La COP24 constata que caen las emisiones en los países ricos pero empeoran globalmente