Tag: renovables

Noticias

Video “100% ERNC al 2050”: Cómo un pescador y un empresario toman conciencia y optan por las energías limpias

Registro audiovisual de la campaña 100% ERNC al 2050 que impulsa la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático para concientizar a la ciudadanía sobre la conveniencia de reemplazar los combustibles fósiles por energías limpias.

Pedro y Francisco Javier viven vidas completamente distintas y solo los une una cosa: el pueblo costero donde Pedro, pescador artesanal, se gana la vida, mientras que para el empresario, esta zona no es más que el terreno de emplazamiento que tiene para construir una planta termoeléctrica a carbón, la que impactará la vida de todos los habitantes del lugar, además de afectar el medio ambiente.

El objetivo de la campaña “100% de ERNC al 2050” se centra en relevar la necesidad de que Chile cuente con una matriz eléctrica limpia en su totalidad al año 2050, que no implique el actual aumento de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera por la quema de combustibles fósiles, lo que contribuye al calentamiento global y al cambio climático. Situación que ya ha implicado múltiples estragos sociales y ambientales para el país en los últimos años.

Actualmente, más de 50 organizaciones sociales y más de 200 personas han adherido a la campaña, instancia impulsada por la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático, que conforman agrupaciones relacionadas con el medio ambiente, que en este objetivo ha decidido convocar a organizaciones de la sociedad civil con la meta de aunar fuerzas para concientizar sobre esta problemática.

Columnas de Opinión

No da lo mismo cualquier energía: 100% ERNC al 2050

Usamos la energía para distintas actividades y sin ella es poco lo que podríamos realizar en el mundo moderno, sin embargo pagamos un costo que no aparece en nuestra cuenta bancaria: el de la destrucción de nuestra salud y medio ambiente. No toda la energía es igual.

El 90% de nuestra matriz energética está basada en quemar carbón, petróleo, leña y gas, lo que genera cerca de un 80% de gases efecto invernadero. Uno de los combustibles fósiles más contaminantes de la lista es el carbón, y cabe señalar que en Chile, del año 2008 al 2015, casi duplicamos la cantidad de carbón que utilizamos en generar energía.

Ya lo decía en el año 2006, ante 130 empresas eléctricas en Nueva York, la ex ministra de Energía y Minería, Karen Poniachik: “El costo de no tener energía es mayor al del cualquier otro“, haciendo alusión a que existe un compromiso gubernamental explícito por sacar adelante los proyectos de generación eléctrica, incluso con los costos ambientales que traigan aparejados y los altos precios que puedan significar.

De esta forma, se justificó aplicar una política obsoleta para carbonizar la matriz energética del país, ingresando entre los años 2006 y 2010 un total de 22 proyectos termoeléctricos, distribuidos en siete regiones, con la finalidad de construir 45 termoeléctricas a carbón y petcoke, como lo informaba el SEIA el 2008. Durante el primer gobierno de la Presidenta Bachelet, los proyectos votados por la entonces Corporación Regional de Medio Ambiente (Corema) -en su totalidad- obtuvieron aprobación en su proceso evaluación ambiental.

Un ejemplo de esta política sin escrúpulos fue la aprobación de la construcción de una cuarta termoeléctrica en la localidad de Ventanas-Puchuncaví, de la empresa norteamericana AES Gener, en una zona donde el instrumento de ordenamiento territorial permite solo áreas verdes. Victo bueno que fue rechazado por la Contraloría y la Corte  Suprema, no obstante, en diciembre de 2009, bajo la administración de Bachelet, se aprobó el decreto que permitió burlar el fallo del máximo tribunal y finalmente construir la termoeléctrica Campiche.

Los altos costos socioambientales de este proyecto siguen siendo pagados por los habitantes de Puchuncaví y Quintero, así como de las demás zonas de sacrificio del país, que se han visto invadidas por la instalación de proyectos termoeléctricos a carbón, como Mejillones, Tocopilla, Huasco y Coronel, territorios abandonados por un Estado indolente y sucesivos gobiernos sin voluntad política para cambiar esta funesta realidad.

Es por ello que la necesidad de que el país se abastezca de energía mayoritariamente mediante Energías Renovables No Convencionales (ERNC), teniendo las máximas ventajas geográficas posibles para construir ese rumbo, es un deber ético y político del Estado y sus gobiernos, que no pueden seguir subvencionando proyectos nocivos para la salud de miles de personas y destructor de ecosistemas. El apoyar y concientizar a la ciudadanía para que Chile llegue a la meta de tener un 100% de ERNC al año 2050, como lo enarbola la campaña de la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático, es la alternativa que impulsamos desde las organizaciones de la sociedad civil y a la que invitamos a adherir. Porque no da lo mismo cualquier energía.

Columnas de Opinión, Columnas de Opinión TERRAM

¿Por qué es posible 100% de Energía Renovable No Convencional al 2050?

Las energías limpias eran tildadas de utópicas hace pocos años atrás. Basta con recordar la discusión que se generó con el mega proyecto hidroeléctrico Hidroaysén, cuando mencionábamos las energías renovables no convencionales (ENRC) como alternativas a la supuesta demanda energética en el año 2008.

Con el paso del tiempo, su nivel de competitividad ha aumentado, bajando sus valores al punto que en enero de este año Bloomberg indicó que mundialmente la energía solar es la forma más barata de producir electricidad, compitiendo directamente con combustibles fósiles (gas y carbón), incluso llegando a ser más económica que la energía eólica.

Las energías sucias generan muchas externalidades negativas: con sus emisiones producen gases efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global, causan enfermedades producto de la contaminación, además destruyen ecosistemas, generan escasos y precarios puestos de trabajo, empeoran la calidad de vida a miles de millones de personas a nivel mundial.

Se estima que el carbón es responsable de un cuarto de las emisiones de gases efecto invernadero en el mundo, problema que actualmente tiene a la comunidad científica y a Naciones Unidas en la línea de limitar dichas emisiones para evitar que el cambio climático siga generando estragos, pues las pérdidas económicas, sociales y ambientales son cuantiosas.

En Chile, nuestra matriz eléctrica tiene una capacidad instalada de un 56% de energías sucias (petróleo, gas, carbón, a diciembre de 2016), donde el sector energía aporta con el 77,4% de las emisiones de gases de efecto invernadero nacional. Destaca, entre ellas, particularmente el uso del carbón -que está asociado a las Zonas de Sacrificio-, ya que no tiene regulación alguna porque no es considerado combustible. Lo que llega a sonar irónico, teniendo en cuenta que Chile ya firmó y ratificó el compromiso climático internacional llamado “Acuerdo de París”, que busca limitar el aumento de temperatura del planeta en 1,5 grados, en que eliminar las energías sucias es parte de la solución.

El gobierno, de manera conservadora, indica en su política energética que el objetivo es tener una matriz eléctrica compuesta de energías renovables en un 70% para el año 2050 (esto incluye hidroelectricidad a toda escala). Incluso, desde el sector empresarial califican  esta cifra como conservadora, ya que afirman que es técnicamente posible alcanzar el 100% de energías limpias al 2050, si existiese voluntad política para ello.

En ese sentido, desde la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático, estamos convencidos que aspirar a tener una matriz eléctrica 100% de ERNC es a lo que nuestro país debe realizar y estar en línea con el Acuerdo de París.

Las ERNC ya ocupan un 18% de la capacidad instalada de Chile (cuando en el año 2006 era solo un 1%). Abandonar las energías sucias está en la línea de los países desarrollados a los cuales nos gusta admirar, en el mismo sentido de avanzar con la eficiencia energética y electrificación de sectores, como transporte y calefacción. No tener una matriz limpia es consecuencia de falta de voluntad política en un país donde el potencial eléctrico en ERNC es reconocido a nivel mundial y donde la factibilidad técnica y viabilidad económica hoy lo permiten.

El cambio climático ya es una realidad palpable por todos, con las sequías, aluviones, pérdidas de cosechas, aumento del nivel del mar, por mencionar solo algunos efectos que se traducen en pérdidas económicas muy grandes para los Estados y los grupos humanos más vulnerables. Por ello, contrarrestarlo, pasa por aumentar la ambición de la política pública, la que además influye en que los ciudadanos estemos más informados para impulsar esos cambios.

Declaraciones Mesa Ciudadana, Noticias

Más de 50 organizaciones adhieren a la campaña 100% ERNC al 2050

La posibilidad cierta de que Chile puede abastecer el 100% de su matriz eléctrica a partir de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) para el año 2050, es el objetivo que apoyan casi medio centenar de organizaciones de la sociedad civil, en el marco de la campaña de la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático.

Más de 50 organizaciones de diversa índole y casi dos centenares de personas han adherido al comienzo de la campaña “100% de ERNC al 2050”, instancia impulsada por la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático, que conforman agrupaciones relacionadas con el medio ambiente, que en este objetivo ha decidido convocar a organizaciones de la sociedad civil con la meta de aunar fuerzas para concientizar sobre esta problemática.

El objetivo de la campaña se centra en relevar la imperiosa necesidad de que el país cuente con una matriz eléctrica limpia en su totalidad al año 2050, que no implique el actual aumento de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera por la quema de combustibles fósiles, lo que contribuye al calentamiento global y al cambio climático. Situación que ya ha implicado múltiples estragos sociales y ambientales para Chile en los últimos años.

La declaración de “100% de ERNC al 2050” busca la adherencia de distintas organizaciones a lo largo del país, y entre otros argumentos, señala, que la amplia existencia de fuentes de ERNC (que excluyen mega-represas y energía nuclear) sitúan a Chile en una posición privilegiada y de elevada responsabilidad ética para una proactiva y masiva transición energética hacia fuentes limpias.

Asimismo, la declaración subraya que Chile puede abastecer el 100% de su matriz eléctrica con ERNC -en contraposición a la meta del 70% de energías renovables al 2050 del Gobierno (lo que incluye hidroelectricidad a toda escala), dado que las limitaciones técnicas, económicas y de mercado han desaparecido e incluso constituyen hoy factores que promueven y facultan su desarrollo. En base a estudios nacionales e internacionales, la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático indica que la imposibilidad de esta meta tiene más relación con falta de voluntad y visión política, traducidas en trabas legales, que con imposibilidades técnicas.

Junto con el 100% ERNC al 2050 -se indica- que es necesario que toda política energética, y particularmente eléctrica, asegure la democratización para la generación y acceso de la ERNC para la ciudadanía, e incluya medidas concretas para el ahorro y la eficiencia energética.

La declaración concluye que una transición rápida y masiva de las ERNC tiene una serie de beneficios que no deben ser desaprovechados. Entre ellos, el ahorro en el presupuesto nacional al evitar la importación de combustibles fósiles; las mejoras a la salud pública por la reducción de contaminación atmosférica y la creación de fuentes de empleos asociados a las nuevas tecnologías.

La campaña está alojada en un sitio web donde se encuentra la mencionada declaración pública a la que se invita a adherir a título personal o de organizaciones.

La campaña cuenta con infografías para educar a la ciudadanía sobre la temática, con datos decidores -como la exhibida en esta ocasión- que señala que el 77% de las emisiones de GEI del país provienen del sector energía.

Las adherencias pueden realizarse en el siguiente formulario online.

Infografía (1) Campaña 100% ERNC al 2050

Organizaciones firmantes:

Agrupación Aisén Reserva de Vida

Agrupación Turismo Sustentable de Cochrane

Alerta Isla Riesco

Asociación Chilena de ONG – ACCIÓN

Asociación Chilena Pro Naciones Unidas – ACHNU

Adapt Chile

Centro Ecuménico Diego de Medellín

Chao Pescao

Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida

Coalición Ecuménica por el Cuidado de la Creación

CODEFF

Colegio de Periodistas

Cooperativa de Energías Limpias – ENER Metropolitana

Cooperativa La Manzana

Cooperativa Valdivianos Sin Basura

Comité Bulnes Sin Termoeléctricas

Corporación Canelo de Nos

Corporación La Caleta

Corporación para el Desarrollo de Aysén

Corporación Puelo Patagonia

Dunas de Ritoque

FIMA

Fundación Decide

Fundación Desertec

Fundación Piensa Verde

Fundación Tantí

Fundación Terram

Futuro Renovable

Gestión Regional de Energías Renovables – GRENER Chile

Geute Conservación Sur

Greenpeace

Grupo Scout Trapananda

Iglesia Anabautista Menonita “Puerta del Rebaño”

Instituto de Ecología Política

Movimiento Ciudadano Rescate Pingüino

Movimiento de Estudiantes Cristianos de Chile

Mujeres de Zonas de Sacrificio en Resistencia

Obispo Luis Infanti de la Mora

Observatorio Ciudadano

Planeta Conciencias

Programa de Sustentabilidad – UTEM

Programa radial Criterio Verde – Radio Nuevo Mundo

Quillota Nativa

Relaves.org

Salvemos Quintero

Semilla Austral

Servicio Evangélico para el Desarrollo – SEPADE

SolarTechnology

Universidad de Aconcagua

Valhalla

Noticias

Súmate a la Campaña 100% ERNC para el 2050

La Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático lanzó la campaña comunicacional #100ERNC2050 la cual busca que la matriz energética chilena sí es capaz de abastecerse en un 100% desde Energías Renovables No Convencionales (ERNC) para el año 2050. Ello a diferencia de la meta establecida por el gobierno de lograr un 70% para el 2050, y sin distinguir entre energías renovables y las renovables no convencionales, en que éstas últimas excluyen a las mega-represas de hidroelectricidad, las que sí generan gases de efecto invernadero y contribuyen al alza del calentamiento global.

La campaña está enfocada para lograr adhesión de organizaciones de la sociedad civil (ONG, fundaciones, corporaciones, grupos de interés, organizaciones vecinales, territoriales, de distinto tipo) que se sumen a este llamado de atención hacia las metas que se propuesto el Gobierno chileno en el ratificado Acuerdo Climático de París.

La campaña cuenta con un mini-sitio web, que incluye una Declaración de la Mesa Ciudadana, además de un formulario de adhesión, y una encuesta para las organizaciones que firmen por esta causa. La que también puede ser suscrita por personas a título personal.

#100ERNC2050 contará con distintos productos comunicacionales para ser difundidos por quienes apoyan esta campaña, los que constarán de infografías con datos decidores, comunicados y un videoclip central.

Noticias

Limitar calentamiento global a 2 grados exige que mayoría de producción eléctrica provenga de energías renovables

Limitar la subida media de la temperatura mundial por debajo de los 2 grados centígrados requiere que las eléctricas doblen su inversión, hasta los 3,5 billones de dólares (3,26 billones de euros) al año hasta 2050, según un análisis de la Agencia Internacional de Energía (AIE).

El estudio indica que también sería necesario elevar sensiblemente el número de coches eléctricos, lograr que la inmensa mayoría de la producción eléctrica provenga de energías renovables, reducir en un 80 % las emisiones de CO2 de la industria y a la mitad el consumo de combustibles fósiles.

“Limitar la subida de las temperaturas medias globales claramente por debajo de los 2 grados centígrados requerirá una transición energética de una magnitud, profundidad y velocidad excepcionales”, asegura la AIE en un comunicado.

De acuerdo con las estimaciones de la AIE, las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía se estancaron por un tercer año consecutivo en 2016 debido al cambio del carbón al gas natural, las mejoras en la eficiencia energética y a los cambios estructurales en la economía global.

No obstante, para lograr que esta meta se extienda al largo plazo, las emisiones deben alcanzar su pico antes de 2020 y caer más del 70 % por debajo de los niveles actuales hacia 2050, un proyecto ambicioso que demanda la duplicación de la inversión actual.

Según el documento “Perspectivas para la Transición Energética – Necesidades de Inversión para un Sistema de Energía bajo en carbono“, preparado a petición de Alemania, en 2050 “casi el 95% de la electricidad tendría que ser de bajo contenido de CO2, en comparación con alrededor de un tercio de hoy”.

Asimismo, “siete de cada diez automóviles tendrían que ser eléctricos, en comparación con 1 de cada 100 en la actualidad, y todos los edificios deberían ser reacondicionados”.

Fuente: efeverde.com

COPs, Noticias

COP22: Medio centenar de países pobres se comprometen a abandonar el carbón

Un total de 47 países pobres, entre ellos decenas que sufren especialmente los efectos del cambio climático, se comprometieron este viernes (18.11.2016) en la cumbre sobre clima en Marruecos a pasar a las energías renovables lo antes posible y abandonar el uso del carbón.

El anuncio fue hecho de forma anticipada por la organización de ayuda al desarrollo alemana «Pan para el Mundo», presente en las negociaciones. El objetivo es que el aumento de la temperatura global no supere los 1,5 grados centígrados respecto de los niveles preindustriales.

La iniciativa será presentada oficialmente esta tarde en el marco de la cumbre de Marrakech. La mayoría de los países firmantes pertenecen al Foro de Vulnerabilidad Climática (CVF), un grupo que reúne a los que más se ven afectados por las consecuencias del cambio climático, entre ellos Costa Rica, Afganistán, Bangladesh, Barbados, Bután, Etiopía, Filipinas o Vietnam.

Estos 47 países también se comprometieron a actualizar cuanto antes, de ser posible antes de 2020, sus planes nacionales para disminuir las emisiones de gases contaminantes, incluidos en el acuerdo climático sellado en diciembre de 2015 en París, para dar un impulso a una acción global más rápida para combatir el cambio climático.

«El compromiso adoptado hoy por los países miembros del Foro de Vulnaribilidad Climática para que sus economías sean impulsadas totalmente por energías renovables es una visión audaz que marca el ritmo de los esfuerzos del mundo para implementar el Acuerdo de París y avanzar incluso más rápidamente para resolver la crisis climática», afirmó en un comunicado el ex vicepresidente estadounidense Al Gore.

También el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, el español Miguel Arias Cañete, saludó el acuerdo de Marrakech. «Estos países ya están experimentando hoy la terrible realidad del cambio climático y su propia existencia está en peligro», resaltó.

Fuente: Reuters

COPs, Noticias

La AIE pide más inversión en energía alternativa para cumplir el Acuerdo de París

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) pidió más inversión en tecnologías de baja emisión de carbono y de mejora de la eficiencia para cumplir el Acuerdo de París, que aspira a limitar a un máximo de dos grados el aumento de la temperatura del planeta respecto a los niveles preindustriales.

Al presentar el informe “Perspectivas para la energía mundial 2016″, que cubre el periodo de 2015 a 2040, el director ejecutivo, Fatih Birol, alabó el acuerdo suscrito el año pasado en la reunión del COP21, que entró en vigor el 4 de noviembre, pero advirtió de que los compromisos anunciados hasta ahora por los Estados signatarios son insuficientes para cumplirlo.

En su informe, la agencia sostiene que, con las políticas previstas actualmente, “solo se conseguirá ralentizar el aumento estimado de las emisiones de carbono del sector energético, de una media de 650 millones de toneladas al año desde el año 2000 a unos 150 millones de toneladas anuales en 2040“.

Aunque esto es un logro significativo, está lejos de ser suficiente para evitar el peor impacto del cambio climático, pues solo limitaría el aumento de la temperatura global a 2,7 grados en 2100“, asegura el organismo.

La AIE argumenta que, para poder mantener la temperatura por debajo de los 2 grados, habría que introducir en todos los sectores productivos “iniciativas que aceleren las tecnologías de bajo carbono y de eficiencia energética”.

Sería necesario además que las emisiones de carbono “alcanzaran su tope en los próximos años, y que la economía global se convirtiera en neutra en carbono a finales de siglo”.

Según los cálculos de la Agencia, que analiza el panorama energético para sus 29 países miembros, esto significaría, por ejemplo, que en 2040 tendría que haber más de 700 millones de coches eléctricos en el mundo, “lo que desplazaría una demanda diaria de más de seis millones de barriles de crudo”.

Fuente: efeverde.com

COPs, Noticias

COP-21: Conoce el nuevo acuerdo mundial sobre cambio climático

El Acuerdo de París aprobado el 12 de diciembre es el hito histórico más esperado para enfrentar mundialmente el cambio climático. Es un instrumento de alcance universal con el que se espera que 195 países reorienten su desarrollo hacia un mundo más sostenible, con menores emisiones y con capacidad de adaptarse a un clima más extremo.

La COP21 de París ha producido dos documentos importantes:

  • El más importante, un documento de 12 páginas en su versión en inglés, llamado el “Acuerdo de París”, que entrará en vigor a partir del 2020, y será ratificado oficialmente por cada país en el entre abril 2016 y abril del 2017.
  • Una “Decisión”, documento de 19 páginas que acompaña el acuerdo, y que establece los trabajos que los países deberán llevar adelante antes de que el acuerdo entre en vigor en el 2020.

Puede leer el texto final aquí (en inglés).

En su preámbulo, el acuerdo aborda el cambio climático de manera integral, cruzando temas transversales como la justicia climática, los derechos humanos, la equidad de género, o los derechos de los pueblos indígenas, de manera tal que permita lograr un desarrollo sostenible y erradicar la pobreza.

A continuación, detallamos los principales temas abordados en el acuerdo.

El objetivo de temperatura global:

El acuerdo define como objetivo global mantener el incremento de la temperatura global “muy por debajo de los 2°C” -comparado con los niveles pre industriales-, y establece “proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5 ºC”.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) dejó claro que un calentamiento global de 2°C traerá consecuencias graves para los países particularmente vulnerables. Por ello, los líderes de países vulnerables hicieron un llamado al inicio de la cumbre, pidiendo que se logre un acuerdo ambicioso que establezca un límite más seguro de 1.5°C, pues para ellos -en particular las pequeñas islas- este aumento de temperatura significa la sobrevivencia de sus naciones.

Meta de reducción de GEI a largo plazo

Como meta de mitigación de largo plazo, los países se comprometen a “lograr que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero alcancen su punto máximo lo antes posible, teniendo presente que los países en desarrollo tardarán más en lograrlo, y a partir de ese momento reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Además, el acuerdo plantea “alcanzar un equilibrio entre las emisiones antropógenas por las fuentes y la absorción antropógena por los sumideros en la segunda mitad del siglo”. Esto significa por una parte, disminuir las emisiones de GEI y por otra, compensar las emisiones restantes con mecanismos de captura de los gases, por ejemplo gracias a los bosques.

Según un estudio del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), para poder limitar la temperatura en 2ºC, necesitamos lograr cero emisiones netas de CO2 entre el 2060 y el 2075. Pero si queremos limitarla en 1.5ºC, las emisiones netas de CO2 deben ser cero un par de décadas antes, entre el 2045 y 2050.

Adaptación

El acuerdo establece por primera vez una meta global en adaptación y reconoce que “la adaptación es un desafío mundial que incumbe a todos”. Enfatiza el objetivo de “proteger a las personas, los medios de vida y los ecosistemas”, mientras precisa que se deben “tomar en cuenta las necesidades urgentes e inmediatas” de los países más vulnerables.

Además, recomienda que los países presenten de manera periódica reportes que incluyan entre otros los planes nacionales y las necesidades de apoyo en cuanto a adaptación.

El texto reconoce además “la importancia de contar con apoyo de la cooperación internacional para los esfuerzos de adaptación y de tomar en cuenta las necesidades de los países en desarrollo”. El acápite de financiamiento insta a los países a apoyar con la provisión de recursos financieros en estos temas.

Pérdidas y daños

El tema de pérdidas y daños, -es decir, los efectos del cambio climático a los cuales un país ya no se puede adaptar, como las tormentas extremas o la subida del nivel del mar – finalmente fue reconocido en el acuerdo y quedó separado del artículo sobre adaptación, como lo pedían los países más vulnerables.

El acuerdo menciona la necesidad de un apoyo en cuanto a las pérdidas y daños, pero no establece metas concretas sobre este punto.

Además, reconoce el Mecanismo Internacional de Varsovia como mecanismo referente.

Financiamiento

El mayor logro del acuerdo en el tema de financiamiento es que establece claramente la responsabilidad de los países desarrollados para proveer apoyo financiero a los países en desarrollo. Precisa que este financiamiento se destinará tanto a mitigación como a adaptación, de manera balanceada. Además, especifica que el aporte financiero de las naciones en desarrollo sólo será voluntario.

De otro lado, el texto reafirma que los países desarrollados apoyarán financieramente a los países en desarrollo por un monto de 100 mil millones de dólares anuales a partir del 2020, de acuerdo al compromiso asumido en la COP16 de Cancún (2010), aunque precisa que es un punto de partida.

El acuerdo especifica también que debe existir predictibilidad sobre el financiamiento, y que se debe contar con información cuantificable de los aportes de los países, por medio de declaraciones cada dos años. Este fue un pedido repetido muchas veces por los países en desarrollo.

Balance mundial de los avances

El texto establece por primera vez un mecanismo de “balance mundial” (“global stocktaking” en inglés), es decir un balance del avance colectivo en el cumplimiento de los objetivos del acuerdo, en particular con respecto a los objetivos de temperatura, la meta de reducción de GEI a largo plazo y el financiamiento.

Este balance se realizará por primera vez en el 2023 y luego cada cinco años.

Contribuciones nacionales de mitigación

El acuerdo establece la obligación para todos los países de comunicar cada 5 años sus contribuciones nacionales cuanto a la reducción de emisiones de GEI. Precisa que los compromisos presentados deben ser progresivamente mejores comparado a los anteriores, garantizando el aumento constante de la ambición.

A la fecha, más de 180 países, que representa más de 95% de las emisiones globales, han presentado sus contribuciones nacionales, hito que constituyó un gran logro en la COP21. Conozca más sobre las contribuciones presentadas aquí.

Transparencia y revisión

El texto establece la obligación para todos los países de comunicar regularmente sus inventarios de emisiones y captura de GEI, garantizando la transparencia del proceso. Además, confirma las obligaciones mencionadas en otros artículos, en cuanto a la comunicación regular de información sobre la implementación de las contribuciones nacionales, la adaptación, el financiamiento provisto por los países desarrollados, y las necesidades en financiamiento por parte de los países en desarrollo.

El acuerdo precisa que la información provista será sometida a la revisión de un panel de expertos, pero que no podrá dar lugar a acciones punitivas contra los países.

Acción pre 2020:

La acción pre 2020, es decir la acción que se necesita en el periodo 2015-2020 -antes que entre en vigencia el acuerdo- debe asegurar que los países estén encaminados a cumplir con sus objetivos de reducción de emisiones, para poder lograr la meta conjunta de límite de calentamiento global.

Durante este tiempo los países deben redoblar los esfuerzos de identificar nuevas oportunidades de reducción de emisiones y colaborar voluntariamente para que sean implementadas, especialmente tomando en cuenta que con los iNDCs presentados estaríamos incrementando la temperatura en más de 2.7ºC. Es decir, no llegaríamos a la meta de 2ºC y menos a la aspiración al 1.5ºC.

Fuente: Conexión COP

COPs, Noticias

Cerca de 1.000 ciudades se comprometen a lograr el 100% de energías renovables al 2050

1000 alcaldes de ciudades como Rio de Janeiro, Santiago de Chile, Londres, Copenhague, Berlin, Sydney, Seoul, Shanghai, New Delhi, Johannesburgo, Chicago, Los Angeles y Montreal -entre muchas otras-, establecieron sus compromisos frente al cambio climático en un encuentro en la Cumbre Climática de Líderes Locales que se desarrolló el 4 de diciembre en el Municipio de París.

El encuentro fue convocado por Anne Hidalgo, Alcaldesa de París y Michael Bloomberg, Ex-alcalde de Nueva-York y Enviado Especial de Naciones Unidas de Ciudades y Cambio Climático. Al evento asistieron además líderes como Al Gore y reconocidos personajes como Leonardo Di Caprio para apoyar esta iniciativa.

Finalizando el evento, los alcaldes establecieron compromisos ambiciosos frente al cambio climático:

  • Superar las metas del acuerdo climático a ser alcanzado en la COP21;
  • Generar e implementar participativamente estrategias de resiliencia y planes de acción al 2020 para adaptarse a los riesgos del cambio climático;
  • Transición al 100% de energías renovables al 2050 y 80% de reducción de gases de efecto invernadero al 2050;
  • Sumar una reducción de 3.7 gigatoneladas de gases de efecto invernadero urbanos para el 2030;
  • Realizar alianzas internas y externas con organizaciones globales del sector privado y la sociedad civil para fortalecer capacidades, escalar buenas practicas, desarrollar mecanismos financieros e inversiones en proyectos de desarrollo bajo en carbono.

Estos compromisos tienen una relevancia global, ya que las ciudades presentes en el encuentro representan a unos 600 millones de habitantes y movilizan cerca de un cuarto de la economía del planeta.

Relevancia de las ciudades frente al cambio climático

Las ciudades son clave para limitar el aumento de la temperatura en el planeta. Solo las ciudades son responsables del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero para el 2030, se calcula que alrededor del 60% de la población global vivirá en las ciudades, según la Comisión Global sobre Economía y Clima.

Sin embargo, las ciudades son también lugares donde puede tomar lugar la innovación, la inversión y la acción frente al cambio climático. Por ejemplo, temas como la construcción sostenible, eficiencia energética, energías renovables, regulación del transporte y mejora de la cadena de producción de comida tienen gran potencial de innovación.

Fuente: Agencias