Tag: emisiones

Noticias

Termoeléctrica, refinerías y terminal de gas: Cuáles son las fuentes más contaminantes en Quintero y Puchuncaví

Las compañías que operan en la zona aseguraron que no son responsables de los tóxicos emitidos ayer y que obligaron a decretar alerta amarilla en las comunas.

Las emergencias medioambientales que han ocurrido esta semana en la zona de Quintero y Puchuncaví -y que obligaron a decretar alerta amarilla- se podrían decir que tienen su origen hace unos 60 años, en 1958, cuando se instaló la primera industria: Chilectra (actual Enel Distribución).

Pero después de 36 años, recién en 1994, y con unas siete nuevas empresas del rubro energético, el Ministerio de Agricultura de la época declaró como «zona saturada por anhídrido sulfuroso y material particulado al área circundante al complejo industrial ventanas», según el Programa para la Recuperación Ambiental y Social (PRAS), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente (ver cronología aquí).

Esto, luego de que en 1991 el Ministerio de Minería promulgara un decreto para regular los establecimientos y fuentes emisoras de anhídrido sulfuroso, material particulado o arsénico, y que obligaba a las empresas a instalar una red de monitoreo permanente y a presentar un plan de descontaminación antes de julio de 1992.

El documento fue modificado en el 2017, ingresado en marzo de 2018, a fines del Gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet, pero fue rechazado por la Contraloría. La actual administración de Sebastián Piñera pretende reingresarlo antes de diciembre.

El alcalde de Quintero, Mauricio Carrasco (IND), ha manifestado en varias oportunidades que seguirán luchando para que esta situación no siga sucediendo: «Esto que está ocurriendo no puede pasar en ninguna parte del mundo, no puede ser que el ser humano viva de esta forma. Por lo tanto, si es necesario seguir respaldando y coordinadamente con la comunidad manifestaciones para que el Gobierno escuche, vamos a seguir haciéndolo», expresó.

Las compañías que operan en el lugar actualmente, como Codelco Ventanas (fundición y refinería de cobre); ENAP (refinería de petróleo Aconcagua); y AES Gener (termoeléctrica Campiche) aseguraron que no son responsables de las emisiones de ayer.

Estas son las industrias que actualmente están instaladas en la zona y que generaron el plan de descontaminación.

Aes Gener

Campiche es una central termoeléctrica a base de carbón y coque de petróleo con una capacidad de 270 MW. Tiene como función entregar energía eléctrica al Sistema Interconectado Central (SIC).

Codelco

Según informa la cuprífera estatal en su sitio web, la División Ventanas es una fundición y refinería en donde se procesan los concentrados de cobre, para producir principalmente ánodos y cátodos, además de ácido sulfúrico. Tiene una capacidad anual de producción de 420.000 toneladas en su fundición, 400.000 toneladas en su refinería y 360.000 toneladas de ácido sulfúrico.

Copec

La Planta de Almacenamiento de Combustibles y el Terminal Marítimo (TPI) nació en 2004 «como consecuencia de la crisis de abastecimiento de gas argentino, lo que generó un aumento significativo en la demanda por diésel para surtir de un combustible alternativo a las centrales termoeléctricas de ciclo combinado del Sistema Interconectado Central (SIC) y a otros usuarios de gas natural».

El TPI potencia la capacidad de importación y almacenamiento de combustibles líquidos de la zona central y puede almacenar hasta 75 mil m3 de diésel o 60 mil m3 de gasolina y 15 mil m3 de kerosén de aviación.

ENAP

La refinería Aconcagua produce la mayor parte de los combustibles que consume la Región Metropolitana. Tiene capacidad instalada para procesar (destilar) 104.000 barriles de petróleo crudo al día y cuenta con alrededor de 785 trabajadores.

GNL Gas

GNL Quintero «es el primer terminal de recepción, descarga, almacenamiento y regasificación de Gas Natural Licuado (GNL) del hemisferio sur», subraya la descripción de la compañía.

Tres tanques en tierra, con una capacidad total de 334 mil metros cúbicos garantizan la continuidad del suministro. Con la inauguración de un tercer vaporizador de panel abierto, la capacidad de producción del terminal se incrementó en un 50%, alcanzando los 15 millones de metros cúbicos de gas natural por día, permitiendo satisfacer la demanda de la zona central del país.

Fuente: Emol. 24 agosto de 2018.

Noticias

Trump planea iniciativa que podría elevar las emisiones de carbono

De acuerdo al Washington Post, el mandatario tiene intención de anunciar una nueva medida que permitiría que los estados del país fijen sus propios estándares en las emisiones de contaminantes de las plantas térmicas.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, planea lanzar una iniciativa para permitir que los estados del país fijen sus propios estándares en las emisiones de contaminantes de las plantas térmicas, lo que podría incentivar que la vida de estas centrales se prolongue, informó hoy el diario The Washington Post.

El periódico, que citó a dos funcionarios de la Administración que solicitaron el anonimato, adelantó que Trump tiene intención de anunciar esta medida el próximo martes durante una visita al estado de Virginia Occidental.

El análisis de la Agencia gubernamental de Protección Medioambiental (EPA, en sus siglas en inglés) sobre el impacto de la propuesta augura que supondría una escasa reducción de las emisiones de agentes contaminantes, como el dióxido de carbono, el dióxido de sulfuro y óxidos de nitrógeno, en la próxima década.

El rotativo subrayó que la política medioambiental del predecesor de Trump en el cargo, Barack Obama (2009-2017), multiplicaba por doce la reducción de las emisiones.

Según The Washington Post, la nueva propuesta, que será sometida a un periodo de 60 días para recibir comentarios, tendrá grandes implicaciones en decenas de centrales térmicas obsoletas en todo país.

La EPA calcula que la medida afectará a unas 300 plantas, ya que proporciona a las compañías incentivos para mantenerlas operativas, en vez de sustuirlas por proyectos de energías sostenibles.
El 1 de junio de 2017, Trump anunció su decisión de abandonar el Acuerdo del Clima de París, lo que ha convertido a EE.UU. en el único país del mundo fuera de este pacto.

Fuente: La Tercera. 18 agosto de 2018.

Noticias

17 estados de EEUU denuncian al gobierno para defender normas ambientales

Diecisiete estados y la capital federal de Estados Unidos denunciaron este martes al gobierno de Donald Trump para poder conservar los límites que han fijado a las emisiones contaminantes de los automóviles, que la administración federal pretende reducir a la fuerza.

«California lidera una coalición de 18 estados para denunciar a la Agencia Federal de Protección del Medio Ambiente (EPA) con el fin de preservar las normas nacionales que regulan las emisiones (contaminantes) en el aire», señaló el gobernador de California Jerry Brown en un comunicado.

El gran estado del oeste, el más habitado del país, había denunciado a la EPA a comienzos de abril de manera solitaria. Ahora se le sumaron otros 16 estados (Nueva York, Connecticut, Delaware, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Nueva Jersey, Oregon, etc) y la capital federal Washington.

«Esta denuncia representa a 140 millones de personas (y a 43% del mercado automotor del país) que quieren pura y simplemente vehículos más limpios y más eficaces», comentó Brown.

«Ya basta, no buscamos la pelea con la administración Trump, pero cuando los desafíos son tan importantes para la salud de nuestras familias y para nuestra prosperidad, tenemos la responsabilidad y la necesidad de defendernos», complementó el secretario de Justicia de California, Xavier Becerra.

«Luchamos para preservar normas votadas en 2012 que sólo serán efectivas en 2022 (…). Eran un salvavidas lanzado a una industria (la automotriz) que buscaba desesperadamente la estabilidad», dijo Mary Nichols, presidenta de la comisión de calidad del aire del estado.

Estas normas ya han sido alcanzadas «gracias al buen trabajo» del sector automotor, pero Scott Pruitt, el muy polémico director de la EPA, pretende ahora «ir marcha atrás en nombre de la desregulación», agregó.

Estas normas, llamadas «CAFE» (Corporate Average Fuel Economy), que abarcan el período 2022-2025 y fueron fijadas por el gobierno de Barack Obama, prevén aumentos graduales de la autonomía de los vehículos hasta alcanzar 4,32 litros de gasolina cada cien km en 2025.

Fuente: AFP.

Noticias

China presenta plan para aumentar el mercado de carbono

China ha dado a conocer su plan para un mercado nacional de carbono, con el que prevé crear el mayor sistema de negociación mundial para las emisiones que provocan el calentamiento de la atmósfera.

El mercado estará enfocado inicialmente sólo al sector eléctrico, dijo el martes el vicepresidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, Zhang Yong, en una conferencia de prensa en Pekín. La iniciativa supone una marcha atrás respecto a un plan anterior para incluir ocho industrias, pero el mercado de China seguirá siendo mayor que el de la Unión Europea, que abarca 1.700 empresas y alrededor de 3.000 millones de toneladas métricas de emisiones. Zhang no proporcionó detalles sobre cuándo comenzará la negociación.

El mayor emisor de carbono del mundo quiere usar un sistema basado en el mercado a fin de limitar las emisiones para aproximadamente 2030. El país también está haciendo grandes apuestas en proyectos de energía limpia para alcanzar su objetivo de obtener el 20 por ciento de la energía de otras fuentes distintas a los combustibles fósiles para ese año.

La introducción de la negociación de carbono en China ‘es otra señal fuerte de que está en marcha una revolución mundial de sostenibilidad’, dijo en un comunicado el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, que ha impulsado iniciativas para reducir el uso de combustibles fósiles. ‘Con la introducción de políticas por parte de los principales países contaminantes a nivel mundial para apoyar el Acuerdo de París y la transición a una economía baja en carbono, está claro que estamos en un punto de inflexión en la crisis climática’.

El Acuerdo de París sobre el cambio climático en 2015 reunió a unas 200 naciones, entre ellas Estados Unidos y China, en un llamamiento para limitar las emisiones combustibles fósiles en todo el mundo. Con ello, los países participantes quieren ayudar a cumplir el objetivo de la ONU de mantener el calentamiento mundial ‘muy por debajo’ de los 2 grados centígrados. El presidente Donald Trump ha prometido retirar a Estados Unidos del acuerdo y está aplicando políticas para incentivar el uso del carbón.

Dificultades de la UE

El sistema de China introducirá una regla de límite y comercio en la que los mayores contaminadores corporativos compran créditos a aquellos con menos emisiones, y alentará a las empresas a reducir las emisiones para que puedan vender las asignaciones no utilizadas. Las compañías que emitan más de 26.000 toneladas de carbono anualmente se incluirán en el mercado, aunque ese umbral podría reducirse en algún momento, según la comisión.

El país asiático sigue adelante con su plan comercial pese a que estrategias similares en la Unión Europea y en otros lugares están teniendo problemas. La UE fue la primera en requerir permisos de carbono, en 2005, pero el precio se desplomó porque las naciones participantes entregaban demasiadas asignaciones de forma gratuita.

Australia derogó su impuesto sobre el carbono en 2014 y descartó planes para la comercialización de permisos después de que se atribuyese a las medidas la destrucción de puestos de trabajo. No obstante, existen mercados de carbono en diversas formas en California, Nueva Zelanda y Corea del Sur, que intentan aprender de estos errores.

China lleva probando programas piloto en algunas regiones desde 2013, en los que los valores de transacciones totalizaron 4.500 millones de yuanes (US$680 millones) hasta septiembre, dijo Li Gao, funcionario del departamento de cambio climático de la comisión, en una rueda de prensa en octubre. La agencia dijo el martes que las empresas que cumplan los requisitos para el sistema nacional dejarán de participar en los proyectos pilotos.

Fuente: Pulso.

Noticias

Con Acuerdo de Producción Limpia, la industria del galvanizado reduce emisiones de gases de efecto invernadero

Con significativos avances en gestión de residuos y eficiencia energética e hídrica, cinco empresas del sector galvanizado obtuvieron la certificación del Consejo Nacional de Producción Limpia, tras culminar un Acuerdo liderado por la Asociación de Industriales Metalúrgicos y Metalmecánicos, Asimet.

En dos años de implementación del Acuerdo de Producción Limpia (APL), el sector logró una reducción neta del 21,6% en consumo energético (electricidad, gas natural y diésel) con un ahorro anual de más de $73 millones, la gestión adecuada de más de 7.200 toneladas de residuos y la disminución de un 30% en consumo de agua de procesos.

En la ceremonia de certificación, el subsecretario del Medio Ambiente, Marcelo Mena, valoró el APL finalizado por el sector por haber abordado temas que todavía no son obligatorios, y que va en la línea de producir más con menos, haciendo una importante reducción de emisiones.Se ratificó ante el Congreso el Acuerdo de París, que tiene una meta nacional del 30 al 45 % de reducción de las emisiones con respecto al PIB, es decir tenemos que desacoplar nuestro crecimiento económico de las emisiones de gases de efecto invernadero y tenemos que ser más resilientes al cambio climático y ser más eficientes en el uso de los recursos, en consumo de agua y otro tipo de insumos”, señaló la autoridad.

En tanto, el presidente de Asimet, Juan Carlos Martínez, destacó el valor que tiene el APL como un instrumento de fomento productivo para lograr la sustentabilidad. “Aprendimos que conviene también como negocio, porque aumenta la eficiencia e incluso la productividad, y se puede medir en plata.

Ximena Ruz, subdirectora de APL del Consejo Nacional de Producción Limpia, destacó que hoy las empresas del rubro galvanizado son mejores ambientalmente. “Esperamos que este sea el comienzo para un futuro Acuerdo. Cumplimos el APL 130 de la historia del Consejo y hay sectores con los cuales estamos ya trabajando un tercer Acuerdo, porque se han dado cuenta que este trabajo continuo, para lograr esta eficiencia y buscar las mejores prácticas, hace bien a las empresas, a sus trabajadores y al país”, señaló Ruz.

Otros resultados del APL

De 12 instalaciones que suscribieron el APL en 2013 -equivalentes a nueve empresas-, 10 desarrollaron la implementación completa del APL y siete decidieron avanzar a la etapa de auditoria final con un 100% de cumplimiento. Estas plantas productivas certificadas pertenecen a las empresas B. Bosch, Cintac, Galvanizadora y Metales, Zetaene y Abasolo Vallejo.

La gestión de más de 7.200 toneladas de residuos gestionados, de los cuales el 81% clasifica como residuos peligrosos, significó el envío a valorización de 1.150 toneladas de residuos de mate y ceniza como nueva materia prima por su alto contenido de zinc, así como de más de 200 toneladas de alambres y 20 de papel y cartón. El avance en la gestión y valorización autorizada de estos residuos no peligrosos incluyó su declaración en el sistema SINADER, dentro del Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes. Se suma además, la devolución a proveedor de más de una tonelada de envases de sustancias peligrosas.

El sector logró una reducción directa del 15,5% en consumo de gas, de un 32,7% en petróleo y de un 16,6% en electricidad, con un ahorro anual de más de $73 millones. Además, dio origen a un ahorro indirecto asociado a la recuperación de materias primas cercana a los tres millones de kWh.

En términos de impacto económico, se realizó una inversión total de 94,3 millones, de la cual $58 millones fueron aportados por las empresas en conjunto. El costo anual de las mejoras alcanzó a $7,4 millones en tanto el ahorro anual alcanzó los $106,5 millones, lo que arroja un VAN privado a diez años de más de $466 millones. En tanto, el VAN social asciende a más de $1.000 millones.

Fuente: codexverde.cl

COPs, Noticias

¿Qué esperar de la COP22 desde Latinoamérica?

A continuación compartimos un artículo de Tali Santos, quien participó en el programa de Entrevistas Climáticas organizado por ConexiónCOP y El Árbol LAC, con el apoyo de la Fundación Konrad Adenauer. Tali es periodista de Ecuador, ha trabajado 19 años en El Universo y fue editora de Fin de Semana.

Desarrollar estrategias integrales al interior de los países para el cumplimiento de las contribuciones climáticas que presentaron, aumentar la ambición de estas contribuciones, buscar la transparencia en la información sobre el financiamiento climático y acordar mecanismos de seguimiento a la reducción de emisiones. Cuatro acciones que tendrían un espacio en la COP22 que se desarrolla en Marruecos entre el 7 y el 18 de noviembre, según el análisis de dos expertos latinoamericanos vinculados a las gestiones en torno al Acuerdo de París.

Ellos son Sandra Guzmán, coordinadora del Grupo de Financiamiento Climático para América Latina y el Caribe (GFLAC) y Patricio Vallespín, diputado chileno y miembro de la red de legisladores de Climate Parliament, quienes conversaron con periodistas de América Latina sobre la cita climática, en el marco del Programa de Entrevistas Climáticas organizado por ConexiónCOP y El Árbol.

La coordinadora de GFLAC recalcó que, como todo marco legal, el éxito del Acuerdo de París va a depender de su implementación. Por lo tanto, solo si se cuenta con los medios dentro de los países para esa implementación será posible encaminarse hacia el cumplimiento de sus objetivos.

Y uno de los objetivos fundamentales, destacó, es que todos los flujos de financiamiento para la agenda climática deben, además de buscar la resiliencia de los países, ser compatibles con el desarrollo bajo en emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Un principio ligado no solo a la transferencia de recursos, sino a mejorar el uso de los recursos que llegan a la región y a la manera en la que, a nivel nacional, se ha hecho la asignación de ese financiamiento.

“Por ejemplo, a nivel de la región –advirtió la especialista- si bien somos altamente vulnerables, la transferencia de financiamiento para los temas de mitigación es siete veces mayor que la que se deriva a la parte de adaptación”.

Guzmán recalcó que el financiamiento internacional no se ha distribuido de manera equitativa en la región, por lo que diez países son los principales receptores de estos fondos y de estos solo dos reciben la mayor parte: México y Brasil.

Al hablar de financiamiento, el tema de la transparencia es uno de los más álgidos. Se requiere transparencia no solo en el tema de la transferencia de recursos, sino en cuanto al impacto de ese financiamiento, sostuvo la coordinadora de GFLAC. “Hoy no tenemos certeza de cuánto ha incidido el financiamiento climático en términos de emisiones y de vulnerabilidad”, recalcó.

Pero lo más importante, precisó, es lograr que los países de Latinoamérica integren el tema del financiamiento del cambio climático en el gasto público.

“En el GFLAC llevamos a cabo análisis sobre los elementos de financiamiento climático que los países entregaron en sus contribuciones y nos dimos cuenta de que muy pocos tienen claro cuánto les cuestan esas contribuciones, es decir, cuánto van a poner desde sus presupuestos públicos o cuánto necesitan de la contribución internacional para cumplir con esos objetivos”, refirió Guzmán.

Y recalcó que si bien “no hay números absolutos, tener claridad de esos costos da la posibilidad de dimensionar cuánto le falta a un país. Puede ser que esta falta de información se derive de un manejo político, pero sería de un manejo político inadecuado, pues los donantes están siendo cada vez más estrictos sobre dónde ponen sus recursos; ya no quieren tener fondos perdidos que no tengan rendición de cuentas, que no demuestren impactos significativos”.

El diputado Vallespín advirtió desde su rol parlamentario, que en la ratificación que deben hacer los congresos de los países del Acuerdo de París, estas instancias deben plantear que en los presupuestos de las naciones consten medidas sectoriales para cumplir la reducción de los GEI.  “La discusión de la Ley de presupuesto se transforma, entonces, en un tema fundamental”.

Hay otra instancia en la que los parlamentos estarían llamados a jugar un papel estratégico en la agenda climática. Si bien a nivel de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) no se han establecido medidas de sanción para los países, Vallespín advirtió que los congresos deben ejercer una fiscalización sobre el cumplimiento del compromiso internacional que ha asumido cada país y que se convertiría en ley.

En la gestión climática el concepto de integración se abre a otros temas en la gestión climática, como el de la consecución de metas. “Las actuales contribuciones no nos alcanzan para lograr los objetivos de París” recalcó Guzman.

Y recordó que estas contribuciones adolecen de lo que se podría identificar como una falla de origen:

“Las contribuciones que han presentado los países fueron desarrolladas básicamente por los gobiernos centrales. No fueron un ejercicio integral en el que se colaborara, por ejemplo, con los gobiernos subnacionales, donde hay parte de la responsabilidad de emisiones, como en el tema de residuos sólidos o de transporte público”.

El diputado chileno destacó que el Acuerdo de París señala que en 2018, cada país deberá revisar el estado global de su compromiso en cuanto a la reducción de emisiones.

“Lo que ya se hizo mal no se puede cambiar hacia atrás, podemos cambiar hacia delante.  Por eso es importante la revisión que se tiene que hacer en 2018, porque si, efectivamente, en ella se da cuenta de que el tiempo transcurrido entre 2015 y 2018 incidió negativamente en aumento del calentamiento global, eso obligará a los países a revisar sus propuestas, a hacerlas más ambiciosas”, comentó el diputado.

Y por eso Vallespín identificó en la estrategia para el seguimiento del cumplimiento de las contribuciones un desafío para esta COP22. Actualmente todo lo que se va logrando en términos de avances debe dejar de estar supeditado a la información que los mismos estados proporcionan para el seguimiento de la reducción de emisiones, dijo.

Y refirió una iniciativa en curso: “Europa está avanzando en un proyecto, a nivel global, para que exista una medición científica, que se haga con recursos satelitales, por ejemplo, que permitan buscar metodologías que nos digan si efectivamente se está generando la reducción que los países están informando”.

El diputado chileno recalcó que el cumplimiento de los compromisos debe ser un tema de la agenda política de los países, que conste en los programas de gobierno y en el debate de los procesos electorales. “Debemos convertirnos en una sociedad de ciudadanos conscientes y no de consumidores obedientes”.

La coordinadora de GFLAC convocó a “ciudadanizar el cambio climático, a tomar las acciones necesarias para hacerle justicia al sistema climático”.

Fuente: Conexión COP

Noticias

ONU: Gobiernos deben redoblar esfuerzos en bajar GEI para minimizar graves efectos al 2030

Los gobiernos deben redoblar «urgentemente» los esfuerzos para rebajar las emisiones de gases de efecto invernadero a fin de minimizar los «peligrosos» efectos del cambio climático, según un informe divulgado hoy en Londres por la Agencia de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP)

En vísperas de que entre en vigor el Acuerdo de París, la Agencia advirtió en este documento de que antes de 2030 esas emisiones excederán en más de un 25 % los niveles necesarios para mantener el calentamiento global por debajo del límite crucial de 2 grados centígrados.

Si no se produce una pronta reducción de esos gases «nocivos», el planeta experimentará previsiblemente un incremento en su temperatura media global de entre 2,9 y 3,4 grados centígrados, aunque se implementen en su totalidad los compromisos pactados en el Acuerdo de París.

En él, los 195 países signatarios de la Convención Marco de la ONU sobre cambio climático y la Unión Europea se comprometieron a poner en práctica medidas diseñadas para evitar que la temperatura global sobrepase en 2 grados centígrados los límites preindustriales.

«Déjenme recordarles que aquí se trata del futuro del planeta tierra y de los seres humanos; que hablamos del futuro de la humanidad», subrayó hoy en la presentación de ese documento Erik Solheim, responsable de medioambiente de la ONU.

En una apasionada intervención, el noruego consideró que a raíz de las conclusiones del citado informe se pone de manifiesto que los gobiernos se mueven «en la dirección correcta», si bien «aún es necesario acelerar esa tendencia» por el futuro del planeta.

«No nos estamos moviendo con la suficiente rapidez», alertó Solheim, quien nombró como «elementos clave» en la lucha contra los efectos del calentamiento global «la acción ciudadana, el liderazgo político y las iniciativas del sector privado».

Entre los hallazgos divulgados en el exhaustivo informe se indica que para 2030 las emisiones alcanzarán entre 54 y 56 gigatoneladas del equivalente a dióxido de carbono, muy por encima del nivel fijado en 42, necesario para poder limitar el calentamiento global a esos 2 grados centígrados en este siglo.

La UNEP aclara que una gigatonelada equivaldría aproximadamente a las emisiones generadas por los medios de transporte de toda la Unión Europea (incluyendo la aviación) a lo largo de todo un año.

Según los científicos, limitar el calentamiento global por debajo de 2 grados centígrados reduciría la probabilidad de que se desencadenen fenómenos climatológicos extremos, como tormentas más intensas, periodos de sequía más largos, aumentos en el nivel del mar y otros impactos «graves» derivados del cambio climático.

En un comunicado difundido por la UNEP, Solheim anticipa que el Acuerdo de París «ralentizará el cambio climático, como lo hará la reciente enmienda Kigali a fin de reducir los hidrofluorocarburos (HFCs)» pero enfatiza al mismo tiempo la necesidad de «hacer más, más rápido».

En esa enmienda se acordó reducir progresivamente el uso de los HFCs, los gases usados en frigoríficos y aparatos de aire acondicionado, considerados muy nocivos para el clima.

«Si no comenzamos a adoptar medidas adicionales ahora, empezando por el próximo encuentro sobre clima en Marraquech (Marruecos), lamentaremos la evitable tragedia humana», dijo.

El informe remarca que la necesidad de adoptar medidas urgentes se hizo patente cuando 2015 fue considerado el año más cálido desde que se registran estos datos, una tendencia que continúa, pues la primera mitad de 2016 fue considerada el semestre más cálido.

Además, observa que pese a que miembros del G20 «probablemente» cumplirán colectivamente con los compromisos climáticos fijados en Cancún (México) en 2010, estos «no reportarán las reducciones necesarias» para evitar sobrepasar el umbral de los 2 grados.

Subraya también la importancia de actores no estatales, como el sector privado o la ciudadanía, a la hora de contribuir a recortar varias gigatoneladas de la brecha entre los compromisos adquiridos y los niveles necesarios para limitar el aumento de la temperatura antes de 2030, en áreas como la agricultura y el transporte.

La eficiencia energética es otra área donde la inversión podría reportar mayores beneficios, según concluye la investigación.

Fuente: EFE

Columnas de Opinión TERRAM, COPs, Noticias

El lento compromiso internacional de Chile con el Cambio Climático

El pasado 20 de Septiembre durante la Asamblea General de Naciones Unidas celebrada en Nueva York, la presidenta Michelle Bachelet suscribió a nombre de Chile el Acuerdo de París. Este aborda a nivel internacional el nuevo régimen climático que pretende no aumentar la temperatura del planeta en más de 2° C hacia fines de siglo. Sin embargo, la firma de la Presidenta es un primer paso y no implica la ratificación del mismo por parte de nuestro país, ya que este compromiso debe ser aprobado por nuestro Parlamento.

El Acuerdo de París logrado en diciembre de 2015, representa un cambio en la política climática mundial. A la fecha, ha tenido un gran respaldo debido a la cantidad de países que ha adherido a este Convenio Internacional con su firma y ratificación. Para que el Acuerdo entre en vigor se necesita dos aspectos: a) que se suscriba y ratifique por más de 55 partes (miembros) la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático; y b) que las partes que suscriban y ratifiquen sumen entre si más de 55% de las emisiones totales a nivel mundial. Al 23 de septiembre, había 191 firmas del Acuerdo, pero sólo la ratificación de 61 estados, equivalente al 47.79% de las emisiones globales de gases efecto invernadero.

China y Estados Unidos -dos de los principales contaminantes- ya se incorporaron a este proceso, por lo que solo falta la suma de pequeñas partes/estados contaminantes ratifiquen el Acuerdo de París para aplicar la urgencia que el planeta necesita a frenar el aumento de la temperatura mundial.

Desde Fundación Terram consideramos que este es un tema urgente  y por ello nos preguntamos cuándo será enviado el Acuerdo al Parlamento para que este sea ratificado. Si bien Chile emite un 0,26% de las emisiones globales, justamente la suma de las partes puede generar el delta necesario para el cambio que el planeta necesita. Nuestro país no está lejano de los efectos del calentamiento global, aún más, su vulnerabilidad aumenta no solo por nuestra especial geografía, sino que también por el gran nivel de desigualdad socioeconómica que tenemos, variable que resalta la OCDE en su informe de Desempeño Ambiental entregado en Julio de este año para nuestro país en materia de cambio climático.

La crisis climática mundial requiere de urgencia y es necesario que nuestros tomadores de decisiones actúen a la altura de las circunstancias; grandes líderes mundiales ya están en sintonía, sin embargo, Chile aún no está a la altura. Queremos que la presidenta envíe cuanto antes la ratificación del acuerdo de París al parlamento. Como organización de la sociedad civil estaremos vigilantes para que la ratificación de este Acuerdo se apruebe cuanto antes, porque no podemos permitir que se quede durmiendo en el Congreso por años, como lo estuvo la ley del bosque nativo, o lo está el proyecto de ley para  creación del servicio de biodiversidad y áreas protegidas,  por mencionar algunas.

Si nuestro país quiere sentirse dentro de las grandes ligas por ser parte de la OCDE, es necesario ser coherente entre lo que se muestra al mundo y cómo actuamos en casa. Desafíos tenemos muchos: por ejemplo, aumentar el nivel de ambición en lo comprometido a disminuir nuestras emisiones; Chile puede dejar de contaminar mucho más si aplicamos voluntad, eficiencia, cambios culturales, tecnología y sentido común. Por otro lado, nuestro nivel de adaptación al cambio climático requiere de pensar hoy los impactos que veremos en unos años más, situación que urge no solo para los grandes sectores industriales públicos/privados de nuestro país, sino que también, para todos los ciudadanos sin distinción de edad, nivel socieconómico o educacional.

Entre otros aspectos, Chile comprometió a disminuir en un 30% la intensidad de nuestras emisiones de gases efecto invernaderos en relación a lo que emitimos el año 2007, año en que se contaminaba menos dado que, el sector energía y transporte que es el principal sector contaminante, era mucho menor que hoy.

El tiempo avanza y el primer desafío en el corto plazo es que el ejecutivo envíe cuanto antes el Acuerdo de París al Parlamento y luego que sea ratificado. Aun así, Chile puede y debe aumentar su ambición y su compromiso; no sólo por cumplir internacionalmente, sino porque los efectos ya se están viendo reflejados en la agricultura, disponibilidad de agua o eventos extremos, situación que nos afecta a todos los chilenos por igual, aunque a los más vulnerables siempre los afecta más.

Fuente: Terram, 30 septiembre.

Noticias

Brasil ratifica el acuerdo de París

El presidente brasileño, Michel Temer, encabezó el 12 de septiembre un acto en el que el Gobierno ratificó el Acuerdo de París contra el cambio climático, adoptado en diciembre pasado por 195 naciones durante una cumbre realizada en la capital francesa.

En la ceremonia, celebrada en el Palacio presidencial de Planalto y que congregó a ministros, parlamentarios y miembros de grupos de defensa del medio ambiente, Temer afirmó que “el compromiso contra el cambio climático en Brasil no es de un Gobierno, sino que es una cuestión de Estado“.

El presidente subrayó más de una vez “no se trata de una cuestión de voluntades de uno u otro Gobierno“, con lo que pareció aludir a la crisis que llevó a la destitución de la ahora expresidenta Dilma Rousseff, durante cuya gestión fueron diseñados los compromisos que Brasil adoptó en la Cumbre contra el Cambio Climático de París.

Temer, por su antigua condición de vicepresidente, sustituye a Rousseff desde que el Senado la desalojó del poder, el pasado 31 de agosto, tras hallarla culpable de irregularidades fiscales que la Constitución brasileña castiga con la pérdida del mandato.

El año pasado, en la cumbre celebrada en París, Brasil asumió el compromiso de limitar sus emisiones contaminantes anuales a 1.300 millones toneladas de dióxido de carbono para 2025, lo que supondría una reducción del 36,1 % respecto a 2005.

Asimismo, ofreció mantener esa tendencia y reducir sus emisiones a 1.200 millones de toneladas de dióxido de carbono anuales para el año 2030.

Fuente: EFE Verde

Noticias

Acuerdo climático de París cerca de entrar en vigor tras ratificación de EE.UU. y China

Un hecho histórico e inédito se registró en diciembre de 2015, en París. Un total de 195 países alcanzaron un acuerdo para evitar que la temperatura de la Tierra suba en más de 2°C este siglo.

Este tratado entrará en vigor 30 días después que lo ratifiquen al menos 55 países que representen el 55% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Este sábado se dio un paso relevante en esta dirección. China y EE.UU., países que emiten el 39% de los gases que provocan el calentamiento del planeta, ratificaron el acuerdo en Hangzhou, China, ciudad donde se desarrolla la reunión del G20.

‘Abre el camino a una entrada en vigor del Acuerdo de París a finales de año’, declaró el presidente francés François Hollande, tras conocer la noticia.

Impulso al convenio

Fueron los presidentes de China, Xi Jinping, y de EE.UU., Barack Obama, los encargados de entregar los documentos que ratifican el tratado climático al secretario general de la ONU Ban Ki-Moon.

‘Han dado un gran impulso para que el acuerdo entre en vigor. Soy optimista sobre el hecho de que podremos lograrlo antes de que acabe el año’, dijo el representante de la ONU. Hasta ahora sólo 24 países habían ratificado el acuerdo, en su mayoría pequeños Estados insulares que representan sólo una pequeña parte de las emisiones (1,08%).

‘Estamos liderando con el ejemplo’, dijo Obama sobre la ratificación. Su par chino, en tanto, señaló que esto ‘habla de la ambición compartida y la voluntad de China y Estados Unidos de abordar los temas globales’.

La noticia fue bien recibida por ambientalistas. ‘Por fin el mundo tiene un acuerdo del clima con EE.UU. y China como partes implicadas. Esto marca una nueva era en los esfuerzos globales contra el cambio climático’, señaló Jennifer Morgan, directora de Greenpeace Internacional.

Firma de Chile

Chile representa solo el 0,25% de las emisiones mundiales y se espera que ratifique este acuerdo durante la próxima asamblea de la ONU, que se inicia el 13 de septiembre. Luego de eso debe recibir la aprobación del Congreso.

‘Chile sin duda va a firmar el Acuerdo de París este mes. No lo hizo en abril 22 por el sensible fallecimiento de Presidente Aylwin’, escribió en su cuenta de Twitter el subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena.

Abril fue el mes en que se abrió el libro de firmas del Acuerdo de París, en la sede de la ONU, en Nueva York. Según un análisis realizado por Climate Analytics, instituto sin fines de lucro de política climática, para fin de año 57 países deberían haber ratificado el acuerdo, sumando el 59,88% de las emisiones globales.

Fuente: La Tercera