Tag: cambio climatico

Noticias

Estudio OIT sobre empleo y cambio climático: ¿Está preparado Chile?

Cerca de 18 millones de empleos nuevos se crearán en el mundo para fines de la próxima década, producto de la transformación económica por combatir el cambio climático, según un estudio dado a conocer este lunes por la OIT. El informe detalla que en América Latina el número será de un millón de puestos y que además, 4 millones de nuevas plazas se generarán por el modelo de ‘economía circular’.

Pero el documento indica también que unas 75 millones de personas que trabajan en sectores que dependen de procesos del ecosistema, como agricultura, turismo y pesca en el continente americano, pueden verse afectados por factores como la contaminación y sobreexplotación.

El aumento de las temperaturas también podría tener efectos inusitados en el futuro del trabajo. Se estima que en Centro y Sudamérica entre 0,8% y 0,6% de las horas laborables serán demasiado calurosas como para trabajar. ¿Cómo está Chile en este panorama? Desde el gobierno indican que el informe ‘ofrece una perspectiva alentadora respecto a la posibilidad de que los países adquieran un compromiso real para enfrentar el cambio climático’, comenta Fernando Arab, subsecretario del Trabajo, y agrega:

‘Si bien el informe nos muestra que habrán ciertos empleos que se perderán al adoptarse un nuevo modelo de crecimiento sostenible, nos confirma que el efecto neto en la cantidad de puestos de trabajo será positivo. La adaptación que nos impondrá la lucha contra el cambio climático generará una reinversión de la empresa y de los trabajadores, siendo las pérdidas de empleo compensadas por nuevas oportunidades laborales’.

Por su parte, Javier Irarrázaval, director de Políticas Públicas de la CPC cree que esta tendencia está llegando a Chile en varias formas y desde varios frentes. ‘Por ejemplo, actualmente la legitimidad y confianza en una empresa no está dada solo por los resultados, sino también por el proceso, por la trazabilidad de un producto o servicio desde su origen. En ese contexto, desde mediados de la década de 2000, las grandes empresas chilenas empezaron a elaborar anualmente Reportes de Sustentabilidad’. Irarrázaval también se refiere al aprovechamiento de las fuentes de energías renovables.

De hecho, ayer se reveló que por primera vez la totalidad de las centrales eléctricas en construcción en el país son de energía renovable. Otro tema clave en Chile será la Ley de Reciclaje (REP). ‘Se prevé que el desarrollo de una industria en torno al cumplimiento de esta legislación crezca en varias áreas, tanto para manejo de residuos que promueven la economía circular, como en los espacios de emprendimiento e innovación’, opina Verónica Torres, secretaria ejecutiva Comité de Sostenibilidad de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS). Hace dos meses, la CUT realizó un seminario internacional sobre cómo la tecnología afectara a la reconversión del trabajo, en donde participaron más de 150 dirigentes sindicales. También se tocó el tema del cambio climático.

Al respecto, Nolberto Díaz, secretario general de la CUT comenta: ‘Están en riesgo miles de puestos de trabajo, profesiones y oficios que más adelante no existirán. Nos tenemos que preparar para una reconversión laboral en todos los ámbitos, pero nadie puede estar en contra de una economía más limpia’, dice el dirigente y agrega: ‘Tan importante como el empleo es la calidad de vida, no se pueden superponer ambas cosas’.

Fuente: La Tercera.

Noticias

El cambio climático favorecería a los cipreses de las Guaitecas que crecen en Aysén

No ocurriría lo mismo con esta especie de árbol en las regiones de Los Ríos y Los Lagos, en que la disminución de lluvias y aumento de temperatura que se esperan con el fenómeno afectarían su desarrollo.

Los incendios intencionales y la sobreexplotación han reducido notablemente en los últimos dos siglos las poblaciones del ciprés de las Guaitecas (Pilgerodendron uviferum), la conífera más austral del mundo.

La especie, que se distribuye desde más o menos la latitud de Valdivia hasta el sur de Tierra del Fuego, a lo largo de unos 1.600 kilómetros, enfrenta ahora un nuevo desafío: el cambio climático.

Un estudio de la Portland State University (PSU), liderada por el chileno Andrés Holz y publicada en el Journal of Biogeography de este mes, concluye que las distintas poblaciones de la especie responderán de manera distinta a un aumento de temperatura.

Los investigadores recopilaron información del desarrollo de la especie en los últimos cien años a través de sus anillos de crecimiento en el tronco, lo que permitió observar cómo impactaron los primeros cambios de temperatura vinculados al cambio climático hace más o menos cinco décadas y qué ha sucedido en adelante.

“Este es el primer trabajo que explora y cuantifica la respuesta de una especie del hemisferio sur con amplia distribución durante un siglo”, destaca Holz. “Esto es importante en términos de manejo y conservación de especies en peligro de extinción o vulnerables para desarrollar políticas adecuadas”, detalla Holz, investigador del departamento de geografía de la PSU.

Más días soleados

Es así como las observaciones y proyecciones realizadas muestran que las poblaciones que resultarían más afectadas en su crecimiento por el cambio climático son las que se encuentran más al norte de su distribución, es decir las regiones de Los Ríos y Los Lagos. Allí se presenta una condición de estrés hídrico derivada de la sequía que afecta a Chile central y una mayor cantidad de incendios forestales. “En esa zona no me extrañaría ver una mayor mortalidad de ejemplares o un menor desarrollo de las plántulas en el futuro”, reconoce Holz.

En Aysén, en cambio, las condiciones de menos lluvia que proyectan los modelos podrían ser favorables para las poblaciones locales del ciprés de las Guaitecas. “En los bosques costeros lluviosos de Aysén, los cipreses están sobrepasados con la cantidad de humedad disponible, es decir, mucha lluvia, muchos días nublados y pocos días soleados, y en general muy frío (están a muy poca distancia de los grandes campos de hielo). Por tanto, un aumento en los días de sol (menos lluvia y aún frío, pero más cálido en términos relativos) favorece el crecimiento de los anillos de los árboles. Es decir, la lluvia es todavía muy alta, pero no extremadamente alta.

“Pero hay que seguir observando, porque en la zona de Valdivia en los años 50, cuando se empezaron a manifestar los primeros aumentos de temperatura, a las poblaciones del ciprés también les gustó y empezaron a crecer más. Pero vino un segundo calentamiento en los años 70 y ya no les gustó tanto”. La razón es que cuando los veranos son muy calientes las plantas se estresan y transpiran demasiado, es decir liberan mucha humedad y no hay suficiente en el ambiente para compensarla.

El crecimiento de los árboles es especialmente notorio en primavera. Si durante ella se pone a nevar o el ambiente es muy seco, esto también afecta el desarrollo del ciprés.

En cuanto a la Región de Magallanes, en los últimos 50 años se ha producido una saturación de la humedad debido a un aumento de las precipitaciones, lo que no ha favorecido el crecimiento de los árboles.

La proyección hacia el futuro es, en principio, semejante a la que se tiene para Aysén, en que un aumento de la temperatura y menos lluvias podrían favorecer a la especie, dice Holz, aunque todavía faltan más observaciones.

Fuente: El Mercurio.

Noticias

Industria del aire acondicionado: una amenaza invisible para el planeta

La capacidad de generación debería aumentar en una proporción equivalente a todo el potencial actual de EEUU, la UE y Japón, combinados.

La decisión de Donald Trump de abandonar el acuerdo climático de París encendió la alarmas en todo el mundo sobre la capacidad para cumplir los objetivos de reducción de emisiones. Sin embargo, mientras la atención se concentra en los anuncios del presidente de Estados Unidos, de manera más sigilosa, otro fenómeno comienza a constituirse como una de las principales amenazas para el futuro del planeta.

Según un reporte publicado ayer por la Agencia Internacional de Energía (IEA, su sigla en inglés), a medida que millones de personas en las economías emergentes comienzan a salir de la pobreza y buscan mejores condiciones de vida, la demanda por equipos de aire acondicionado se está disparando, amenazando con revertir todo lo avanzado a la fecha. La agencia proyecta que la demanda por estos electrodomésticos se triplicará a 2050, lo que obligaría a aumentar la capacidad de generación eléctrica en una proporción equivalente a todo el potencial actual de EEUU, la Unión Europea y Japón, combinados.

“Las existencias de aire acondicionado en edificios crecerá a 5.600 millones de unidades para 2050, desde 1.600 millones en la actualidad, lo que es igual a vender diez nuevos equipos cada segundo durante los próximos 30 años”, señala el reporte de la agencia de energía. El uso de aire acondicionado y ventiladores representa actualmente un quinto del uso total de electricidad en los edificios en todo el mundo y 10% de todo el consumo global de energía.

Habitantes del calor

A medida que las condiciones de vida mejoran en los países en desarrollo, el crecimiento en la demanda de aires acondicionados en las regiones más cálidas va a aumentar. Esto aplica principalmente para las poblaciones con mayor urbanización y envejecimiento, y se verá acrecentado si el calentamiento global sigue su curva ascendente, tal como se prevé.

Se espera que el uso de aires acondicionados se convierta en la segunda mayor fuente de crecimiento de la demanda de electricidad global después del sector industrial, advierte la agencia. “Con el aumento de los ingresos, las compras de aires acondicionados se va a disparar, especialmente en el mundo emergente”, señaló el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol. Actualmente, menos de un tercio de los hogares en el mundo posee estos aparatos. Pero la distribución es muy desigual.

Mientras que en EEUU y Japón asciende a más de 90%, sólo 8% de los 2.800 millones de personas que habitan en las regiones más cálidas del mundo cuentan con estas comodidades. Pero el panorama está cambiando rápidamente. En India, por ejemplo, una de las economías de crecimiento más acelerado a nivel mundial, la participación de los equipos de aire acondicionado en el peak de carga eléctrica llegará a 45% para 2050, desde 10% en la actualidad.

Frío y eficiente

Por esta razón, en su reporte, la agencia hace un llamado a tomar medidas urgentes para afrontar este escenario, y apunta específicamente a los esfuerzos por mejorar la eficiencia de los productores. ‘Un factor crucial es que la eficiencia de los nuevos equipos puede variar en un amplio rango.

Por ejemplo, los equipos vendidos en Japón y la Unión Europea son típicamente 25% más eficientes que los que se venden en EEUU y China. Mejoras de eficiencia podrían recortar el crecimiento de la demanda de energía a la mitad, si se imponen estándares de desempeño energético obligatorios’.

Para la agencia, este ‘escenario de enfriamiento eficiente’ es un objetivo que no sólo tiene beneficios para el medio ambiente, sino también un favorable impacto económico, ya que permitiría generar ahorros por US$ 2,9 billones (millones de millones) en inversiones y costos de combustible y operación.

“Establecer estándares de eficiencia más altos para estos equipos es uno de los pasos más sencillos que los gobiernos pueden tomar para reducir la necesidad de nuevas centrales eléctricas, y permitirles al mismo tiempo reducir las emisiones y los costos”, concluyó Birol.

Fuente: Diario Financiero.

 

Noticias

EE.UU. anula programa de la NASA sobre gases de efecto invernadero

La Casa Blanca “mató discretamente” un programa de la Nasa de unos 10 millones de dólares por año destinado a vigilar el dióxido de carbono y metano – contribuyentes al calentamiento global – en la atmósfera, publicó este jueves la revista Science.

El programa Carbon Monitoring System (CMS) de la agencia espacial estadounidense busca las fuentes de emisión y los pozos de dióxido de carbono, y crea modelos en alta resolución de los flujos de ese gas de efecto invernadero sobre la Tierra, según la revista.

“El gobierno del presidente Donald Trump mató discretamente el CMS”, se lee en el artículo, en el que se califica a esta decisión de “último ataque de envergadura contra la ciencia climática” operado por la Casa Blanca.

La Nasa no ha respondido aún a las solicitudes de declaración por parte de la AFP.

Según la revista estadounidense, la Nasa “rechazó dar explicación de esta anulación, sin ser las restricciones presupuestarias y prioridades más urgentes dentro del presupuesto científico”.

Trump siempre se ha mostrado escéptico respecto a los temas vinculados al cambio climático. De hecho, ha llegado a decir que este fenómeno es un “invento” de China.

Fuente: AFP.

Noticias

Libro de reglas del Acuerdo de París: no hay avances

Las negociaciones internacionales de cambio climático celebradas en la sede de la convención del clima de la ONU en Bonn las últimas dos semanas han concluido con buen tono pero pocos avances, como es habitual en los años en los que toca tomar decisiones importantes, y 2018 es uno de ellos.

Los países se han comprometido a cerrar en diciembre, en la cumbre del clima de Katowice (COP24), el llamado libro de reglas por el que se regirá el funcionamiento y cumplimiento del Acuerdo de París. Pues bien, los textos de trabajo salen de Bonn abiertos en todo lo que atañe a sus puntos conflictivos: el mecanismo quinquenal para revisar que las naciones han hecho sus deberes, y la financiación a los países en desarrollo.

Más reuniones

En un año normal de negociaciones la reunión de Bonn en mayo sirve para que los diplomáticos de los cerca de 200 países de la convención de cambio climático concreten los textos oficiales de negociación de la cumbre de final de año. En años excepcionales, como este, hay que convocar más reuniones intermedias antes de la cumbre.

En este caso, los negociadores han quedado en verse las caras de manera oficial del 3 al 8 de septiembre en Bangkok (Tailandia) para avanzar en todos los programas de trabajo que formarán parte de ese libro de reglas.

Antes y después de la gran cita de agosto, habrá otras rondas de contactos “extraoficiales” en citas como la reunión del G7 (8-9 junio en Quebec), el Diálogo de Petersberg (17-19 junio en Berlín), el MOCA, siglas en inglés del encuentro ministerial de acción climática entre la UE, China y Canadá (Bruselas, 20-21 junio), la cumbre de acción climática de San Francisco a comienzos de septiembre, la Asamblea General de la ONU en Nueva York a finales de ese mes o las reuniones anuales del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Diálogo de Talanoa: “Por favor, hagan más”

El país que presidió la última cumbre del clima (COP23), Fiji, estableció un procedimiento de rendición de cuentas en materia de acción climática denominado: Diálogo de Talanoa, en referencia al modo en el que los nativos de estas islas del Pacífico se sientan en círculo y mirándose a la cara para resolver sus asuntos.

Pues bien, los países y los agentes sociales fueron llamados a hacer este ejercicio este 2018 con el objetivo de que respondieran a tres preguntas referentes a la acción contra el cambio climático: ¿Dónde estamos? ¿A dónde queremos llegar? ¿De qué manera lo conseguiremos?

La convención de cambio climático presentará un informe en estas dos semanas de Diálogo y emplaza a los países a llevar a cabo esta práctica de manera regional y local. La UE ya ha anunciado que hará su propio Diálogo de Talanoa en Bruselas el 13 de junio.

Entre las seis empresas que han participado en esta ronda del Diálogo de Talanoa en Bonn está Ibedrola. Su portavoz de cambio climático, Gonzalo Sáenz de Miera, ha explicado en Bonn que lograr la descarbonización de la economía en 2050 es “posible y deseable” para “mejorar la calidad del aire, generar energía a precios más asequibles, así como empleo y tejido industrial”.

Su respuesta a la tercera pregunta (la manera de avanzar) ha sido: “con objetivos claro de a dónde quieres llegar a 2050 para, a partir de ahí, definir 2030; con un precio al CO2 en los consumos de energía finalistas y con una fiscalidad basada en el principio de que quien contamina paga”.

El primer ministro de Fiji, Frank Bainimarama, quien dirige el diálogo, lo ha cerrado en Bonn con una frase: “Por favor, hagan más”.

Objetivo 2020

El objetivo final del Diálogo es inspirar a los países de cara a una fecha: 2020, cuando deben presentar compromisos de cambio climático más ambiciosos; y según fuentes consultadas por EFE, esta primera ronda de conversaciones ha ido “en dirección correcta” y se han escuchado historias “inspiradoras”.

Las cumbres importantes, como la de 2020, encuentran a muchos países aspirantes a organizarlas -¡no olvidar que los acuerdos acaban llevando los nombres de las ciudades donde se alcanzan!-. Estas dos semanas en Bonn hay siete países que han insinuado que les gustaría albergar la COP26: Australia, Canadá, Israel, Nueva Zelanda, Reino unido y Turquía.

IPCC

El siguiente paso para responder a la primera pregunta del Diálogo de Talanoa: ¿Dónde estamos con respecto al cambio climático? será el informe que el Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) presentará el 8 de octubre. Con el mismo dará contestación a cuánto queda para que la temperatura media del planeta rebase el aumento de 1,5 grados y cuáles serán los impactos.

Financiación

Campo de batalla de toda ronda de negociaciones que se precie. El máximo conflicto en Bonn ha atendido a que los países en desarrollo quieren predictivilidad: que los países ricos les digan con dos años de antelación cuánto dinero les van a transferir para mitigar y adaptarse a un cambio climático que, fundamentalmente, no han provocado ellos.

Los países en desarrollo englobados en el G77 también reclaman que los países ricos detallen cómo van a suplir los fondos que el presidente estadounidense Trump va a dejar de dar hasta 2020 (2.000 millones en el caso del Fondo Verde para el Clima).

Polonia

El país que ostenta el récord en organización de cumbres del clima (va por cuatro) ha anunciado que su ministro de Energía, Michal Kurtyka será el presidente de la COP24 de Katowice, algo que no ha sentado nada bien al dimitido ministro de Medio Ambiente, Jan Szyzko, quien aspiraba a liderar las negociaciones.

Pisar el acelerador

No cabe duda de que este es el gran mensaje político resultante de estas dos semanas y ha salido de boca de la jefa de cambio climático de la ONU, Patricia Espinosa: “Estoy satisfecha con los progresos de estas dos semanas de negociaciones, pero urge avanzar más rápido para finalizar el libro de reglas del Acuerdo de París”.

Fuente: EFE Verde.

 

Noticias

Desprendimiento de glaciares en la Antártica propicia presencia de algas

Estudio, aún en curso, revela que muchas especies invertebradas están aprovechando esta acumulación. 

Una de las consecuencias del calentamiento global ha sido el deshielo de glaciares en la Antártica, lo que ha favorecido la creación de icebergs. Estos, debido a las corrientes, llegan a la costa y erosionan el fondo marino, provocando el desprendimiento de algas que suelen estar en sustratos rocosos.

Así lo explica Ignacio Garrido, biólogo marino de la U. Austral y líder de una investigación financiada por Fondap realizada por el Centro de Investigación de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes, que investigó cómo influyen las algas desprendidas -que terminan en el fondo del mar- en la comunidad de invertebrados marinos.

Tras un año de estudio, Garrido notó que la zona de acumulación de algas sirve como zona de refugio, de alimentación y de crianza para algunas especies de invertebrados marinos, como erizos, pulgas de mar, estrellas de mar, anémonas, medusas, peces, entre otros.

“Cuando las algas llegan a fondos arenosos generan depresiones, que son como hoyos. Ahí llegan a parar y se empieza a acumular una gran biomasa de algas. Lo interesante es que debido a las bajas temperaturas, la tasa de descomposición de las algas es tan baja que da tiempo para que se desarrollen determinadas comunidades de invertebrados marinos”, explica Garrido. Eso sí, aclara que aún falta por cuantificar esta información.

La importancia de las algas es similar a la que tienen los árboles, dice Garrido: “Son la base de la cadena trófica, ya que son productores primarios que realizan fotosíntesis”.

Si bien el efecto de la acumulación de algas podría ser positivo, ya que significa una zona de refugio y alimento para algunas especies, Garrido explica que a largo plazo esto podría cambiar, porque mientras estén a mayor profundidad, menos luz recibirán para hacer fotosíntesis y solo podrán realizar la fotosíntesis basal.

Fuente: La Tercera.

Noticias

Investigadora del CR(2): “Demostramos que existe el cambio climático”

El combate a los efectos de este fenómeno es, sin lugar a dudas, uno de los pocos temas en los que la comunidad internacional ha buscado presentar una posición común. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), prepara su sexto informe, en el que participarán activamente siete científicos de nuestro país.

Periódicamente el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), creado en 1988 para realizar evaluaciones integrales sobre los conocimientos científicos, técnicos y socioeconómicos sobre el cambio climático, sus causas, posibles repercusiones y respuestas, emite un informe de evaluación global para la comunidad internacional.

Este organismo científico intergubernamental, formado por iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM), entrega información rigurosa a los encargados de adoptar decisiones a nivel planetario respecto al cambio climático, siendo estratégico en la implementación de los Acuerdos de Paris firmados en 2015.

Actualmente, este equipo multinacional se encuentra trabajando en la preparación de su sexto informe, en el que participarán activamente siete científicos de nuestro país, incluyendo a las investigadoras del Centro de Ciencia del Clima y la Resilencia (CR2) de la U. de Chile Maisa Rojas, Laura Gallardo y Paulina Aldunce.

Este documento tendrá una importancia fundamental dado el contexto internacional, marcado por la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París, principal instrumento para frenar el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los 2 ºC con respecto a los niveles preindustriales, entre otros.

La profesora Maisa Rojas conversó con Prensa U. de Chile respecto al contenido del nuevo informe, su importancia, las medidas que se han tomado en nuestro país para enfrentar el cambio climático, y los distintos factores que lo producen.

¿En qué consiste este informe y qué tan relevante será?

En realidad no es sólo un informe, sino que tres que son trabajados por diferentes equipos en los que está dividido el IPCC. El primero evalúa el cambio climático en su base física; el segundo la adaptación, vulnerabilidad e impacto del cambio climático; y el tercero trata su mitigación. Al final del ciclo de trabajo se emite un informe de síntesis que es trabajado con otro equipo, siendo complementados con tres informes especiales.

En esta oportunidad el enfoque será particular, ya que el contexto internacional ha cambiado gracias al Acuerdo de París, donde los países decidieron cambiar la ruta de desarrollo hacia un mundo sin emisiones de gases invernadero de aquí a unas décadas más, entonces el mensaje debe ser distinto sobre todo del grupo uno. No nos vamos a preocupar de demostrar que existe el cambio climático, ya que eso quedó claro en los informes anteriores, sino que buscaremos proveer información para ver cómo nos adaptamos y disminuimos los impactos, que sea útil para ver como reducimos las emisiones de gases de efecto invernadero.

Sobre su utilidad, si bien cada informe es muy grande y complejo, todo se destila en un “resumen para tomadores de decisiones” que se aprueba frase por frase, y después es determinante en las negociaciones. Si queremos cumplir con el objetivo de la convención marco que es limitar el calentamiento debajo de los 2 grados, hay un número ahora de cuánto se puede emitir. Esa es información que no teníamos antes y ahora está claro, no hay incertidumbre y le da un sentido de realidad y urgencia muy concreto.

¿Por qué es tan importante que siete científicos de Chile participen en el informe?

Lo que pasa es que estos documentos son el gran insumo internacional para enfrentar este tema, y cuando se eligen a los autores es súper importante estar bien representados, porque si sólo lo escribieran científicos de Estados Unidos, Inglaterra y Francia por ejemplo, sería otro su sentido. Es muy importante que científicos países en vías de desarrollo, del hemisferio sur, estén representados porque tenemos otra perspectiva.

Además, el aumento de científicos chilenos denota que estamos siendo reconocidos internacionalmente como expertos, que la ciencia que se está generando en nuestro país no es importante sólo para nuestro país, sino que también internacionalmente. En particular en el grupo de trabajo uno yo voy a coordinar un capítulo, y es primera vez que hay una coordinadora del grupo de trabajo uno de Chile y soy la única latinoamericana que va a coordinar un capítulo en este grupo de trabajo.

Hubo muchas expectativas luego de que se firmara el Acuerdo de París, ¿en qué está el cambio climático actualmente?

Si bien es claro que el cambio climático es algo innegable, existiendo base científica sobre sus efectos globales, a nivel regional es mucho más difícil encontrar esa información, y eso es algo que está comenzando a ocurrir en este momento. Esto es muy importante porque esta información es necesaria para ver temas como la adaptación y la evaluación de vulnerabilidad, que son muy locales. Es por eso que este informe va a tener mayor énfasis en información regional.

Otra cosa que está ocurriendo es que el impacto se está demostrando a través de eventos extremos, que tienen un impacto importante a nivel social y económico, y que están ocurriendo en Chile y también en otros países. Un ejemplo fue el aluvión en Atacama, las intensas precipitaciones en Santiago que produjeron cortes de agua a miles de personas, el aluvión en Villa Santa Lucía, la mayor frecuencia de marea roja y los incendios forestales.

Todos estos eventos tienen un ingrediente meteorológico o climático. No es lo único, pero esos son los que importan porque cuestan recursos, generan inestabilidad social, y entendemos teóricamente que a medida que el cambio climático se acentúa, este tipo de eventos debería ocurrir más frecuentemente o con mayor intensidad.

Pensando en lo contundente de la información y datos recolectados, ¿por qué todavía hay casos como el cargo de Estados Unidos que niega esta evidencia?

Cuando yo era más joven creía que aplicar el método científico daba un resultado y listo, ahora sé que no funciona así. Uno quiere creer que toma decisiones racionales, pero el otro día vi la cantidad de sesgos cognitivos que tiene el cerebro para justamente no tomar en cuenta información técnica.

Yo diría que la respuesta es que hay intereses económicos y políticos muy fuertes, por mal que nos parezca a los científicos, pero existen un montón de estos sesgos e intereses que han financiado la desinformación para evitar que se tomen decisiones importantes.

¿Por qué es tan importante el Acuerdo de París?

La belleza del acuerdo de Paris es que todos ponen sobre la mesa sus propios compromisos, todos los países grandes y chicos según ellos vean que pueden hacerlo, y eso permite que se firme el acuerdo, que no es suficiente, pero esos compromisos se revisan cada 5 años y tienen que ir avanzando, ser cada vez más ambiciosos, sobre la base inicial de los primeros compromisos.

La otra gracia es que los compromisos los pueden tomar países o sectores. En Estados Unidos pueden ser los estados locales también.

Ahora, en la urgencia que hay, no ayuda en nada el aviso de Estados Unidos de que se retira.

Lo bueno es que en muchos países y para Chile en particular, es que se está viendo esto no como un peso económico, se ve como una oportunidad y acá se ve que el desarrollo de energías renovables no convencionales no solo permitirán resolver nuestros compromisos internacionales sino ser autosuficientes energéticamente, no depender de vecinos o de precios internacionales. También tiene beneficios de reducción de contaminación y energía más barata, y cuando uno ve eso se comprende que hay menos freno a tomar estas decisiones.

Pensando en este tipo de variables más concretas, ¿qué tipo de medidas se han tomado o se pueden tomar en Chile?

Creo que han ocurrido hartas cosas. Toda la institucionalidad ambiental en Chile se ha ido desarrollando. Tenemos un ministerio, tribunales, servicios de impacto ambiental, todo 100 por ciento perfectible, pero se ha ido avanzando, y en la medida en que el país se ha desarrollado también ha emergido una claridad de que es importante de que la institucionalidad sea más fuerte. En ese sentido para las elecciones del año pasado prácticamente todas las candidaturas proponían una ley marco de cambio climático, porque la institucionalidad es un poco débil y esto permitiría tener un marco más coherente y eficaz.

Lo que ya se ha hecho son planes de adaptación para distintos sectores, entonces sabemos que se tiene que hacer en el sector agrícola, pesquero, salud. Ahora viene el tema del agua, que es complejo y crucial para el desarrollo de Chile, y creo que eso el Estado lo tiene claro desde hace tiempo, lo que no significa que estemos listos.

Otro problema es legislativo, están los derechos de agua, hay un enredo sobre quién lo maneja a nivel institucional. A mi me gusta ver siempre el vaso medio lleno, y creo que se han tomado medidas para remediarlo, pero falta harto todavía.

Fuente: Diario U Chile.

 

Noticias

Pueblos Indígenas presentaron sus inquietudes sobre el cambio climático en Bonn

La agrupación de pueblos indígenas latinoamericanos presentó en Bonn su propuesta sobre cómo debe ser la plataforma que aglutinará las buenas prácticas de la sabiduría ancestral indígena contra el cambio climático.

Al igual que sucedió en la pasada cumbre del clima (COP23), los pueblos indígenas tuvieron un papel destacado en el segundo día de las negociaciones climáticas que empezaron este lunes 30 de abril y que se terminarán el próximo 10 de mayo en la ciudad alemana de Bonn. Diversos representantes tanto de países como de pueblos indígenas se reunieron en un diálogo multisectorial para trabajar sobre la plataforma de conocimiento del pueblo indígena que debe estar finalizada en el momento que se implemente el Acuerdo de París, en 2020.

Esta iniciativa, que se enmarca en el reconocimiento del aporte de estos pueblos e incluye este tratado internacional, pretende recopilar e intercambiar experiencias sobre las mejores prácticas que los pueblos indígenas y las comunidades locales están llevando a cabo a nivel mundial para luchar contra el cambio climático con sus conocimientos ancestrales. Además de llevar a cabo esta actividad a través de talleres, grupos de expertos y sesiones de trabajo en varios lugares del mundo, la plataforma también persigue fomentar el desarrollo de capacidades del colectivo e incidir a nivel de políticas públicas. No obstante, a diferencia de las otras regiones, América Latina presentó una propuesta propia durante el evento que se llevó a cabo el pasado martes 1 de mayo.

Johnson Cerda, miembro del Foro Indígena de Abya Yala que agrupa a las redes de las organizaciones indígenas más representativas de la región, fue el encargado de dar a conocer los distintos puntos de la propuesta latinoamericana. “Tendríamos que construir un sistema de indicadores indígenas de éxito sobre cambio climático en adaptación y mitigación. El intercambio se realizaría por ecosistemas Amazónico (bosque húmedo tropical), Andino (altas montañas), Marino Costero y zonas de Cerrado (sabanas)”, puntualizó.

La iniciativa plantea la creación de un grupo facilitador compuesto por 7 líderes de pueblos indígenas y 7 representantes de países “que apoyarían la planificación de las actividades del grupo de trabajo de expertos, y los talleres de capacitación que analizarían en profundidad las conexiones de los conocimientos indígenas con los elementos del Acuerdo de Paris”. Asimismo, “habría un proceso nacional que permita seleccionar los mejores ejemplos en los temas vinculados con adaptación y mitigación al cambio climático”, dijo.

Igualmente, el proyecto latinoamericano también aboga por la creación de plataformas nacionales ya que “sería difícil que todos los poseedores de los conocimientos ancestrales participen en eventos globales”.”Si logramos tener algunas buenas prácticas en cada ecosistema, replicado e incluido dentro de los planes nacionales, podríamos generar cambios positivos. Nuestra preocupación es que solo se realicen eventos a nivel global que no fortalecen nuestras prácticas a nivel nacional”, subrayó en entrevista con DW.

De la teoría a la práctica

No obstante, tanto Costa Rica como Bolivia cuentan ya con estas herramientas. La Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra, entidad creada para la gestión del cambio climático, junto con los representantes de las 36 naciones indígenas en la Asamblea Legislativa de Bolivia, lanzó el pasado 1 de noviembre una Plataforma de Naciones Indígenas Originarias de lucha contra el Cambio Climático.

Al igual que la plataforma mundial, su objetivo es generar un espacio de intercambio de prácticas ancestrales y recuperar estos conocimientos para enfrentar el cambio climático. En el caso boliviano se pretende, además, desarrollar acciones para la resiliencia al cambio climático desde la gestión territorial, la agricultura campesina y agricultura familiar comunitaria, así como la gestión integral y sustentable del bosques.

“Los saberes de los pueblos indígenas son vitales para definir estrategias de adaptación, sobretodo en el diseño de sistemas de prevención de riesgos y de alerta temprana”, aseguró a DW, Elvira Gutiérrez, Directora de Adaptación de la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra poniendo como ejemplo los bioindicadores de manejo climático. “Hay plantas y aves que avisan si va a ser un año de lluvias”, recordó. Por este motivo, resaltó la eficiencia de la plataforma, que también pretende desarrollar capacidades en base a cosmovisiones, así como crear leyes nacionales y departamentales de cambio climático “basadas en esas experiencias”.

Teniendo en cuenta la experiencia práctica de Bolivia y continuar con el trabajo pendiente de la plataforma mundial, Gutiérrez anunció que el país acogerá el próximo mes de octubre un encuentro “para profundizar el diálogo” iniciado en Bonn. De este modo, los participantes podrán conocer de primera mano algunos de los trabajos que se están llevando a cabo como la elaboración de un catálogo de especies resistentes al cambio climático, así como la “traducción de las 36 lenguas indígenas del conocimiento pertinente en su contexto local”.

Fuente: Deutsche Welle.

Noticias

Boletín ECO: Una antesala a la COP24

ECO es un boletín de noticias climáticas que ha sido publicado por Agrupaciones No Gubernamentales del ambiente (ONGs), en las principales Conferencias de las Partes (COP’s). ECO se edita de forma cooperativa por la Red de Acción Climática (CAN) en reuniones de la CMNUCC y se difunde por los distintos nodos que conforman esta red internacional.

Entre el 30 de abril y 10 de mayo se está realizando una intersesión COP en Bonn, Alemania, a modo de preparar las principales discusiones que se darán en la COP 24 que se realizará en Katowice, Polonia, en diciembre de 2018.

Los boletines ECO que se están publicando durante este período nos permiten comprender desde una perspectiva crítica las negociaciones que se están dando en este preciso momento en Alemania.

Revisa los boletines ECO acá. 

Noticias

17 estados de EEUU denuncian al gobierno para defender normas ambientales

Diecisiete estados y la capital federal de Estados Unidos denunciaron este martes al gobierno de Donald Trump para poder conservar los límites que han fijado a las emisiones contaminantes de los automóviles, que la administración federal pretende reducir a la fuerza.

“California lidera una coalición de 18 estados para denunciar a la Agencia Federal de Protección del Medio Ambiente (EPA) con el fin de preservar las normas nacionales que regulan las emisiones (contaminantes) en el aire”, señaló el gobernador de California Jerry Brown en un comunicado.

El gran estado del oeste, el más habitado del país, había denunciado a la EPA a comienzos de abril de manera solitaria. Ahora se le sumaron otros 16 estados (Nueva York, Connecticut, Delaware, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Nueva Jersey, Oregon, etc) y la capital federal Washington.

“Esta denuncia representa a 140 millones de personas (y a 43% del mercado automotor del país) que quieren pura y simplemente vehículos más limpios y más eficaces”, comentó Brown.

“Ya basta, no buscamos la pelea con la administración Trump, pero cuando los desafíos son tan importantes para la salud de nuestras familias y para nuestra prosperidad, tenemos la responsabilidad y la necesidad de defendernos”, complementó el secretario de Justicia de California, Xavier Becerra.

“Luchamos para preservar normas votadas en 2012 que sólo serán efectivas en 2022 (…). Eran un salvavidas lanzado a una industria (la automotriz) que buscaba desesperadamente la estabilidad”, dijo Mary Nichols, presidenta de la comisión de calidad del aire del estado.

Estas normas ya han sido alcanzadas “gracias al buen trabajo” del sector automotor, pero Scott Pruitt, el muy polémico director de la EPA, pretende ahora “ir marcha atrás en nombre de la desregulación”, agregó.

Estas normas, llamadas “CAFE” (Corporate Average Fuel Economy), que abarcan el período 2022-2025 y fueron fijadas por el gobierno de Barack Obama, prevén aumentos graduales de la autonomía de los vehículos hasta alcanzar 4,32 litros de gasolina cada cien km en 2025.

Fuente: AFP.