España enfrenta su más dramática sequía en 22 años