar ni almacenar CO2 a gran escala. La mejor opción es pues una reducción rápida de las emisiones, según los expertos.

Fuente: AFP. 1 de octubre de 2018.

Noticias

Científicos presentan ante la ONU diagnóstico sobre el cambio climático

Los países deberían iniciar un proceso de revisión de sus compromisos de 2015, insuficientes pues conllevarían un aumento de la temperatura mundial en 3ºC.

Reunidos en Corea del Sur, los delegados de los Estados de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estudian a partir de este lunes el último informe de los científicos del IPCC, un balance implacable de los efectos del cambio climático y del retraso para hacerle frente.

El informe se basa en 6.000 estudios científicos y advierte del fuerte impacto que tendría un aumento de las temperaturas de 1,5 ºC. También plantea las opciones, limitadas, para actuar y mantener al mundo bajo ese umbral.

En 2015, en la cumbre COP21 celebrada en París, la ONU encargó a su Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) un informe sobre el objetivo de 1,5ºC.

Los países acababan de comprometerse a reducir sus emisiones para permanecer “muy por debajo de 2ºC” respecto a la era preindustrial.

El compromiso añadido de “proseguir con los esfuerzos para limitar el aumento a 1,5 ºC” se obtuvo en el último minuto y era una reivindicación de los Estados más vulnerables, como las islas pequeñas.

Pero desde entonces los investigadores han revisado los riesgos, en un mundo sacudido por un recrudecimiento de las olas de calor y los incendios forestales.

“Hace tres años, no había mucha literatura científica sobre un calentamiento del 1,5ºC”, explica Jim Skea, profesor del Imperial College de Londres y copresidente del IPCC.

El informe, de 400 páginas, describe una clara diferencia de impacto entre 1,5 y 2ºC, en todos los ámbitos, ya sea en lo tocante al nivel de las olas de calor, a las extinciones de especies o a la productividad agrícola.

“Eso es importante pues aclara la cuestión: sí, marca una gran diferencia [1,5 o 2]”, afirma Laurence Tubiana, arquitecta del acuerdo de París. “Recuerdo conversaciones con bastantes países antes de París, nos decíamos: ‘¿por qué 2 ºC? ¿por qué no 2,5 ºC?'”.

¿FACTIBLE?

Con todo, hay dudas sobre la viabilidad del del objetivo de +1,5 ºC. La pregunta no es de poca importancia si se tiene en cuenta que en 2017 las emisiones mundiales fruto de la energía fósil volvieron a crecer.

“No damos una respuesta simple”, avisa la climatóloga Valérie Masson-Delmotte, que copresidirá esta sesión coreana del IPCC. Pero “ahora estamos en la encrucijada. Mirar hacia 1,5 ºC, es mirar lo que nos va a pasar, en nuestra vida, no a la generación siguiente”.

“Globalmente, este informe dice ‘hace falta que las emisiones alcancen su pico muy rápido’, a partir de 2020”, resume Laurence Tubiana. “Creo que hay que utilizarlo para decir ‘esto es urgente, y hay soluciones'”.

Estabilizar en 1,5 ºC el aumento exige neutralidad en las emisiones de CO2 a mitad de siglo, apunta el proyecto sometido al IPCC.

La publicación del informe llega dos meses antes de las negociaciones sobre el clima de la COP24. Los países deberían iniciar un proceso de revisión de sus compromisos de 2015, insuficientes, pues conllevarían un aumento de 3 ºC.

No obstante, no se espera que los Estados modifiquen el fondo del informe, pero podría haber un fuerte debate sobre la formulación del mismo, auguran los habituales del proceso.

Además, queda la incógnita estadounidense. “Estados Unidos podría apoyar a la ciencia, como han hecho en el pasado, u obstruirla”, afirmó un autor, que pidió el anonimato.

Según el departamento de Estado, Trigg Talley un veterano de la diplomacia sobre el clima, fue el encargado de liderar la delegación, algo que los autores valoraron como “tranquilizador”.

Una sesentena de gobiernos profirieron 3.600 comentarios sobre la versión preliminar, según Valérie masson-Delmotte. “De momento, está siendo constructivo”, señaló.

En principio, la reunión se prolongará hasta el viernes, pero el informe debería hacerse público, oficialmente, el lunes 8.

Fuente: AFP. 1 de octubre de 2018.

Noticias

Conoce lo que podría pasar con el cambio climático en Chile

Los animales, los seres humanos, las plantas y todas las especies de La Tierra ya están sometidas a este preocupante escenario. ¿Cómo nos afecta en la actualidad? ¿qué pasará en el futuro?

El derretimiento de los glaciares o la sequía ya son parte de este fenómeno, el que afecta no tan solo a los humanos, sino que también a los animales, plantas y todas las especies del planeta.

Los animales, los seres humanos, las plantas y todas las especies de La Tierra ya están sometidas al escenario del cambio climático. El derretimiento de los glaciares o las sequías son algunos de los fenómenos que están ocurriendo por esta problemática.

¿Qué ocurre ahora en Chile?
Los impactos que se reflejan en la actualidad son, por ejemplo, en la temperatura, las cuales han aumentado en el valle central y en la cordillera, según un análisis realizado por el ministerio de Medio Ambiente hace un año.

También se percibe por las precipitaciones, las cuales han disminuido en la zona centro-sur de Chile. Incluso, desde el 2011 hasta el 2030, proyectaron una disminución entre 5% y 15% entre la cuenca del río Copiapó y Aysén.

Finalmente, estamos viviendo los eventos climáticos extremos, es decir, en el caso de nuestro país: la sequía y olas de calor.

¿Qué pasaría en el futuro?
Paloma Ávila, periodista del programa dedicado a temas tecnológicos y medioambientales, Por la Razón y la Ciencia, afirmó que el cambio climático tendrá impacto en las migraciones.

“Una de las razones de la migración de aquí a futuro es el cambio climático. Hay muchos pueblos en las costas que van a desaparecer y porque en ciertas zonas, que viven de cultivos, no se va a poder plantar”, explicó.

Se proyecta que al 2050 es probable que más de 30 mil personas en el mundo se hayan cambiado del lugar donde vivían por estos cambios.

Los animales, por su parte, también buscarán una forma de sobrevivir, pero “demasiadas especies van a desaparecer”. “Históricamente la curva del cambio climático era tal que permitía que las especies alcanzaran a adaptarse, pero la velocidad que tiene ahora el calentamiento global (demasiado impulsada por el hombre) hace que ese cambio evolutivo no sea posible”, agregó.

Cabe mencionar que, en el análisis realizado por el ministerio de Medio Ambiente, también dieron a conocer los posibles impactos del cambio climático en Chile en las siguientes áreas.

– Biodiversidad: problemas de adaptación de animales y plantas.
– Pesca y acuicultura: La acidez en los océanos altera el ecosistema marino. Las consecuencias irían en un aumento de la mortalidad de los crustáceos y moluscos.
-Salud: Influiría las olas de calor y frío, al igual que los cambios en calidad de agua y alimentos.
– Recursos hídricos: Reducción de caudales entre las regiones de Coquimbo y Los Lagos, afectando los recursos energéticos. El retroceso de los glaciares sería más significativo.
– Infraestructura: aumento en las intensidades de los eventos extremos, como inundaciones por lluvias, aludes o desbordes de ríos.
– Turismo: Por ejemplo, el retroceso de los glaciares en la zona austral impactaría en esta área, una de las actividades importantes de este sector.

Fuente: Futuro 360, CNN/CHV. 13 septiembre de 2018.

Noticias

Empieza conferencia climática con la urgente tarea de avanzar en la aplicación del Acuerdo de París

Olas de calor, incendios forestales, sequías e inundaciones graves y sin precedentes en todo el mundo.

Con ese telón de fondo, los gobiernos se reúnen esta semana en Bangkok (Tailandia) del 4 al 9 de septiembre para preparar las directrices de aplicación del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Estas directrices son necesarias para que el acuerdo sea implementado de manera justa y transparente para todos.

Tras dos años de negociación, se espera que estas directrices sean adoptadas en la conferencia anual de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP24), que se celebrará en Katowice, Polonia, en diciembre próximo.

Hasta ahora, las negociaciones han dado pasos modestos, por lo que la reunión de Bangkok es la última oportunidad antes de la COP24 para hacer avanzar las negociaciones.

En la víspera del comienzo de la conferencia, Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, dijo: “Sobre la base de los progresos logrados hasta ahora, los países deben dar pasos decisivos para lograr en Katowice el resultado ambicioso y equilibrado que necesitamos”.

Si no se alcanza un texto oficial de negociación en Bangkok, la COP24 será difícil.

“Es fundamental que en Bangkok los negociadores elaboren un texto sólido que sirva de base para la conclusión de las negociaciones en Katowice con la adopción de las directrices finales de aplicación del Acuerdo de París. Los avances logrados hasta la fecha aún no suficientes para lograr este propósito”, dijo la Sra. Espinosa.

“Con sólo seis días de negociación en Bangkok, ONU Cambio Climático está trabajando de manera concienzuda para apoyar de manera eficaz a los países en su importante tarea”, añadió.

Aunque su naturaleza sea muy técnica, las directrices de aplicación del Acuerdo de París son necesarias para monitorear los avances que se vayan logrando contra el cambio climático. Estas medidas climáticas deben servir para reducir los efectos del cambio climático, como sequías o las inundaciones, y para dar apoyo urgente a los países en desarrollo para que puedan contribuir a la acción climática.

Las directrices serán esenciales para determinar si se están reduciendo las emisiones al ritmo necesario para alcanzar el objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2°C, y lo más cerca posible de 1,5°C en este siglo con respecto a los niveles de temperatura de la era preindustrial.

Las directrices también son necesarias para que las instituciones derivadas del acuerdo puedas trabajar de manera plenamente operativa.

“Los impactos del cambio climático son peores cada año. Esto conlleva que cada año el sufrimiento sea mayor para los más pobres y vulnerables del planeta, que en definitiva no han contribuido en casi nada a las causas del cambio climático”, subrayó la Sra. Espinosa.

“Completar las directrices de aplicación y todos los aspectos operativos del Acuerdo de París servirá para desbloquear la acción frente al cambio climático sobre el terreno. Estamos ante una oportunidad clave dentro del proceso multilateral para que la sociedad en general aborde este problema mundial, sin dejar a nadie atrás”, subrayó.

De cara a la COP24, están teniendo lugar numerosos eventos internacionales que ponen de manifiesto avances de la acción climática en todos los ámbitos, tanto económicos como de la sociedad civil, las ciudades o las regiones. Cada vez más actores están alineando sus planes estratégicas con los objetivos del Acuerdo de París.

“Los gobiernos lideran de manera clara el proceso internacional frente al cambio climático, pero ellos solos no pueden hacer frente a este desafío y necesitan el apoyo de todos estos actores, poniendo de manifiesto que se abre camino una nueva forma de multilateralismo más inclusivo”, dijo la Sra. Espinosa.

Así lo están demostrando los eventos internacionales sobre el cambio climático cada vez numero. Las recientes semanas del clima en África, Asia y América Latina, la Cumbre de Acción Climática Mundial que se celebrará en San Francisco a mediados de septiembre y la Semana del Clima en Nueva York que tendrá lugar a finales de mes son algunos de esos eventos que reúnen a gobiernos y actores no estatales en torno al tema del cambio climático.

“Estos eventos están demostrando claramente que existe un impulso para la acción a nivel mundial y están demuestrando que el mundo está listo para la aplicación del Acuerdo de París tal y como los líderes mundiales lo habían previsto cuando en 2015 adoptaron el Acuerdo de París”, concluyó la Sra. Espinosa.

Sobre la CMNUCC

Con 197 Partes, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) cuenta con un número de miembros que la hace casi universal y es el tratado precursor del Acuerdo de París sobre el cambio climático de 2015. El objetivo principal del Acuerdo de París es limitar el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 grados centígrados e impulsar esfuerzos para que no aumente más de 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. La CMNUCC es también el tratado precursor del Protocolo de Kyoto de 1997. El objetivo último de todos los acuerdos en el marco de la CMNUCC es estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que evitará la interferencia peligrosa del ser humano en el sistema climático en un plazo de tiempo que permita a los ecosistemas adaptarse naturalmente y que haga posible el desarrollo sostenible.

Fuente: unfccc.int/es. 03 de septiembre 2018

Noticias

La reconversión climática afectará a 160.000 empleos del carbón en Europa

La reconversión climática afectará a 160.000 empleos del carbón en Europa

Más de 160.000 empleos directos del sector del carbón –entre mineros y trabajadores de centrales térmicas– están en riesgo en Europa en el proceso de transición hacia una economía libre de gases de efecto invernadero. El Joint Research Centre (JRC) –órgano científico que asesora a la Comisión Europea– estima que las políticas encaminadas a limpiar el sector energético implicarán la pérdida en 2030 de dos tercios de los trabajos del carbón. Polonia, principalmente, pero también Alemania y República Checa serán los más afectados. Sin embargo, el JRC resalta las oportunidades en renovables que se abren paralelamente.

El JRC –en un reciente informe monográfico sobre el sector del carbón en la UE– estima en unas 240.000 las personas que en Europa trabajan aún en las centrales que queman carbón para generar electricidad y, sobre todo, en las minas que extraen este combustible fósil. Los normas puestas en marcha por la Comisión y los Gobiernos para luchar contra el cambio climático y la pérdida de competitividad de las explotaciones y centrales supondrán, según este informe, el cierre masivo de minas y plantas térmicas en la próxima década. En 2025, habrán desaparecido 77.000 empleos. En 2030, la cifra se elevará hasta más de 160.000, es decir, alrededor de dos tercios del empleo de este sector ahora.

Acometer una “reestructuración planificada”, según el informe, es un reto para Europa en el que “las energías renovables desempeñan un papel central” para crear “nuevas oportunidades de empleo”.

Polonia –que ahora acumula 112.500 empleos en este sector– será la gran afectada por esta transición. Solo en una región polaca, Silesia, la previsión es que se pierdan 40.000 puestos de aquí a 2030. En esta comarca del sur del país –donde está previsto que se celebre la próxima cumbre anual del clima de la ONU– trabajaban en las minas en 2015 más de 82.000 personas. También Alemania y otros países del este como República Checa, Bulgaria o Rumanía se verán afectados, pero en menor medida que Polonia.

Problemas en el Este

“En la Europa occidental la reconversión del carbón ya se realizó, pero por razones económicas y no ambientales”, explica Joaquín Nieto Sainz, director de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en España. Por ejemplo, en 1990 el 41% de todo el consumo final de energía en Europa procedía del carbón; ahora, está en el 16%. Un buen ejemplo es España, donde a partir de los noventa del siglo pasado acometió la gran reconversión. Pese a todo, también resultará afectada por la última oleada de cierres de centrales y minas (se perderán unos 5.400 empleos en España en la próxima década, según el informe).

Los problemas serios en Europa se darán en el Este. “Aún queda pendiente, y es importante, la reconversión en la Europa oriental”, explica Nieto. Y en esta ocasión el medio ambiente en general y la lucha contra el cambio en particular serán el motor de la transformación. “La necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero ha llevado a un mayor uso de las energías renovables”, apunta el JRC.

El informe cita tres instrumentos de la UE, cuya política en este asunto no pasa por obligar directamente al cierre de centrales o minas concretas, sino que establece requisitos cada vez más estrictos que obligan a los propietarios a acometer importantes inversiones si quieren seguir operando. Y todo ello en un sector en el que la inmensa mayoría de las centrales eléctricas de carbón tienen ya “más de 30 años”, como resalta el estudio, y en el que la mecanización reduce drásticamente el empleo en las minas.

Entre los instrumentos que cita el informe como impulsores del fin del carbón en la UE están “los estrictos requisitos de emisiones para después de 2020” que obligan a hacer importantes inversiones en filtros descontaminantes. También, “los altos precios de las emisiones de CO2” que las centrales de carbón deben pagar. Y la previsible pérdida de los apoyos económicos que las plantas reciben, como los “pagos por capacidad”.

Ante esta situación, el JRC advierte de que “se deben tomar medidas pronto para desarrollar oportunidades alternativas” para “mantener o aumentar el empleo” en las zonas afectadas. “Hay que planificar. Y parece evidente, pero no se ha hecho”, lamenta Tatiana Nuño, de Greenpeace. “Hay que conocer los empleos emergentes”, añade. Nuño recuerda el reciente informe de la OIT en el que se cuantificaba en 24 millones los puestos de trabajo que se pueden crear en el mundo con la aplicación del Acuerdo de París contra el cambio climático.

“El cambio es inexorable”, resume Nieto. “Lo que hay que buscar es una transición justa”. Y, según este miembro de la OIT, dos factores son fundamentales si se quiere una transición justa: que exista una completa protección social para aquellos afectados que estén al final de su vida laboral y que se creen alternativas para los que están empezando.

El informe del órgano asesor de la Comisión deja la puerta abierta a que alrededor del 13% de la capacidad actual de generar electricidad con carbón de Europa se mantenga gracias a futuras técnicas de captura y almacenaje de CO2. Pero las principales alternativas para las zonas afectadas por esta reconversión ambiental las fija en la instalación de renovables: solar, eólica e hidráulica.

SÁNCHEZ PROMETE UNA TRANSICIÓN “JUSTA” EN ESPAÑA PARA 5.400 PERSONAS

La gran reconversión en España —sobre todo en las minas— ya se ha producido desde los ochenta. A mediados de los noventa, por ejemplo, 30.000 personas trabajaban en las minas, frente a las 3.400 de las que habla el informe del JRC ahora. Otras 3.300 trabajan en las térmicas. Según las estimaciones del JRC, 5.400 empleos del sector se perderán en España. Pero el estudio señala que las zonas afectadas son las que tienen una mayor potencial de la UE en instalación de energía solar y eólica.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prometió ayer en Oviedo una  transición “justa”. Y aseguró que la solución va a ser “dialogada” con los agentes económicos y sociales de Asturias, una comunidad muy afectada. El Ministerio para la Transición Ecológica trabaja ya en un plan de acción para las comarcas en las que de forma inminente se cerrarán las minas que no puedan operar sin ayudas públicas. Antes de que acabe el año se presentará una “estrategia de transición justa”. El plan pivotará sobre los llamados “contratos de transición” para los afectados, una figura ya empleada en Francia para el cierre de sus centrales.

El ministerio lamenta que la información que se ha encontrado del anterior Gobierno es “escasa, especialmente en el ámbito de las oportunidades”. A lo mismo se refiere Joaquín Nieto, de la OIT: “El Gobierno actual debe recuperar el tiempo perdido”.

Fuente.Diario El País, 09 de 09.2018

Noticias

El complejo escenario para futuros proyectos tras crisis ambiental en Quintero y Puchuncaví

Parlamentarios oficialistas pidieron al Gobierno aumentar exigencias mientras se avanza en reforma al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

Poco más de 50 kilómetros separan a la comuna de Limache con Quintero, lugar que ha concentrado la atención mediática de las últimas tres semanas a raíz de los casos masivos de intoxicación que sufrieron más de 300 personas -la mayoría niños y adolescentes- a causa de la mantención de dos estanques realizada por la Empresa Nacional del Petróleo (Enap), según lo informó la Superintendencia del Medio Ambiente.

Y si bien en Limache no han sufrido con la contaminación que aqueja a Quintero y Puchuncaví -no por la distancia, sino que porque los vientos predominantes son de sur a norte-, en la comuna ven con temor que la instalación de distintos proyectos, resistidos fuertemente por la comunidad, conviertan al sector en una nueva “zona de sacrificio”.

“Lo que ocurre en Concón, Quintero y Puchuncaví es un indicador de que si el Estado no cambia su modelo de desarrollo energético lo único que vamos a tener como consecuencia es que estas zonas de sacrificio se extiendan en el territorio”, comentó el vocero del movimiento Libres de Alta Tensión, Joel González. “Lo que pedimos es una cuota de sentido común y de cordura a las autoridades para que eviten aprobar proyectos que no son beneficiosos y que generan una sinergia de contaminación con otras fuentes de producción energética”, agregó.

Los proyectos rechazados en la comuna y a los que hace alusión el dirigente son la termoeléctrica Los Rulos y la carretera eléctrica Cardones-Polpaico, que ya mantiene cerca de un 90% de avance. En cuanto a la central, en febrero de 2017 recibió la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) por unanimidad. Sin embargo, existe un recurso en los Tribunales Ambientales, de modo que una vez que el proyecto se desjudicialice deberá ser zanjado por el Comité de Ministros.

Proyectos en discusión 

Así como Los Rulos, también existen otros proyectos en evaluación que han sido duramente cuestionados por las comunidades e incluso por parlamentarios de manera transversal. Uno de ellos es la termoeléctrica Nueva Era, que consiste en la construcción de una central de ciclo combinado a Gas natural con una línea de transmisión de doble circuito y una subestación seccionadora, que está proyectada a instalarse en terrenos aledaños a la Refinería Aconcagua, en Concón.

La otra iniciativa es el Terminal Dos en el Puerto de Valparaíso, que además de los cuestionamientos que ha recibido por el impacto visual que generaría, en los últimos meses el propio alcalde Jorge Sharp ha insistido en que el proyecto provocará “graves riesgos para la salud” producto del “tipo de contaminante atmosférico” que se emitirla.

Por otra parte, el visto bueno a la concesión marítima para que la empresa Oxiquim construya un muelle multipropósito ahora también provoca inquietud en las autoridades, sobre todo tras la extensa crisis medioambiental que afecta a Quintero y donde las empresas públicas y privadas han sido duramente cuestionadas.

Eliminar comité

Entre los parlamentarios oficialistas hay consenso de que a partir de lo ocurrido en Quintero no será llegar y aprobar un proyecto sin un costo político para el Gobierno, más aún si es rechazado por la comunidad ante la eventual contaminación que podría generar.

En esa línea, el diputado Andrés Longton (RN), quien esta semana presentó un proyecto para penar con cárcel a quienes cometan delitos ambientales, propuso que el Gobierno le dé urgencia a los proyectos que apuntan a mejorar dicha materia, y que mientras se discuten en el Congreso las autoridades “sean mucho más rigurosas a la hora de evaluar las iniciativas”.

“Hay una reforma al Servicio de Evaluación Ambiental para justamente hacer más rigurosa y estricta las condiciones para llevar a cabo estas iniciativas. Y existen otros proyectos de ley que van a empezar a acelerarse producto de la situación de Quintero y porque existe una preocupación del Gobierno por el medio ambiente”, dijo el parlamentario, quien agregó que una de las modificaciones más importante que se propuso es eliminar el Comité de Ministros.

“Tiene que desaparecer ahora ya porque basa su decisión en puntos políticos cuando debiese ser en base a razones técnicas”, indicó Longton, quien aseguró que en caso de que la instancia deba resolver el futuro de la central Los Rulos “yo esperaría que la evaluación sea técnica, pero también realista”. “Tiene que existir un criterio sobre cómo se llevó a cabo el proceso, en qué consisten los recursos en los Tribunales Ambientales y, principalmente, conocer la afectación que esta termoeléctrica puede ocasionar en la zona”, sostuvo.

Aumentar exigencias

En ese sentido, el diputado Osvaldo Urrutia (UDI) coincidió con Longton al asegurar que “lo sucedido en Quintero nos tiene que hacer un llamado de atención a las autoridades para que desde ahora se evalúen de mejor manera los proyectos que puedan generar consecuencias en la gente”.

“Hay que modificar protocolos para la aprobación de proyectos, porque quienes buscan hacer inversiones deben tener claro cuáles son las reglas del juego y a qué se someten, para que luego de golpe y porrazo no les paralicemos sus actividades”, dijo Urrutia, quien reiteró su rechazo a las centrales Los Rulos y Nueva Era, esta última puesto que dice: “No podemos seguir castigando una zona que vive del turismo y el medioambiente”.

Alcance de emisiones

Una complejidad que se podría sumar a la tramitación de proyectos es el alcance que podrían tener las eventuales contaminaciones cuando son producidas por más de una empresa. “En el caso de Quinteroy Puchuncaví tenemos 16 o 17 industrias que generan contaminación, que es suma-toda e interactúa entre sí misma. Por lo tanto, no se puede ya administrar la gestión ambiental sólo en función de las resoluciones individuales de cada empresa”, advirtió el diputado por la zona, Luis Pardo (RN).

En ese contexto, el parlamentario por Valparaíso Cordillera agregó que “es necesario verificar el alcance de la zona de influencia de Los Rulos, que quedará emplazada en Lima-che, pero que está dentro de una zona donde también la contaminación de Quintero y Puchuncaví tiene un impacto y se extiende mucho más allá de los límites de esas dos comunas”.

Fuente: El Mercurio de Valparaíso. 9 septiembre de 2018.

Noticias

Cerca de 350 personas evacuadas por fuga de ácido nítrico en empresa de Hijuelas

Cerca de 350 personas fueron evacuadas en la empresa “Viveros Benaris” y también en una industria aledaña, debido a una fuga de ácido nítrico.

La emergencia tuvo lugar en la ciudad de Hijuelas, provincia de Quillota, punto donde trabajó personal de Bomberos especializados en el retiro de materiales peligrosos y de la Seremi de Salud.

Debido a lo ocurrido, se generó -indirectamente- la aparición de una nube tóxica en ese sector.

Asimismo, se explicó que la fuga ocurrió al interior de un galpón, proveniente desde un tambor de 1.000 litros, elemento que está gasificando el medio ambiente.

Debido a la evacuación preventiva, ninguna de las personas presentó síntomas de intoxicación, sumado que debido a las condiciones climáticas se logró controlar la nube tóxica.

Eso sí, el personal correspondiente sigue en el lugar para verificar que ninguna de las empresas presente rastros de contaminación.

Fuente: Bío Bío Chile. 6 septiembre de 2018.