La temperatura de la Tierra entre enero y septiembre de este año, supera por primera vez el grado de diferencia sobre los niveles preindustriales. De acuerdo a la oficina meteorológica británica (Met Office), en los primeros nueve meses la temperatura global media quedó 1,02 °C por encima del nivel previo a la Revolución Industrial, nivel que es tomado como base para calcular el aumento de la temperatura global que puede causar cambios climáticos.

Según detalló Stephen Belcher, director de Met Office, en un comunicado, el fenómeno de El Niño, que ha sido catalogado como fuerte este año, tiene un impacto en esta alza, pero también hay un impacto antropogénico.

«Hemos tenido eventos naturales similares en el pasado, pero esta es la primera vez que estamos listos para alcanzar 1 °C y es claro que la influencia humana está conduciendo nuestro clima moderno hacia un territorio desconocido», señaló.

La institución agregó que 2016 será igualmente cálido y que, aunque es más difícil asegurar qué ocurrirá después, esperan que el calentamiento continúe en el largo plazo.

Peter Scott, jefe de vigilancia y atribución del clima, indicó que, no obstante, esto no significa que todos los años se superará el grado de diferencia, porque la variabilidad natural (fenómenos naturales y cíclicos como el El Niño, La Niña y la Oscilación Decadal del Pacífico) seguirá teniendo un rol en la determinación de la temperatura.

«Mientras el mundo continúa calentándose en las próximas décadas, sin embargo, vamos a ver más y más años que pasen el marcador de 1 grado, con el tiempo se convertirá en la norma», agregó.

El Panel Intergubenamental de expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha señalado que si la temperatura del planeta sube más de 2 °C hacia fin de siglo las consecuencias serán catastróficas, de ahí que llaman a bajar las emisiones de gases de efecto invernadero que lo provocan. La próxima reunión en París debería acordar un nuevo protocolo para hacerlo, sin embargo, las promesas de rebaja de emisión de los países hoy son insuficientes para evitar que el planeta se caliente menos de 2,7 °C.