Las autoridades decretaron para hoy la primera emergencia ambiental de lo que va del año debido a los altos índice de polución que afectan a la Región Metropolitana, de casi siete millones de habitantes.

La decisión de la Intendencia implica aplicar una restricción de circular para el 40 % de los vehículos con convertidor catalítico (sello verde) cuyas placas finalicen en 8,9,0 y 1, y para casi el 80 % de aquellos que carecen de este dispositivo, cuyas patentes terminan en 9,0,1, 2, 3, 4, 5 y 6.

La restricción se extiende entre las 07.30 horas de hoy hasta las 21.00 horas en Santiago y en los municipios aledaños de San Bernardo y Puente Alto y supone en total la salida de circulación de casi medio millón de vehículos motorizados.

La medida incluye también la paralización, en el mismo horario, de 1.215 fuentes fijas de contaminación, en su mayoría industrias, y se prohíben el uso de leña y las quemas agrícolas.

Santiago es considerada una de las ciudades más contaminadas de América Latina y registra constantes episodios de alerta ambiental desde hace más de veinte años.

Sur: 8 ciudades, de 7 regiones, tendrán mala calidad del aire

Por sexto día consecutivo, los habitantes de Temuco y Padre Las Casas, en la Región de La Araucanía, no podrán encender sus estufas a leña.

Esto, porque la ciudad se encuentra desde el 23 de este mes en situación de preemergencia o emergencia ambiental, por la mala calidad del aire.

Las bajas temperaturas -ayer, la mínima en Temuco llegó a -2°C-, así como la ausencia de viento y de precipitaciones, han hecho que la capital de la Novena Región acumule, en lo que va del año, nueve episodios de emergencia, 23 de preemergencia y 11 alertas.

Estas condiciones climáticas se repitieron ayer entre las principales ciudades de las regiones de O’Higgins a Los Lagos y Aysén. Así, además de Temuco, en Chillán y Los Ángeles (Región del Biobío), Osorno (Los Lagos) y Coyhaique (Aysén), se declaró emergencia ambiental.

En Curicó y Talca (Maule) y Valdivia (Los Ríos), la autoridad sanitaria declaró preemergencia. Para Rancagua (O’Higgins), en tanto, se pronosticó alerta.

Las mismas condiciones de bajas temperaturas y falta de precipitaciones se repiten en estas ciudades del sur, donde la leña es el principal combustible para los hogares, pero también para algunas industrias, como panaderías.

En el Biobío, donde la ciudad de Los Ángeles acumula 13 episodios de mala calidad del aire, mientras que Chillán 26, el seremi del Medio Ambiente explica que «este es un año seco, y en estas ciudades, si no hay lluvia, la contaminación permanece en el aire por semanas».

En todas estas ciudades el Gobierno aplica, o está desarrollando, planes de descontaminación que, como principal medida, contemplan la prohibición en el funcionamiento de estufas a leña durante los episodios más críticos.

Fuente: El Mostrador, El Mercurio