Tag: cambio climatico

Noticias

Parlamentarios de América Latina y el Caribe buscan soluciones al cambio climático

El encuentro abordará temas como los desafíos socio-económicos y las posibilidades de limitar la temperatura global.

Del 4 al 5 de octubre de 2018, las y los parlamentarios de las Américas y el Caribe se reunirán en Ciudad de Panamá, Panamá, en el 3er Encuentro de la Red Parlamentaria de Cambio Climático para contribuir con las conversaciones adelantadas en el Diálogo de Talanoa, y fomentar el rol de los parlamentos en la promoción de agendas climáticas que comprendan acciones efectivas y ambiciosas.

El encuentro, organizado por ParlAmericas y Parlatino, titulado: “Promoviendo la acción climática en las Américas y el Caribe: El rol de los parlamentos en la agenda climática”, abordará temas como los desafíos socio-económicos y las posibilidades de limitar la temperatura global a 1.5o Celsius, la perspectiva  político-legislativa de los mecanismos para transformar los riesgos de las economías nacionales de adaptación al cambio climático y la fijación del precio del carbono en la región.

“El encuentro será una excelente oportunidad para que las y los parlamentarios y expertos del clima de todo el hemisferio intercambien aprendizaje”, aseguró el honorable Robert Nault presidente de ParlAmericas y diputado de Canadá. “Todos y todas hemos sido testigos del impacto perjudicial del cambio climático en todo el mundo y esta reunión nos proporcionará más conocimiento sobre cómo desarrollar acciones efectivas que nos permitan responder a nuestros desafíos comunes y las circunstancias particulares de nuestros vecinos en la región”.

“Nuestro trabajo en la Red Parlamentaria de Cambio Climático es crear herramientas, recursos y espacios como este encuentro, en el que promoveremos un diálogo que nos permita evaluar el estado de las negociaciones internacionales de cambio climático y el progreso hacia el cumplimiento de los compromisos de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional en nuestros países”, aseguró el diputado de Panamá Javier Ortega, presidente de la Red Parlamentaria de Cambio Climático.

Por su parte, el diputado de Panamá, Elías Castillo, presidente del Parlatino, sostuvo que “la importancia de este espacio organizado por ParlAmericas y Parlatino es fomentar la labor que tenemos como parlamentarios(as) en promover una gobernanza climática efectiva, que a su vez, esté alineada con la agenda climática internacional”.

La agenda del encuentro incluye una sesión para que las y los parlamentarios compartan su perspectiva política sobre las preguntas de evaluación del Diálogo de Talanoa, que serán discutidas a nivel global durante la fase política del Diálogo en la COP24 en Polonia el próximo mes de diciembre.

Fuente: ConexiónCOP. 2 de octubre de 2018.

Noticias

Las conclusiones provisionales del IPCC

El impacto del cambio climático será bien distinto en función del aumento de la temperatura, previsto entre +1,5ºC y +2ºC, según versiones provisionales del informe del grupo de expertos de la ONU sobre el clima, reunidos en Corea del Sur.

¿En qué punto estamos?

Si las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el hombre mantienen su ritmo actual, el calentamiento terrestre medio superará +1,5ºC respecto al nivel preindustrial alrededor de 2040.

Si todas estas emisiones cesaran inmediatamente, es probable que el mundo se mantuviera por debajo del umbral crítico de 1,5ºC. Sin embargo, los gases ya emitidos continuarían generando algunos impactos, sobre todo en cuanto a la elevación del nivel del mar.

¿Qué impactos se prevén?

Los riesgos son menores si se trata de un aumento de +1,5ºC en vez de +2ºC, tanto en cuanto al número de eventos extremos, olas de calor, lluvias diluvianas, fuegos forestales, invasiones y extinciones de especies, productividad de los océanos, rendimiento agrícola y pérdida del permafrost, los suelos helados de las grandes altitudes.

No obstante, frenar el mercurio a +1,5ºC de aquí a 2100 podría no bastar para frenar la desestabilización de los casquetes glaciares de la Antártida y de Groenlandia, lo que equivaldría a una importante subida del mar en los próximos siglos.

 ¿Qué hacer? 

Estabilizar el calentamiento a +1,5ºC exige lograr una neutralidad en emisiones de CO2 (en un 80% procedentes de la combustión de energías fósiles) a mitad del siglo, es decir, dejar de emitir en la atmósfera más de lo que somos capaces de retirar. Esto pasa también por reducir el resto de emisiones, sobre todo el metano. Y las posibilidades de éxito aumentan si esto sucede hacia 2030.

Pero el resumen provisional sugiere, en sus gráficos, que el máximo de emisiones mundiales de CO2 será alcanzado en 2020.

¿Qué hacer? “No hay una respuesta simple”, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) de la ONU.

La transición debe ser “rápida y vasta” y debe suceder entre los próximos 10 y 20 años, en materia de sistemas energéticos, urbanos, industriales…

La mayoría de escenarios estudiados por los expertos para permanecer en +1,5% incluyen procedimientos de absorción de CO2 (a través de los suelos y los bosques principalmente).

Pero los conocimientos actuales no permiten captar ni almacenar CO2 a gran escala. La mejor opción es pues una reducción rápida de las emisiones, según los expertos.

Fuente: AFP. 1 de octubre de 2018.

Noticias

Científicos presentan ante la ONU diagnóstico sobre el cambio climático

Los países deberían iniciar un proceso de revisión de sus compromisos de 2015, insuficientes pues conllevarían un aumento de la temperatura mundial en 3ºC.

Reunidos en Corea del Sur, los delegados de los Estados de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estudian a partir de este lunes el último informe de los científicos del IPCC, un balance implacable de los efectos del cambio climático y del retraso para hacerle frente.

El informe se basa en 6.000 estudios científicos y advierte del fuerte impacto que tendría un aumento de las temperaturas de 1,5 ºC. También plantea las opciones, limitadas, para actuar y mantener al mundo bajo ese umbral.

En 2015, en la cumbre COP21 celebrada en París, la ONU encargó a su Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) un informe sobre el objetivo de 1,5ºC.

Los países acababan de comprometerse a reducir sus emisiones para permanecer “muy por debajo de 2ºC” respecto a la era preindustrial.

El compromiso añadido de “proseguir con los esfuerzos para limitar el aumento a 1,5 ºC” se obtuvo en el último minuto y era una reivindicación de los Estados más vulnerables, como las islas pequeñas.

Pero desde entonces los investigadores han revisado los riesgos, en un mundo sacudido por un recrudecimiento de las olas de calor y los incendios forestales.

“Hace tres años, no había mucha literatura científica sobre un calentamiento del 1,5ºC”, explica Jim Skea, profesor del Imperial College de Londres y copresidente del IPCC.

El informe, de 400 páginas, describe una clara diferencia de impacto entre 1,5 y 2ºC, en todos los ámbitos, ya sea en lo tocante al nivel de las olas de calor, a las extinciones de especies o a la productividad agrícola.

“Eso es importante pues aclara la cuestión: sí, marca una gran diferencia [1,5 o 2]”, afirma Laurence Tubiana, arquitecta del acuerdo de París. “Recuerdo conversaciones con bastantes países antes de París, nos decíamos: ‘¿por qué 2 ºC? ¿por qué no 2,5 ºC?'”.

¿FACTIBLE?

Con todo, hay dudas sobre la viabilidad del del objetivo de +1,5 ºC. La pregunta no es de poca importancia si se tiene en cuenta que en 2017 las emisiones mundiales fruto de la energía fósil volvieron a crecer.

“No damos una respuesta simple”, avisa la climatóloga Valérie Masson-Delmotte, que copresidirá esta sesión coreana del IPCC. Pero “ahora estamos en la encrucijada. Mirar hacia 1,5 ºC, es mirar lo que nos va a pasar, en nuestra vida, no a la generación siguiente”.

“Globalmente, este informe dice ‘hace falta que las emisiones alcancen su pico muy rápido’, a partir de 2020”, resume Laurence Tubiana. “Creo que hay que utilizarlo para decir ‘esto es urgente, y hay soluciones'”.

Estabilizar en 1,5 ºC el aumento exige neutralidad en las emisiones de CO2 a mitad de siglo, apunta el proyecto sometido al IPCC.

La publicación del informe llega dos meses antes de las negociaciones sobre el clima de la COP24. Los países deberían iniciar un proceso de revisión de sus compromisos de 2015, insuficientes, pues conllevarían un aumento de 3 ºC.

No obstante, no se espera que los Estados modifiquen el fondo del informe, pero podría haber un fuerte debate sobre la formulación del mismo, auguran los habituales del proceso.

Además, queda la incógnita estadounidense. “Estados Unidos podría apoyar a la ciencia, como han hecho en el pasado, u obstruirla”, afirmó un autor, que pidió el anonimato.

Según el departamento de Estado, Trigg Talley un veterano de la diplomacia sobre el clima, fue el encargado de liderar la delegación, algo que los autores valoraron como “tranquilizador”.

Una sesentena de gobiernos profirieron 3.600 comentarios sobre la versión preliminar, según Valérie masson-Delmotte. “De momento, está siendo constructivo”, señaló.

En principio, la reunión se prolongará hasta el viernes, pero el informe debería hacerse público, oficialmente, el lunes 8.

Fuente: AFP. 1 de octubre de 2018.

Noticias

Conoce lo que podría pasar con el cambio climático en Chile

Los animales, los seres humanos, las plantas y todas las especies de La Tierra ya están sometidas a este preocupante escenario. ¿Cómo nos afecta en la actualidad? ¿qué pasará en el futuro?

El derretimiento de los glaciares o la sequía ya son parte de este fenómeno, el que afecta no tan solo a los humanos, sino que también a los animales, plantas y todas las especies del planeta.

Los animales, los seres humanos, las plantas y todas las especies de La Tierra ya están sometidas al escenario del cambio climático. El derretimiento de los glaciares o las sequías son algunos de los fenómenos que están ocurriendo por esta problemática.

¿Qué ocurre ahora en Chile?
Los impactos que se reflejan en la actualidad son, por ejemplo, en la temperatura, las cuales han aumentado en el valle central y en la cordillera, según un análisis realizado por el ministerio de Medio Ambiente hace un año.

También se percibe por las precipitaciones, las cuales han disminuido en la zona centro-sur de Chile. Incluso, desde el 2011 hasta el 2030, proyectaron una disminución entre 5% y 15% entre la cuenca del río Copiapó y Aysén.

Finalmente, estamos viviendo los eventos climáticos extremos, es decir, en el caso de nuestro país: la sequía y olas de calor.

¿Qué pasaría en el futuro?
Paloma Ávila, periodista del programa dedicado a temas tecnológicos y medioambientales, Por la Razón y la Ciencia, afirmó que el cambio climático tendrá impacto en las migraciones.

“Una de las razones de la migración de aquí a futuro es el cambio climático. Hay muchos pueblos en las costas que van a desaparecer y porque en ciertas zonas, que viven de cultivos, no se va a poder plantar”, explicó.

Se proyecta que al 2050 es probable que más de 30 mil personas en el mundo se hayan cambiado del lugar donde vivían por estos cambios.

Los animales, por su parte, también buscarán una forma de sobrevivir, pero “demasiadas especies van a desaparecer”. “Históricamente la curva del cambio climático era tal que permitía que las especies alcanzaran a adaptarse, pero la velocidad que tiene ahora el calentamiento global (demasiado impulsada por el hombre) hace que ese cambio evolutivo no sea posible”, agregó.

Cabe mencionar que, en el análisis realizado por el ministerio de Medio Ambiente, también dieron a conocer los posibles impactos del cambio climático en Chile en las siguientes áreas.

– Biodiversidad: problemas de adaptación de animales y plantas.
– Pesca y acuicultura: La acidez en los océanos altera el ecosistema marino. Las consecuencias irían en un aumento de la mortalidad de los crustáceos y moluscos.
-Salud: Influiría las olas de calor y frío, al igual que los cambios en calidad de agua y alimentos.
– Recursos hídricos: Reducción de caudales entre las regiones de Coquimbo y Los Lagos, afectando los recursos energéticos. El retroceso de los glaciares sería más significativo.
– Infraestructura: aumento en las intensidades de los eventos extremos, como inundaciones por lluvias, aludes o desbordes de ríos.
– Turismo: Por ejemplo, el retroceso de los glaciares en la zona austral impactaría en esta área, una de las actividades importantes de este sector.

Fuente: Futuro 360, CNN/CHV. 13 septiembre de 2018.

Noticias

Los gigantes bosques submarinos de la Patagonia resisten el cambio climático

Los gigantescos bosques de algas de la Patagonia chilena resisten al cambio climático, lo que alienta la esperanza de que puedan mantener su importante rol en la mantención de la biodiversidad en esta rica zona del planeta.

Al igual que en la superficie, bajo el mar existen extensos bosques constituidos por algas. En la región de Magallanes, en la Patagonia chilena, crecen gigantescos bosques de Macrocystis pyrifera, comúnmente conocidos como huiros, sargazo o calabacillo.

Considerado como uno de los organismos vivientes más grandes del planeta –pueden llegar a medir hasta 90 metros-, estos bosques de huiros brindan refugio y son sitios de reproducción y alimentación para una gran cantidad de especies, crustáceos, moluscos, peces, algunas variedades de gusanos marinos y de la apreciada centolla, entre otras.

Una reciente expedición del Centro de investigación dinámica de ecosistemas marinos de altas latitudes de la Universidad Austral (Ideal) recorrió los fiordos australes y el Canal de Beagle, en el extremo sur de Chile, para estudiar cómo estos bosques submarinos se podrían ver afectados por el cambio climático, con una mayor cantidad de descarga de agua dulce producto del deshielo de glaciares, lo que genera cambios que pueden ser relevantes para los bosques, como el nivel de salinidad y la cantidad y calidad de la luz que reciben.

Los primeros estudios indican que, a diferencia de lo que ocurre en otras zonas de planeta -como en Tasmania- y en la parte norte de Chile, los bosques submarinos de la región de Magallanes están mostrando una respuesta fisiológica diferente.

“Esta respuesta fisiológica es óptima y les permite seguir sobreviviendo a condiciones extremas, es decir, son algas que se están aclimatando”, dice a la AFP el ingeniero en acuicultura y estudiante de doctorado de biología marina del Centro Ideal Mauricio Palacios.

Y si sus condiciones se mantienen, significa también que se preserva la alta biodiversidad asociada a estos gigantescos bosques submarinos. “Esto es bueno para el ecosistema en general y en la Patagonia mejor aún”, que disfruta de una de las aguas más limpias del planeta, agrega Palacios.

Valioso recurso comercial 

La presencia de estos bosques sustentan otras pesquerías, modifican las corrientes -reduciendo hasta en un 20% la velocidad de estas al interior de los bosques- y constituyen un valioso recurso comercial, destaca por su parte a la AFP el biólogo Erasmo Macaya, jefe de la expedición del Centro Ideal.

Cosechada, esta alga puede ser utilizada como alimento para el cultivo de invertebrados marinos, como por ejemplo erizos y abalones. Se ha utilizado además en la producción de biocombustibles, fertilizantes y la extracción de “alginatos” usados en la industria alimenticia como espesantes.

En Chile, se pueden encontrar bosques de huiros desde Arica, en la frontera norte, hasta el Cabo de Hornos, una de las últimas zonas habitadas del planeta. También se encuentra ampliamente distribuida en el hemisferio norte, desde Alaska a Baja California, mientras que en el hemisferio sur es posible hallarlos en Perú, Sudáfrica, el sur de Australia, Nueva Zelanda, islas subantárticas y en la zona sur de la costa atlántica de Sudamérica, de acuerdo al Centro Ideal.

Hasta el momento, no se extrae comercialmente en el extremo sur del país pero su sobreexplotación en algunas zonas de la costa central chilena está amenazando su subsistencia.

Fuente: AFP. 22 agosto de 2018.

Noticias

La UE financiará difusión de información sobre el cambio climático en español

La UE donará 195.000 euros a la secretaría de ONU Cambio Climático para la difusión de información en español.

La Unión Europea, a través del programa EUROCLIMA+ donará 195.000 euros (222.815 dólares estadounidenses) a la secretaría de ONU Cambio Climático (CMNUCC) para la difusión de información en español sobre el proceso internacional frente al cambio climático, en el marco del avance de la acción climática en todo el mundo y la implementación del Acuerdo de París. Este acuerdo ha sido anunciado durante la Semana del Clima de América Latina y el Caribe que se celebra en Montevideo, (Uruguay …

Leer más: http://www.europapress.es/sociedad/medio-ambiente-00647/noticia-ue-donara-195000-euros-secretaria-onu-cambio-climatico-difusion-informacion-espanol-20180823122216.html

Noticias

Entrevista a director del IACH: “La influencia antártica en la regulación del clima de Chile y el planeta es gigantesca”

En el contexto del encuentro POLAR2018, realizado en  la ciudad de Davos, Suiza, se llevó a cabo la Conferencia Abierta del Comité Científico de Investigación Antártica (SCAR, por sus siglas en inglés) y el Comité Internacional de Ciencias del Ártico (IASC, por sus siglas en inglés) en junio pasado, instancia donde participó el Dr. Marcelo Leppe Cartes, director nacional del Instituto Antártico Chileno (INACH), como parte de una significativa delegación chilena. Uno de los focos principales de este encuentro fue el análisis del escenario global tras el Acuerdo de París y cómo el cambio climático está afectando las zonas polares.

¿Cuántos investigadores chilenos estuvieron presentes en Davos?

Suiza no es un destino barato dentro de Europa, por lo que se esperaba una cantidad reducida de chilenos en esta reunión de SCAR, pero con orgullo debo decir que fue una de las grandes delegaciones, con más de 40 representantes chilenos. Pero, sin duda, la sorpresa más bonita fue ver a muchos estudiantes de posgrado que comenzaron su formación en Chile y ahora se encuentran efectuando investigaciones en los más prestigiosos institutos y universidades de Europa.

¿Qué tan importante fue POLAR2018 y cuáles fueron sus énfasis?

Ha sido la reunión polar más grande que se haya organizado. Se reunieron centenares de investigadores y profesionales ligados a la divulgación de la ciencia. Pudimos ser partícipes, además, de un gran foro de discusión sobre el estado del medioambiente mundial. Un espacio muy interesante y con una asistencia limitada de trescientas personas y donde gratamente resulté el único hispanoparlante invitado junto a otros líderes de la ciencia y prestigiosos editores de la revista Nature. Un verdadero privilegio participar de este foro y responder varias preguntas del público enfocadas a la percepción de las distintas regiones del planeta.

¿Cómo ve la relación entre Chile y Antártica?

Para los demás países resulta muy romántico e, incluso, muy de moda estudiar la Antártica, porque es un continente remoto y es como trabajar en la Luna. Este continente condiciona, por ejemplo, la floración de los cerezos en Japón o si los escoceses pueden o no usar el típico kilt a la misma latitud que el cabo de Hornos.

Para los chilenos y chilenas trabajar en el Continente Blanco tiene una condición práctica. Las corrientes marinas que nacen en la Antártica determinan la existencia del desierto más árido del planeta, el desierto de Atacama, y probablemente influya la productividad de nuestros océanos y la capacidad que tiene la región central de Chile para sus cultivos. La influencia antártica en la regulación del clima de Chile y el planeta es gigantesca, pero estamos avanzando en su comprensión.

¿Cómo se ven las proyecciones del cambio climático?

El tema principal de esta última reunión de SCAR fue la actualización del Acuerdo de París. En las conclusiones del año 2015 se decía que no se debería incrementar la temperatura media mundial más allá de 1,5 ºC. Ese era uno de los grandes objetivos al que todos los países debían adherirse, aceptando que el cambio climático era irreversible.

Sin embargo, nos pudimos dar cuenta de que esa optimista proyección de 1,5 ºC está lamentablemente desechada, pues hoy día estamos hablando de no aumentar la temperatura media mundial por sobre los 2,1 a 2,3 ºC.

Las proyecciones están mostrando un aumento del nivel del mar cercano a los 52 cm, es decir, sobre el medio metro de incremento del nivel del mar hacia el año 2100. Esto último traería graves consecuencias para países como Chile, que tienen el 80 % de la actividad productiva dependiente de las zonas costeras. Existe consenso en la comunidad científica internacional de estos nuevos valores.

Debemos trabajar para hacer entender a las personas que el cambio climático no es un artículo de fe, una especie de creencia, sino que se trata de un conjunto robusto de evidencia científica que demuestra que la temperatura del planeta está aumentando y que parte importante de este aumento se debe a la actividad humana, como la liberación de gases de efecto invernadero por la actividad industrial. Este problema no respeta fronteras, clase social ni credo.

Confío en la capacidad de resiliencia del ser humano, no así del ecosistema. Cuando la temperatura media del planeta aumenta, lo hace principalmente en los polos, no en las zonas ecuatoriales. Esto hace que muchos nichos ecológicos desaparezcan por la falta de gradientes climáticos que los amparen, por lo que parte importante de la diversidad biológica del planeta está en riesgo.

Fuente: El Ciudadano. 27 agosto de 2018.

Noticias

Los ejes centrales del documento de ministros de Agricultura del G20: cambio climático, libre comercio y cuidado de los suelos

Los ministros también asumieron el compromiso de contribuir a mejorar la seguridad alimentaria y nutricional mundial. Por otro lado, el ministro de Agroindustria de Argentina, Luis Miguel Etchevehere, continuó con reuniones bilaterales

La reunión de Ministros de Agricultura del G20 finalizó en la tarde de este sábado en el Palacio San Martín, Argentina. Durante dos días de sesiones de trabajo, los ministros alcanzaron un consenso unánime sobre diferentes temas de la agenda de agricultura y producción.

En un documento, que ahora será girado a los líderes del G20 en noviembre próximo para su tratamiento, los ministros asumieron el compromiso de contribuir de manera activa a mejorar la seguridad alimentaria y nutricional mundial mediante el aumento de la producción y de los ingresos agrícolas y la promoción de un manejo sostenible de los recursos naturales. También hay un posicionamiento de los ministros sobre el cambio climático y el libre comercio.

Sobre el cambio climático, y luego de la decisión tomada por los Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París, los ministros de Agricultura del G20 declararon que dicho Acuerdo “es irreversible”, y agregaron, “hay que respetar el compromiso asumido por los países desarrollados para con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en pos de brindar los medios de implementación necesarios para asistir a los países emergentes en sus acciones de mitigación y adaptación conforme a los resultados del Acuerdo de París”.

Otra mención destacada de la declaración final de la reunión de Buenos Aires, es sobre la necesidad de contar con un libre comercio. En ese sentido los ministros transmitieron su preocupación sobre “el creciente uso de medidas no arancelarias proteccionistas, incongruentes con las reglas de la OMC” y expresaron: “Nos comprometemos a basar nuestras medidas sanitarias y fitosanitarias en los reglamentos técnicos y en las normas, directrices y recomendaciones internacionales importantes, o en una evaluación de riesgos según las circunstancias”.

Además, los ministros precisaron que evitarán “cualquier obstáculo innecesario que pueda entorpecer el comercio internacional. En este contexto, celebraremos y respaldaremos la iniciativa de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) de crear un observatorio que supervise la implementación de sus normas a nivel nacional o regional, a fin de identificar las dificultades y las restricciones de sus miembros y proponer soluciones. Celebramos y respaldamos también la decisión de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) de crear una base de certificación fitosanitaria electrónica mundial (ePhyto) como mecanismo concreto y eficaz de facilitar el comercio internacional”.

Alimentos

Una parte central del documento de Buenos Aires sostiene el compromiso de los ministros de Agricultura del G20 de “trabajar en conjunto para alcanzar las metas de terminar con el hambre y promover la agricultura sostenible, a fin de lograr un futuro alimentario sostenible”, una de las tres prioridades definidas por la presidencia argentina del grupo. Se reconoce el papel central de los países del foro en el sistema alimentario global y “la responsabilidad de contribuir de manera activa para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional mundial mediante el aumento de la productividad y de los ingresos agrícolas, y la promoción de un manejo sostenible de los recursos naturales”.

Hay una preocupación de los ministros por un freno en la disminución del hambre a nivel mundial, que en la actualidad afecta a 815 millones de personas, y al respecto afirmaron que la lucha contra este flagelo y la desnutrición “sólo puede abordarse de manera colaborativa, compartiendo opiniones y experiencias al respecto, coordinando acciones y sumando los esfuerzos de todos los actores nacionales e internacionales”.

En otro parte del documento se hace mención a la importancia que tienen las empresas agrícolas familiares, los pequeños productores, las mujeres y los jóvenes que viven en zonas rurales. Los definieron como “actores importantes en la lucha contra la inseguridad alimentaria y la desnutrición en todas sus formas”. Pero advirtieron que se necesitan medidas para lograr un desarrollo integrado, inclusivo y equitativo, y para proteger a los grupos vulnerables y en desventaja. Esas medidas son:

1) Mejorar las oportunidades de diversificar la producción de alimentos agrícolas y aumentar la productividad, la producción, los ingresos y el empleo de manera sostenible.

2) Mejorar su integración en las cadenas de valor relacionadas y en mercados transparentes y eficaces.

3) Garantizar y promover la seguridad y la calidad de los alimentos de acuerdo con lo estipulado por las normas acordadas a nivel internacional.

4) Mejorar el manejo regenerativo y sostenible de las tierras, los suelos y el uso sostenible de la biodiversidad.

5) Mejorar la adaptación a las cambiantes condiciones ambientales, como los cada vez más frecuentes acontecimientos climáticos extremos, e impulsar la resiliencia.

6) Reforzar la infraestructura que se necesita para el desarrollo integrado de las zonas urbanas y rurales, y la conectividad agrícola.

7) Brindar educación de calidad y crear entornos propicios para aumentar el empleo.

8) Fortalecer el acceso al sistema financiero, a los instrumentos de gestión de riesgos y a los mercados de productos.

9) Incentivar investigaciones y tecnologías nuevas que aumenten la productividad y la sostenibilidad, en especial, aquellas que brindan oportunidades a los jóvenes de las zonas rurales, y promover el acceso a dichas investigaciones y tecnologías.

Tecnologías y suelos

Los ministros de Agricultura del G20 acordaron que las tecnologías, información y comunicación contribuyen a la productividad, seguridad alimentaria, y en la promoción de una agricultura sostenible.

En el tema suelos, afirmaron que los mismos tienen que estar sanos para “fortalecer el rol de la agricultura en el desarrollo humano y como buenos administradores de recursos, confirmamos nuestra responsabilidad de proteger los suelos, el agua y la biodiversidad frente a la degradación, la pérdida y la contaminación. Reconocemos que un suelo en buen estado es un recurso natural esencial y no renovable, y que tiene un rol central en la producción de alimentos, en la reducción de las consecuencias de los acontecimientos climáticos extremos y frecuentes, y en los servicios esenciales de los ecosistemas. Un manejo y uso sostenible de los suelos es crucial para que la agricultura contribuya con el desarrollo sostenible en todas sus dimensiones. Estas funciones esenciales del suelo se ven amenazadas por la degradación en varias regiones”.

Etchevehere sigue con su agenda bilateral

El Ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, mantuvo este sábado encuentros bilaterales con autoridades de Alemania y la Federación de Rusia.

En la reunión con la Ministra Federal de Alimentos de y Agricultura de Alemania, Julia Klockner, se resaltó la importancia del multilateralismo y el comercio abierto y con el Viceministro de Agricultura de la Federación de Rusia, Sergey Levin, se firmó un Memorando de Entendimiento para la Cooperación en materia de Biotecnología y Bioseguridad.

Durante el encuentro con su par de Alemania, Etchevehere resaltó el trabajo de Argentina en bioeconomía, con un gran potencial en producción de biomasa y experiencias exitosas en la gestión de producciones biológicas. Para eso se acordó un trabajo conjunto de ambos países sobre este tema y acordaron avanzar en la identificación de compañías para desarrollar joint ventures de tecnología para el sector agropecuario.

En su encuentro con el Viceministro Levin, se planteó la situación de la producción de peras y manzanas, donde Etchevehere solicitó la equiparación de las condiciones de acceso al mercado ruso, debido a que el valor de referencia tomado por las autoridades rusas para nuestras frutas es mayor que para otros competidores, como es el caso de la fruta chilena.

También se firmó un Memorando de Cooperación en materia de Biotecnología y Bioseguridad, cuyo objetivo principal será la elaboración de un programa, en el que se determinarán las actividades prioritarias y su implementación.

Por último, la delegación nacional mantuvo un encuentro con la Directora General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), Monique Eliot, en la que el presidente del Senasa, Ricardo Negri agradeció el reciente reconocimiento de Argentina como país libre de Peste Porcina Clásica. Además, ambos coincidieron en el desafío de una mayor y mejor integración de las Universidades y Facultades de Veterinaria con los Servicios sanitarios.

Fuente: Infobae.

Noticias

Cambio climático agrava temperaturas y aumentan los grandes incendios

En lo que va de julio se han igualado o batido 118 récords de calor en distintas partes del globo, según la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera.

Las olas de calor nuevamente baten récords de temperatura en todo el mundo. Europa sufrió el incendio forestal más mortífero en un siglo, y uno de los 90 grandes incendios en Estados Unidos arrasó con decenas de viviendas y obligó a evacuar a 37.000 personas. El este de Estados Unidos sufre lluvias torrenciales capaces de producir inundaciones.

Todo esto es típico del verano boreal, pero agravado por el cambio climático provocado por los seres humanos, dicen los científicos.

“Abundan los fenómenos raros”, dijo la climatóloga Jennifer Francis, de la Universidad de Rutgers.

Japón registró 41 grados Celsius el lunes, la temperatura más alta desde que se llevan registros. Cayeron récords en Massachusetts, Maine, Wyoming, Colorado, Oregon, Nuevo México y Texas. Noruega, Suecia y Finlandia, países fríos, han sufrido temperaturas superiores a 32° C.

En lo que va de julio se han igualado o batido 118 récords de calor en distintas partes del globo, según la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera.

“Tenemos pruebas contundentes que el calentamiento global está pesando en la balanza, elevando las probabilidades de fenómenos extremos como el calor grave y las lluvias intensas”, dijo el climatólogo Noah Diffenbaugh, de la Universidad de Stanford. “Vemos que el calentamiento global ha incrementado las probabilidades de temperaturas récord en más del 80% del planeta y de eventos lluviosos en la mitad del planeta”.

El mundo se vuelve más cálido debido a la acumulación de gases que atrapan el calor, emitidos por la quema de combustibles fósiles como carbón, petróleo y otras actividades humanas. Y los expertos dicen que la corriente en chorro -que dicta la temperatura en el hemisferio norte- tiene un comportamiento extraño.

“Desde hace semanas tenemos una corriente en chorro con pliegues inusualmente agudos”, dijo Jeff Masters, director del instituto privado Weather Underground. Eso permite que el calor permanezca en los lugares donde están los pliegues: Europa, Japón y el oeste de Estados Unidos”.

El mismo patrón de la corriente provocó la ola de calor de 2003 en Europa, la ola de calor y los incendios de 2010 en Rusia, la sequía de 2011 en Texas y Oklahoma y los incendios forestales de 2016 en Canadá, dijo el climatólogo Michael Mann, de la Universidad de Pennsylvania. Estos fenómenos extremos se “vuelven más comunes debido al cambio climático provocado por el hombre y, en particular, el calentamiento ampliado del Ártico”.

Los climatólogos dicen desde hace mucho tiempo que para vincular un fenómeno individual, como una ola de calor, con el cambio climático provocado por el hombre se necesitan estudios extensos. En la década pasada han usado observaciones, estadísticas y simulaciones informáticas para calcular si el calentamiento global aumenta la probabilidad de los eventos.

Un estudio de científicos europeos publicado el viernes halló que la ola de calor europea actual tiene el doble de probabilidades de deberse al calentamiento global causado por el hombre, aunque esas conclusiones todavía no han sido verificadas por otros científicos. El equipo World Weather Attribution comparó mediciones de calor de tres días y pronósticos para Holanda, Dinamarca e Irlanda con registros que se remontan a inicios del siglo XX.

“El mundo se vuelve más cálido y las olas de calor como éstas se vuelven más frecuentes”, dijo Friederike Otto, integrante del equipo y subdirectora del Instituto de Cambio Ambiental en la Universidad de Oxford.

Erich Fischer, especialista en climas extremos del Instituto Federal de Tecnología en Zurich, quien no participó del estudio, dijo que los autores emplearon métodos consagrados para llegar a sus conclusiones y añadió que “sus cálculos incluso podrían quedarse cortos”.

La climatóloga Kim Cobb, de Georgia Tech, dijo que la relación entre el cambio climático y los incendios todavía no resulta tan contundente como en el caso de las olas de calor, pero se está volviendo más clara.

Un incendio devastador en Grecia, con al menos 86 víctimas fatales, es el más mortífero en Europa desde 1900, según la Base de Datos Internacional de Desastres creada por el Centro para la Investigación de la Epidemiología de Desastres en Bruselas.

En Estados Unidos, el viernes, 89 grandes incendios estaban activos, habiendo consumido casi 365.000 hectáreas, según una agencia coordinadora. En lo que va del año los incendios han consumido 1,6 millones de hectáreas, que supera en 14% el promedio de los 10 años anteriores.

El primer estudio científico importante que relacionó los gases de invernadero con las olas de calor más fuertes y prolongadas, en 2004, llevaba por título “Olas de calor más intensas, más frecuentes y más prolongadas en el siglo XXI”. Su autor, Gerald Meehl, del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas, dijo que ahora parece “un pronóstico de lo que ha sucedido y seguirá sucediendo mientras sigan aumentando las temperaturas promedio con las emisiones crecientes de gases de invernadero de los combustibles fósiles. No hay misterio”

Fuente: La Tercera.

Noticias

Un tercio de préstamos del Banco Mundial fue para cambio climático

Según lo indicado por esta entidad, durante el año fiscal 2018 se financiaron proyectos para mitigar los problemas climáticos por US$20.500 millones, correspondiente al 32,1% del monto total asignado, superando así la meta en este ítem que se proyectaba en un 28%.

El Banco Mundial anunció que en el año fiscal 2018 (que acaba de finalizar), el 32,1% de su financiamiento tuvo beneficios para la lucha contra el cambio climático a nivel global. Superando el 28% que se había proyectado para este ítem en su Plan de Acción de Cambio Climático presentado el 2016, el monto representó un récord de US$20.500 millones.

Lo interesante es que los préstamos otorgados por esta entidad en esa línea, son básicamente para que los países puedan cumplir sus objetivos nacionales de reducción de C02, según lo establecido en el Acuerdo de París.

Desagregando el monto total, tenemos varias específicas como por ejemplo, la integración de 18GW de energía renovable adicional en redes eléctricas, movilizar cerca de US$ 10.000 millones en financiamiento comercial para energía limpia; desarrollar 22 planes de inversión para una agricultura climáticamente inteligente en 20 países; o invertir US$784 millones en mejorar los sistemas de transporte resilientes al clima, entre otras iniciativas.

Incluso, se incluyen acciones indirectas como entrégale información climática confiable a 38 millones de personas en 18 países, mediante sistemas de alerta temprana para hacer frente a desastres naturales más frecuentes e intensos, como inundaciones y huracanes.

“No hemos excedido nuestros objetivos climáticos solo en el papel. Hemos transformado la forma en que trabajamos con los países y estamos viendo grandes transiciones a la energía renovable, sistemas de transporte y ciudades sostenibles”, dice Kristalina Georgieva, directora general del Banco Mundial, y añade: “Esto ofrece a las personas más vulnerables una oportunidad de lucha contra el cambio climático, al enfrentar y adaptarse a los impactos actuales y trabajar para contener el daño futuro a nuestro planeta”.
Áreas

Las principales entidades de préstamo del Banco Mundial, el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF), casi duplicaron la proporción de proyectos que brindan beneficios colaterales climáticos, aumentando del 37% en el año fiscal 2016, al 70% en el año fiscal 2018. Y el financiamiento del Banco Mundial para que los países en desarrollo se adapten y desarrollen resiliencia al cambio climático también creció, con US$7.700 millones en inversiones de adaptación en el año fiscal 2018, comparado con US$3.900 millones el año anterior.

Cerca de la mitad (49%) de todas las finanzas climáticas del Banco Mundial están dedicadas a la adaptación (ver gráfico), lo que demuestra el compromiso de centrarse tanto en ayudar a los países a adaptarse al cambio climático como en mitigar las emisiones futuras.

Por otro lado, los compromisos climáticos de la Corporación Financiera Internacional (CFI) -el principal miembro del Grupo del Banco Mundial centrado en el sector privado en los mercados emergentes- representó el 36% de su cuenta. Esto se traduce en más de US$ 3.900 millones en inversiones inteligentes por cuenta propia, y US$4.400 millones adicionales en movilización básica. “La mayor parte del crecimiento económico está teniendo lugar en los mercados emergentes, y en IFC reconocemos que debemos garantizar que este crecimiento sea incluyente y sostenible. Esta es una oportunidad de inversión de un billón de dólares “, dijo Philippe Le Houérou, CEO del IFC.

Latinoamérica

Con respecto a la Región de América Latina y el Caribe, en su informe, el Banco Mundial indica que “es altamente vulnerable a los recursos naturales desastres y escasez de agua, y enfrenta desafíos en las prácticas de uso de la tierra y urbanización sostenible”, agregando que “está expuesta a muchos fenómenos relacionados con el clima, como retirada de los glaciares, sequías, deslizamientos de tierra, huracanes y -claramente- el fenómeno de El Niño.

Incluso, el documento detalla que “las proyecciones sugieren que los choques climáticos se volverán más intensos y frecuentes, apoyando aún más el imperativo para la adaptación y la resiliencia”.

Fuente: La Tercera.