El Papa Francisco lanzó el domingo un enfático llamado a los ministros de 195 países que se reúnen en la conferencia sobre el clima de París (COP21): les pidió tener «valor» en la tarea de adoptar «decisiones importantes» para las «generaciones futuras».

«¿Qué tipo de mundo deseamos transmitir a los que vendrán tras nosotros, a los niños que están creciendo?», se preguntó el Pontífice durante el Ángelus, ante miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro.

«Por el bien de la casa común, de todos nosotros y de las generaciones futuras, se deben emprender todos los esfuerzos en París para mitigar los impactos de los cambios climáticos y, al mismo tiempo, para luchar contra la pobreza y aumentar la dignidad humana. Las dos cuestiones van a la par», insistió, recordando la encíclica sobre el medioambiente «Laudato si», que publicó el presente año.

«Rezamos por que el Espíritu Santo ilumine a quienes deben tomar decisiones tan importantes, y les dé valor para conservar siempre como criterio preferente el bien soberano de toda la familia humana», añadió.

El lunes, en el avión que lo llevaba de regreso al Vaticano tras su gira por África, Francisco afirmó que el mundo está «al borde del suicidio» y que la comunidad internacional reunida en la cumbre de París debe lograr un acuerdo «ahora o nunca».

En su encíclica, el Papa abordó elementos claves antes de la COP21: reconocimiento de la responsabilidad humana en el calentamiento global, modelo de desarrollo basado en el decrecimiento, abandono de las energías fósiles y cuantiosas ayudas financieras y tecnológicas a los países pobres para llevar a cabo los cambios necesarios.

Fuente: Agencias