Una niebla blanquecina con un fuerte olor a carbón cubría ayer Beijing y otras ciudades del norte de China, coincidiendo con la apertura de la conferencia del clima de París, en la que participa el presidente de ese país, Xi Jinping.

El fenómeno, acompañado de temperaturas por debajo de los cero grados Celsius, registró partículas peligrosas que superaban en más de 20 veces el límite que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las autoridades pidieron a los habitantes que se quedaran en casa y algunas fábricas tuvieron que suspender sus actividades.

Fuente: El Mercurio