Fue durante 60 minutos en miles de ciudades de 187 países, para alertar sobre el mayor problema ambiental.

La Hora de Planeta volvió a unir a millones de personas del mundo para mostrar el compromiso con el medio ambiente. Organizada por la Organización Mundial de Conservación (WWF), la Hora del Planeta es la mayor campaña mundial de concientización, que consiste en apagar las luces durante una hora para demostrar que los gobiernos, las empresas y las personas en general pueden unirse para frenar el cambio climático.

De 20.30 a 21.30, millones de personas de 187 países apagaron ayer (sábado 24) sus luces. Los edificios más emblemáticos del mundo quedaron a oscuras, como el Coliseo de Roma, la Torre Eiffel de París, la Opera de Sídney, el City Hall de Londres y el Empire State de Nueva York. También las torres Petronas de Kuala Lumpur, la torre Burj Khalifa de Dubái, la Acrópolis de Atenas y la basílica de San Pedro en Roma, entre muchos otros.

En la Ciudad de Buenos Aires se apagaron el Obelisco, el Monumento a los Españoles, la Pirámide de Mayo, la Torre Monumental, el Monumento a los Dos Congresos, el Puente de la Mujer, la Floralis Genérica, el Arco del Barrio Chino, el Planetario y la Usina del arte.

La iniciativa nació once años atrás, en Sídney, como una acción simbólica para llamar la atención sobre el problema ambiental más importante al que se enfrenta la humanidad: el cambio climático. Apagar las luces de hogares, edificios y monumentos emblemáticos durante una hora fue la sencilla acción que después articularía un creciente movimiento mundial por el Planeta.

Desde entonces, miles de ciudades de países de todos los continentes, incluyendo la Antártida, apagan sus luces; más de 1.300 monumentos y edificios emblemáticos se oscurecen. Este año la campaña buscó que nos conectemos con la naturaleza.

En Argentina, donde la campaña está coordinada por la Fundación Vida Silvestre, durante La Hora del Planeta más de 20 municipios de siete provincias apagaron las luces de sus edificios más emblemáticos. Entre ellas la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; 9 de Julio, Bahía Blanca, Las Flores, Junín, Ituzaingó, Miramar, Pellegrini, Pergamino, San Isidro, Tandil, Tigre, Tres Arroyos (Buenos Aires); Gualeguaychú (Entre Ríos); San Salvador de Jujuy (Jujuy); Godoy Cruz (Mendoza); Ciudad de Neuquén (Neuquén); Ciudad de Salta (Salta); Rosario, Totoras, (Santa Fe).

Con la etiqueta #YoApagoPor, en las redes sociales también se habló del tema a través de mensajes sobre especies y espacios naturales amenazados por el cambio climático. Es que según estimaciones de WWF, si no se detienen las emisiones de carbono la temperatura podría llegar a elevarse más de cuatro grados a fines de siglo.

En medio del período más cálido de la historia, la organización advierte que “sin acción contra el cambio climático”, en 60 años se podría perder hasta la mitad de las especies que residen en los lugares de mayor biodiversidad del mundo, como el Amazonas o las Islas Galápagos.

El informe también explica que, aun consiguiendo el objetivo fijado en el Acuerdo de París de no superar los dos grados de incremento de temperatura, estos lugares podrían perder el 25% de sus especies.

Además, existen puntos del planeta como el Ártico que se calientan al doble de rápido que el resto, con todo el peligro que significa para los animales que viven allí.

La Hora del Planeta “llega en un momento en que la población y la Tierra se hallan bajo presión. El cambio climático va más rápido que nosotros. Sus consecuencias son inquietantes”, explicó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, mediante un video en Twitter.

“Más de la mitad de las especies animales o vegetales están amenazadas de extinción en algunas regiones naturalmente más ricas en biodiversidad si seguimos así”, advirtió Dermot O’Gorman, de WWF.

Fuente: Clarín.