Tag: cambio climatico

Noticias

Los ejes centrales del documento de ministros de Agricultura del G20: cambio climático, libre comercio y cuidado de los suelos

Los ministros también asumieron el compromiso de contribuir a mejorar la seguridad alimentaria y nutricional mundial. Por otro lado, el ministro de Agroindustria de Argentina, Luis Miguel Etchevehere, continuó con reuniones bilaterales

La reunión de Ministros de Agricultura del G20 finalizó en la tarde de este sábado en el Palacio San Martín, Argentina. Durante dos días de sesiones de trabajo, los ministros alcanzaron un consenso unánime sobre diferentes temas de la agenda de agricultura y producción.

En un documento, que ahora será girado a los líderes del G20 en noviembre próximo para su tratamiento, los ministros asumieron el compromiso de contribuir de manera activa a mejorar la seguridad alimentaria y nutricional mundial mediante el aumento de la producción y de los ingresos agrícolas y la promoción de un manejo sostenible de los recursos naturales. También hay un posicionamiento de los ministros sobre el cambio climático y el libre comercio.

Sobre el cambio climático, y luego de la decisión tomada por los Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París, los ministros de Agricultura del G20 declararon que dicho Acuerdo “es irreversible”, y agregaron, “hay que respetar el compromiso asumido por los países desarrollados para con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en pos de brindar los medios de implementación necesarios para asistir a los países emergentes en sus acciones de mitigación y adaptación conforme a los resultados del Acuerdo de París”.

Otra mención destacada de la declaración final de la reunión de Buenos Aires, es sobre la necesidad de contar con un libre comercio. En ese sentido los ministros transmitieron su preocupación sobre “el creciente uso de medidas no arancelarias proteccionistas, incongruentes con las reglas de la OMC” y expresaron: “Nos comprometemos a basar nuestras medidas sanitarias y fitosanitarias en los reglamentos técnicos y en las normas, directrices y recomendaciones internacionales importantes, o en una evaluación de riesgos según las circunstancias”.

Además, los ministros precisaron que evitarán “cualquier obstáculo innecesario que pueda entorpecer el comercio internacional. En este contexto, celebraremos y respaldaremos la iniciativa de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) de crear un observatorio que supervise la implementación de sus normas a nivel nacional o regional, a fin de identificar las dificultades y las restricciones de sus miembros y proponer soluciones. Celebramos y respaldamos también la decisión de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) de crear una base de certificación fitosanitaria electrónica mundial (ePhyto) como mecanismo concreto y eficaz de facilitar el comercio internacional”.

Alimentos

Una parte central del documento de Buenos Aires sostiene el compromiso de los ministros de Agricultura del G20 de “trabajar en conjunto para alcanzar las metas de terminar con el hambre y promover la agricultura sostenible, a fin de lograr un futuro alimentario sostenible”, una de las tres prioridades definidas por la presidencia argentina del grupo. Se reconoce el papel central de los países del foro en el sistema alimentario global y “la responsabilidad de contribuir de manera activa para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional mundial mediante el aumento de la productividad y de los ingresos agrícolas, y la promoción de un manejo sostenible de los recursos naturales”.

Hay una preocupación de los ministros por un freno en la disminución del hambre a nivel mundial, que en la actualidad afecta a 815 millones de personas, y al respecto afirmaron que la lucha contra este flagelo y la desnutrición “sólo puede abordarse de manera colaborativa, compartiendo opiniones y experiencias al respecto, coordinando acciones y sumando los esfuerzos de todos los actores nacionales e internacionales”.

En otro parte del documento se hace mención a la importancia que tienen las empresas agrícolas familiares, los pequeños productores, las mujeres y los jóvenes que viven en zonas rurales. Los definieron como “actores importantes en la lucha contra la inseguridad alimentaria y la desnutrición en todas sus formas”. Pero advirtieron que se necesitan medidas para lograr un desarrollo integrado, inclusivo y equitativo, y para proteger a los grupos vulnerables y en desventaja. Esas medidas son:

1) Mejorar las oportunidades de diversificar la producción de alimentos agrícolas y aumentar la productividad, la producción, los ingresos y el empleo de manera sostenible.

2) Mejorar su integración en las cadenas de valor relacionadas y en mercados transparentes y eficaces.

3) Garantizar y promover la seguridad y la calidad de los alimentos de acuerdo con lo estipulado por las normas acordadas a nivel internacional.

4) Mejorar el manejo regenerativo y sostenible de las tierras, los suelos y el uso sostenible de la biodiversidad.

5) Mejorar la adaptación a las cambiantes condiciones ambientales, como los cada vez más frecuentes acontecimientos climáticos extremos, e impulsar la resiliencia.

6) Reforzar la infraestructura que se necesita para el desarrollo integrado de las zonas urbanas y rurales, y la conectividad agrícola.

7) Brindar educación de calidad y crear entornos propicios para aumentar el empleo.

8) Fortalecer el acceso al sistema financiero, a los instrumentos de gestión de riesgos y a los mercados de productos.

9) Incentivar investigaciones y tecnologías nuevas que aumenten la productividad y la sostenibilidad, en especial, aquellas que brindan oportunidades a los jóvenes de las zonas rurales, y promover el acceso a dichas investigaciones y tecnologías.

Tecnologías y suelos

Los ministros de Agricultura del G20 acordaron que las tecnologías, información y comunicación contribuyen a la productividad, seguridad alimentaria, y en la promoción de una agricultura sostenible.

En el tema suelos, afirmaron que los mismos tienen que estar sanos para “fortalecer el rol de la agricultura en el desarrollo humano y como buenos administradores de recursos, confirmamos nuestra responsabilidad de proteger los suelos, el agua y la biodiversidad frente a la degradación, la pérdida y la contaminación. Reconocemos que un suelo en buen estado es un recurso natural esencial y no renovable, y que tiene un rol central en la producción de alimentos, en la reducción de las consecuencias de los acontecimientos climáticos extremos y frecuentes, y en los servicios esenciales de los ecosistemas. Un manejo y uso sostenible de los suelos es crucial para que la agricultura contribuya con el desarrollo sostenible en todas sus dimensiones. Estas funciones esenciales del suelo se ven amenazadas por la degradación en varias regiones”.

Etchevehere sigue con su agenda bilateral

El Ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, mantuvo este sábado encuentros bilaterales con autoridades de Alemania y la Federación de Rusia.

En la reunión con la Ministra Federal de Alimentos de y Agricultura de Alemania, Julia Klockner, se resaltó la importancia del multilateralismo y el comercio abierto y con el Viceministro de Agricultura de la Federación de Rusia, Sergey Levin, se firmó un Memorando de Entendimiento para la Cooperación en materia de Biotecnología y Bioseguridad.

Durante el encuentro con su par de Alemania, Etchevehere resaltó el trabajo de Argentina en bioeconomía, con un gran potencial en producción de biomasa y experiencias exitosas en la gestión de producciones biológicas. Para eso se acordó un trabajo conjunto de ambos países sobre este tema y acordaron avanzar en la identificación de compañías para desarrollar joint ventures de tecnología para el sector agropecuario.

En su encuentro con el Viceministro Levin, se planteó la situación de la producción de peras y manzanas, donde Etchevehere solicitó la equiparación de las condiciones de acceso al mercado ruso, debido a que el valor de referencia tomado por las autoridades rusas para nuestras frutas es mayor que para otros competidores, como es el caso de la fruta chilena.

También se firmó un Memorando de Cooperación en materia de Biotecnología y Bioseguridad, cuyo objetivo principal será la elaboración de un programa, en el que se determinarán las actividades prioritarias y su implementación.

Por último, la delegación nacional mantuvo un encuentro con la Directora General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), Monique Eliot, en la que el presidente del Senasa, Ricardo Negri agradeció el reciente reconocimiento de Argentina como país libre de Peste Porcina Clásica. Además, ambos coincidieron en el desafío de una mayor y mejor integración de las Universidades y Facultades de Veterinaria con los Servicios sanitarios.

Fuente: Infobae.

Noticias

Cambio climático agrava temperaturas y aumentan los grandes incendios

En lo que va de julio se han igualado o batido 118 récords de calor en distintas partes del globo, según la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera.

Las olas de calor nuevamente baten récords de temperatura en todo el mundo. Europa sufrió el incendio forestal más mortífero en un siglo, y uno de los 90 grandes incendios en Estados Unidos arrasó con decenas de viviendas y obligó a evacuar a 37.000 personas. El este de Estados Unidos sufre lluvias torrenciales capaces de producir inundaciones.

Todo esto es típico del verano boreal, pero agravado por el cambio climático provocado por los seres humanos, dicen los científicos.

“Abundan los fenómenos raros”, dijo la climatóloga Jennifer Francis, de la Universidad de Rutgers.

Japón registró 41 grados Celsius el lunes, la temperatura más alta desde que se llevan registros. Cayeron récords en Massachusetts, Maine, Wyoming, Colorado, Oregon, Nuevo México y Texas. Noruega, Suecia y Finlandia, países fríos, han sufrido temperaturas superiores a 32° C.

En lo que va de julio se han igualado o batido 118 récords de calor en distintas partes del globo, según la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera.

“Tenemos pruebas contundentes que el calentamiento global está pesando en la balanza, elevando las probabilidades de fenómenos extremos como el calor grave y las lluvias intensas”, dijo el climatólogo Noah Diffenbaugh, de la Universidad de Stanford. “Vemos que el calentamiento global ha incrementado las probabilidades de temperaturas récord en más del 80% del planeta y de eventos lluviosos en la mitad del planeta”.

El mundo se vuelve más cálido debido a la acumulación de gases que atrapan el calor, emitidos por la quema de combustibles fósiles como carbón, petróleo y otras actividades humanas. Y los expertos dicen que la corriente en chorro -que dicta la temperatura en el hemisferio norte- tiene un comportamiento extraño.

“Desde hace semanas tenemos una corriente en chorro con pliegues inusualmente agudos”, dijo Jeff Masters, director del instituto privado Weather Underground. Eso permite que el calor permanezca en los lugares donde están los pliegues: Europa, Japón y el oeste de Estados Unidos”.

El mismo patrón de la corriente provocó la ola de calor de 2003 en Europa, la ola de calor y los incendios de 2010 en Rusia, la sequía de 2011 en Texas y Oklahoma y los incendios forestales de 2016 en Canadá, dijo el climatólogo Michael Mann, de la Universidad de Pennsylvania. Estos fenómenos extremos se “vuelven más comunes debido al cambio climático provocado por el hombre y, en particular, el calentamiento ampliado del Ártico”.

Los climatólogos dicen desde hace mucho tiempo que para vincular un fenómeno individual, como una ola de calor, con el cambio climático provocado por el hombre se necesitan estudios extensos. En la década pasada han usado observaciones, estadísticas y simulaciones informáticas para calcular si el calentamiento global aumenta la probabilidad de los eventos.

Un estudio de científicos europeos publicado el viernes halló que la ola de calor europea actual tiene el doble de probabilidades de deberse al calentamiento global causado por el hombre, aunque esas conclusiones todavía no han sido verificadas por otros científicos. El equipo World Weather Attribution comparó mediciones de calor de tres días y pronósticos para Holanda, Dinamarca e Irlanda con registros que se remontan a inicios del siglo XX.

“El mundo se vuelve más cálido y las olas de calor como éstas se vuelven más frecuentes”, dijo Friederike Otto, integrante del equipo y subdirectora del Instituto de Cambio Ambiental en la Universidad de Oxford.

Erich Fischer, especialista en climas extremos del Instituto Federal de Tecnología en Zurich, quien no participó del estudio, dijo que los autores emplearon métodos consagrados para llegar a sus conclusiones y añadió que “sus cálculos incluso podrían quedarse cortos”.

La climatóloga Kim Cobb, de Georgia Tech, dijo que la relación entre el cambio climático y los incendios todavía no resulta tan contundente como en el caso de las olas de calor, pero se está volviendo más clara.

Un incendio devastador en Grecia, con al menos 86 víctimas fatales, es el más mortífero en Europa desde 1900, según la Base de Datos Internacional de Desastres creada por el Centro para la Investigación de la Epidemiología de Desastres en Bruselas.

En Estados Unidos, el viernes, 89 grandes incendios estaban activos, habiendo consumido casi 365.000 hectáreas, según una agencia coordinadora. En lo que va del año los incendios han consumido 1,6 millones de hectáreas, que supera en 14% el promedio de los 10 años anteriores.

El primer estudio científico importante que relacionó los gases de invernadero con las olas de calor más fuertes y prolongadas, en 2004, llevaba por título “Olas de calor más intensas, más frecuentes y más prolongadas en el siglo XXI”. Su autor, Gerald Meehl, del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas, dijo que ahora parece “un pronóstico de lo que ha sucedido y seguirá sucediendo mientras sigan aumentando las temperaturas promedio con las emisiones crecientes de gases de invernadero de los combustibles fósiles. No hay misterio”

Fuente: La Tercera.

Noticias

Un tercio de préstamos del Banco Mundial fue para cambio climático

Según lo indicado por esta entidad, durante el año fiscal 2018 se financiaron proyectos para mitigar los problemas climáticos por US$20.500 millones, correspondiente al 32,1% del monto total asignado, superando así la meta en este ítem que se proyectaba en un 28%.

El Banco Mundial anunció que en el año fiscal 2018 (que acaba de finalizar), el 32,1% de su financiamiento tuvo beneficios para la lucha contra el cambio climático a nivel global. Superando el 28% que se había proyectado para este ítem en su Plan de Acción de Cambio Climático presentado el 2016, el monto representó un récord de US$20.500 millones.

Lo interesante es que los préstamos otorgados por esta entidad en esa línea, son básicamente para que los países puedan cumplir sus objetivos nacionales de reducción de C02, según lo establecido en el Acuerdo de París.

Desagregando el monto total, tenemos varias específicas como por ejemplo, la integración de 18GW de energía renovable adicional en redes eléctricas, movilizar cerca de US$ 10.000 millones en financiamiento comercial para energía limpia; desarrollar 22 planes de inversión para una agricultura climáticamente inteligente en 20 países; o invertir US$784 millones en mejorar los sistemas de transporte resilientes al clima, entre otras iniciativas.

Incluso, se incluyen acciones indirectas como entrégale información climática confiable a 38 millones de personas en 18 países, mediante sistemas de alerta temprana para hacer frente a desastres naturales más frecuentes e intensos, como inundaciones y huracanes.

“No hemos excedido nuestros objetivos climáticos solo en el papel. Hemos transformado la forma en que trabajamos con los países y estamos viendo grandes transiciones a la energía renovable, sistemas de transporte y ciudades sostenibles”, dice Kristalina Georgieva, directora general del Banco Mundial, y añade: “Esto ofrece a las personas más vulnerables una oportunidad de lucha contra el cambio climático, al enfrentar y adaptarse a los impactos actuales y trabajar para contener el daño futuro a nuestro planeta”.
Áreas

Las principales entidades de préstamo del Banco Mundial, el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF), casi duplicaron la proporción de proyectos que brindan beneficios colaterales climáticos, aumentando del 37% en el año fiscal 2016, al 70% en el año fiscal 2018. Y el financiamiento del Banco Mundial para que los países en desarrollo se adapten y desarrollen resiliencia al cambio climático también creció, con US$7.700 millones en inversiones de adaptación en el año fiscal 2018, comparado con US$3.900 millones el año anterior.

Cerca de la mitad (49%) de todas las finanzas climáticas del Banco Mundial están dedicadas a la adaptación (ver gráfico), lo que demuestra el compromiso de centrarse tanto en ayudar a los países a adaptarse al cambio climático como en mitigar las emisiones futuras.

Por otro lado, los compromisos climáticos de la Corporación Financiera Internacional (CFI) -el principal miembro del Grupo del Banco Mundial centrado en el sector privado en los mercados emergentes- representó el 36% de su cuenta. Esto se traduce en más de US$ 3.900 millones en inversiones inteligentes por cuenta propia, y US$4.400 millones adicionales en movilización básica. “La mayor parte del crecimiento económico está teniendo lugar en los mercados emergentes, y en IFC reconocemos que debemos garantizar que este crecimiento sea incluyente y sostenible. Esta es una oportunidad de inversión de un billón de dólares “, dijo Philippe Le Houérou, CEO del IFC.

Latinoamérica

Con respecto a la Región de América Latina y el Caribe, en su informe, el Banco Mundial indica que “es altamente vulnerable a los recursos naturales desastres y escasez de agua, y enfrenta desafíos en las prácticas de uso de la tierra y urbanización sostenible”, agregando que “está expuesta a muchos fenómenos relacionados con el clima, como retirada de los glaciares, sequías, deslizamientos de tierra, huracanes y -claramente- el fenómeno de El Niño.

Incluso, el documento detalla que “las proyecciones sugieren que los choques climáticos se volverán más intensos y frecuentes, apoyando aún más el imperativo para la adaptación y la resiliencia”.

Fuente: La Tercera.

Noticias

El cambio climático traería severos impactos para la salmonicultura al 2050

Estudio de la FAO alerta riesgo en industria pesquera nacional debido al cambio climático. Alza de temperaturas y menos precipitaciones generarán cambios en el sur del país, que afectarán producción acuícola.

Según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la industria pesquera chilena enfrentaría severas consecuencias por el cambio climático. El estudio, avalado por más de un centenar de científicos, proyectó el impacto que el fenómeno tendría en la pesca y acuicultura al año 2050.

Las predicciones globales dicen que Chile y Noruega son los países que verán más afectada su industria acuícola por el volumen y tamaño de sus sistemas piscícolas, posicionándolos como los más vulnerables junto a Vietnam, Bangladesh, Laos y China por sus cultivos en agua dulce, y Ecuador, Egipto y Tailandia en agua salada. El área más vulnerable, dice el informe, será la industria salmonera. Chile es el segundo mayor productor de salmón de cultivo en el mundo y muchas ciudades del sur dependen de esta industria.

Los pronósticos indican que la Patagonia Norte, zona en la que se realizan los cultivos de salmón, sufrirá un alza de temperatura especialmente en el verano y una disminución en las precipitaciones en los próximos 50 años, que resultará en un menor ingreso de agua dulce a los fiordos, canales y mares interiores de cultivo, clave para la productividad de salmones. Según los investigadores, la interacción entre el agua dulce de las lluvias y la salada del mar es favorable para el ecosistema y el cultivo de salmones, por el ingreso de nutrientes, la circulación oceánica y la cantidad de alimento para los organismos que ahí habitan.

“Más días con sol y sin lluvia implican más calentamiento de las capas superficiales del mar y más luz para las microalgas. Esto puede propiciar un alza del fitoplancton y potenciar el florecimiento de algales nocivos. Menores ingresos de agua dulce generarían cambios en los patrones de circulación de fiordos con efectos sobre otros organismos, como larvas y plancton”, dice Doris Soto, experta del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (Incar) y una de las autoras del estudio.

Agrega que los centros de cultivo de zonas con más agua dulce están más protegidos de enfermedades como el piojo de mar, caligus y amebiasis, parásitos que se desarrollan mejor en aguas más saladas. Por ello, una disminución en las lluvias causaría enfermedades en los salmones y propiciaría eventos como las catastróficas mareas rojas de 2015 y 2016. “El de 2016 ocurrió por una baja en las precipitaciones en el norte de la Patagonia, con un fenómeno de El Niño muy fuerte. Es muy probable que si la diminución de precipitaciones continúe, tengamos eventos peores”, dice. Explica que cada vez hay más evidencia de que El Niño está incrementando su frecuencia y magnitud por el cambio climático.

Según el Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal), brazo técnico de los productores agrupados en SalmonChile, pese a que aún no registran cambios, están formulando investigaciones y planes para prepararse. Soto cita estudios de esta industria, que apuntan a que las zonas de cultivo más afectadas serían las asociadas a la Cordillera de los Andes, es decir, los ríos y estuarios de Chiloé continental y norte de Aysén, porque son las zonas que gozan de condiciones menos salinas y con mayores ingresos de agua dulce.

Corriente de Humboldt

Las proyecciones de la FAO también advierten sobre el impacto que el cambio climático podría tener en la Corriente de Humboldt, el ecosistema marino más productivo del mundo. Según los modelos de predicción, se espera un alza en la temperatura superficial del mar en Perú y el norte chileno (de Mica a Coquimbo), y en menor medida en Chile central-sur (de Valparaíso a Concepción). El alza generará que las aguas de surgencia ya no sean tan profundas ni ricas en nutrientes, provocando cambios en el régimen pesquero y una disminución en la producción de plancton y fitoplancton.

“Las especies más sensibles a estos cambios climáticos serían la anchoveta, la jibia y, sobre todo, especies que dependen mucho de la productividad primaria, pequeños peces pelágicos como la sardina. SI hay una baja en la productividad primaria del fitoplancton o zooplancton, que son la verdura del mar’, estas especies podrían verse afectadas directamente”, dice Alejandro Ramírez, investigador del Núcleo Milenio Invasal y colaborador del estudio.

Otras especies

Jaime Letelier, jefe de Oceanografía y Medio Ambiente del Instituto de Fomento Pesquero (Ifop), señala que las alteraciones producidas por El Niño y las predicciones sugieren que el hábitat de la zona centro norte se desplazará hacia el sur, al mismo tiempo que se producirá una reducción del hábitat vertical de la anchoveta y jurel, como también el ingreso de especies tropicales como barracudas, tiburón martillo y ballena, tortugas marinas, entre otras, además de un alza de medusas.

En este desplazamiento hacia el sur es probable que parte de la biomasa de anchoveta del Perú se desplace al norte de Chile. El alza de la temperatura y la explotación sin control de las algas podrían generar un impacto no evaluado en los ecosistemas costeros.

En la zona centro-sur, el grueso de la biomasa de anchoveta y sardina común se desplazaría permanentemente hacia las regiones de Los Ríos y Los Lagos, incluso penetrando a la zona de los canales. Además, el alza de predadores gelatinosos como medusas sugiere mayor mortandad de especies como jurel, ancho-veta y sardina en su desarrollo inicial.

Fuente: La Tercera.

Noticias

Universidades de Valparaíso generarán propuestas mitigación de cambio climático

En la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) se llevó a cabo el taller de inicio al “Programa de Resiliencia Climática para el área Metropolitana de Valparaíso”, instancia cuyo objetivo es apoyar a los gobiernos municipales del Área Metropolitana de Valparaíso (AMV), conformada por las comunas de Valparaíso, Viña del Mar, Concón, Villa Alemana y Quilpué, en la elaboración de medidas para afrontar el cambio climático, iniciativa que será desarrollada por las cuatro universidades tradicionales del puerto: PUCV, UV, UTFSM y UPLA.

El proyecto será financiado por el Banco de Desarrollo de América Latina-Corporación Andina de Fomento (CAF) y como contraparte nacional participa el Ministerio de Medio Ambiente. Tendrá una duración de 12 meses, a partir de junio de este año.

Dentro de los diagnósticos que se tendrán que elaborar están: una evaluación de los patrones de crecimiento de la huella urbana del AMV, análisis y definición de la vulnerabilidad y riesgo del Área, selección de cadenas de impactos y proponer un programa de resiliencia climática para el AMV.

Uno de los datos más relevantes que se expusieron en el taller es que la Región de Valparaíso es, probablemente, la que sufrirá con mayor intensidad los efectos del cambio climático. Y al respecto, el codirector del Programa, Antonio Ugalde, profesional de la Facultad de Ciencias de la UPLA, explicó que ello obedece a que “estamos en una zona de transición climática. Hacia el norte vamos avanzando hacia un clima más árido y nosotros estamos en una zona de transición entre un clima semiárido y un clima más mediterráneo, y lo que va a hacer el cambio climático es traer hacia el sur los climas más áridos”.

Desde esa perspectiva, acotó Ugalde, “tanto la Región de Valparaíso como la Región Metropolitana van a ir cambiando su clima hacia uno más árido. El desierto está avanzando, lo que significa que nosotros vamos a tener menos precipitaciones porque lo que va a hacer el cambio climático es aumentar el proceso de aridez de la Región de Valparaíso”.

Frente a ese escenario, uno de los aspectos más preocupantes es que “ésta es una región que depende mucho de la agricultura, a diferencia de la Región Metropolitana, entonces también somos muy dependientes del agua”, advirtió.

El profesional hizo notar que los efectos del cambio climático “ya se están produciendo. Los últimos años hemos vivido una sequía muy intensa, que investigadores del centro CR2, de la Universidad de Chile, denominaron la `megasequía`, porque es una sequía que ha sido la más intensa, prolongada y extensa en toda la historia de Chile, en los últimos 10 mil años, y eso se debe fundamentalmente al cambio climático que ya está aquí y se están detectando signos como una disminución de las precipitaciones por fuera de las tendencias normales”.

Por otra parte, Ugalde precisó que “no es lo mismo vulnerabilidad que exposición, entonces lo que nosotros dijimos en la presentación es que, efectivamente, la Región de Valparaíso es la más expuesta a sufrir los impactos del cambio climático, o donde los impactos van a ser más intensos, pero eso no significa que aquí es donde más presión va a haber sobre los recursos hídricos, donde más va a aumentar la temperatura o donde más problemas va a haber”.

Ello, explicó, se debe a que “no necesariamente somos vulnerables, porque una cosa es la exposición, o sea, vamos a estar sometidos a los efectos del cambio climático con más intensidad, pero si nos preparamos bien, podemos no ser vulnerables, porque la vulnerabilidad es una ecuación entre exposición -que tiene que ver con los impactos-; la sensibilidad que se tenga como sistema, en función de las condiciones ambientales y socioeconómicas; y la capacidad adaptativa, o sea, cómo se ha preparado para que estos eventos impacten menos. Cuando se hace esa ecuación, se determina la vulnerabilidad”.

Teniendo en cuenta aquello, “lo que va a hacer el estudio es definir la vulnerabilidad en las cinco comunas del AMV, de manera de poder definir, dentro de esas cinco comunas, cuáles son más vulnerables, y dentro de las propias comunas, cuáles territorios son más vulnerables, a nivel de unidades vecinales, o sea, a una escala muy pequeña”.

Una vez concluido el estudio, “lo que nos pide el Programa es que hagamos una propuesta de adaptación al cambio climático, o sea, esto no es un estudio solamente, nosotros no sólo vamos a decir: `la Unidad Vecinal 3 de Valparaíso es la más vulnerable`, sino que vamos a llegar a decir cuáles son las medidas para que la vulnerabilidad sea menor, es decir, cómo tenemos que mejorar la capacidad adaptativa y qué elementos tenemos que cambiar dentro de la sensibilidad”, destacó Ugalde.

Como ejemplo, señaló que “si la Región de Valparaíso es donde los recursos hídricos van a ser más afectados en Chile, donde va a haber menos agua porque va a haber menos precipitaciones -eso es lo que los estudios indican-, vamos a estar sometidos a sequías cada vez más intensas y más constantes, esa es la exposición. Ahora, pensemos en la sensibilidad: si tenemos puros cultivos que consuman mucha agua, vamos a ser muy sensibles a la disminución del agua. Y si no tenemos capacidad adaptativa, como por ejemplo, no tenemos planes preventivos, no hemos construido obras de regulación, no hemos capacitado a la gente, si no estamos organizados, obviamente vamos a ser muy vulnerables”.

En tal sentido, el codirector del Programa precisó que “el cambio climático son variaciones en las condiciones de la naturaleza que nos van a afectar, pero cuánto nos van a afectar, depende de cómo nos organicemos, de cómo gestionemos el medioambiente, cómo ordenemos la ciudad, cómo planifiquemos, cómo podamos organizarnos, la educación que recibamos, o sea, el cambio climático va a ser tan intenso a nivel planetario, que nos llama a hacer una reorganización de nuestras prioridades, a través de las políticas públicas, a través de cambios culturales, y esas son las propuestas que vamos a tener que hacer una vez finalizado el proyecto”.

Otro de los expositores fue el director del Instituto de Geografía de la PUCV, Luis Álvarez, quien destacó que “hay una serie de relaciones de orden ambiental que ameritan poner atención, a propósito de que el cambio climático está directamente relacionado con las variaciones en la atmósfera, lo que está repercutiendo en el fenómeno urbano. Son variados los eventos extremos que nos muestran que se debe poner atención y efectivamente se percibe que tendremos menos precipitaciones, pero más intensas”.

A su vez, la directora del Departamento de Meteorología de la Universidad de Valparaíso, Ana María Córdoba, expuso sobre el cambio climático y su impacto en la región. En la ocasión planteó que 17 de los 18 años más cálidos durante los últimos 136 años han ocurrido desde 2001, marcando un verdadero récord en 2016. Ha habido otros periodos de altas temperaturas, pero desde la revolución industrial se han alcanzado los niveles más altos.

El fenómeno se ha plasmado a través del calentamiento de los océanos, derretimiento de los glaciares y la Región de Valparaíso se ha visto afectada por una larga sequía que ha complicado a los productores agrícolas. “Los sistemas naturales y socioeconómicos no están preparados adecuadamente para enfrentar este tipo de sequía y la concatenación de efectos que de ella se derivan. A nivel internacional, más del 50% de la población vive en zonas urbanas y las ciudades generan el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero”, precisó.

Finalmente, La seremi de Medio Ambiente, María Victoria Gazmuri, hizo notar que “cuando nos referimos al concepto de adaptación al cambio climático, no quiere decir que se trata de resignarnos frente a este problema global, sino por el contrario, la idea es entenderlo como una medida de planificación frente a los desafíos que nos impone el Cambio Climático. Los municipios tendrán un rol clave, ya que serán parte de los estudios”.

Fuente: El Mercurio.

Noticias

Climatólogo asegura que sequía en zona central podría ser recurrente a fines del siglo XXI

El climatólogo Martín Jacques, adelantó en Los Ángeles que señales relacionadas al cambio climático, como la sequía, van a ser más recurrentes a finales del siglo XXI.

El integrante del departamento de Geofísica de la Universidad de Concepción se refirió a este fenómeno en un seminario sobre el cambio climático en la capital Provincial de Bío Bío.

Jacques manifestó que las condiciones actuales se irían normalizando, hasta ser a finales de este siglo la regla por el efecto del cambio climático.

Para la presidenta del Consejo Consultivo Para la Sustentabilidad en el Bío Bío, Mónica Ehrenfeld, lo anterior es inquietante, ya que la falta de lluvias impide que se mejore la calidad del aire en Los Ángeles.

A su juicio, esto es más que suficiente para que el Gobierno agilice la implementación del Plan de Descontaminación Ambiental que aún permanece en la Contraloría.

La dirigenta ambientalista reiteró sus críticas al Gobierno por considerar que no han tomado conciencia sobre lo necesario que se hace contar con el Plan de Descontaminación Ambiental lo antes posible.

Fuente: Biobío Chile.

Noticias

Williams Nordhaus: “El problema y la solución al cambio climático está en la economía”

Que el cambio climático afecta a la economía no siempre fue así. Nordhaus creó el primer modelo que los relaciona. Su receta: gravar con impuestos las emisiones de CO2.

Su programa, que relaciona economía y clima, es indispensables para evaluar la eficacia de las estrategias contra el cambio climático. La receta de este economista estadounidense, premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cambio Climático, para paliar el cambio climático: que gobiernos, empresas y hogares paguen un precio alto por sus emisiones de carbono. “No es una receta que sepa bien, pero es la más eficaz”, sentencia a DEIA.

Durante años el cambio climático parecía un asunto de matemáticos y físicos concienciados junto a biólogos conservacionistas y ecologistas. ¿Por qué, cuándo y cómo se le ocurrió relacionar estas áreas con la economía?

-Es verdad que la economía y las ciencias sociales relacionadas con la política han entrado más tarde en el cambio climático. Por lo visto se tenía otras cuestiones que atender: crisis financieras, guerras, la formación de la Unión Europea. Había que entender que la economía del cambio climático dependía de la ciencia;y hasta que la ciencia no se desarrolló lo suficiente, de manera que se resolviera lo que estaba pasando a nivel geográfico y nacional, la economía no podía entrar. Podrías hablar del calentamiento global, pero no de una economía global. Por tanto, se necesita una ciencia que esté suficientemente avanzada para estar a ese nivel, para ver el impacto específico del cambio climático en cada país. Eso no se desarrolló hasta los años 90.

A la hora de limitar, controlar y reducir el cambio climático, ¿cuál es el papel de la economía? ¿De qué tipo de economía hablamos?

-El problema y la solución del cambio climático está en la economía y en la política. El principio del problema climático es el sector de la energía y el uso de los combustibles fósiles;por ello, hay que identificar instrumentos que ayuden a sustituirlos por combustibles bajos en carbono, así que la economía y la política se han desarrollado en esa línea.

Si le invitaran a realizar en el verano de 2025 un crucero por el Ártico, surcando el polo Norte, me imagino que no se alegraría mucho.

-Igual sí que sería un panorama bastante bonito (ironía) en torno al futuro del polo Ártico. Sobre los tiempos no está muy claro lo que va a pasar. Pero parece muy probable que en el verano el hielo en el polo Norte se fundirá en los próximos cincuenta años;puede ser en veinte o treinta años, pero se fundirá. Cuando empecé a trabajar sobre esto, un prestigioso climatólogo ruso ya predecía que para 2030 no habría hielo en verano. Luego, parece muy probable que el crucero ese llegará pronto.

Con tantos datos y tan contrastados, ¿es posible que siga habiendo quien niegue que somos los humanos el factor clave en este cambio climático?

-Lo que ha sucedido con el tabaco es trasladable al cambio climático. Hay estudios sobre lo que la gente pensaba sobre el fumar en los años 50. Entonces el 80% de los fumadores no creía que fumar provocara cáncer. Se puede establecer un paralelismo con la gente que dice que el cambio climático no existe, que no hay que preocuparse, que es demasiado caro combatirlo, que nada va a pasar realmente. En el tabaco, con la combinación de la evidencia científica en las comunidades de salud pública junto con los médicos provocaron que la mayoría de la gente crea que fumar provoca cáncer. Con el clima hay que enseñar a la gente, en los colegios en especial, y así la gente empezará a asumirlo, pero es un proceso muy lento.

¿Hay conciencia real de los riesgos, daños y catástrofes socieconómicas a medio plazo consecuencia del cambio climático antrópico?

-La gente informada, los científicos, universitarios, los economistas… reconocen que es un peligro muy serio para el planeta. Si consideramos a toda la población, muchas personas escuchan a los políticos decir que es un peligro y no se lo creen. Es un tema complicado y la gente que está muy ocupada no puede ir a las fuentes científicas para informarse. Cuando el Papa hace unos años hizo una encíclica sobre el tema, eso influyó muchísimo en la gente que lo sigue.

Protocolo de Río de Janeiro, Acuerdo de París… Muchos investigadores como James Hansen predijeron que el aumento de la concentración de CO2 era el causante principal del cambio climático. ¿Por qué no les hicieron caso en los años 70 u 80?

-Porque lleva tiempo que la gente lo comprenda. Tienes que tener prueba de lo que estás diciendo. En la década de los 80, Hansen empezó a hablar de ello y el IPCC vino después. Cada vez más gente se amplía a la comprensión del problema. Pero lo importante es que cada vez sea más asumido por los científicos, políticos, economistas que influyen en las intervenciones. Sin embargo, la comprensión del público va muy lenta.

Más vale tarde que nunca. ¿Cómo valora la efectividad del Acuerdo de París?

-No tengo grandes esperanzas. El acuerdo conlleva una serie de compromisos a nivel internacional sobre cambio climático pero hay dos problemas. Uno, no hay coordinación, no se vinculan los esfuerzos a nivel nacional con los globales. El segundo es que no hay obligación ni incentivos sobre lo acordado. Si no se cumplen los compromisos los países no van a enfrentarse a ninguna consecuencia.

Y aunque fuera eficaz. ¿Qué podemos hacer los demás si el presidente Trump, de la mayor potencia y mayor productor de CO2, se retira del acuerdo? ¿Y si China, India y Brasil lo ven como algo lejano?

-Trump es un problema para todos y espero que lo sea durante un periodo pequeño de tiempo y el próximo Gobierno retome la cooperación internacional en temas de Cambio Climático. El momento actual es muy malo. Para progresar en el cambio climático es clave que los grandes países -Estados Unidos, China, India y los de la Unión Europea- se reúnan. Eso requiere alguna estructura del Acuerdo de París para que haya acuerdos vinculantes e incentivos para que los países participen.

Para evitar el aumento de CO2 y limitar el cambio climático, las ciencias medioambientales proponen acciones como no talar bosques, no contaminar el mar… ¿Qué acciones propone la economía?

-Hace falta estimular a los individuos para que cambien su comportamiento;los consumidores a titulo individual, los productores y los gobiernos. Eso significa que debemos incentivar la reducción del uso de productos que tienen mucho componente de carbono y usar más productos bajos en carbono. Y para los productores lo mismo, motivarles para que no elaboren esos productos altos en carbono, sino los bajos… Los economistas dicen que lo mejor es subir el precio de las emisiones de carbono con un impuesto alto;es la mejor receta.

Está claro que nos salvamos todos o perecemos todos. ¿Se va hacia esa integración económico-ambiental?

-En la comprensión del problema se ha avanzado muchísimo, pero en las políticas casi nada.

En castellano se dice que un pesimista es un optimista bien informado. ¿William Nordhaus es optimista?

-Trato de ser realista, pero no hemos hecho mucho por ralentizarlo. Necesitamos asegurarnos que no será tremendamente serio y grave.

Fuente: DEIA.

Noticias

El cambio climático amenaza los sitios arqueológicos del Ártico

El cambio climático amenaza unos 180.000 sitios arqueológicos del Ártico canadiense, el Ártico noruego y Alaska. 

Miles de sitios arqueológicos situados en el Ártico “desaparecen rápidamente” como consecuencia del cambio climático, a un ritmo que se duplica en el Polo Norte en relación al resto del planeta, según un estudio internacional publicado el jueves en la revista científica Antiquity.

El Gran Norte tiene cerca de 180.000 sitios arqueológicos -en el Ártico noruego (60%), el Ártico canadiense (19%) y Alaska (20%)– que “el clima frío y húmedo” de esta región “ha conservado de manera extraordinaria” hasta hace relativamente poco, recuerdan los autores del artículo consultados por AFP.

Sin embargo, las alteraciones causadas ​​por el aumento de la temperatura de la superficie de la Tierra “destruyen muchos de estos registros culturales y ambientales del Ártico”, lamentan los arqueólogos polares cuyas conclusiones se basan en 46 estudios anteriores.

Especialmente porque “muy pocos de estos sitios han sido excavados” y podrían desaparecer antes de haber revelado sus secretos, señalan.

Los científicos destacan dos amenazas en particular: “La intensificación del derretimiento del permafrost”, la capa normalmente helada de forma permanente que representa una cuarta parte de la superficie terrestre del hemisferio norte, y “la erosión costera” debido al aumento del nivel de las aguas y la multiplicación de tormentas.

Estos dos importantes efectos del cambio climático ya son responsables de la desaparición de varios caseríos polares.

“¡Esto es una catástrofe. La mayoría de los sitios, entre ellos varios de los más importantes, han desaparecido”, declaró al diario Globe and Mail el arqueólogo polar Max Friesen, de la Universidad de Toronto y uno de los autores de este estudio.

Fuente: AFP.

Noticias

Comienza el Programa de resiliencia al cambio climático en la Región de Valparaíso

Según estudios, la Región Valparaíso es la más vulnerable al cambio climático a nivel nacional.

La Seremi del Medio Ambiente de Valparaíso, junto al Banco de Desarrollo de América Latina y la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, realizaron el taller de inicio del “Programa de Resiliencia Climática para el área Metropolitana de Valparaíso”, con el fin de dar a conocer a la comunidad los objetivos, métodos y avances del programa de estudios enfocado en la elaboración de medidas para afrontar el cambio climático en la región.

Se trata de un programa impulsado por la Corporación Andina de Fomento (CAF) con el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente, que tiene como objetivo apoyar a los gobiernos municipales del área metropolitana de Valparaíso a orientar el desarrollo de sus comunas hacia uno que sea bajo en carbono y resiliente ante los impactos del cambio climático. A través del análisis de la vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático, la medición de la huella hídrica y huella urbana, indicadores que delinearán medidas de adaptación para el territorio.

La Seremi de Medio Ambiente de la Región de Valparaíso, Victoria Gazmuri, señaló que según estudios la región de Valparaíso es la más vulnerable al cambio climático a nivel nacional, por lo que agradeció a la CAF y las universidades que ejecutarán el estudio, su preocupación e interés en trabajar en pos del cuidado del medio ambiente en la región.

“Estamos muy contentos y agradecidos de poder implementar este programa de adaptación en la región. Cuando nos referimos al concepto de adaptación al cambio climático, no quiere decir que se trata de resignarnos frente a este problema global, sino por el contrario, la idea es entenderlo como una medida de planificación frente a los desafíos que nos impone el Cambio Climático. Los municipios tendrán un rol clave, ya que serán parte de los diversos estudios”, señaló la Seremi de Medio Ambiente, Victoria Gazmuri.

El programa será ejecutado durante 12 meses en las comunas de Valparaíso, Viña del Mar, Concón, Villa Alemana y Quilpué; a través de estudios climáticos enmarcados en el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático para Ciudades y el Plan Regional de Desarrollo Urbano y Territorial De La V Región de Valparaíso.

Fuente: El Martutino.

Noticias

Diferencias entre Trump y sus aliados por comercio y cambio climático dificultan declaración conjunta en el G7

Trudeau y Macron recalcaron durante una rueda de prensa en Ottawa, que seguirán siendo “educados y respetuosos” pero también “firmes” con el presidente de EE.UU.

Las diferencias entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y sus aliados occidentales en materia de comercio y cambio climático dificultan un acuerdo para lograr una declaración final conjunta en la Cumbre del G7, que se inicia mañana en Canadá.

En un esfuerzo para tratar de salvar el comunicado final, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anfitrión de la cumbre, ha desarrollado durante la jornada de hoy una intensa actividad diplomática con algunos de los líderes que asistirán a la reunión.

Fuentes europeas dijeron hoy a Efe que la principal barrera para obtener un acuerdo sobre el comunicado final de la cita, que tendrá lugar en la localidad canadiense de La Malbaie, es la negativa de Trump a que se aborde el cambio climático.

Ante esta oposición, Trudeau ha centrado sus esfuerzos en que se trate otro tema medioambiental como la lucha contra la proliferación de plásticos en los océanos.

Trudeau se reunió ayer y hoy con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, para aunar posturas de cara a Trump, que todavía no ha llegado a Canadá.

Trudeau y Macron recalcaron durante una rueda de prensa conjunta este jueves en Ottawa, que seguirán siendo “educados y respetuosos” pero también “firmes” con el presidente de EE.UU.

Trump ha irritado a sus aliados al imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes, entre otros países, de Europa, Canadá y Japón, alegando que suponen un riesgo para la seguridad nacional.

Macron advirtió hoy a Trump de que los aranceles y una posible guerra comercial con los aliados de EE.UU. afectará negativamente en primer lugar “a los trabajadores estadounidenses”.

El jefe de Estado galo también insinuó que Francia no firmará una declaración conjunta rebajada para contentar a Trump en el tema medioambiental o comercial y afirmó que es más importante que sea relevante a que aparezca la firma de Estados Unidos en el texto.

Por su parte, Trudeau insistió en la rueda de prensa con Macron en que los Estados seguirán conversando para lograr posturas comunes y que la Cumbre del G7 “es una gran oportunidad para tener discusiones francas con países que son aliados desde hace tiempo”.

Sin embargo, las fuentes europeas consultadas por Efe no mostraron esperanza de que se logre un comunicado conjunto.

“En estos momentos, no somos optimistas”, apuntaron las fuentes sobre la posibilidad de que la Cumbre del G7 en La Malbaie, unos 140 kilómetros al este de Quebec, termine el sábado con una declaración conjunta, como es tradicional.

Trudeau mantuvo hoy, además, conversaciones telefónicas con el nuevo primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y la primera ministra británica, Theresa May, horas antes de que se encuentre con ambos en la cumbre.

Trudeau señaló en un comunicado que con Conte analizó las “prioridades comunes para la cumbre, incluido el crecimiento económico que beneficia a todos, empleos para el futuro, igualdad de género y empoderamiento de las mujeres, educación para niñas, cambio climático y comercio basado en reglas”.

Conte, que ha llegado a la dirección del Gobierno italiano de la mano del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga, es un desconocido para Trudeau, aunque las fuentes de la UE indicaron a Efe que no esperan que el líder italiano se desmarque de las posiciones del resto de países europeos.

Por otro lado, el primer ministro canadiense y May conversaron sobre “la importancia del G7 como un foro para que los líderes coordinen acciones sobre problemas globales, incluido el cambio climático, paz y seguridad”.

Trudeau también tiene previsto reunirse a última hora de hoy con los dos representantes de la Unión Europea (UE) en la cumbre, el presidente del Consejo de Europa, Donald Tusk, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para coordinar posturas de cara a la Cumbre del G7.

Fuente: Emol.