Los virus y bacterias esperan la hora del deshielo