Tag: terram

Noticias

Javiera Valencia sobre COP23: “Los países firmantes tienen que promover y respetar los Derechos Humanos”

La Oficina Regional de la Fundación Heinrich Böll Cono Sur conversó con Javiera Valencia, geógrafa de Fundación Terram, quien se refirió a los temas relevantes que se discutirán en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que se está llevando a cabo, desde el 6 al 17 de noviembre, en Bonn, Alemania.

En este encuentro, más de 26 mil personas de 197 países, líderes políticos, movimientos sociales, ambientalistas, artistas, entre otros, dialogan sobre lo urgente que es para el planeta acelerar los acuerdos pactados en París durante el 2015, donde los países firmantes se comprometieron en mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2°C.

¿Cuáles son los principales temas que se abordarán en la cop23?

Las negociaciones de cambio climático que se están abordando tienen muchos temas en paralelo, sin embargo, la implementación de las reglas del Acuerdo de París que van a regir la implementación de dicho acuerdo, debe avanzar en esta COP, como también todo el trabajo pre 2020 que tiene relación con la Enmienda de Doha. El Acuerdo de París afirma que los compromisos deben ser inclusivos con el tema de los derechos humanos, por lo que ahora es sumamente relevante definir cómo se van a implementar estas medidas Hoy lo que se está haciendo es desmenuzar el Acuerdo de París y empezar a ver cómo vamos a aplicar este texto que quedó escrito y negociado, además de realizar un efectivo reporte, monitoreo y verificación de las metas que los países han adoptado.

Con respecto a las negaciones establecidas en París, ¿cuáles serán los principales objetivos para esta reunión?

Lo que se espera ahora es que avance el proceso para desacelerar las emisiones de gases de efecto invernadero y todo lo que implica en términos de adaptación, mitigación, financiamiento, contribuciones de cada país y de cómo estas se irán reportando, entre otros aspectos. Esto es sumamente importante, porque las contribuciones de cada país, si bien son obligatorias, cada uno contribuye de manera independiente. Así como hay países que han dicho que van abonar cierta cantidad de dinero, otros señalan que reducirán cierta cantidad de emisiones, entre otros compromisos.

¿De qué manera se monitorean estos compromisos y la efectividad de estos en los respectivos países ?

El monitoreo y cumplimiento de los compromisos es un gran aspecto que debería avanzar en esta COP, porque debe existir además un marco de transparencia con el balance mundial. Se tiene que discutir una metodología para que se pueda determinar si es que las acciones que están tomando los países en sus determinados territorios están siendo efectivas para que el cambio climático no avance de manera tan drástica. Para esto se necesita elaborar, hacer un balance para saber país por país cómo estamos avanzando en términos de políticas públicas implementadas, la preparación y adaptación al cambio climático, como también saber si efectivamente vamos a cumplir con la meta del acuerdo de París que es no aumentar la temperatura del planeta en más 1, 5 grados de aquí a fin de siglo.

¿Cómo se tratarán los derechos humanos en esta negociación? ¿Cuál será su rol?

El foco de derechos humanos es una prioridad en la Cop 23 para sociedad civil y es por lo tanto un eje central, los países firmantes tienen que promover y respetar los DDHH, porque hay muchos derechos que se ven afectados con el cambio climático, por ejemplo, el derecho de los pueblos indígenas, a la igualdad de género, empoderamiento de las mujeres, acceso a las información, salvaguardar la seguridad alimentaria, entre otros, que están en juego con la implementación de un acuerdo de estas características.

¿Cuáles son las prioridades políticas que abordará la delegación de Chile en esta reunión?

En el caso de la delegación de negociadores chilena, velarán, entre otros aspectos, porque los derechos humanos sean una prioridad y que se respeten en la implementación de las reglas de este acuerdo. El foco va a estar en derechos humanos y en océano, es decir que los derechos humanos sean respetados en toda esta creación de reglas y que también el océano sea un tema de discusión que se vaya priorizando y levantando en esta COP para que a futuro se pueda negociar respecto a este tema.

Obviamente Cancillería y el cuerpo negociador del país realizarán un seguimiento a las negociaciones sobre adaptación, mitigación, mecanismos de financiamiento, de transporte, energía, bosques, y sobre los distintos temas que ellos llevan, sin embargo como sociedad civil nos interesa realzar y apoyar esta iniciativa que viene desde el Estado.

¿En qué postura se encuentra Chile en relación a sus compromisos pactados?

Chile, que ya presentó sus contribuciones el año 2015, tiene que comenzar un proceso de implementación. Ahora en la práctica, muchas de las contribuciones son cosas que Chile ya está implementando, son programas y políticas de Estado que ya estaban. A nuestro juicio y desde la Fundación Terram, las contribuciones de Chile son bastante débiles, por lo tanto, la idea como sociedad civil es hacer un trabajo de incidencia para que las próximas contribuciones sean muchos más ambiciosas, no solo en cantidad sino también de calidad, para que chile tenga un compromiso real con el acuerdo.

¿Es débil el compromiso de Chile?

Cuando hablamos de cuánto es el compromiso que tiene Chile hay que hacer un poco de autocrítica, si bien es cierto que se está implementado una institucionalidad respecto al cambio climático, se están haciendo esfuerzos, como por ejemplo, la oficina de cambio climático pasó a ser división y eso quiere decir que tiene mayor potestad; también se están implementado comités regionales de cambio climático, no obstante eso no basta, Chile necesita mucho más porque es un país muy vulnerable y las políticas están muy atrasadas de acuerdo a las necesidades que hoy día tenemos. El desafío es que se necesita implementar bien lo ya comprometido y presentar a la convención nuevas contribuciones que sean más ambiciosas y con metas mucho más altas.

Con respecto a este tema ¿Cuál es el escenario actual de las políticas energéticas en Chile?

Podemos decir que con la política energética de este gobierno, Chile recién pensó su matriz energética, antes de eso no había reglas claras y regulaba el mercado y la posterior aprobación o rechazo por parte del Servicio de Evaluación Ambiental, principalmente.Las energías renovables, por su parte, están siendo cada vez más baratas y están teniendo un ingreso muy fuerte a la matriz, pero esta situación se debe al mercado internacional más que a la ausencia de política energética antes de este periodo. A pesar de eso, es necesario que nuestro país contemple que las políticas energéticas contribuirán enormemente a limpiar la huella de carbono que tiene el país, porque la principal fuente de emisiones proviene del sector energía en un 77%.

Fuente: Henrich Böll Stiftung Cono Sur.

Noticias

Estudio oficial de EEUU sobre cambio climático debilita negacionismo de Donald Trump

A pocos días de que comenzara la cumbre de cambio climático COP23, en Bonn (que está actualmente en curso), el gobierno norteamericano publicó un informe oficial titulado “Evaluación Nacional del Clima”, el que calcula que desde 1950 a la fecha, la contribución del ser humano en el calentamiento global ha influido entre el 92% y el 123%.

El documento es un verdadero balde de agua fría para la posición “negacionista” respecto a la influencia de nuestra especie en el cambio climático, a la cual adhiere el presidente de EEUU, Donald Trump, quien ha mencionado en varias ocasiones su incredulidad frente a este escenario. Incluso, llegando a declarar que este país se saldrá del Acuerdo de París.

La posición de la nación norteamericana en el acuerdo es clave, ya que junto con China son los que emiten la mayor cantidad de gases de efecto invernadero (GEI). Sin embargo, el país asiático sí acepta el pacto climático.

Los 12 puntos

La Evaluación Nacional del Clima se realiza cada cuatro años y es obligatoria por ley. Es parte del Programa de Investigación de Cambio Global de Estados Unidos, una entidad multisectorial que coordina las investigaciones sobre cambios ambientales y en la que participan científicos de diversas áreas, con un foco en ese país.

Que el efecto del hombre supere el 100%, se explica porque hay factores naturales como los volcanes o el ciclo orbital, que bajan las temperaturas del planeta. Con eso y todo, la acción humana sobrepasa dicho efecto positivo.

El documento advierte además que los niveles del mar podrían crecer en casi 2,5 metros para el año 2100, enumerando varios incidentes de daños en Estados Unidos que son atribuidos al aumento de la temperatura global en 1° Celsius desde 1900. También se refiere a la disminución de las capas de hielo en la Antártida y Groenlandia y su efecto en el aumento del nivel del mar.

La investigación indica que “el dióxido de carbono a la atmósfera, la quema de carbón, el petróleo y el gas natural son las principales causas del calentamiento global”. En general, el estudio enumera 12 “puntos de inflexión” respecto a los peligros que podrían desatarse a causa del calentamiento global. “No hay precedentes en la historia con los que se pudieran comparar estos cambios meteorológicos”, reza el documento.

Pero no todo es negro. Los autores de la investigación concluyen que hay una “alta confianza” en que la tasa de GEI influya cada vez menos en el cambio climático en las próximas décadas.

La influencia del informe

La fecha de la publicación de la Evaluación Nacional del Clima tiene muchas coincidencias. Esta semana se lleva a cabo la COP23 en Alemania, se cumplen dos años del Acuerdo de París  y aún está fresco el recuerdo de los desastres que dejaron los huracanes Irma y Harvey, así como los recientes incendios en California (35 muertos). Por esto, la pregunta es: ¿qué tanto podría influir esta investigación en las próximas decisiones de Trump en su línea política con respecto al calentamiento global?

Según Juan Ladrón de Guevara, director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático de Chile, el informe debería tener un fuerte impacto en la sociedad norteamericana, ya que está avalado por una serie de instituciones y desarrollado por un equipo sumamente heterogéneo. “13 entidades federales tuvieron que hacerle observaciones. Lo notable es que a pesar de haber pasado todos esos controles, la tesis de la influencia del hombre en el calentamiento global se mantiene. Esto, porque es una investigación sumamente rigurosa”, dice Ladrón de Guevara.

El hecho de que haya sido elaborado por entidades norteamericanas lo hace aún más influyente para las políticas de Trump. Esto, porque la mayoría de los estudios sobre el impacto del cambio climático, estaban liderados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), cuya identidad internacional menoscaba su legitimidad ante el actual dueño de casa de la White House. “Oponerse a los resultados del estudio implica un frente político muy complejo, ya que hay poca evidencia en contra. Se podría abrir un conflicto importante, justo en un momento en que el gobierno estadounidense está tratando de sacar una reforma tributaria clave. EEUU está en aprietos”, agrega Ladrón de Guevara.

Para Javiera Valencia, investigadora de Fundación Terram, la investigación es un duro golpe a los negacionistas, a quienes les ha costado mucho entender los efectos del cambio climático. Por eso “que el estudio venga desde dentro de EEUU es una señal importante, justo ahora que se está celebrando la COP23. Ya no es sólo la comunidad internacional la que está alertando sobre el tema, sino que ahora, la alarma viene desde Estados Unidos”, comenta Valencia.

Según la especialista de Fundación Terram, el próximo gran paso será la forma en que se elaborará una estrategia comunicacional respecto al estudio. Tanto a favor como en contra. “Por un lado hay un presidente (Trump) que no cree en el cambio climático y por el otro, millones de norteamericanos que han sufrido este año huracanes y sequías. Es clave la forma en que comunicacionalmente debería influir la investigación en los tomadores de decisiones»0, indica Valencia.

Ricardo Bosshard, director de WWF Chile comenta que es un estudio muy importante y que seguramente tendrá mucha influencia a nivel internacional, pero que es difícil saber cómo reaccionará el gobierno de EEUU al respecto. “En ese país ya existen muchas empresas como Walmart o las que están en Silicon Valley, que están conscientes y haciendo proyectos para disminuir el impacto en el calentamiento global. Pero a pesar de eso, aún hay un gran segmento de la población que desestima la importancia del ser humano en el cambio climático”, dice Bosshard.

Claramente las opiniones son divididas. Para ejemplificarlo, mientras el Gobierno de Trump anunció su retiro del Acuerdo de París, el ex presidente, Barack Obama, se comprometió junto con China (ambos responsables del 45% de las emisiones de dióxido de carbono) a disminuir los GEI en cerca de un 30% al 2030.

“Las expectativas de que Trump cambie de opinión son discretas. En Marruecos (COP22, 2016) no se avanzó mucho. Por eso, lo que suceda esta semana en Bonn podría ser una tremenda prueba, especialmente considerando los últimos eventos meteorológicos en Centro y Norteamérica. Espero que el estudio sirva para enmendar el rumbo que necesita la humanidad y generar un cambio”, concluye el director de WWF Chile.

El vecino norteamericano no está invitado a la fiesta

Francia invitó para el próximo 12 de diciembre a un centenar de países y a representantes de organismos internacionales y ONG para conmemorar los dos años del Acuerdo de París, en una cumbre de la que ha excluido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La cita, bautizada como “One Planet Summit”, espera reunir a actores comprometidos en la aplicación de ese pacto, por lo que el mandatario estadounidense no ha sido invitado “de momento”, precisó ayer la presidencia francesa, que sí ha enviado su invitación a representantes del Gobierno estadounidense y a asociaciones de ese país.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció esta cumbre en el G20 del pasado julio con la intención de que el acuerdo histórico de 2015 no perdiera su impulso tras la decisión de Trump de retirar su país de este pacto.

El encuentro, que se celebrará en la isla de Seguin, en las afueras de París, pretende poner en valor las acciones emprendidas hasta ahora por los países firmantes, acelerar el cumplimiento de sus compromisos en favor de la atenuación del cambio climático y de la adaptación, y estimular la financiación pública y privada.

La realidad podría superar a Hollywood

Otro estudio realizado en junio por el Programa de Investigación de Cambio Global de EEUU, indicó que los fuertes cambios en los niveles del mar y tormentas costeras producto del cambio climático, podrían hacer que la ciudad de Nueva York quedara, literalmente, bajo el agua. “Para el año 2100 los niveles de inundación en Nueva York sobrepasarían 5,18 metros de altura. Mientras que para el año 2300 estos superarían los 15 metros. Además una inundación de gran magnitud podría ocurrir una vez cada 500 años”, dijo a Reuters, Andra J. Gardner, investigadora de la Universidad Rutgers, quien formó parte del estudio.

De esta forma, las peores escenas de los filmes de Hollywood, en la ciudad ícono de los desastres naturales, podría hacerse realidad, “si no se toman acciones pertinentes para frenar el cambio climático”, dice el estudio.

Fuente: Pulso.

Declaraciones Mesa Ciudadana, Noticias

Terram entrega carta a ministro Badenier solicitando su participación reunión internacional sobre Protocolo de Montreal

El viernes 7 de octubre, Fundación Terram hizo entrega, en nombre de Climate Action Network International, alianza compuesta por más de 1.000 organizaciones representantes de 110 países, de una carta dirigida al ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, para solicitar su participación en la 28° Reunión de las Partes del Protocolo de Montreal, a realizarse entre el 10 y 14 de octubre en Kigali, Ruanda.

Esta instancia es una etapa de negociaciones internacionales en relación a disminuir los hidroflurocarbonos (HFC’s), gases provenientes de la síntesis industrial principalmente refrigeración y aire acondicionado, que liberados a la atmósfera intensifican el efecto invernadero, y con esto, acelera el calentamiento global.

La carta menciona que la eliminación de estos podría evitar al menos 100 mil millones de toneladas de gases responsables del cambio climático y con esto reducir al menos 0,5°C el aumento de la temperatura global para fines de siglo.

De la mismo modo, Fundación Terram entregó esta carta en nombre de la coordinación de la Mesa Ciudadana de Cambio Climático, compuesta por más de 20 organizaciones locales que se suman a este llamado.

El Protocolo de Montreal es un acuerdo internacional que limita, controla y regula la producción, el consumo y el comercio de sustancias depredadoras de la capa de ozono. El acuerdo fue negociado en 1987 y entró en vigor el 1º de enero de 1989.

Descargar carta: SP_ CAN Letter to Ministers to_ attendKigali

Fuente: Fundación Terram

Noticias

Fundación Terram expuso en Cumbre mundial climática en Francia

Fundación Terram fue uno de los invitados a exponer en la Cumbre Mundial de Actores Climáticos (Climate Actors World Summit), que se celebró en la ciudad de Nantes, Francia, entre el 26 y 28 de septiembre.

El encargado de exponer desde Terram fue el periodista Ricardo Bustamante, quien participó en el taller ‘Gobernanza y Clima en América Latina’, el 28 de septiembre, con una presentación sobre la realidad de Chile al respecto, en cuanto al escenario actual, los déficits del trabajo del Gobierno en la agenda climática, además de una serie de propuestas sobre la ausencia de normativas legislativas y los compromisos del país con el Acuerdo de París.

En el panel se contó también con la presencia de expositores de Brasil, Argentina, Ecuador y México, además de la moderación de Michel Schlaifer de CEPAL.

Presentación Terram en Nantes (2016) – Ricardo Bustamante

Noticias

Terram lanza video para concientizar sobre impactos del carbón en Zonas de Sacrificio

#NoMasCarbon se denomina la campaña de concientización ciudadana que realiza Fundación Terram y que lanzó a través de la divulgación de un videoclip, el cual narra la historia del ‘Sr. Carbón’ y cómo el uso de este mineral ha contaminado el medio ambiente y afectado la salud y calidad de vida de comunidades desprotegidas, en este caso, de los habitantes de la Zona de Sacrificio ambiental que componen las localidades de Puchuncaví y Quintero, en el norte de la Región de Valparaíso.

El video puede visualizarse en el sitio web www.terram.cl donde además las personas pueden firmar apoyando esta causa. La campaña #NoMasCarbon también comprende la difusión de un segundo registro audiovisual.

Las llamadas Zonas de Sacrificio en el país son definidas como hábitats de alta concentración industrial, principalmente de plantas termoeléctricas operadas en base a carbón, siendo el caso de las localidades de Mejillones, Tocopilla, Huasco, Puchuncaví-Quintero y Coronel.

El video de la campaña fue realizado gracias a la alianza con Chao Pescao, Media Factor y el Programa de Donaciones Ambientales de Patagonia Inc.

Firma aquí.

Noticias

Presentan evaluación final PANCC 2008-2012 en Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático

Paulina Aldunce, investigadora asociada del Centro de Ciencia del Clima y Resiliencia (CR)2, participó el 29 de marzo en una reunión de trabajo de la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático para presentar la Evaluación final del Plan de Acción Nacional de Cambio Climático (PANCC) 2008-2012, y la propuesta de contenidos realizada para el PANCC 2016-2021, que está próximo a ser sometido a una consulta pública por el Ministerio del Medio Ambiente, donde se espera una participación activa de parte de la Mesa Ciudadana.

La conversación se centró en el rol de la sociedad civil para enfrentar los desafíos que plantea el cambio climático, las herramientas e instancias que el próximo PANCC debiese entregar para facilitar una real participación ciudadana, y en la necesidad de contar con un marco de acción legal o político que entregue fuerza a este tipo de acciones.

También se planteó la relevancia de las instituciones de base, a escala local, para generar cambios en el largo plazo, y el rol que le caben a organizaciones como el (CR)2 y la Mesa Ciudadana para potenciar a estos actores.

Fuente: CR2

Columnas de Opinión TERRAM, COPs, Noticias

Aún no tenemos nuevo acuerdo climático

Durante las dos últimas semanas, del 30 de noviembre al 11 de diciembre, se celebra oficialmente la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático, COP21, en la ciudad de París. El objetivo de esta COP es lograr un Acuerdo vinculante, ambicioso, justo y global que reemplace al fallido Protocolo de Kioto, con el propósito de frenar las emisiones los gases de efecto invernadero (GEI) y estabilizar la temperatura media del planeta.

La urgencia por frenar la excesiva contaminación y alteración en los factores físicos y biológicos del planeta, producto de la contaminación y extracción de recursos naturales que hemos realizado como sociedad, hace que la ciencia haya certificado  que se necesita limitar las emisiones de GEI en no más de 2 grados Celsius, de aquí a fin de siglo. Los glaciares se derriten y es evidente, existe sequía e inundaciones en lugares impensados anteriormente. El clima está cambiando y estamos siendo afectados con grandes costos para todos, especialmente para los Estados y las poblaciones más vulnerables.

Las negociaciones en París han transcurrido de manera intensa, pero sin muchos avances concretos y menos, ambiciosos. Señal  preocupante pensando en la urgencia de obtener un documento que realmente contenga compromisos efectivos para abordar el cambio climático y no sea más que una declaración de buenas intenciones.

Hoy viernes 11 de diciembre, cuando se supone deberíamos celebrar el cierre de este momento histórico para la humanidad, las negociaciones continúan y solo avanzarán con consultas a todas las partes respecto a puntos con los cuales no hay acuerdo. Estamos hablando de que este documento contenga aspectos de derechos humanos, género, pérdidas y daños, mecanismos cuantificables para los procesos de adaptación de los países, financiamiento, transferencia de conocimiento y tecnología, especialmente a los países en desarrollo; poner límites al aumento de temperatura en 1,5 o 2 grados, entre otros temas de relevancia.

Las negociaciones del jueves 10 se prolongaron hasta pasadas las 6 de la madrugada de este viernes. Se espera que durante el día se logre depurar aún más el texto y avanzar en los acuerdos, sin embargo, la Presidencia, a cargo de Francia, ha anunciado que el nuevo texto lo liberarán mañana -sábado 12- a las 14:00 hr. local. Aun así, no concluye ahí este proceso, posiblemente se siga negociando las siguientes horas.

Como sociedad civil siguiendo este proceso estamos inquietos, pues hemos estado pidiendo que la ambición sea efectiva y que además no se aumente la temperatura por sobre los 1,5 grados de acá a fin de siglo. Necesitamos ambición, esto es surgente por nuestro futuro como sociedad en este planeta y por las próximas generaciones.

En este minuto todo puede pasar. Ya estamos en la recta final en que las negociaciones comienzan a tener un carácter de presión y en que los intereses de los países comienzan a demostrarse con absoluta claridad.

En tanto, hoy en Chile, se realiza la despedida de quien hiciera y representara un gran aporte en nuestra historia ambiental nacional y también a nivel mundial, Douglas Tompkins. Mientras los ojos del mundo están concentrados en París, solo espero que el legado y las obras que él deja puedan verse reflejadas -también- en que este proceso de verdad logre un avance para tener un mundo mejor.

Columnas de Opinión, COPs, Noticias

Presidenta, Chile puede mucho más

Por Javiera Espinoza Valencia, géografa de Fundación Terram y coordinadora de la Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático.

Esta semana los líderes del mundo se reúnen en la Conferencia N° 21 sobre el Clima de las Naciones Unidas (COP21) en París, con el propósito de llegar a un acuerdo global y vinculante para frenar los efectos del cambio climático. Según un documento reciente de CAN-LA (Red de Acción Climática Latino América) “la COP 21 en París tiene que ser el momento en que todos los gobiernos estén de acuerdo en que el ritmo de la transformación para reducir los impactos del cambio climático tiene que ser mucho más rápido; que este tiene que ser justo e incluir las necesidades de los más vulnerables en su núcleo”.

CAN-LA dice que la COP 21 consiste en hacer eficaz el marco institucional global existente; se trata de asegurar que los vacíos institucionales globales que habían quedado sin resolver previamente se resuelvan; de que los compromisos anteriores de los gobiernos no sean solamente cumplidos, sino que se garanticen y se refuercen sobre nuevos compromisos aún más ambiciosos; de proporcionar el marco global adecuado para una agenda transformadora sobre el cambio climático que la gente de todo el mundo está exigiendo. El resultado de la COP 21 no debe dejar ninguna duda a la ciudadanía, las empresas, los gobiernos y otras partes interesadas sobre lo que el mundo necesita para transformarse ¡ahora!, y que el “Paquete de París” permite esta transformación.

Desde Chile, la presidenta Michelle Bachelet estará presente en la COP21 junto con el canciller Heraldo Muñoz, el ministro de Energía, Máximo Pacheco y el ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier. Chile quiere parecer un líder en la región en términos de su voluntad de enfrentar los efectos del cambio climático, sin embargo los compromisos de acción del país y la política pública nacional no reflejan este discurso.

La Mesa Ciudadana sobre Cambio Climático, que reúne a 23 organizaciones ambientales, varias de las cuales son miembros de CAN-LA, pide al Gobierno de Chile que sea más ambicioso en su acción climática, ya que a su juicio éste no está haciendo esfuerzos suficientes por abordar el problema, pues todas las propuestas planteadas corresponden a acciones contempladas anteriormente. Lo comprometido por Chile a nivel internacional no corresponde al esfuerzo solicitado por la ciencia ni por la sociedad civil, si se quiere coherencia con la meta de no sobrepasar los 1.5 grados Celcius a fin de siglo. Chile puede jugar un rol más importante en esta materia, que contribuya realmente a liderar y empujar la posición regional en este aspecto.

Lo anterior significa abordar los efectos del cambio climático no solo elevando el compromiso de la reducción de los gases de efecto invernadero (GEI), que es solo un tímido 30% al año 2030. En Chile la principal fuente de emisiones de GEI proviene del sector energía (generación eléctrica y transporte), donde sería un gran avance y prueba de liderazgo que nuestro país se enfoque en una matriz 100% de energías renovables al año 2050, al igual como lo están haciendo los países OCDE. Además, la adaptación es un eje central para nuestro país, y esto debe incluir el desarrollo de planes territoriales y políticas activas de descentralización, además de contar con financiamientos para su implementación. Asimismo, Chile debe construir territorios resilientes y a escala humana que aseguren la sostenibilidad de las prácticas culturales y formas de vida de los distintos territorios.

En todo eso, es importante que el Estado desarrolle e implemente políticas públicas a nivel local, así como formas en las cuales la sociedad civil -en toda su amplitud- pueda y deba participar activamente en los procedimientos normativos (consultas vinculantes) y en el monitoreo de los mismos (incluso el Papa Francisco lo indica en su Encíclica, LS 179).

Hasta que estos mecanismos se instalen, la sociedad civil va a seguir demandando al gobierno de turno tomar medidas más rigurosas para cambiar un modelo de desarrollo que está destruyendo nuestro país y el planeta. Por eso, nos movilizaremos el 29 de noviembre en el Día de Acción Global por el Clima. Pedimos nada menos que un acuerdo robusto y vinculante en París.