Estudio afirma que milenario cambio climático en el Atlántico Norte no ocurrió por icebergs