Tag: co2

Noticias

Aunque se logre meta del Acuerdo de París, el nivel del mar continuaría aumentando

Una serie de estudios reveló que incluso si el planeta logra frenar el aumento de las temperaturas en el límite establecido de 2 grados Celsius en los próximos años, la población deberá enfrentar algunas consecuencias.

Aunque el mundo logre limitar el alza de las temperaturas mundiales a 2ºC, el objetivo que se fijó en el Acuerdo de París sobre el clima, las consecuencias serán muy significativas, como la subida del nivel de los mares y pérdida de la biodiversidad, según estudios publicados este lunes.

«Detectamos cambios importantes en los impactos climáticos para un mundo con un alza de 2ºC, así que debemos tomar medidas para evitarlo», explica Dann Mitchell, profesor en la Universidad de Bristol y autor principal del texto que abre un número especial de la revista británica Philosophical Transactions of the Royal Society A.

«Uno de los desafíos tiene que ver con la velocidad a la que alcanzaremos [la barrera de los] 2ºC», añade Mitchell. O en otras palabras, el tiempo que tendremos para adaptarnos a las múltiples consecuencias del calentamiento global.

El grupo de expertos del clima de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés) debe publicar en octubre un informe sobre un mundo con un alza de las temperaturas de 1,5ºC. El proyecto de texto consideraba, sin embargo, que dados los compromisos actuales de los Estados y las tendencias de emisiones de CO2, era «extremadamente improbable» alcanzar ese objetivo.

De acuerdo con los expertos aunque el aumento de las temperaturas se estabilice, el nivel del mar seguirá subiendo «durante al menos tres siglos», entre 90 y 120 centímetros de aquí al año 2300, provocando inundaciones, erosión y salinización de las capas freáticas.

En caso de no hacer nada para limitar las emisiones de CO2, el alza media del nivel del mar, provocada por el deshielo de los glaciares y la dilatación del agua, alcanzará 72 centímetros de aquí al año 2100.

En tanto, un alza de las temperaturas causará una mayor inseguridad alimentaria en todo el mundo, debido a inundaciones y sequías más graves, señala uno de los estudios.

Fuente: Emol.

Noticias

Una consecuencia inesperada del cambio climático: bosques más floridos

Investigadores de la Universidad Estatal de Florida, liderados por Stephanie Pau, han analizado, a lo largo de 28 años los bosques tropicales de la isla Barro Colorado de Panamá. Los resultados, publicados en Global Change Biology, muestran que el aumento en las tasas de dióxido de carbono, influye en la producción de flores de esta región.

“Es realmente notable – explica Pau en un comunicado –. En las últimas décadas, hemos visto temperaturas que se incrementan y cifras de dióxido de carbono en aumento. Nuestro estudio descubrió que este bosque tropical ha respondido a dichos incrementos produciendo más flores”.

Los hallazgos de Pau sugieren que los bosques tropicales, que han evolucionado durante milenios para florecer en condiciones cálidas y ecuatoriales, pueden ser más sensibles a los cambios climáticos de lo que algunos expertos pensaban. El equipo liderado por Pau evaluó un registro de material vegetal recolectado y archivado por investigadores en la isla durante más de 28 años. Luego examinaron cómo una gran cantidad de factores, como la temperatura, la lluvia, la luz y el dióxido de carbono, parecían afectar la actividad anual de floración y la duración de la floración de las diferentes especies presentes en el bosque. Pero uno de estos factores destacó entre el resto: el dióxido de carbono.

Las plantas convierten el CO2 atmosférico en energía en forma de azúcares, que pueden usar para alimentar importantes procesos vitales. A medida que se libera más dióxido de carbono a la atmósfera, las plantas tienen la oportunidad de producir mayor energía. Pero a medida que las concentraciones de dióxido de carbono sigan subiendo, los bosques tropicales pueden continuar experimentando nuevos y sorprendentes cambios ecológicos.

“Las especies tropicales en general pueden ser más sensibles de lo que esperábamos – concluye Pau –, pero no todas responden de la misma manera. Este es el tipo de tendencias que solo podemos identificar con registros a largo plazo como el utilizado en nuestra investigación”.

Fuente: Quo.

Noticias

China presenta plan para aumentar el mercado de carbono

China ha dado a conocer su plan para un mercado nacional de carbono, con el que prevé crear el mayor sistema de negociación mundial para las emisiones que provocan el calentamiento de la atmósfera.

El mercado estará enfocado inicialmente sólo al sector eléctrico, dijo el martes el vicepresidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, Zhang Yong, en una conferencia de prensa en Pekín. La iniciativa supone una marcha atrás respecto a un plan anterior para incluir ocho industrias, pero el mercado de China seguirá siendo mayor que el de la Unión Europea, que abarca 1.700 empresas y alrededor de 3.000 millones de toneladas métricas de emisiones. Zhang no proporcionó detalles sobre cuándo comenzará la negociación.

El mayor emisor de carbono del mundo quiere usar un sistema basado en el mercado a fin de limitar las emisiones para aproximadamente 2030. El país también está haciendo grandes apuestas en proyectos de energía limpia para alcanzar su objetivo de obtener el 20 por ciento de la energía de otras fuentes distintas a los combustibles fósiles para ese año.

La introducción de la negociación de carbono en China ‘es otra señal fuerte de que está en marcha una revolución mundial de sostenibilidad’, dijo en un comunicado el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, que ha impulsado iniciativas para reducir el uso de combustibles fósiles. ‘Con la introducción de políticas por parte de los principales países contaminantes a nivel mundial para apoyar el Acuerdo de París y la transición a una economía baja en carbono, está claro que estamos en un punto de inflexión en la crisis climática’.

El Acuerdo de París sobre el cambio climático en 2015 reunió a unas 200 naciones, entre ellas Estados Unidos y China, en un llamamiento para limitar las emisiones combustibles fósiles en todo el mundo. Con ello, los países participantes quieren ayudar a cumplir el objetivo de la ONU de mantener el calentamiento mundial ‘muy por debajo’ de los 2 grados centígrados. El presidente Donald Trump ha prometido retirar a Estados Unidos del acuerdo y está aplicando políticas para incentivar el uso del carbón.

Dificultades de la UE

El sistema de China introducirá una regla de límite y comercio en la que los mayores contaminadores corporativos compran créditos a aquellos con menos emisiones, y alentará a las empresas a reducir las emisiones para que puedan vender las asignaciones no utilizadas. Las compañías que emitan más de 26.000 toneladas de carbono anualmente se incluirán en el mercado, aunque ese umbral podría reducirse en algún momento, según la comisión.

El país asiático sigue adelante con su plan comercial pese a que estrategias similares en la Unión Europea y en otros lugares están teniendo problemas. La UE fue la primera en requerir permisos de carbono, en 2005, pero el precio se desplomó porque las naciones participantes entregaban demasiadas asignaciones de forma gratuita.

Australia derogó su impuesto sobre el carbono en 2014 y descartó planes para la comercialización de permisos después de que se atribuyese a las medidas la destrucción de puestos de trabajo. No obstante, existen mercados de carbono en diversas formas en California, Nueva Zelanda y Corea del Sur, que intentan aprender de estos errores.

China lleva probando programas piloto en algunas regiones desde 2013, en los que los valores de transacciones totalizaron 4.500 millones de yuanes (US$680 millones) hasta septiembre, dijo Li Gao, funcionario del departamento de cambio climático de la comisión, en una rueda de prensa en octubre. La agencia dijo el martes que las empresas que cumplan los requisitos para el sistema nacional dejarán de participar en los proyectos pilotos.

Fuente: Pulso.

Noticias

Cambio climático: Las emisiones mundiales de CO2 vuelven a crecer en 2017

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) generadas por el ser humano volverán a aumentar en 2017. Según los cálculos de los especialistas, alcanzarán las 41,5 gigatoneladas, un dato similar al de 2015, cuando se batieron todos los récord. El incremento en el uso del carbón, especialmente en China, está, en gran medida, detrás de la subida. Casi el 90% de las emisiones de CO2 que genera la actividad humana proceden del uso de los combustibles fósiles y la industria, que este 2017 crecerán un 2% después de tres años de estancamiento y alcanzarán un nuevo récord. «El tiempo se está agotando», advierten los investigadores sobre la necesidad de recortar las emisiones para evitar los efectos más catastróficos del cambio climático.

Los dos estudios en los que se incluyen las previsiones de crecimiento de las emisiones, que se publican este lunes en Nature Climate Change y Environmental Research Letters, se difunden coincidiendo con la última semana de la Cumbre del Clima de Bonn (COP23), donde los representantes de casi 200 países debaten sobre las normas de aplicación del Acuerdo de París contra el cambio climático. Y las noticias no son buenas, porque las emisiones mundiales de CO2, el principal gas de efecto invernadero, volverán a crecer en 2017 hasta llegar a las 41,5 gigatoneladas, el mismo dato que en 2015, cuando se alcanzó el pico máximo histórico.

Dentro de esas 41,5 gigatoneladas se incluye el CO2 expulsado por el ser humano ligado a la quema de combustibles fósiles, la industria y los cambios en el uso del suelo (como la deforestación). En ese último apartado, en el de los cambios en el uso de la tierra (que suponen alrededor del 10% del dióxido de carbono de la actividad humana), los investigadores no han encontrado grandes cambios respecto a 2016, con lo que los datos de 2017 son similares a los del pasado año.

Donde sí se produce un incremento notable es en las emisiones relacionadas con los combustibles fósiles y la industria, que acumulan casi el 90% de todo el dióxido de carbono que genera la actividad humana en el planeta y que este año crecerán un 2% respecto a 2016, hasta llegar a las 36,8 gigatoneladas. Y lo harán después de tres años seguidos (desde 2014) en los que se había apreciado un esperanzador estancamiento de esas emisiones.

Mientras que los investigadores pronostican para este 2017 que las emisiones industriales y de combustibles fósiles caerán en Estados Unidos y la Unión Europea un 0,4% y un 0,2% respectivamente, para China e India prevén subidas significativas del 3,5% y del 2%. En el resto de países del mundo, el incremento será del 1,9%.

China y el carbón

China es el primer país emisor de CO2 del mundo: acumula ya el 28,5% del dióxido de carbono ligado a los combustibles fósiles y la industria, y el incremento de sus emisiones en 2017 empuja las de todo el planeta.

Pep Canadell, director del Global Carbon Project y que participa en los dos estudios publicados este lunes, detalla que el incremento de las emisiones en China «se debe a un aumento en la demanda energética, particularmente del sector industrial». Además, la disminución en las lluvias en el país asiático ha hecho también que caiga la energía hidroeléctrica producida y el «hueco energético ha sido cubierto con el carbón, cuyo uso aumenta un 3%». El empleo del petróleo crecerá un 5% y el gas natural un 12%.

El uso del carbón se había adentrado en una trayectoria descendente en el mundo, con un descenso medio anual en los últimos cinco años del 0,7%. Sin embargo, este 2017 volverá a crecer empujado en gran medida por China.

Descensos modestos en EE.UU. y UE

El segundo país en emisiones es EE.UU., con el 14,4% del CO2 mundial. A pesar de Donald Trump, que quiere sacar a su país del Acuerdo de París y ha anulado los planes de energías limpias de Barack Obama, las emisiones de dióxido de carbono en Estados Unidos seguirán cayendo en 2017. Llevan en esa trayectoria descendente desde 2014, principalmente por el uso del gas natural, que emite menos CO2 que el carbón a la hora de generar electricidad.

En el caso de la Unión Europea (9,5% de las emisiones mundiales ligadas a los combustibles fósiles y la industria) el descenso en 2017 será solo del 0,2%. La UE lleva desde 2014 casi con el mismo nivel de emisiones de CO2.

India acumula ya el 6,8% de las emisiones de dióxido de carbono del planeta. Para este 2017 el incremento que estiman los investigadores será «solo» del 2%. El pasado año, resaltan los estudios publicados este lunes, el aumento fue del 6,7% y en la pasada década el incremento medio anual de las emisiones de CO2 fue del 6%. Sin embargo, los investigadores creen que es algo coyuntural y que en 2018 la tasa de crecimiento podría rondar el 5%.

«El tiempo se está agotando»

En el artículo publicado en Environmental Research Letters se advierte de que con unas emisiones anuales de más de 41 gigatoneladas anuales en el planeta «el tiempo se está agotando» para que se pueda conseguir mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los dos grados a final de siglo, el objetivo que fija el Acuerdo de París. «Solo la descarbonización profunda y rápida evitará que la Tierra sobrepase el umbral de temperatura del grado y medio en solo una década y los dos grados unas pocas décadas después», alertan.

«Lo que necesitamos ahora es una gran aceleración en la reducción de las emisiones», explica Canadell. Y resalta que 21 países (que acumulan el 21% de las emisiones mundiales) han bajado sus emisiones de CO2 mientras crecía su Producto Interior Bruto en la última década. Entre ellos están Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania.

Fuente: El País.

 

Noticias

La OMM registra nuevo récord de concentración de CO2 en la atmósfera

La concentración en la atmósfera de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero, ha vuelto a alcanzar niveles récord. Esa concentración no ha parado de aumentar desde principios de los años sesenta, cuando arrancan los registros de seguimiento directo de este gas de efecto invernadero, responsable del calentamiento global según el consenso científico.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha publicado este lunes su boletín anual, en el que advierte de un «aumento peligroso de la temperatura global». El año pasado, según esta agencia dependiente de la ONU, la concentración atmosférica de CO2alcanzó las 403,3 partes por millón (ppm), superando de nuevo la barrera de los 400, que se rebasó por primera vez en 2015, el año en el que se firmó el Acuerdo de París. Este pacto internacional, precisamente, busca reducir los gases de efecto invernadero que emite el hombre para evitar un catastrófico aumento de las temperaturas.

La OMM amplía el foco aún más y sostiene que la concentración actual de dióxido de carbono en la atmósfera representa el 145% de los niveles preindustriales (antes de 1750). El observatorio de Mauna Loa, en Hawai, es la estación de seguimiento directo de la concentración de CO2 más antigua y funciona ininterrumpidamente desde los años sesenta. Las concentraciones de dióxido de carbono anteriores a esa fecha se calculan a través de estimaciones, como el CO2 retenido en el hielo, explica Emilio Cuevas-Agulló, director del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña, dependiente de AEMET y uno de los que emplea la OMM para sus boletines.

La OMM ha ido más allá este lunes y ha alertado de que «la última vez que la Tierra conoció una cantidad de CO2 comparable fue hace entre tres y cinco millones de años: la temperatura era entre 2 y 3 grados más alta y el nivel del mar era 10 o 20 metros mayor que el actual».

Emisiones estancadas

En su informe, la OMM resalta que las emisiones de CO2 de la actividad humana se estancaron durante 2016. Cita como fuente los informes del Global Carbon Project, que dirige el científico español Pep Canadell. Este proyecto ha detectado un estancamiento de esas emisiones desde hace tres años.

Sin embargo, este estancamiento no ha supuesto que deje de aumentar la concentración de CO2 en la atmósfera. Esto se debe, explica Cuevas-Agulló, a que no existe una relación totalmente lineal y directa entre emisiones y concentración, ya que hay «muchos procesos en la atmósfera» que influyen. Por ejemplo, la OMM apunta en su boletín a que en la concentración detectada en 2016 ha influido, además de las emisiones de la actividad humana, el fenómeno meteorológico de El Niño.

Pese a que no se puede establecer esa relación lineal y anual, cuando se levanta el foco y se observan los datos de las últimas décadas sí se descubre una tendencia clara: hay un aumento de las emisiones de CO2 que expulsa el hombre al quemar combustibles fósiles que se relaciona con la mayor concentración de este gas en la atmósfera y que lleva al incremento de la temperatura media del planeta. «El constante aumento en las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera durante el período de observación, a partir de 1970 y hasta la actualidad, es consistente con el observado aumento de las temperaturas globales promedio en el mismo período», señala la OMM.

Fuente: El País.

Noticias

Ante el cambio climático la biósfera terrestre atrapará menos CO2

Como parte del ciclo natural de la Tierra, tanto la masa vegetal como los mares capturan y generan dióxido de carbono. Hasta la era industrial, esos ciclos se regían por los ritmos propios del planeta, pero con la generación humana de grandes cantidades de CO2 ese reloj perfecto se desajustó. Aun así, se pensaba que la Tierra iba a tener cierto nivel de resiliencia y seguir absorbiendo el exceso, pero nuevos datos estiman que eso no ocurrirá.

La fuerza de El Niño

Desde mediados de 2014, la NASA puso en órbita al OCO-2 (Orbiting Carbon Observatory-2) para medir el ciclo de carbono terrestre, por primera vez, desde las alturas. Son esos datos los que develaron que, en el nuevo escenario que se está proyectando a causa del cambio climático, la Tierra no sería tan resiliente como lo pensado. La primera ronda de resultados del OCO-2 aparece en una serie de trabajos publicados en la revista Science.

Durante el último fenómeno de El Niño se liberaron a la atmósfera 2,5 gigatoneladas de CO2 más que en 2011, momento en que estaba presente el fenómeno de La Niña, asegura un trabajo liderado por Junjie Liu, del Laboratorio de Propulsión a Chorro del Instituto de Tecnología de California. Esta cifra es la más alta registrada en la historia, asegura el estudio.

“Este resultado es muy importante porque las condiciones que produce El Niño -sequía en Sudamérica, alzas de temperatura en África e incendios en el Sudeste Asiático- son las que esperamos tener en forma constante con el cambio climático”, asegura Fabrice Lambert, investigador del Centro de Ciencia del Clima y Resiliencia (CR)2 y del Instituto de Geografía de la U. Católica. “Este es un estudio sobre el clima futuro, donde se esperaba que la biósfera terrestre capturara mucho más CO2, pero no sería así”, agrega.

A grandes rasgos, el ciclo del carbono tiene altos y bajos comandados por el crecimiento de los árboles. Así, al final de la primavera, al aumentar la masa de la biósfera terrestre, se captura más CO2 a través de la fotosíntesis. Mientras que en el invierno, por el contrario, la falta de crecimiento hace que los árboles liberen CO2 al no crecer y solo nutrirse.

Con los nuevos datos se logró dimensionar esa diferencia y se estableció que en abril, durante la primavera del hemisferio norte, es cuando más dióxido de carbono hay en la atmósfera, justo antes de que los árboles comiencen su período de mayor captura.

Pero cuando aparece El Niño ese ritmo cambia. Con los incendios, todo el CO2 capturado en los árboles se libera, mientras que con la sequía el crecimiento se interrumpe y hay menos fotosíntesis. Si esto se lleva a nivel planetario, causa un gran cambio en el nivel de absorción global, explica Fabrice Lambert.

Aunque se sabía que El Niño podía tener una gran influencia en el ciclo de carbono, no se había estimado cuánta. “Este juega un rol temprano y determinante en la modulación de los cambios de concentración atmosférica de CO2”, dice otro estudio encabezado por Abhishek Chatterjee, de la Asociación de Universidades para la Investigación Espacial, en Estados Unidos. Resultado que necesita más estudios para entender su efecto completo.

Fuente: El Mercurio.

Noticias

Limitar calentamiento global a 2 grados exige que mayoría de producción eléctrica provenga de energías renovables

Limitar la subida media de la temperatura mundial por debajo de los 2 grados centígrados requiere que las eléctricas doblen su inversión, hasta los 3,5 billones de dólares (3,26 billones de euros) al año hasta 2050, según un análisis de la Agencia Internacional de Energía (AIE).

El estudio indica que también sería necesario elevar sensiblemente el número de coches eléctricos, lograr que la inmensa mayoría de la producción eléctrica provenga de energías renovables, reducir en un 80 % las emisiones de CO2 de la industria y a la mitad el consumo de combustibles fósiles.

“Limitar la subida de las temperaturas medias globales claramente por debajo de los 2 grados centígrados requerirá una transición energética de una magnitud, profundidad y velocidad excepcionales”, asegura la AIE en un comunicado.

De acuerdo con las estimaciones de la AIE, las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía se estancaron por un tercer año consecutivo en 2016 debido al cambio del carbón al gas natural, las mejoras en la eficiencia energética y a los cambios estructurales en la economía global.

No obstante, para lograr que esta meta se extienda al largo plazo, las emisiones deben alcanzar su pico antes de 2020 y caer más del 70 % por debajo de los niveles actuales hacia 2050, un proyecto ambicioso que demanda la duplicación de la inversión actual.

Según el documento “Perspectivas para la Transición Energética – Necesidades de Inversión para un Sistema de Energía bajo en carbono“, preparado a petición de Alemania, en 2050 “casi el 95% de la electricidad tendría que ser de bajo contenido de CO2, en comparación con alrededor de un tercio de hoy”.

Asimismo, “siete de cada diez automóviles tendrían que ser eléctricos, en comparación con 1 de cada 100 en la actualidad, y todos los edificios deberían ser reacondicionados”.

Fuente: efeverde.com

Noticias

Estudio revela nocivo impacto de las represas en el calentamiento global

Científicos de Canadá descubrieron que las represas que se crean para alimentar las centrales hidroeléctricas en el mundo contribuyen mucho más al calentamiento global de lo que se estimaba previamente, según un nuevo estudio que publica la revista científica BioScience.

Los investigadores de la Escuela de Medioambiente de la Universidad de Washington, en Vancouver, descubrieron que la vegetación podrida en el agua significa que las represas son responsables de la emisión de casi mil millones de toneladas de gases del llamado efecto invernadero cada año. Esto representa cerca del 1,3% de las emisiones generadas por el hombre anualmente en el mundo.

El análisis realizó una estimación a escala del impacto en 100 años de estas emisiones, y resultó que la producción de metano por parte de las represas sería mayor al que generan las plantaciones de arroz y la quema de biomasa.

«Estimamos que las emisiones de las represas es más del 25% por unidad de superficie de lo que se creía hasta ahora», comenta Bridget Deemer, autora principal de la investigación y parte de la Universidad de Washington.

«El metano se mantiene en la atmósfera por alrededor de una década solamente», añade Deemer, a diferencia del CO2 que existe durante siglos. Sin embargo, «durante los últimos 20 años, el metano ha contribuido casi tres veces más al calentamiento global que el dióxido de carbono», explica la académica.

El análisis realizado por los científicos reveló que las represas emiten incluso más metano que los lagos naturales y humedales en el mundo.

Fuente: Ecosistemas/Emol

COPs, Noticias

Países ricos deberían cerrar sus plantas de carbón para 2030

Los países ricos tendrán que cerrar todas sus plantas a combustión de carbón para 2030 para que haya una oportunidad de mantener el calentamiento global en niveles tolerables, según un informe de un grupo de investigación en medio ambiente.

China tendría que eliminar el combustible fósil más contaminante para 2040 y el resto del mundo debería hacerlo para 2050, según Climate Analytics, una organización sin fines de lucro con sede en Berlín que estudia la forma en que los países pueden cumplir con los objetivos de emisiones que acordaron el año pasado en las conversaciones de las Naciones Unidas en París.

El informe difundido el lunes ilustra la dificultad de alcanzar el objetivo de la ONU de mantener el calentamiento global muy por debajo de los 2 grados Celsius (3,6 grados Fahrenheit). El mundo ya tiene 8.175 plantas de carbón y hay otras 733 en construcción, lo que proporciona alrededor del 40 por ciento de la electricidad total. Enviados de más de 190 países se reúnen esta semana y la próxima en Marrakech, Marruecos, para analizar cómo instrumentar las ambiciosas metas que se fijaron en París.

‘Eliminar el carbón existente y evitar usos nuevos es por completo esencial para evitar una contaminación aérea devastadora y su impacto en el clima’, dijo Jennifer Morgan, directora ejecutiva del grupo Greenpeace Internacional.

La contaminación producto de las plantas de carbón podría crear 2,5 veces más emisiones de dióxido de carbono que la permitida en la hipótesis de 2 grados de calentamiento, agregó el informe.

Si las plantas de carbón permanecen abiertas, el mundo tendría que recurrir a tecnologías de reducción de carbono como la captura y el almacenamiento de carbono. Algunos científicos han sugerido que podría ser necesario apelar a la geoingeniería, con medidas para cambiar el clima del tipo de verter nutrientes en los océanos o incorporar pequeñas partículas a la atmósfera terrestre para refractar los rayos solares al espacio Esas propuestas se han descartado debido a que no puede predecirse qué consecuencias tendrían en los ecosistemas globales.

La reunión de Marrakech se ha visto eclipsada por la victoria de Donald Trump en la elección presidencial estadounidense del martes. El presidente electo ha dicho que el cambio climático es una falsedad que inventaron los chinos y aseguró que los Estados Unidos dejarán de participar en el acuerdo de París, además de estimular la producción de carbón.

Trump podría tener dificultados para revertir la declinación del carbón como combustible generador de energía, dado que el gas natural barato ha reducido su participación de mercado.

‘Si bien la elección estadounidense ha creado un ambiente propicio a corto plazo para la industria del carbón, a mediano y largo plazo las perspectivas apuntan a una declinación’, dijo Tom Sanzillo, director de finanzas del Instituto para el Análisis Financiero y Económico de la Energía, un grupo de investigación medioambiental con sede en Cleveland, Ohio.

Fuente: pulso.cl

COPs, Noticias

Chile presenta en Marruecos su estrategia para combatir el cambio climático

En medio de fuertes críticas de los líderes del sector público en Chile, la Presidenta Michelle Bachelet arribó ayer hasta la ciudad de Marrakech -ubicada en el sur de Marruecos y a los pies de los montes Atlas-, para participar de la XXII Conferencia sobre el Clima de las Naciones Unidas (COP 22), sesión marcada por la entrada en vigencia del exigente Acuerdo de París del año pasado.

Bachelet, quién está acompañada en la Ciudad Roja del norte de Mica por una comitiva encabezada por el canciller, Heraldo Muñoz, y el ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, presentará hoy diversas acciones, entre ellas la tercera Comunicación Nacional y el Segundo Informe Bienal de Actualización en transparencia de emisiones para el combate al cambio climático.

Asimismo, se dará cuenta de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales, que apuntan a la reducción y captura de gases de efecto invernadero, de la Estrategia Energética (llegara 70% de energías renovables al 2050), la defensa de los océanos y la minería verde.

“Esta reunión es de extraordinaria importancia para Chile”, explicó el canciller Muñoz, “ya que nuestro país es uno de los más vulnerables del mundo respecto al incremento de la temperatura, como está demostrado por la sequía que se extiende por ocho años en la zona central y otros fenómenos tales como que la Península Antártica, en marzo de 2015, llegó a la temperatura más alta desde que se tiene registro: 17,5 grados Celsius. Tres días más tarde llovió en un día el equivalente a 14 años en el desierto de Atacama, con los daños materiales y humanos que sabemos. El común denominador es el cambio climático. Este acuerdo está en el Congreso y esperamos su pronta ratificación”, aseveró.

-¿Cuáles serán esas acciones concretas?

-Se trata de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas, limitando la temperatura a 2 grados y ojalá a 1,5 en el tiempo preindustrial, con acciones de mitigación y adaptación. Chile está presentando su estrategia para reducir en un 30% los gases invernaderos de aquí al 2030 y en un 45% si contáramos con ayuda técnica internacional.

-¿Qué opinión le merecen las opiniones del presidente electo de EE.UU., Donald Trump, quien ha manifestado descreer de esta amenaza e incluso pretende recortar fondos?

-No quiero entrar en controversia. El cambio climático existe y se debe a los combustibles fósiles y la actividad humana. He escuchado al mandatario decir que no hará contribuciones al Fondo Verde, pero eso es distinto al Acuerdo de París. Estados Unidos y China ya ratificaron este acuerdo -respondió el canciller, quien ayer estuvo en el cierre del evento de lanzamiento de la segunda declaración “Because the Ocean”, en el contexto de la Segunda Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Hoy, la Presidenta y su comitiva estarán en la ceremonia de apertura del COP 22 en el Plenario de Marrakech, donde se emplaza el UN Conference Center Bab Ighli, para luego participar del almuerzo que les ofrecerá el Rey de Marruecos, Mohammed VI, en honora los jefes de delegaciones, entre los cuales destacan el Presidente de Francia, François Hollande; el Príncipe Alberto II de Mónaco; el secretario general de la ONU, Ban KiMoon; y la secretaria ejecutiva del COP 22, la mexicana Patricia Espinoza.

Bachelet hará su intervención hoy ante el pleno, pasadas las 16 horas de Chile.

Fuente: El Mercurio