Puchuncaví-Quintero: ¿quién le pone el cascabel al gato?