Noticias

COPs, Noticias

El día de género dentro de la COP24

Hoy es el día de género dentro de la COP. Como en cada Cumbre Internacional del Clima desde hace ya 7 años hay un día temático específico sobre género. Todos los días son importantes para avanzar hacia sociedades justas e inclusivas que tengan en cuenta a toda la población, y nos gusta aprovechar también este día tan especial para recordar que para detener el cambio climático necesitamos una transición energética con políticas justas y transformadoras que tengan en cuenta a todas las personas.

El año pasado desde Greenpeace acogimos con satisfacción el Plan de Acción de Género aprobado durante las negociaciones climáticas bajo la presidencia de Fijiy la inclusión de este enfoque en las negociaciones sobre el clima. Esta COP24 también marca un alto en la mitad del camino y acogerá muchos eventos y actividades destacando y apoyando la acción en consonancia con el Plan.

Para evitar los peores impactos del cambio climático, es necesario un sistema totalmente renovable junto con una transición energética justa y transformadora que permita a la ciudadanía participar en este cambio produciendo, almacenando, vendiendo y gestionando su propia energía renovable. En esta cumbre que tanto se habla de “Transición justa”, no podemos olvidar que la transición energética no puede ser justa si no cuenta con más de la mitad de la población, las mujeres.

Un transición justa no son solo los puestos de trabajo, sino también el bienestar futuro de las comunidades, parte del cual son, por supuesto, los puestos de trabajo decentes, pero también la igualdad, la democracia y un medio ambiente limpio. Desde Greenpeace consideramos esencial la relación entre el movimiento ecologista y el movimiento feminista. El actual modelo energético es contaminante y machista, la perspectiva de género y la participación efectiva de las mujeres son esenciales para construir un nuevo modelo energético y para lograr sociedades mejor estructuradas con igualdad de oportunidades para todas las personas.

Por ello, Greenpeace está trabajando para incorporar la perspectiva de género y hemos contribuido con informes que muestran los impactos diferenciados por género como el desastre de Fukushima es mayor en mujeres y en la infancia por la brecha de género o nuestras demandas de incluir la perspectiva de género en los problemas de empleo y pobreza en las zonas mineras para conseguir una transición justa hacia las renovables.

Hemos visibilizado la contribución de mujeres activistas en los incendios de Indonesia, el trabajo de Greenpeace en el sur del Líbano, en la construcción de paneles solares con una cooperativa de mujeres o el trabajo de científicas en la Antártida, donde antiguamente se las prohibía ir y ahora están en el corazón de la acción para contribuir a crear el área protegida más grande de la Tierra.

Recientemente, Greenpeace en España nos hemos sumado a la iniciativa “En energía, no sin mujeres” que pretende visibilizar a las mujeres en el sector energético para conseguir una transición energética justa en el que las expertas puedan contribuir.

Así lo celebramos y denunciamos a comienzos de este mes en el concierto “Enérgicas”, un festival de mujeres para sensibilizar sobre la importancia de una transición energética que acabe con el modelo actual, contaminante y machista y caminemos hacia un modelo justo y verde. Tenemos que asegurar una transición energética renovable, justa e inclusiva.Feminismo y ecologismo son propuestas claves que juntas proporcionan una salida a la actual crisis ecológica. Una propuesta que pone la vida en el centro.

Ana Arias y Mónica Parrilla del Equipo de Género y Tatiana Nuño responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace.

Fuente: EcoNoticias, 11 de diciembre de 2018.

COPs, Noticias

Científicos reconstruyen la evolución climática del seno de Reloncaví

Por medio de la paleo-oceanografía, ciencia que estudia la historia de los océanos a través de la información obtenida de los sedimentos marinos, un equipo de científicos encabezado por las investigadoras del Centro de Investigación Oceanográfica (COPAS Sur-Austral) Carina Lange y Lorena Rebolledo (hoy en el Instituto Antártico Chileno, INACh) pudo determinar cómo los cambios climáticos naturales ocurridos en el planeta durante los últimos siglos han afectado la productividad marina y las fuentes de materia orgánica en la zona del seno de Reloncaví, región de Los Lagos.

A partir de muestras de sedimentos extraídas a diversas profundidades del fondo marino, los científicos analizaron la composición de las distintas capas que forman la columna sedimentaria, las que se ordenan según su edad (siendo la más profunda la más antigua). Mediante el análisis de materia orgánica de origen terrígeno y de microalgas preservadas en los sedimentos, se pudo determinar que el río Puelo ha sufrido grandes variaciones en su descarga de agua hacia el fiordo durante los últimos 700 años, y que la clara disminución en su caudal, desde mediados del siglo IX, está asociada a una baja de las lluvias en la zona.

Además, la investigadora de COPAS Sur-Austral Carina Lange explicó que “en estos sedimentos también identificamos capas de arena provenientes de las laderas que bordean el fiordo, las que se generaron por movimientos telúricos asociados a varios terremotos históricos que afectaron el área durante el último milenio”.

El sur de Chile es una región que cuenta con un potencial único para la reconstrucción de la variabilidad climática natural del hemisferio sur del planeta, especialmente en la zona de los fiordos y su área oceánica vecina. Aquí el clima está controlado por los vientos del oeste, responsables de las grandes lluvias y de la acumulación de nieve en la cordillera de Los Andes, lo que trae consigo una alta descarga de agua y sedimentos de los ríos hacia los fiordos. Tanto los microfósiles de agua dulce como los marinos abundan en los sedimentos, lo que permite determinar la fluctuación de su abundancia y, como consecuencia, inferir la variabilidad en la productividad de los ríos y su aporte de agua dulce a través del tiempo.

“A falta de registros instrumentales de larga data para esta zona, la perspectiva ‘geológica’ proporcionada por los sedimentos marinos es crucial para comprender la dinámica de los cambios climáticos ocurridos en la Patagonia. En este sentido, ciertos microorganismos y compuestos orgánicos (denominados biomarcadores) que se preservan en el fondo de los fiordos, pueden entregarnos una historia desde décadas hasta miles de años atrás, acerca de precipitaciones y descarga de agua de los ríos hacia los fiordos, por ejemplo”, afirma la Dra. Lange.

Estos resultados científicos resaltan el potencial que guardan los sedimentos de los fiordos de la Patagonia chilena, pudiendo ser empleados como archivos para reconstruir la variabilidad pasada del clima en el seno de Reloncaví y de otras zonas patagónicas. “La clave para conocer estos cambios del pasado se encuentra en los sedimentos marinos, los que nos permiten ‘leer’ la historia pasada como si fuera un libro”, complementa Carina Lange.

Fuente: Aqua, 10 de diciembre de 2018.

COPs, Noticias

El Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, liderará Coalición de Ministros de Finanzas para la Acción Climática

El Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, fue elegido como uno de los líderes de la recientemente creada “Coalición de Ministros de Finanzas para la Acción Climática”. Así lo anunció la Vice Presidenta del Desarrollo Sostenible del Banco Mundial, Laura Tuck, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP 24, que se realiza en Katowice, Polonia.

Junto a su par de Finlandia, Petteri Orpo, el Ministro Larraín tendrá la tarea de organizar la instancia, que tendrá como objetivo “facilitar el intercambio de experiencias y conocimientos sobre políticas climáticas y fiscales, y servir de foro para promover estándares y principios comunes”.

En particular, la Coalición desarrollará propuestas para impulsar una política fiscal que permita un desarrollo resiliente –que pueda responder al cambio climático y a desastres naturales– al mismo tiempo que promueva un crecimiento económico de bajas emisiones de carbono.

La secretaría técnica de la Coalición será realizada por el Banco Mundial, instancia que será apoyada además por otros expertos institucionales y académicos.

Cabe destacar que el Ministro Felipe Larraín es miembro del Consejo de Líderes para el Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas desde 2015.

Según el cronograma establecido, el siguiente paso será la invitación oficial para que se puedan sumar otros Ministros de Finanzas, trabajo que ya se adelantó en parte durante la Conferencia Ministerial sobre Financiamiento Climático organizada por el Banco Mundial y el FMI realizada en octubre, donde participaron 40 autoridades de finanzas de diversos países.

En tanto, la primera reunión oficial de la Coalición tendría lugar en abril de 2019 en Washington DC para la Reunión de Primavera del Banco Mundial. Adicionalmente, se espera una segunda sesión para Cumbre del Clima de las Naciones Unidas a realizarse en septiembre de 2019.

Fuente: Ministerio de Hacienda, 10 de diciembre de 2018.

COPs, Noticias

Se anticipa un difícil camino para el Acuerdo de París en la cumbre ONU

No solo se está retirando del acuerdo de París, sino que, además, Estados Unidos estaría intentando bloquearlo como quedó reflejado con el rechazo al informe que resaltaba la urgencia de frenar el calentamiento global.

El grupo, que incluye a Rusia, Kuwait y Arabia Saudita, impidió que se “acogiera con satisfacción” el reporte del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, que se encargó en 2015 cuando los estadounidenses todavía se contaban entre quienes defendían un pacto global para proteger el medioambiente.

El rechazo, marca un antecedente de cara a la semana de cierre de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 24), que se configura como la última oportunidad para retener a EEUU en el Acuerdo de París.

Aunque Donald Trump anunció la salida a principios del año pasado, esto se concreta el próximo año, por eso en el encuentro de Katowice, Polonia, se juegan las últimas fichas para retenerlo.

Sin embargo, las esperanzas se diluyen ante el rechazo del informe que consigna que el mundo camina hacia un aumento de la temperatura de 3° C, en lugar del 1,5°C contemplado en el Acuerdo de París, que se selló en el COP 21 de 2015 y que reemplazará a partir de 2020 al Acuerdo de Kioto.

Mantener el objetivo necesitaría “cambios rápidos, de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”, se lee en el reporte del panel de la ONU.

“El problema está en la cima, en el presidente Trump”, señala hoy en el COP24 Alden Meyer, miembro del la Union of Concerned Scientist, que elaboró el informe que niega Washington. “Los ministros en Katowice deben rechazar enfáticamente los esfuerzos de EEUU, Arabia Saudita, Kuwait y Rusia, que no reconocen los descubrimientos del reporte”, subrayó.

En efecto, ante este reciente rechazo, los estadounidenses quedan al frente de una arremetida contra el acuerdo, de la mano del liderazgo de Donald Trump, que parece estar alineando a más naciones en su posición.

Cabe destacar que coincidentemente Rusia, Arabia Saudita y Kuwait son productores de petróleo, por lo que las exigencias del acuerdo pueden resultar especialmente pesadas para sus economías.

Esto se trata de una pelea entre países que quieren echar por tierra el informe y no quieren tomar ninguna acción de escala mundial.

Fuente: La Tercera, 11 de diciembre de 2018

COPs, Noticias

Dudas y exigencias en la semana decisiva de la Cumbre del Clima

Entra en su fase decisiva fase política la Cumbre del Clima (COP24) de Katowice (Polonia) con dudas sobre el resultado final tras la controversia del fin de semana y las demandas para una mayor ambición de ONG y colectivos ecologistas.

Los primeros ministros del ramo, entre ellos la titular española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se sumaron ya a la cita, que arrancó el 3 de diciembre con la fase técnica y que tendrá que pisar el acelerador para lograr acordar para este viernes la letra pequeña del Acuerdo de París de 2015, principal objetivo de esta cumbre.

Países contra el informe del IPCC

La segunda semana comenzó marcada por el fuerte revés que sufrieron este domingo las negociaciones, después de que fracasase el intento de incorporar un informe clave sobre cambio climático por la negativa de varios países.

EE.UU., Arabia Saudí, Rusia y Kuwait lograron que no se asumiese el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que insta a cambios inmediatos, amplios y radicales para poder frenar el calentamiento global en 1,5 grados frente a niveles preindustriales.

“El éxito de Katowice está en las manos de las partes (de todos los países). La COP24 será un éxito de las partes o un fracaso colectivo si no conseguimos llegar hasta el final. Mi mayor deseo es que podamos alcanzar el éxito”, aseguró el presidente de la COP24, el polaco Michal Kurtyka, al ser interrogado en una rueda de prensa sobre esta disputa y la situación de las negociaciones.

Necesidad de que sea un éxito

El presidente de la Cumbre del Clima de París (COP21), el ex primer ministro francés Laurent Fabius, en Katowice para impulsar las negociaciones, subrayó la importancia de lo que está en juego en esta ocasión, pidió “voluntad política” y advirtió del doble peligro de que no se llegue a un acuerdo o que el acuerdo final “sea insuficiente”.

“Al principio de la segunda semana es muy difícil anticipar el resultado. El mundo necesita que la COP24 sea un éxito para poder implementar el Acuerdo de París”, dijo en referencia al texto que se pactó en la capital francesa en 2015 y al que en Katowice se está poniendo la letra pequeña para posibilitar su implementación.

Algo más optimista se mostró el presidente de la COP20, el exministro peruano de Medioambiente Manuel Pulgar-Vidal, que insistió en que en un “proceso complejo”, “cada paso cuenta” y “cada día nos puede mover hacia adelante”, por lo que pidió evitar los prejuicios y centrarse en un aumento de la ambición en los recortes de emisiones.

“Estoy seguro de que se resolverán estas cuestiones y tendremos un buen resultado”, afirmó.

La secretaria ejecutiva de la ONU para el Cambio Climático, Patricia Espinosa, explicó por su parte la importancia del informe del IPCC, pues confirma “la necesidad de incrementar los niveles de ambición y la urgencia de la transformación que debe ocurrir”.

“Espero que bajo la presidencia de Polonia podamos llegar a una formulación unánime, pero creo que debemos de concentrarnos en el objetivo de incrementar la ambición y hacerlo lo más rápido posible”, agregó la diplomática mexicana.

Las ONG

Las ONG de la sociedad civil presentes en la COP24 subrayaron asimismo la importancia de la segunda semana de negociaciones e instaron a los ministros a elevar sus compromisos y su voluntad de llegar a un acuerdo para poder implementar el Acuerdo de París.

“Esperamos que los ministros digan que entienden la emergencia climática en la que nos encontramos”, aseguró en rueda de prensa Jennifer Morgan, copresidenta de Greenpeace International, que instó a los países desarrollados a aportar más financiación.

Morgan expresó asimismo sus dudas sobre Polonia, que preside la COP24, y se dijo “muy preocupada”por cómo está guiando la negociación, en concreto, por la falta de un grupo de trabajo centrado en ambición, esto es, en el aumento de los compromisos para reducir emisiones.

Lou Leonard, vicepresidente del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) para Cambio Climático y Energía, cargó por su parte contra EE.UU. por haber “socavado las negociaciones” al negarse a asumir el informe del IPCC.

Fuente: EFE Verde, 11 de diciembre de 2018

COPs, Noticias

La COP24 constata que caen las emisiones en los países ricos pero empeoran globalmente

Dos informes presentados durante la Cumbre del Clima COP24 constatan una caída de emisiones contaminantes de los países desarrollados hasta 2016, pero que la tendencia reciente indica que, globalmente, la situación empeora.

Desde 1990 hasta 2016 esas emisiones cayeron un 13%, según un informe presentado hoy por el secretariado para el Cambio Climático de Naciones Unidas, aunque en 2017 las emisiones globales volvieron a crecer un 1,6%, según otro informe, éste a cargo del Global Carbon Project.

De hecho, el optimismo de años atrás queda matizado tras las últimas proyecciones, que apuntan a que este año esas emisiones de CO2 crecerán en torno a un 2,7%, hasta llegar a las 37,1 gigatoneladas, lo que supone la tasa de emisiones más alta en la historia.

Crecimiento de la economía

Detrás de este reciente repunte de las emisiones se encuentra el crecimiento constante de la economía al que se han subido la mayoría de países, con un especial incremento en Asia, lo que demanda más energía.

“Lamentablemente, el nivel actual de energías renovables no es suficiente para cubrir el crecimiento en la demanda global de energía y, por tanto, hemos visto que plantas de carbón que estaban funcionando por debajo de su capacidad (la mayoría en China e India) han aumentado su producción”, señalan desde Global Carbon Project.

Petróleo

En Estados Unidos el peso del carbón se ha reducido y, desde 2010, más de 250 térmicas alimentadas con esa materia prima han cerrado, mientras aumenta el peso del gas de esquisto en el mix energético.

Otro dato que destacan los investigadores de Global Carbon Project es el crecimiento del uso del petróleo, ya que desde 2012 el consumo del petróleo se ha incrementado un 1% anual.

Destacable es el caso de Estados Unidos y la Unión Europea, donde el uso del petróleo ha aumentado a pesar de que se ha mejorado la eficiencia de los motores y se ha duplicado el número de vehículos eléctricos entre 2016 y 2018.

En el periodo comprendido entre 1990 y 2016 creció la economía, aunque las emisiones se redujeron por acciones más ambiciosas que compensaron el impacto del crecimiento y del aumento de la población, si bien entre 2010 y 2016 ya se veía que la tendencia estaba cambiando, con una reducción de CO2 inferior a la previa, un 4,4%.

La causa del descenso durante este periodo responde a que el crecimiento económico fue más localizado y coincidió con la irrupción de las energías verdes, lo que permite explicar que, pese a todo, las emisiones se redujeron.

Las emisiones deben caer antes de 2020

Por su parte el documento del secretariado para el Cambio Climático de Naciones Unidas es crítico con la situación actual y puntualiza que, aunque los países desarrollados están avanzando en la reducción de emisiones, no se cumple en muchos casos con los objetivos, por lo que es necesario más ambición política entre sus dirigentes.

Las emisiones globales deben empezar a caer antes de 2020 si se quieren alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, firmado en la Cumbre del Clima de 2015, que señala como objetivo que el aumento de la temperatura a final de siglo no debe superar los 1,5 o al menos los 2ºC respecto a los niveles preindustriales.

Aunque ya se constata un grado de aumento, el informe de Naciones Unidas destaca que las medidas están dando poco a poco sus frutos, lo que constituye un paso importante para profundizar en el Acuerdo de París.

También destaca que los objetivos de reducción de emisiones para 2020 se ven cada vez más como un “punto de partida” desde el que profundizar en la ambición de lo propuesto en París.

Se constata que la capacidad instalada de energía renovable en el mundo se está doblando cada cuatro años pero, como se reconoce en el informe de Global Carbon Project, no es suficiente para alimentar el actual nivel de crecimiento global.

Esperanza: hay más recursos

El texto de la ONU remarca también otro aspecto que llama a la esperanza, y es que los recursos ofrecidos por los países desarrollados para la adaptación a los efectos del cambio climático y reducción de emisiones aumentaron un 13% entre los periodos 2013/2014 y 2015/2016.

En esa línea, subraya que un aumento de esos recursos tecnológicos y financieros ofrecidos por los países desarrollados supondría, para los países en vías de desarrollo, “un incentivo para acelerar el cambio hacia un modelo de desarrollo bajo en emisiones”.

El cambio hacia economías con bajas o cero emisiones de carbono está en camino, pero el avance es aún es lento”, lamenta el informe, que también apunta a un grupo de países que están haciendo un esfuerzo especial en su lucha contra los efectos del cambio climático, entre los que se destaca los casos de Dinamarca, Países Bajos, Suecia o Noruega.

Fuente: Efe Verde, 7 de diciembre de 2018.

COPs, Noticias

Comenzó la COP24: Una conferencia sobre cambio climático con perspectiva de género

La 24ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático (COP24) comenzó este domingo en Katowice, Polonia, con un enfoque que incluye la igualdad de género y la limpieza del medio ambiente.

Días después de que la ONU sonara la alarma sobre los niveles sin precedentes de concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, el mundo se reúne para que los 197 Estados parte del Acuerdo de París definan cómo implementarán y avanzarán dicho plan.

Los países signatarios del acuerdo se han comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el aumento medio de la temperatura global a menos de 2 ° C, y lo más cerca posible a 1,5 ° C para finales de siglo.

Ciclismo por el planeta

Comenzando el evento de dos semanas en Katowice, una ciudad minera del sur de Polonia, un equipo de ciclistas en bicicletas eléctricas llegó desde Viena, después de haber recorrido 600 km para demostrar el valor de la energía renovable en la reducción de las emisiones. El viaje fue apoyado por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, un grupo de empresas del sector privado comprometidas con el desarrollo sostenible y el respeto a los derechos humanos.

El secretario ejecutivo adjunto de la ONU para el Cambio Climático, Ovais Sarmad, y el jefe de la Unidad de Política Climática del Ministerio de Medio Ambiente de Polonia, Jakub Gibek, dieron la bienvenida al equipo.

“Felicito a los ciclistas involucrados en este recorrido en bicicleta por inspirar al mundo a moverse en la dirección correcta para cumplir la promesa del Acuerdo de París”, dijo Sarmad.

Agregó que se trata de la COP más importante desde la firma del acuerdo, “y necesitamos iniciativas como la suya para testificar que los gobiernos, el sector privado y los individuos pueden trabajar juntos para enfrentar el cambio climático al comprometerse con el multilateralismo”, acotó.

Una conferencia verde

Para limitar la huella de carbono de la 24ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático (COP24), los organizadores de la conferencia han tomado una serie de medidas que incluyen el transporte público gratuito durante la conferencia para todos los participantes.

Además, se han utilizado materiales reutilizables para las cortinas, telones y otros accesorios en las salas de conferencias y se instalaron muebles de cartón reciclado en los principales espacios de reunión.

La conferencia también aplicará una estricta política de gestión de residuos: habrá contenedores de reciclaje disponibles en todas las salas de reuniones; el embalaje del equipo electrónico se ha guardado y se reutilizará una vez finalizada la conferencia; el envasado de productos de hostelería es respetuoso con el medio ambiente; los productos de plástico de un solo uso están limitados en todo el espacio; y, en general, la conferencia utiliza poco papel, con documentos oficiales disponibles solo en versiones digitales.

Para limitar las emisiones de efecto invernadero debido al transporte, se alienta y apoya la participación virtual a través de transmisiones en vivo de los eventos principales.

Las emisiones de gases de efecto invernadero inevitables debidas al evento serán rastreadas a través de un riguroso cálculo por parte de los organizadores con base en estándares internacionales. Se anticipa que la COP24 generará aproximadamente 5.000 toneladas de CO2. Para compensar esto, el gobierno polaco se ha comprometido a plantar más de 6 millones de árboles, capaces de absorber el equivalente de las emisiones de la conferencia en los próximos 20 años.

Enfoque de género

Adoptado en la COP anterior, el Plan de Acción de Género promueve la incorporación de la perspectiva de género en la política y en las acciones para mitigar el cambio climático.

Con respecto a la representación de género en la conferencia, desde 2013 se ha monitoreado el equilibrio de género en los órganos técnicos y de adopción de decisiones establecidos. Por primera vez, este año, más de la mitad de esas entidades tienen una representación femenina mínima del 38%. Asimismo, hay un número récord de delegadas elegidas para los cargos de presidenta o copresidenta de estos órganos, nueve de los 28 posibles puestos. Si bien estos avances representan pasos en la dirección correcta para lograr el objetivo del equilibrio de género, queda mucho por hacer.

La conferencia en números

La COP24 acogerá a más de 28.000 personas. La cifra incluye: cerca de 13.000 con las delegaciones que negociarán el programa de trabajo del Acuerdo de París, unos 450 empleados de las Naciones Unidas, más de 7.000 observadores de organizaciones no gubernamentales y 1.500 representantes de los medios de comunicación, así como más de 6.000 empleados y unos 500 voluntarios.

El espacio para conferencias provisto por el gobierno polaco cubre un área de casi 100 metros cuadrados. Cerca de 2.000 personas trabajaron en la construcción y disposición del espacio para conferencias, edificado en apenas seis meses.

Más de 100 eventos a celebrarse en el marco de la COP24 destacarán las iniciativas que se llevan a cabo en el transporte, el agua, el uso del suelo, la energía y la industria de la moda, entre otros, para combatir el calentamiento global. Esos eventos contarán con la participación de directores generales, alcaldes, gobernadores y líderes de la sociedad civil en general.

La ceremonia de inauguración será el lunes y en ella estarán presentes unos 40 jefes de Estado y de gobierno, así como el Secretario General de la ONU, António Guterres.

Fuente: ONU.
Noticias

Parlamentarios de América Latina y el Caribe buscan soluciones al cambio climático

El encuentro abordará temas como los desafíos socio-económicos y las posibilidades de limitar la temperatura global.

Del 4 al 5 de octubre de 2018, las y los parlamentarios de las Américas y el Caribe se reunirán en Ciudad de Panamá, Panamá, en el 3er Encuentro de la Red Parlamentaria de Cambio Climático para contribuir con las conversaciones adelantadas en el Diálogo de Talanoa, y fomentar el rol de los parlamentos en la promoción de agendas climáticas que comprendan acciones efectivas y ambiciosas.

El encuentro, organizado por ParlAmericas y Parlatino, titulado: “Promoviendo la acción climática en las Américas y el Caribe: El rol de los parlamentos en la agenda climática”, abordará temas como los desafíos socio-económicos y las posibilidades de limitar la temperatura global a 1.5o Celsius, la perspectiva  político-legislativa de los mecanismos para transformar los riesgos de las economías nacionales de adaptación al cambio climático y la fijación del precio del carbono en la región.

“El encuentro será una excelente oportunidad para que las y los parlamentarios y expertos del clima de todo el hemisferio intercambien aprendizaje”, aseguró el honorable Robert Nault presidente de ParlAmericas y diputado de Canadá. “Todos y todas hemos sido testigos del impacto perjudicial del cambio climático en todo el mundo y esta reunión nos proporcionará más conocimiento sobre cómo desarrollar acciones efectivas que nos permitan responder a nuestros desafíos comunes y las circunstancias particulares de nuestros vecinos en la región”.

“Nuestro trabajo en la Red Parlamentaria de Cambio Climático es crear herramientas, recursos y espacios como este encuentro, en el que promoveremos un diálogo que nos permita evaluar el estado de las negociaciones internacionales de cambio climático y el progreso hacia el cumplimiento de los compromisos de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional en nuestros países”, aseguró el diputado de Panamá Javier Ortega, presidente de la Red Parlamentaria de Cambio Climático.

Por su parte, el diputado de Panamá, Elías Castillo, presidente del Parlatino, sostuvo que “la importancia de este espacio organizado por ParlAmericas y Parlatino es fomentar la labor que tenemos como parlamentarios(as) en promover una gobernanza climática efectiva, que a su vez, esté alineada con la agenda climática internacional”.

La agenda del encuentro incluye una sesión para que las y los parlamentarios compartan su perspectiva política sobre las preguntas de evaluación del Diálogo de Talanoa, que serán discutidas a nivel global durante la fase política del Diálogo en la COP24 en Polonia el próximo mes de diciembre.

Fuente: ConexiónCOP. 2 de octubre de 2018.

Noticias

Acuerdo de Escazú: El tratado que facilita el acceso a la justicia ambiental cuya firma Chile pospuso

Tras cuatro años de negociaciones iniciadas en Santiago, 24 países de América Latina y el Caribe firmarían el tratado en la Asamblea de las Naciones Unidas. Chile, por decisión de Cancillería, se restó de hacerlo.

La polémica se puede resumir en las declaraciones de la presidenta de la comisión de Medio Ambiente del Senado, Isabel Allende (PS): «Fue un trabajo muy intenso y de muchos países», «me parece lamentable que a este Gobierno (…) se le ocurra suspenderlo» y «es una pésima señal considerando lo dramático que se está viviendo una vez más en Quintero y Puchuncaví».

Se trató de su reacción al anuncio entregado por la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, quien informó este martes que Chile decidió postergar la firma del Tratado de Escazú, un acuerdo que apunta a mejorar el acceso a la información, a la justicia y la participación pública en materia ambiental en países de América Latina y el Caribe.

Si bien Chile participó del proceso durante los seis años de preparación y negociaciones, y tenía en agenda firmar el tratado durante la Asamblea de las Naciones Unidas que se desarrolla en Nueva York, finalmente pospuso la decisión. Se trató, según Schmidt, de una resolución del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La firma, que se realizará este jueves 27 de septiembre, era esperada por las comunidades de defensa del medio ambiente, debido a que el tratado permitiría que la comunidad tuviera mayor participación en la evaluación ambiental de proyectos empresariales. Por eso, entre otras razones, los dirigentes lamentan el retraso en sumarse al acuerdo internacional.

El tratado

Tras una extensa ronda de negociaciones, los 24 países firmantes llegaron a un acuerdo sobre la redacción del tratado hace seis meses en Escazú, Costa Rica. El documento se propuso elevar los estándares con los que se resuelven hasta hoy los asuntos medioambientales en territorios habitados por comunidades.

El acuerdo busca dar cobertura a tres derechos, siendo el primero el de acceder a la información. Esto incluye el derecho del público de tener acceso a la información ambiental y la obligación de las partes de mantener sistemas actualizados para entregarla, que estén disponibles de forma progresiva.

El segundo es el de la participación pública de los procesos de toma de decisiones ambientales, que garantiza mecanismos de participación en proyectos que puedan tener impacto negativo sobre el medio ambiente.

Eso incluye participación ciudadana directa y temprana, 18 meses antes de que las empresas presentes sus estudios de impacto ambiental. Por último, se consagra el acceso a la justicia ambiental, que se refiere al acceso a instancias judiciales y administrativas para impugnar y recurrir decisiones u omisiones que puedan afectar el ambiente.

Además, establece medidas de protección para los defensores medioambientales y compromete a los países a desarrollarlas. Adicionalmente, los países signatarios serán supervisados por la Cepal, a quien deben emitir informes. Todo lo estipulado en el tratado sería convertido en ley vigente en Chile luego de firmar la normativa y que esta fuera ratificada por el Congreso Nacional.

Una negociación con sede en Chile

El inicio de las conversaciones que desembocaron en el acuerdo se puede rastrear hasta el año 2012, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, donde los países de la región suscribieron a la Declaración sobre la aplicación del Principio 10.

Después de dos años de reuniones preparatorias y de otros cuatro de sesiones del Comité de Negociación, el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales de América Latina y el Caribe se adoptó en Escazú, Costa Rica, el pasado 4 de marzo de 2018. Su firma se realizaría esta semana.

Durante la etapa de negociación, desarrollada entre 2014 y 2018, Chile tuvo un rol importante. La llamada «Decisión de Santiago», adoptada a fines de 2014, fue la instancia donde los países firmantes iniciaron formalmente la negociación del acuerdo regional, con el apoyo de la Cepal como secretaría técnica.

En dicha oportunidad se creó un comité de negociación, compuesto por 24 países, y se constituyó una mesa directiva, copresidida por Chile y Costa Rica. De las nueve reuniones sostenidas de manera presencial y virtual, tres tuvieron como sede la capital chilena.

Fuente: Emol. 26 de septiembre de 2018.

Noticias

Las conclusiones provisionales del IPCC

El impacto del cambio climático será bien distinto en función del aumento de la temperatura, previsto entre +1,5ºC y +2ºC, según versiones provisionales del informe del grupo de expertos de la ONU sobre el clima, reunidos en Corea del Sur.

¿En qué punto estamos?

Si las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el hombre mantienen su ritmo actual, el calentamiento terrestre medio superará +1,5ºC respecto al nivel preindustrial alrededor de 2040.

Si todas estas emisiones cesaran inmediatamente, es probable que el mundo se mantuviera por debajo del umbral crítico de 1,5ºC. Sin embargo, los gases ya emitidos continuarían generando algunos impactos, sobre todo en cuanto a la elevación del nivel del mar.

¿Qué impactos se prevén?

Los riesgos son menores si se trata de un aumento de +1,5ºC en vez de +2ºC, tanto en cuanto al número de eventos extremos, olas de calor, lluvias diluvianas, fuegos forestales, invasiones y extinciones de especies, productividad de los océanos, rendimiento agrícola y pérdida del permafrost, los suelos helados de las grandes altitudes.

No obstante, frenar el mercurio a +1,5ºC de aquí a 2100 podría no bastar para frenar la desestabilización de los casquetes glaciares de la Antártida y de Groenlandia, lo que equivaldría a una importante subida del mar en los próximos siglos.

 ¿Qué hacer? 

Estabilizar el calentamiento a +1,5ºC exige lograr una neutralidad en emisiones de CO2 (en un 80% procedentes de la combustión de energías fósiles) a mitad del siglo, es decir, dejar de emitir en la atmósfera más de lo que somos capaces de retirar. Esto pasa también por reducir el resto de emisiones, sobre todo el metano. Y las posibilidades de éxito aumentan si esto sucede hacia 2030.

Pero el resumen provisional sugiere, en sus gráficos, que el máximo de emisiones mundiales de CO2 será alcanzado en 2020.

¿Qué hacer? «No hay una respuesta simple», según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) de la ONU.

La transición debe ser «rápida y vasta» y debe suceder entre los próximos 10 y 20 años, en materia de sistemas energéticos, urbanos, industriales…

La mayoría de escenarios estudiados por los expertos para permanecer en +1,5% incluyen procedimientos de absorción de CO2 (a través de los suelos y los bosques principalmente).

Pero los conocimientos actuales no permiten captar ni almacenar CO2 a gran escala. La mejor opción es pues una reducción rápida de las emisiones, según los expertos.

Fuente: AFP. 1 de octubre de 2018.