Tag: campaña

Noticias

Campaña por un Principio 10 vinculante

Mucha gente ha dejado de creer en el poder de consensos y negociaciones internacionales para lograr mejoras en los países.

Sin embargo, existen muchos ejemplos de convenios vinculantes acordados a nivel internacional que han logrado reformar políticas públicas ambientales y cambiar la forma de abordar los asuntos ambientales y los derechos humanos que han tenido un impacto relevante, por ejemplo:

  • El Protocolo de Montreal ha logrado empezar a revertir el daño en la capa de ozono y cerrar el agujero que se abría sobre la Antártica cada Primavera austral.
  • La Convención Americana de Derechos Humanos establece estándares mínimos de derechos fundamentales para los países de las Américas, como los derechos a la libertad de expresión, acceso a la información, reunión y libertad de asociación.
  • El Convenio de Diversidad Biológica creó instrumentos nacionales como los sistemas de áreas naturales protegidas de protección de la biodiversidad.
  • El Convenio de Minamata dispone un programa para el manejo seguro de desechos que contienen sobre el mercurio.
  • El Convenio contra el Cambio Climático y el Acuerdo de París han permitido implementar compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, apoyar las medidas de adaptación y de mitigación frente al calentamiento global del planeta.

Desde 2012, América Latina y el Caribe negocian un convenio que mejore la forma cómo se toman las decisiones en materia ambiental. Se trata del Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales (Principio 10 de la Declaración de Río). Pero no todos los países se han manifestado por un convenio legalmente vinculante (obligatorio para la implementación de los Gobiernos).

Este convenio sobre democracia ambiental involucrará a todas las personas que habitan en nuestra región y mejorará sustancialmente su calidad de vida. Busca fortalecer los derechos de acceder a la información, poder participar efectivamente en la toma de decisiones y acceder a la justicia en materia ambiental. En otras palabras, el convenio promoverá la transparencia de la información y decisiones sobre el medio ambiente, contribuyendo al fortalecimiento de la gobernanza ambiental.

24 países están negociando este acuerdo internacional para mejorar las leyes y prácticas de los países en estos derechos. Se tiene previsto que este proceso finalizará en 2018.

¿Qué cambios puede lograr este Acuerdo, de ser vinculante y con los más altos estándares en gobernanza ambiental?
Prevendrá la proliferación de los conflictos socio-ambientales en nuestros países, en los casos donde las personas no logran influir o ser incluidos en decisiones relacionadas con el manejo de recursos naturales y del medio ambiente en su vecindario, pueblo, territorio, comunidad o ciudad.

Asegurará que se implementen leyes para mejorar y fortalecer la participación de las personas y grupos vulnerables en proyectos de infraestructura y mega proyectos.

Dará y fortalecerá la transparencia a la toma de decisiones sobre políticas, programas y proyectos de inversión que afectan el medio ambiente.

Incrementará la confianza de las personas, comunidades, entre otros, en los procesos de toma de decisiones y por lo tanto las decisiones tendrán mayor legitimidad.

Contribuirá con generar inversiones sostenibles en los territorios donde sus impactos sociales y ambientales puedan ser adecuadamente abordados.

Mejorará la calidad de vida de los habitantes y prevendrá malversación de los recursos económicos.
Con este Acuerdo podremos exigir la mejora y fortalecimiento de los derechos de acceso a la información, participación y justicia en nuestros países.

Pero los Gobiernos necesitan escuchar la voz de la ciudadanía que demanda un acuerdo legalmente vinculante. Algunos de estos gobiernos todavía no han comunicado su voluntad de tener un acuerdo vinculante.

Ayúdanos a enviar un mensaje fuerte a nuestros gobiernos para que demuestren voluntad política de alcanzar un convenio vinculante con obligaciones robustas en materia de democracia ambiental.

¡SÚMATE A ESTA INICIATIVA!

Firma esta petición aquí

Además, contacta a los representantes de tu Gobierno para conocer y participar en la posición nacional.

También puedes incidir en el convenio registrándose en el Mecanismo Público Regional ► aquí.

Noticias

Video “100% ERNC al 2050”: Cómo un pescador y un empresario toman conciencia y optan por las energías limpias

Registro audiovisual de la campaña 100% ERNC al 2050 que impulsa la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático para concientizar a la ciudadanía sobre la conveniencia de reemplazar los combustibles fósiles por energías limpias.

Pedro y Francisco Javier viven vidas completamente distintas y solo los une una cosa: el pueblo costero donde Pedro, pescador artesanal, se gana la vida, mientras que para el empresario, esta zona no es más que el terreno de emplazamiento que tiene para construir una planta termoeléctrica a carbón, la que impactará la vida de todos los habitantes del lugar, además de afectar el medio ambiente.

El objetivo de la campaña “100% de ERNC al 2050” se centra en relevar la necesidad de que Chile cuente con una matriz eléctrica limpia en su totalidad al año 2050, que no implique el actual aumento de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera por la quema de combustibles fósiles, lo que contribuye al calentamiento global y al cambio climático. Situación que ya ha implicado múltiples estragos sociales y ambientales para el país en los últimos años.

Actualmente, más de 50 organizaciones sociales y más de 200 personas han adherido a la campaña, instancia impulsada por la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático, que conforman agrupaciones relacionadas con el medio ambiente, que en este objetivo ha decidido convocar a organizaciones de la sociedad civil con la meta de aunar fuerzas para concientizar sobre esta problemática.

Columnas de Opinión

No da lo mismo cualquier energía: 100% ERNC al 2050

Usamos la energía para distintas actividades y sin ella es poco lo que podríamos realizar en el mundo moderno, sin embargo pagamos un costo que no aparece en nuestra cuenta bancaria: el de la destrucción de nuestra salud y medio ambiente. No toda la energía es igual.

El 90% de nuestra matriz energética está basada en quemar carbón, petróleo, leña y gas, lo que genera cerca de un 80% de gases efecto invernadero. Uno de los combustibles fósiles más contaminantes de la lista es el carbón, y cabe señalar que en Chile, del año 2008 al 2015, casi duplicamos la cantidad de carbón que utilizamos en generar energía.

Ya lo decía en el año 2006, ante 130 empresas eléctricas en Nueva York, la ex ministra de Energía y Minería, Karen Poniachik: “El costo de no tener energía es mayor al del cualquier otro“, haciendo alusión a que existe un compromiso gubernamental explícito por sacar adelante los proyectos de generación eléctrica, incluso con los costos ambientales que traigan aparejados y los altos precios que puedan significar.

De esta forma, se justificó aplicar una política obsoleta para carbonizar la matriz energética del país, ingresando entre los años 2006 y 2010 un total de 22 proyectos termoeléctricos, distribuidos en siete regiones, con la finalidad de construir 45 termoeléctricas a carbón y petcoke, como lo informaba el SEIA el 2008. Durante el primer gobierno de la Presidenta Bachelet, los proyectos votados por la entonces Corporación Regional de Medio Ambiente (Corema) -en su totalidad- obtuvieron aprobación en su proceso evaluación ambiental.

Un ejemplo de esta política sin escrúpulos fue la aprobación de la construcción de una cuarta termoeléctrica en la localidad de Ventanas-Puchuncaví, de la empresa norteamericana AES Gener, en una zona donde el instrumento de ordenamiento territorial permite solo áreas verdes. Victo bueno que fue rechazado por la Contraloría y la Corte  Suprema, no obstante, en diciembre de 2009, bajo la administración de Bachelet, se aprobó el decreto que permitió burlar el fallo del máximo tribunal y finalmente construir la termoeléctrica Campiche.

Los altos costos socioambientales de este proyecto siguen siendo pagados por los habitantes de Puchuncaví y Quintero, así como de las demás zonas de sacrificio del país, que se han visto invadidas por la instalación de proyectos termoeléctricos a carbón, como Mejillones, Tocopilla, Huasco y Coronel, territorios abandonados por un Estado indolente y sucesivos gobiernos sin voluntad política para cambiar esta funesta realidad.

Es por ello que la necesidad de que el país se abastezca de energía mayoritariamente mediante Energías Renovables No Convencionales (ERNC), teniendo las máximas ventajas geográficas posibles para construir ese rumbo, es un deber ético y político del Estado y sus gobiernos, que no pueden seguir subvencionando proyectos nocivos para la salud de miles de personas y destructor de ecosistemas. El apoyar y concientizar a la ciudadanía para que Chile llegue a la meta de tener un 100% de ERNC al año 2050, como lo enarbola la campaña de la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático, es la alternativa que impulsamos desde las organizaciones de la sociedad civil y a la que invitamos a adherir. Porque no da lo mismo cualquier energía.

Columnas de Opinión, Columnas de Opinión TERRAM

¿Por qué es posible 100% de Energía Renovable No Convencional al 2050?

Las energías limpias eran tildadas de utópicas hace pocos años atrás. Basta con recordar la discusión que se generó con el mega proyecto hidroeléctrico Hidroaysén, cuando mencionábamos las energías renovables no convencionales (ENRC) como alternativas a la supuesta demanda energética en el año 2008.

Con el paso del tiempo, su nivel de competitividad ha aumentado, bajando sus valores al punto que en enero de este año Bloomberg indicó que mundialmente la energía solar es la forma más barata de producir electricidad, compitiendo directamente con combustibles fósiles (gas y carbón), incluso llegando a ser más económica que la energía eólica.

Las energías sucias generan muchas externalidades negativas: con sus emisiones producen gases efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global, causan enfermedades producto de la contaminación, además destruyen ecosistemas, generan escasos y precarios puestos de trabajo, empeoran la calidad de vida a miles de millones de personas a nivel mundial.

Se estima que el carbón es responsable de un cuarto de las emisiones de gases efecto invernadero en el mundo, problema que actualmente tiene a la comunidad científica y a Naciones Unidas en la línea de limitar dichas emisiones para evitar que el cambio climático siga generando estragos, pues las pérdidas económicas, sociales y ambientales son cuantiosas.

En Chile, nuestra matriz eléctrica tiene una capacidad instalada de un 56% de energías sucias (petróleo, gas, carbón, a diciembre de 2016), donde el sector energía aporta con el 77,4% de las emisiones de gases de efecto invernadero nacional. Destaca, entre ellas, particularmente el uso del carbón -que está asociado a las Zonas de Sacrificio-, ya que no tiene regulación alguna porque no es considerado combustible. Lo que llega a sonar irónico, teniendo en cuenta que Chile ya firmó y ratificó el compromiso climático internacional llamado “Acuerdo de París”, que busca limitar el aumento de temperatura del planeta en 1,5 grados, en que eliminar las energías sucias es parte de la solución.

El gobierno, de manera conservadora, indica en su política energética que el objetivo es tener una matriz eléctrica compuesta de energías renovables en un 70% para el año 2050 (esto incluye hidroelectricidad a toda escala). Incluso, desde el sector empresarial califican  esta cifra como conservadora, ya que afirman que es técnicamente posible alcanzar el 100% de energías limpias al 2050, si existiese voluntad política para ello.

En ese sentido, desde la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático, estamos convencidos que aspirar a tener una matriz eléctrica 100% de ERNC es a lo que nuestro país debe realizar y estar en línea con el Acuerdo de París.

Las ERNC ya ocupan un 18% de la capacidad instalada de Chile (cuando en el año 2006 era solo un 1%). Abandonar las energías sucias está en la línea de los países desarrollados a los cuales nos gusta admirar, en el mismo sentido de avanzar con la eficiencia energética y electrificación de sectores, como transporte y calefacción. No tener una matriz limpia es consecuencia de falta de voluntad política en un país donde el potencial eléctrico en ERNC es reconocido a nivel mundial y donde la factibilidad técnica y viabilidad económica hoy lo permiten.

El cambio climático ya es una realidad palpable por todos, con las sequías, aluviones, pérdidas de cosechas, aumento del nivel del mar, por mencionar solo algunos efectos que se traducen en pérdidas económicas muy grandes para los Estados y los grupos humanos más vulnerables. Por ello, contrarrestarlo, pasa por aumentar la ambición de la política pública, la que además influye en que los ciudadanos estemos más informados para impulsar esos cambios.

Declaraciones Mesa Ciudadana, Noticias

Más de 50 organizaciones adhieren a la campaña 100% ERNC al 2050

La posibilidad cierta de que Chile puede abastecer el 100% de su matriz eléctrica a partir de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) para el año 2050, es el objetivo que apoyan casi medio centenar de organizaciones de la sociedad civil, en el marco de la campaña de la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático.

Más de 50 organizaciones de diversa índole y casi dos centenares de personas han adherido al comienzo de la campaña “100% de ERNC al 2050”, instancia impulsada por la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático, que conforman agrupaciones relacionadas con el medio ambiente, que en este objetivo ha decidido convocar a organizaciones de la sociedad civil con la meta de aunar fuerzas para concientizar sobre esta problemática.

El objetivo de la campaña se centra en relevar la imperiosa necesidad de que el país cuente con una matriz eléctrica limpia en su totalidad al año 2050, que no implique el actual aumento de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la atmósfera por la quema de combustibles fósiles, lo que contribuye al calentamiento global y al cambio climático. Situación que ya ha implicado múltiples estragos sociales y ambientales para Chile en los últimos años.

La declaración de “100% de ERNC al 2050” busca la adherencia de distintas organizaciones a lo largo del país, y entre otros argumentos, señala, que la amplia existencia de fuentes de ERNC (que excluyen mega-represas y energía nuclear) sitúan a Chile en una posición privilegiada y de elevada responsabilidad ética para una proactiva y masiva transición energética hacia fuentes limpias.

Asimismo, la declaración subraya que Chile puede abastecer el 100% de su matriz eléctrica con ERNC -en contraposición a la meta del 70% de energías renovables al 2050 del Gobierno (lo que incluye hidroelectricidad a toda escala), dado que las limitaciones técnicas, económicas y de mercado han desaparecido e incluso constituyen hoy factores que promueven y facultan su desarrollo. En base a estudios nacionales e internacionales, la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático indica que la imposibilidad de esta meta tiene más relación con falta de voluntad y visión política, traducidas en trabas legales, que con imposibilidades técnicas.

Junto con el 100% ERNC al 2050 -se indica- que es necesario que toda política energética, y particularmente eléctrica, asegure la democratización para la generación y acceso de la ERNC para la ciudadanía, e incluya medidas concretas para el ahorro y la eficiencia energética.

La declaración concluye que una transición rápida y masiva de las ERNC tiene una serie de beneficios que no deben ser desaprovechados. Entre ellos, el ahorro en el presupuesto nacional al evitar la importación de combustibles fósiles; las mejoras a la salud pública por la reducción de contaminación atmosférica y la creación de fuentes de empleos asociados a las nuevas tecnologías.

La campaña está alojada en un sitio web donde se encuentra la mencionada declaración pública a la que se invita a adherir a título personal o de organizaciones.

La campaña cuenta con infografías para educar a la ciudadanía sobre la temática, con datos decidores -como la exhibida en esta ocasión- que señala que el 77% de las emisiones de GEI del país provienen del sector energía.

Las adherencias pueden realizarse en el siguiente formulario online.

Infografía (1) Campaña 100% ERNC al 2050

Organizaciones firmantes:

Agrupación Aisén Reserva de Vida

Agrupación Turismo Sustentable de Cochrane

Alerta Isla Riesco

Asociación Chilena de ONG – ACCIÓN

Asociación Chilena Pro Naciones Unidas – ACHNU

Adapt Chile

Centro Ecuménico Diego de Medellín

Chao Pescao

Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida

Coalición Ecuménica por el Cuidado de la Creación

CODEFF

Colegio de Periodistas

Cooperativa de Energías Limpias – ENER Metropolitana

Cooperativa La Manzana

Cooperativa Valdivianos Sin Basura

Comité Bulnes Sin Termoeléctricas

Corporación Canelo de Nos

Corporación La Caleta

Corporación para el Desarrollo de Aysén

Corporación Puelo Patagonia

Dunas de Ritoque

FIMA

Fundación Decide

Fundación Desertec

Fundación Piensa Verde

Fundación Tantí

Fundación Terram

Futuro Renovable

Gestión Regional de Energías Renovables – GRENER Chile

Geute Conservación Sur

Greenpeace

Grupo Scout Trapananda

Iglesia Anabautista Menonita “Puerta del Rebaño”

Instituto de Ecología Política

Movimiento Ciudadano Rescate Pingüino

Movimiento de Estudiantes Cristianos de Chile

Mujeres de Zonas de Sacrificio en Resistencia

Obispo Luis Infanti de la Mora

Observatorio Ciudadano

Planeta Conciencias

Programa de Sustentabilidad – UTEM

Programa radial Criterio Verde – Radio Nuevo Mundo

Quillota Nativa

Relaves.org

Salvemos Quintero

Semilla Austral

Servicio Evangélico para el Desarrollo – SEPADE

SolarTechnology

Universidad de Aconcagua

Valhalla

Noticias

Súmate a la Campaña 100% ERNC para el 2050

La Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático lanzó la campaña comunicacional #100ERNC2050 la cual busca que la matriz energética chilena sí es capaz de abastecerse en un 100% desde Energías Renovables No Convencionales (ERNC) para el año 2050. Ello a diferencia de la meta establecida por el gobierno de lograr un 70% para el 2050, y sin distinguir entre energías renovables y las renovables no convencionales, en que éstas últimas excluyen a las mega-represas de hidroelectricidad, las que sí generan gases de efecto invernadero y contribuyen al alza del calentamiento global.

La campaña está enfocada para lograr adhesión de organizaciones de la sociedad civil (ONG, fundaciones, corporaciones, grupos de interés, organizaciones vecinales, territoriales, de distinto tipo) que se sumen a este llamado de atención hacia las metas que se propuesto el Gobierno chileno en el ratificado Acuerdo Climático de París.

La campaña cuenta con un mini-sitio web, que incluye una Declaración de la Mesa Ciudadana, además de un formulario de adhesión, y una encuesta para las organizaciones que firmen por esta causa. La que también puede ser suscrita por personas a título personal.

#100ERNC2050 contará con distintos productos comunicacionales para ser difundidos por quienes apoyan esta campaña, los que constarán de infografías con datos decidores, comunicados y un videoclip central.

Noticias

Terram lanza video para concientizar sobre impactos del carbón en Zonas de Sacrificio

#NoMasCarbon se denomina la campaña de concientización ciudadana que realiza Fundación Terram y que lanzó a través de la divulgación de un videoclip, el cual narra la historia del ‘Sr. Carbón’ y cómo el uso de este mineral ha contaminado el medio ambiente y afectado la salud y calidad de vida de comunidades desprotegidas, en este caso, de los habitantes de la Zona de Sacrificio ambiental que componen las localidades de Puchuncaví y Quintero, en el norte de la Región de Valparaíso.

El video puede visualizarse en el sitio web www.terram.cl donde además las personas pueden firmar apoyando esta causa. La campaña #NoMasCarbon también comprende la difusión de un segundo registro audiovisual.

Las llamadas Zonas de Sacrificio en el país son definidas como hábitats de alta concentración industrial, principalmente de plantas termoeléctricas operadas en base a carbón, siendo el caso de las localidades de Mejillones, Tocopilla, Huasco, Puchuncaví-Quintero y Coronel.

El video de la campaña fue realizado gracias a la alianza con Chao Pescao, Media Factor y el Programa de Donaciones Ambientales de Patagonia Inc.

Firma aquí.