Según expertos intensas lluvias no aliviarían la sequía