Tras la COP24, en Katowice: rendirse no es una opción