La primera conferencia informativa del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, no aporta ningún elemento positivo sobre la política ambiental que llevará a cabo la Casa Blanca a partir del día 20 de enero (fecha de la toma de posesión del cargo). No obstante, Rex Tillerson, expresidente de ExxonMobil y futuro Secretario de Estado de Estados Unidos, por designación de Donald Trump, ha avanzado que por el momento su país no abandonará el Acuerdo de París sobre cambio climático.

En su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado, el miércoles día 11 -en una sesión obligatoria para su futuro nombramiento-, Tillerson juzgó de “importante” la decisión de que Estados Unidos siga participando a nivel internacional en los tratados y decisiones sobre cambio climático.

«Creo que es importante que Estados Unidos siga involucrado. Hacer frente a las amenazas del cambio climático exige una respuesta global”, declaró durante su audiencia previa a la confirmación como secretario de Estado. ”Ningún país puede solucionar ese problema solo”, señaló Tillerson, añadiendo que era favorable al mantenimiento de Estados Unidos en el Acuerdo de París, adoptado en la reunión de la COP21 celebrado en diciembre de 2015 en la capital francesa; un acuerdo ratificado por el gobierno de Barack Obama.

Fuente: conexioncop22.com