Para los ecologistas, el acuerdo firmado en la COP24 sabe a poco