Tag: cambio climatico

Noticias

Ciudades latinoamericanas se suman a la “resiliencia” al cambio climático

Varias ciudades de Latinoamérica, como la capital de Uruguay, Montevideo; Bucaramanga, en Colombia, y distintas urbes chilenas han apostado por reducir su impacto en el cambio climático con acciones para luchar contra las emisiones, el tratamiento de residuos o la información a los usuarios.

Con ello, tratan de cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, adoptado el 12 de diciembre de 2015 por 195 países, que fortaleció el compromiso de ciudades de todo el mundo por transformarse en resilientes al cambio climático, a los eventos meteorológicos -cada vez más fuertes y frecuentes-, y a los problemas medioambientales en general.

Ese compromiso se ha visto reforzado, con la firma esta semana de la Carta del Clima de Chicago, que reunió a regidores de ciudades de Estados Unidos, Canadá, México, París y otros 50 integrantes del Global Covenant of Mayors (Pacto Global de Alcaldes).

“Las ciudades tienen un impacto creciente en la acción del clima y juntos podemos dar pasos importantes hacia la reducción de las emisiones de carbono, demostrando que a nivel local se cumplen los compromisos de París”, afirmó la vicepresidenta de la Global Covenant of Mayors for Climate and Energy, Christiana Figueres durante la reunión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en más de 6,5 millones de muertes al año en el mundo por la contaminación atmosférica.

En Latinoamérica, las ciudades con mayores niveles de contaminación del aire son Lima, La Paz, Guatemala y Tegucigalpa, seguidas por Santiago de Chile, Caracas, Bogotá, Ciudad de México, Quito y Cali (Colombia), también según datos de la OMS.

En el camino a mitigar las emisiones de CO2 (dióxido de carbono), Chile ha desarrollado el “proyecto 20/2020 con el que se pretende que las energías renovables alcancen la generación del 20 por ciento de la matriz energética para el 2020”, según explicó el gerente de marketing de Marca Chile, Fabián Campos.

La tecnología forma parte de la “estrategia de resilencia” de otras ciudades latinoamericanas, con la puesta en marcha de novedosos planes tecnológicos, dirigidos a mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

En el caso de Bucaramanga, en Colombia, el propósito de la alcaldía es convertir a la urbe, de 525.000 habitantes, en una ciudad “inteligente”, para lo cual ha puesto en marcha una “estrategia de digitalización” de un sector de 45.000 personas y comprobar cómo con la tecnología se pueden mejorar los servicios de salud, de servicios públicos educación y transporte, entre otros.

“Bucaramanga tiene que ser la Barcelona de España”, señaló a Efeverde el asesor en tecnologías de la alcaldía de la ciudad colombiana, Sergio Cajías Lizcano.

Una iniciativa en la misma línea que la de Montevideo (Uruguay), donde se ha puesto en marcha un sistema de información telemática con el cual los ciudadanos pueden gestionar las plazas y los pagos en los parkings, además del sistema “Notify-me”, por el que el ciudadano recibe por medio de notificaciones de voz de los diferentes departamentos del Ayuntamiento ahorrando en desplazamientos y tiempo.

Fuente: EFE.

Noticias

Web Observatorio de Compromisos Climáticos: seguimiento a los compromisos de Chile

El día martes 5 de diciembre se dio lugar al “Conversatorio sobre los Avances de la COP23 y el Lanzamiento del Observatorio Ciudadano a las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDCs)”, el cual contó con la presencia de expertos nacionales e internacionales y representantes de la sociedad civil. Dentro del panel de expositores estuvo Julio Cordano, Jefe Departamento Cambio Climático en Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREL), Angelo Sartori, Jefe de la Secretaría Técnica de la Gerencia Forestal de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), Felipe Osses, negociador internacional en materia de cambio climático del Ministerio de Medio Ambiente (MMA) además de Javiera Valencia, encargada del proyecto y geógrafa de Fundación Terram.

Esta jornada de conversación tuvo entre sus objetivo dar a conocer los avances de la COP23 recientemente finalizada, además de presentar un nuevo instrumento para hacer seguimiento al estado de las contribuciones enunciadas por Chile en la materia.

Con respecto a las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDCs) presentada por Chile a fines de 2015, Julio Cordano de MINREL señaló: “Chile busca contribuir con una disminución de un 30% de sus emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI) al año 2030, en relación al PIB registrado”.

De este modo se realizó el lanzamiento de la plataforma web desde donde Fundación Terram, con el apoyo de Fundación Friedrich Ebert (FES) tiene como propósito realizar un seguimiento, desde la sociedad civil, a los compromisos suscritos por Chile en el Acuerdo de París, así como promover compromisos más ambiciosos.

La web Compromisos Climáticos fue diseñada con el fin de entregar información general y específica sobre el fenómeno del cambio climático a través de un lenguaje claro y accesible que busca hacer seguimiento a las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDCs), separadas en cinco categorías: Mitigación, Adaptación, Construcción y Fortalecimiento de Capacidades, Desarrollo y Transferencia de Tecnologías, y Financiamiento. En cada una de estas categorías se irá documentando el estado de avance que vaya registrando en el tiempo.

La página web además de hacer seguimiento a las NDCs cuenta con una sección “biblioteca” en donde se encuentran alojados documentos de cabecera en la materia –nacionales e internacionales- y una línea de tiempo que muestra los procesos que antecedieron y los que vienen después del Acuerdo de París.

“El valor que tiene este trabajo es el de hacer seguimiento a las políticas públicas en temas de cambio climático, lo cual resulta necesario para que la sociedad civil pueda seguir y fiscalizar los compromisos suscritos por nuestro país, y a la vez los aumente, yendo hacia una acción climática coherente con lo que busca Naciones Unidas a nivel internacional”, señaló Javiera Valencia, encargada del proyecto y geógrafa de Fundación Terram.

“Este observatorio debiera tener la facultad de vincularse con los recientemente creados comités regionales de cambio climático, presididos por el intendente, lo vemos como una fortaleza, una bajada territorial” señaló Angelo Sartori de CONAF.

Se dio término al encuentro con un llamado dirigido hacia la sociedad civil, con la idea de hacer que estos compromisos sean exigidos por la sociedad completa, y así Chile se capaz de cumplir con las contribuciones que comprometió y comprometerse a más.

Para acceder a la web, pincha acá.

Por Camila Escanilla, Fundación Terram.

 

Noticias

Chilenos priorizan lucha contra cambio climático por sobre crecimiento económico

Estudio publicado por el BID revela que el 78% de la población está dispuesta a privilegiar esta opción.

El 62% de los habitantes de Latinoamérica cree que el cambio climático existe, según un estudio que publicó este mes el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Uruguay es el país donde más personas consideran que el problema es real (87%), y en el extremo opuesto, en Ecuador solo el 42% reconoce su existencia. Frente a esta pregunta, el 61% de los encuestados en Chile planteó que el calentamiento global existe.

La medición, en la que participaron además el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (Intal) y Latinobarómetro, señala que en la región, siete de cada diez personas creen que hay que enfrentar el cambio climático incluso en detrimento del crecimiento económico. Una situación prácticamente similar se da en Chile, donde el 78% de las personas está por priorizar la lucha contra el calentamiento del planeta por sobre el crecimiento económico.

Quienes están a favor de esta última opción llegan solo al 12%, una de las cifras más bajas de la medición. Rodolfo Sapiains, investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, comenta que las cifras revelan que el tema del medio ambiente ha ido ganando visibilidad en la región, gracias a la exposición mediática y cobertura que tienen los fenómenos asociados al cambio climático. “En el caso de Chile, lo que sucede es que el cambio climático es que deja de ser un problema ambiental aislado del cual solo se preocupan los ambientalistas, es un problema social y político”, señala Sapiains sobre la prioridad que le dan los chilenos a la lucha contra este fenómeno. Sara Larraín, directora de la ONG Chilesustentable, señala que el nivel de preocupación con el cambio climático en el país se debe tanto a las sequías como a los incendios forestales.

“Todos los chilenos hemos visto camiones aljibe, no solamente en el Norte Chico sino también hasta Chiloé, y por otro lado también ha habido grandes problemas para los regantes. El otro aspecto fueron los incendios del verano pasado. Estos se dieron en un contexto de gran sequedad y altas temperaturas y cubrieron 500 mil hectáreas en la Sexta, Séptima y Octava Región. Esto provocó que la gente fuera capaz de dimensionar cómo el cambio climático puede afectar en sus vidas personales, tomando conciencia al mismo tiempo de cuáles son las situaciones que deben cambiar”, explica Larraín.

Energías renovables

Para la ambientalista, el crecimiento económico es compatible con la lucha contra el cambio climático si se siguen las recomendaciones de la comunidad internacional, como las fijadas en el Acuerdo de París. “Esto para Chile significa claramente terminar con la matriz eléctrica que es dependiente de los combustibles fósiles en más de un 75%”, dice.

Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera), estima que la sociedad se ha ido involucrando gradualmente en los temas ambientales, especialmente cuando ciertas materias toman un alto perfil mediático y se convierten en objeto de discusión por parte de la ciudadanía, como Hidroaysén.

Además, señala que el éxito de las energías renovables está cambiando la mentalidad porque, a su juicio, han demostrado ser limpias, competitivas y abundantes. “Se ha reforzado la idea de que hay más de un camino para avanzar hacia el desarrollo, y que uno de ellos permitiría hacerlo con bajas emisiones y menor daño al medio ambiente”, afirma. Para Acera no es incompatible el crecimiento económico con la preocupación sobre el calentamiento global.

“Un hito en este ámbito fueron las últimas licitaciones de suministro para distribuidoras, en las cuales se adjudicaron mayoritariamente a generadores de energías renovables no convencionales, con emisiones prácticamente nulas”, dice Finat, quien agrega que también está la opción de la electromovilidad, es decir, que permite el reemplazo de vehículos livianos con motores convencionales por otros con motores eléctricos.

Fuente: La Tercera.

Noticias

Valparaíso: Expertos proponen estrategias para prevenir daños por cambio climático

Región: las alteraciones atmosféricas, advierten, inciden en marejadas que destruyen el borde costero y en la sequedad ambiental que permite la proyección de más incendios forestales.

El agua que corre encauzada por esteros como el Marga Marga, en Viña del Mar, o abovedada, como el estero Las Delicias, que circula bajo la avenida Argentina, en Valparaíso, es un desperdicio, y bien podrían ejecutarse obras para que ésta se infiltre en el subsuelo y sirva para regenerar con flora nativa tras un incendio y controlar la humedad, o bien podría acumularse para tiempos de sequía.

Esta fue una de las principales conclusiones tras el seminario “Las transformaciones en la bahía de Valparaíso y la necesaria adaptabilidad al cambio climático. De las infraestructuras naturales a las infraestructuras para la vida”, efectuado en la PUCV.

El director del Instituto de Geografía de la PUCV, Luis Álvarez, indicó que “el cambio climático tenemos que entenderlo como una alteración en la atmósfera, y lo que cambia es la presión, por eso hay más marejadas, vientos y más daños en el borde costero. También disminuye la humedad y cuando la atmósfera es seca, los incendios forestales se proyectan”.

También cambian “los cursos de agua, porque llueve lo mismo en cantidad pero de manera más intensa, y por tanto, los cursos con poca agua uno los ve colmados. El estero de Viña del Mar después de cada lluvia queda de tope a tope y uno se pregunta por qué, si no ha llovido tanto, y es porque hoy la evacuación es libre y hace que los esteros con poca agua los tengamos a punto de desbordarse. No ha habido invierno en los últimos tres años en que no haya estado la preocupación de que el estero se pueda desbordar”, precisó.

Bajo nivel de humedad

El aspecto que el académico calificó como el más notorio del cambio climático es el bajo nivel de humedad, y recordó que “Valparaíso originalmente tenía mucha humedad, porque tiene una corriente fría, el mar modera las temperaturas, pero esa humedad ha tenido caídas bruscas y en promedio, en los últimos 40 años, hay un 18% de humedad menos”.

Álvarez hizo notar que “eso significa que tenemos años más secos y por tanto, es alta la probabilidad de que un incendio iniciado como normal se transforme en un gran siniestro producto de que esa atmósfera genera una mayor continuidad del fuego”.

Un aspecto crucial en el cambio climático, expuso el académico, es la disminución que ha experimentado el suelo en su capacidad de infiltrar el agua, lo que “primero impide que los sistemas naturales, proliferen, o sea, no tenemos vegetación nativa, autóctona, porque no tenemos el agua, el sistema sanguíneo que los recupera, y por cierto, eso disminuye la humedad y hace proliferar los incendios forestales, por tanto, la tarea nuestra, y es lo que estamos proponiendo hace rato, es infiltrar”.

Álvarez agregó que “mientras más infiltremos, más posibilidades tenemos de proyectar los sistemas naturales que van a controlar la humedad y van a inhibir los incendios, por tanto, la tarea nuestra es tratar de infiltrar lo más posible la poca agua que cae”.

Hizo hincapié en que “cuando la gente de Viña del Mar vea que después de una lluvia el estero está lleno de agua, no tiene que alegrarse de que llovió mucho, tiene que acongojarse de que toda esa agua, irremediablemente la tenemos perdida, porque se va al mar, y esa agua dulce, para que vuelva a la tierra, al continente, pasa todo un ciclo, que en algunos casos demora 200 o 300 años en volver en un nuevo sistema frontal, porque en la Tierra tenemos sólo un volumen de agua, no hay una máquina que la esté produciendo en algún rincón del planeta”.

A su juicio, lo fundamental es “acometer obras que vayan cambiando la mentalidad del cauce al drene, o sea, hacer cauces o bóvedas, porque liberar libremente el agua al mar es irracional, y en el cambio climático, eso no es una cultura de adaptación que es sacar los tubos y drenar, porque cuando el agua la infiltramos en el territorio está más tiempo en la cuenca, mientras que si hacemos un cauce y la liberamos al mar, no está nada en la tierra, de hecho, ni siquiera toma contacto con ella”.

El cauce es desperdicio

En ese contexto, Álvarez enfatizó que “el principio del cauce es el principio del desperdicio, y el principio del drene es el principio de la vida, de la proliferación de los ciclos naturales, porque cuando un agua se infiltra está mucho tiempo en Valparaíso, en la cuenca del Marga Marga. Por ejemplo, en Peñablanca si un agua se infiltra, va a estar 40 años en la cuenca del Marga Marga, en cambio, si se va por una solera al cauce, al estero, se demora ocho horas en llegar al mar, y ahí ya no nos sirve”.

El académico subrayó la importancia de “la estrategia de retener, y esto en todo el secano costero, o sea, si en la séptima región se estuviera infiltrando agua, la posibilidad de proliferar incendios va a ser mucho menor”.

Consultado sobre si ya le ha planteado el tema a la Dirección de Obras Hidráulicas, Álvarez señaló que ya lo ha hecho. “Ha sido bastante sensible. En los proyectos de Las Cañas, por ejemplo, que es un cauce que se está elaborando ahora en Valparaíso, en parte también porque los vecinos conocieron de esto, el diseño se replanteó y se están haciendo drenes, es decir, parte de la quebrada Las Cañas va a ser drenaje, o sea, cuando llueva, esa agua no va a llegar al cauce de calle Uruguay, sino que se va a quedar detenida allá arriba, porque cuando se retiene en el subsuelo toma más valor”. Para Álvarez, “el gran embalse de Valparaíso es el subsuelo, el gran embalse de Quilpué y Villa Alemana es el subsuelo, ahí es donde el agua tiene que quedarse, no en lagunas, ni en tranques ni en estanques”.

PENSAR LA CIUDAD

Por su parte, el arquitecto Claudio Magrini, director del magíster Territorio y Paisaje, de la Universidad Diego Portales, propuso “pensar la ciudad a partir de las leyes de la naturaleza y en función de los riesgos presentes en Valparaíso, que en este caso son los incendios. La idea es ver cómo nos podemos hacer cargo del territorio trabajando a partir de los paradigmas de la naturaleza”.

En ese sentido, planteó que “la capilaridad es un tema que ya se asentó, y el año pasado tuve una reunión con la consultora que está levantando la primera línea base de las quebradas de Valparaíso. El año pasado todavía pensaban en el paradigma del encauzamiento, y si bien no he vuelto a hablar con ellos, ya me enteré que ahora están trabajando con la infiltración”.

Magrini resaltó que “tanto en mi discurso, como en el del geógrafo y en el de las comunidades, está creciendo la conciencia de que es importante infiltrar. Aquí tenemos que trabajar con ese tipo de paradigmas, y esa visión se está expandiendo cada vez más”.

Playas en los tranques

Una propuesta que está desarrollando Magrini y su equipo es la habilitación de playas en los tranques desarenadores que hay en diversos cerros de Valparaíso, sobre lo cual destacó que “la idea es proponer espacios públicos en la parte superior de las quebradas, y lo que nosotros queremos es que los espacios públicos sean propios de las quebradas y no sean importados del contexto urbano a la parte alta de las quebradas, porque eso sería desconocer las particularidades del lugar”.

El arquitecto recalcó que “en los tranques desarenadores y en las quebradas uno puede trabajar con los mismos principios, porque siempre vas a tener la arena en los desarenadores y siempre cada quebrada tiene arroyos, vertientes y acumulación de agua”.

En ese escenario, hizo notar que, más que grandes recursos monetarios, lo que se necesita “es la imaginación, el ver cómo tú combinas esos elementos para que sean aptos para ese tipo de espacios, y en eso todavía estamos trabajando, pero los recursos están en el mismo tranque, y yo creo que es mucho más caro llevar un espacio público artificial urbano a las quebradas, más que trabajar con elementos que ya existen en las quebradas”, reflexionó.

Fuente: El Mercurio de Valparaíso.

Noticias

Gobierno crea Comisión Asesora Presidencial Permanente de Cambio Climático

La Comisión está integrada por más de 30 miembros donde se encuentran expertos de la sociedad civil -ámbitos público y privado-, autoridades y representantes de organizaciones.

Durante la mañana de este martes, en el Palacio de La Moneda, la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, firmó el decreto supremo que crea la Comisión Asesora Presidencial Permanente de Cambio Climático.

En la ceremonia que se desarrolló en el salón Montt Varas de la casa de gobierno, la Mandataria explicó que esta instancia “cumple un rol central en el gran esfuerzo nacional en el que estamos embarcados para situarnos en el campo de la acción, no en el de la negación, ni tampoco en el de la indiferencia”.

La Comisión está integrada por más de 30 miembros donde se encuentran expertos de la sociedad civil -ámbitos público y privado-, autoridades y representantes de organizaciones. Tendrá que pronunciarse respecto de los instrumentos y procesos relacionados a la acción climática en el país, entregando una mirada de largo plazo, intergeneracional, trasversal y multisectorial que contribuya al desarrollo de dicha acción.

Los integrantes de la Comisión desempeñarán sus funciones ad honorem y participarán personalmente, pudiendo designar reemplazantes sólo para efectos de asistir a los comités de trabajo que se creen para el buen funcionamiento de esta Comisión.

En este sentido el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena señaló que “la gente puede dudar del cambio climático, puede que no crea en el cambio climático, pero el cambio climático sí cree en nosotros, hoy existe, es una realidad y hay que enfrentarlo. Por esto se crea esta comisión permanente asesora con respecto al cambio climático que es público privada en donde tenemos a los mejores cerebros de Chile para poder asesorar a la presidenta y al gobierno en una mejor política climática para implementar también el Acuerdo de París”.

Dentro de sus funciones, esta comisión elaborará propuestas de diseño de instrumentos y procesos que permitan definir e implementar la política pública nacional climática, así como el cumplimiento de los compromisos internacionales de Chile.

Asimismo, deberá contribuir a la coherencia de la acción climática en Chile, a través de la generación de opiniones técnicas y de la revisión de los distintos instrumentos de política, instrumentos de mercado y de otros que estén vinculados a la materia, colaborando en su seguimiento periódico e implementación.

Proponer áreas prioritarias para futuras políticas públicas con enfoque climático, además de áreas de investigación para la variable climática. Y aportar información que contribuya al proceso de toma de decisiones de las autoridades.

Al finalizar sus palabras la Gobernante manifestó que “hoy más que nunca, estos caminos de acción, de responsabilidad transversal, pertenecen a todos los habitantes de nuestro país. Partimos de una buena base: la convicción de que se puede y el orgullo de que, aunque nuestras emisiones son ínfimas en términos globales (0,3%), podemos mirar a nuestros pares con la tranquilidad de ya estar haciendo una enorme contribución”.

Fuente: La Tercera

Un vídeo de la NASA nos muestra la preocupante velocidad con que ha aumentado la temperatura en nuestro planeta.

La investigadora finlandesa Antti Lipponen creó un registro que muestra las anomalías de la temperatura en el planeta utilizando datos de la agencia espacial estadounidense.

El video muestra cronológicamente los cambios en la temperatura de 190 países divididos en cinco regiones: América, África, Europa, Asia y Oceanía. En el registro, las barras azules muestran los años en que la temperatura se mantuvo por debajo del promedio. En tanto, las naranjas señalan las veces en que la temperatura fue más alta que el promedio.

Así, la principal conclusión de este registro es que el planeta se está calentando.

 

Fuente: Diario Ecología.

Vídeo de la NASA muestra cómo ha aumentado la temperatura en la Tierra desde 1900

Columnas de Opinión, COPs, Noticias

Estos son los principales resultados de la COP23

Durante 2 semanas en Bonn, Alemania, se desarrolló la 23 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP23). Durante las negociaciones los países trabajaron en puntos cruciales para la urgente implementación del Acuerdo de París, que permitirá que el aumento de temperatura no sobrepase los 1.5°C.

La canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, destacó por su intervención en nombre del Grupo negociador G77+China (que agrupa 134 países) y sostuvo que se necesita avanzar prioritariamente en el financiamiento del Fondo Verde para el Clima (FVC), que permite captar recursos financieros de los países desarrollados para que las naciones en desarrollo y más vulnerables puedan afrontar las consecuencias del cambio climático. El FVC espera contar con 100 mil millones de dólares anuales a partir del 2020. Sin duda uno de los grandes retos de los próximos años será avanzar en ese tema.

Espinosa recordó también que el planeta ya afronta las variaciones del clima, a través de graves inundaciones, derretimiento de glaciares, sequías, que además son amenazas para la seguridad alimentaria; e hizo un llamado para proteger a las mujeres, niños, niñas, migrantes y refugiados quienes son los más afectados por el cambio climático, considerado la amenaza global más grande de este siglo.

Temas clave: agricultura, seguridad alimentaria y conocimientos locales

Durante la COP23 hubo dos avances muy importantes para el contexto latinoamericano. El primero referido a la aprobación de un plan de trabajo para la agricultura. Enrique Maurtua, director de Cambio Climático de la Fundación de Ambiente y Recursos Naturales de Argentina, explica que los países en las próximas reuniones discutirán temas en relación a: la adaptación de la agricultura frente al cambio climático, mejorar la capacidad de carbono en los suelos, el sector ganadero y las emisiones de GEI, la seguridad alimentaria, entre otros. “Habrá conversaciones intensas en países de Latinoamérica como Argentina, Uruguay y Brasil que tienen intereses muy marcados en el sector de la agricultura”, sostuvo Maurtua.

El segundo tema y que es considerado un hito es la creación de una plataforma para conocimientos locales, en la cual se resaltará el aporte tradicional, por ejemplo, de los grupos indígenas para afrontar el cambio climático, pero además se da un reconocimiento a sus capacidades ancestrales.

Resultados de la COP23 para implementar el Acuerdo de París

-Diálogo de Talanoa: Se activa y pone en movimiento el plan para acelerar la acción climática con el fin de limitar el aumento de la temperatura. Las Partes han decidido que el diálogo tendrá una fase preparatoria y otra política que será liderada por las presidencias de la COP23 y la COP24, esta última se llevará a cabo en Polonia del 3 al 14 de diciembre del 2018. Durante el diálogo, las Partes deberán considerar el informe sobre sobre 1.5°C que será presentado el próximo año por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC). Durante la etapa política, que se llevará a cabo en presencia de los ministros en la COP24, se reportarán las NDC que se espera contengan metas y acciones más ambiciosas de reducción de emisiones, sobre todo de los países con mayor responsabilidad.

“Los países de América Latina presentaron en el 2014 su primera NDC, pero todos sabemos que esas contribuciones, más las del resto del mundo, no son suficiente; por lo tanto, debemos hacerlas más exigentes gradualmente, hay que empezar desde ahora”, indicó Manuel Pulgar-Vidal, actual líder de Clima y Energía de WWF. Además, agregó que será muy necesario el trabajo de la mano con el sector privado para poder elevar la ambición.

-Acciones más ambiciosas pre 2020: Algunos países demostraron que ya están avanzando en acciones de mitigación y adaptación previo al 2020, aunque se requiere hacerlo con más urgencia y mayor ambición. Durante la COP23 quedó claro que si existe ambición antes del 2020 se puede sentar una base sólida para que exista una mayor ambición post 2020, y por ende se apostará por NDC’s más robustas. Los negociadores deberán avanzar en la ratificación de la llamada “Enmienda de Doha”, referente a los compromisos de reducción previos al 2020. El Diario de España explica que “el documento tiene un enorme valor simbólico para los países en desarrollo ya que quieren asegurarse de que los principales responsables del cambio climático han hecho sus deberes, previo al Acuerdo de París, en el que por primera vez tienen obligaciones, para ellos poder hacer los suyos.

Países latinoamericanos presentan acciones concretas para cumplir con sus compromisos climáticos

Durante la COP23 varios países de Latinoamérica presentaron avances en torno a su compromiso climático (NDC). Es importante evidenciar estos aportes porque permite saber “dónde estamos”, considerando que nos queda poco tiempo para que empiece a implementarse oficialmente el Acuerdo de París (2020), y para ese entonces, los países ya deben tener claro cómo aumentar la ambición.

-Argentina es un caso interesante, puesto que fue uno de los 3 primeros países del mundo en presentar su NDC revisada en la COP22 en Marrakech. Durante la COP23 se dio a conocer el plan para su implementación, con más de 40 medidas planteadas, que cubren 6 sectores; en los que energía, bosques y transporte representan más del 90% de las emisiones, que se propone reducir el país. En caso de contar con apoyo para cumplir la meta en forma temprana, Argentina alcanzaría su pico de emisiones al 2020 según sus proyecciones, a partir de lo cual empezaría a reducirlas.

Desde el 2016, Argentina cuenta con un Gabinete Nacional de Cambio Climático, liderado por el presidente Mauricio Macri, que reúne a 12 ministerios encargados de guiar el proceso de revisión de la NDC.

-Uruguay presentó su primera NDC en esta COP. Su meta de reducción de emisiones es al 2025 e incluye una indicación de aumentar la ambición al 2030. La NDC plantea reducir 50% de emisiones en relación al PBI de 1990, e incluye una meta de 30% de reducción de intensidad de emisiones en la producción de alimentos. Esta meta en particular es importante porque su producción de comida y bienes beneficia a muchos países. Además, plantea conservar el 100% de las reservas actuales de plantaciones y bosques nativos, para proteger su biodiversidad. Estas metas son adicionales a lo ya logrado por el país de generar el 96% de su electricidad a través de energía renovable.

-Perú llegó a la COP23 con el mensaje: “Ya estamos trabajando en la implementación de nuestra NDC”. Se han establecido 51 acciones en adaptación y mitigación con sus debidos presupuestos. El Grupo Técnico Multisectorial de Cambio Climático continuará trabajando los siguientes meses para determinar cuáles son las brechas que quedan para poder cumplir el compromiso asumido por el país (reducir 30% de emisiones al 2030, 10% condicionada a apoyo financiero adicional). Además, la Ley de Cambio Climático, que será aprobada este año, fortalecerá la institucionalidad para el cumplimiento de los compromisos sectoriales que pasarán a ser obligatorios.

-En relación a las NDC, PNUD, Alemania, España y la Unión Europea lanzaron durante la COP23 un programa de apoyo a las NDC de 42 millones de euros, para ayudar a los países a cumplir con el Acuerdo de París.

Los temas que quedaron pendientes

En el tema de financiamiento no hubo el avance esperado, puesto que se esperaba mayor claridad sobre el proceso para llegar a la meta de los 100 mil millones de dólares anuales a partir del 2020. De acuerdo a Sandra Guzmán, coordinadora de GFLAC, “el financiamiento es clave para alcanzar los compromisos adoptados en el Acuerdo de París, pero aún se debe definir la manera para que el Fondo de Adaptación sea parte de este tratado”.

En relación al Fondo de Adaptación, se superó la meta del 2017 gracias a que países como Alemania y Suecia contribuyeron con 50 millones y 18 millones de euros, respectivamente. El fondo cuenta actualmente con 93 millones de dólares.

Sobre el mecanismo de pérdidas y daños se está terminando el tiempo y se cierra la ventana para poder presionar a los países desarrollados a trabajar más en este tema, dada la urgencia de brindar herramientas a los países vulnerables de recuperarse luego de eventos climáticos extremos.

Fuente: Conexión COP22.

Javiera Valencia, de Fundación Terram que pertenece a la red de Climate Action Network de Latinoamérica, indicó que desde la sociedad civil se trabaja en la COP23 para que se respeten los derechos humanos en la implementación del Acuerdo de París y en las políticas públicas.

La geógrafa mencionó que es importante que el tema de derechos humanos no se quede en el preámbulo del tratado y que sea relevado en los artículos del Acuerdo de París, dado que se establecería un mandato global y oficial. “Si no se tiene un enfoque claro de respeto, de promoción, la sociedad termina siendo afectada y obviamente sus derechos terminan siendo violados” sostuvo Valencia.

Sobre las negociaciones en la COP23 explicó que se están trabajando varios puntos importantes que tienen que ver con la implementación del Acuerdo y en ese sentido es muy importante:

  • El Libros de Reglas: Instrumento que permitirá que los países se pongan de acuerdo sobre los límites de las emisiones para garantizar mantenernos por debajo de los 1.5°C, y sobre la implementación del Acuerdo de París en cada país.
  • Diálogo de Talanoa: Espacio donde los países evidencian cómo mejorar sus contribuciones nacionales determinadas (NDC) y cómo aumentar la ambición de su meta de reducción.
  • Transparencia: Instrumento que permite definir los mecanismos de monitoreo, reporte y verificación que sean los apropiados para ir midiendo el avance en la implementación del Acuerdo.
  • Inventario Global: Permite que los países negocien metodologías para que las contribuciones sean cuantificadas y determinar si son las apropiadas en términos de calidad y cantidad.

Fuente: Conexión COP.

Qué tema queda al debe en la COP23

Noticias

Javiera Valencia sobre COP23: “Los países firmantes tienen que promover y respetar los Derechos Humanos”

La Oficina Regional de la Fundación Heinrich Böll Cono Sur conversó con Javiera Valencia, geógrafa de Fundación Terram, quien se refirió a los temas relevantes que se discutirán en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que se está llevando a cabo, desde el 6 al 17 de noviembre, en Bonn, Alemania.

En este encuentro, más de 26 mil personas de 197 países, líderes políticos, movimientos sociales, ambientalistas, artistas, entre otros, dialogan sobre lo urgente que es para el planeta acelerar los acuerdos pactados en París durante el 2015, donde los países firmantes se comprometieron en mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2°C.

¿Cuáles son los principales temas que se abordarán en la cop23?

Las negociaciones de cambio climático que se están abordando tienen muchos temas en paralelo, sin embargo, la implementación de las reglas del Acuerdo de París que van a regir la implementación de dicho acuerdo, debe avanzar en esta COP, como también todo el trabajo pre 2020 que tiene relación con la Enmienda de Doha. El Acuerdo de París afirma que los compromisos deben ser inclusivos con el tema de los derechos humanos, por lo que ahora es sumamente relevante definir cómo se van a implementar estas medidas Hoy lo que se está haciendo es desmenuzar el Acuerdo de París y empezar a ver cómo vamos a aplicar este texto que quedó escrito y negociado, además de realizar un efectivo reporte, monitoreo y verificación de las metas que los países han adoptado.

Con respecto a las negaciones establecidas en París, ¿cuáles serán los principales objetivos para esta reunión?

Lo que se espera ahora es que avance el proceso para desacelerar las emisiones de gases de efecto invernadero y todo lo que implica en términos de adaptación, mitigación, financiamiento, contribuciones de cada país y de cómo estas se irán reportando, entre otros aspectos. Esto es sumamente importante, porque las contribuciones de cada país, si bien son obligatorias, cada uno contribuye de manera independiente. Así como hay países que han dicho que van abonar cierta cantidad de dinero, otros señalan que reducirán cierta cantidad de emisiones, entre otros compromisos.

¿De qué manera se monitorean estos compromisos y la efectividad de estos en los respectivos países ?

El monitoreo y cumplimiento de los compromisos es un gran aspecto que debería avanzar en esta COP, porque debe existir además un marco de transparencia con el balance mundial. Se tiene que discutir una metodología para que se pueda determinar si es que las acciones que están tomando los países en sus determinados territorios están siendo efectivas para que el cambio climático no avance de manera tan drástica. Para esto se necesita elaborar, hacer un balance para saber país por país cómo estamos avanzando en términos de políticas públicas implementadas, la preparación y adaptación al cambio climático, como también saber si efectivamente vamos a cumplir con la meta del acuerdo de París que es no aumentar la temperatura del planeta en más 1, 5 grados de aquí a fin de siglo.

¿Cómo se tratarán los derechos humanos en esta negociación? ¿Cuál será su rol?

El foco de derechos humanos es una prioridad en la Cop 23 para sociedad civil y es por lo tanto un eje central, los países firmantes tienen que promover y respetar los DDHH, porque hay muchos derechos que se ven afectados con el cambio climático, por ejemplo, el derecho de los pueblos indígenas, a la igualdad de género, empoderamiento de las mujeres, acceso a las información, salvaguardar la seguridad alimentaria, entre otros, que están en juego con la implementación de un acuerdo de estas características.

¿Cuáles son las prioridades políticas que abordará la delegación de Chile en esta reunión?

En el caso de la delegación de negociadores chilena, velarán, entre otros aspectos, porque los derechos humanos sean una prioridad y que se respeten en la implementación de las reglas de este acuerdo. El foco va a estar en derechos humanos y en océano, es decir que los derechos humanos sean respetados en toda esta creación de reglas y que también el océano sea un tema de discusión que se vaya priorizando y levantando en esta COP para que a futuro se pueda negociar respecto a este tema.

Obviamente Cancillería y el cuerpo negociador del país realizarán un seguimiento a las negociaciones sobre adaptación, mitigación, mecanismos de financiamiento, de transporte, energía, bosques, y sobre los distintos temas que ellos llevan, sin embargo como sociedad civil nos interesa realzar y apoyar esta iniciativa que viene desde el Estado.

¿En qué postura se encuentra Chile en relación a sus compromisos pactados?

Chile, que ya presentó sus contribuciones el año 2015, tiene que comenzar un proceso de implementación. Ahora en la práctica, muchas de las contribuciones son cosas que Chile ya está implementando, son programas y políticas de Estado que ya estaban. A nuestro juicio y desde la Fundación Terram, las contribuciones de Chile son bastante débiles, por lo tanto, la idea como sociedad civil es hacer un trabajo de incidencia para que las próximas contribuciones sean muchos más ambiciosas, no solo en cantidad sino también de calidad, para que chile tenga un compromiso real con el acuerdo.

¿Es débil el compromiso de Chile?

Cuando hablamos de cuánto es el compromiso que tiene Chile hay que hacer un poco de autocrítica, si bien es cierto que se está implementado una institucionalidad respecto al cambio climático, se están haciendo esfuerzos, como por ejemplo, la oficina de cambio climático pasó a ser división y eso quiere decir que tiene mayor potestad; también se están implementado comités regionales de cambio climático, no obstante eso no basta, Chile necesita mucho más porque es un país muy vulnerable y las políticas están muy atrasadas de acuerdo a las necesidades que hoy día tenemos. El desafío es que se necesita implementar bien lo ya comprometido y presentar a la convención nuevas contribuciones que sean más ambiciosas y con metas mucho más altas.

Con respecto a este tema ¿Cuál es el escenario actual de las políticas energéticas en Chile?

Podemos decir que con la política energética de este gobierno, Chile recién pensó su matriz energética, antes de eso no había reglas claras y regulaba el mercado y la posterior aprobación o rechazo por parte del Servicio de Evaluación Ambiental, principalmente.Las energías renovables, por su parte, están siendo cada vez más baratas y están teniendo un ingreso muy fuerte a la matriz, pero esta situación se debe al mercado internacional más que a la ausencia de política energética antes de este periodo. A pesar de eso, es necesario que nuestro país contemple que las políticas energéticas contribuirán enormemente a limpiar la huella de carbono que tiene el país, porque la principal fuente de emisiones proviene del sector energía en un 77%.

Fuente: Henrich Böll Stiftung Cono Sur.

Noticias

COP 23: Estos son los principales avances de la primera semana de negociaciones

Hoy se inicia la semana de alto nivel y los ministros de diferentes países empiezan a llegar a Bonn, Alemania, en un año crucial para las negociaciones climáticas pues los impactos del cambio climático han sido evidentes en muchas partes del mundo. Avances en el Diálogo de Talanoa y en las reglas del Acuerdo de París marcaron el trabajo durante los primeros días de la COP23.

La primera semana de negociaciones de la COP23 en Bonn ha dejado un avance en dos puntos importantes para la implementación del Acuerdo de París. Así lo da a conocer el portal EFE que explica que los ministros encontraron “cierto progreso” en cuestiones relacionadas a las reglas para la implementación del Acuerdo de París, y en el diálogo facilitativo, nombrado “Diálogo de Talanoa”, que establece el diseño de las condiciones para la revisión de los Compromisos Climáticos asumidos por los países (NDC, por sus siglas en inglés), en el 2018, para lograr que la temperatura del planeta se mantenga muy por debajo de los 2°C de temperatura.

Enrique Maurtua, director de Cambio Climático de la Fundación de Ambiente y Recursos Naturales de Argentina explicó a ConexiónCOP que el Diálogo de Talanoa permitirá a los países evaluar el estado de situación de sus compromisos y concluir con el aumento de ambición. “Recordemos que con los compromisos actuales no se logra alcanzar la meta para tener una temperatura menor a 2°C, y por ello tendrían que mejorar antes del 2020 como lo establece la decisión del Acuerdo de París”, indica.

Avances y retrocesos

Durante la primera semana de negociaciones hubo poco avance en lo relacionado a aumentar la ambición de los países antes del 2020 (proceso conocido como ambición pre 2020), para adoptar compromisos urgentes, rápidos y que permitan delegar responsabilidades entre los países.

Se conoce además que el tema de financiamiento tendrá dificultades, dado que aún no hay claridad sobre los mecanismos financieros que permitirán la implementación del Acuerdo de París, y cómo será el proceso para lograr que el Fondo Verde para el Clima cuente con $100 mil millones de dólares anuales, necesarios para los países en desarrollo, entre ellos varios de Latinoamérica.

Este año más que nunca se hizo evidente que las naciones más vulnerables necesitan con suma urgencia hacer frente y adaptarse a los efectos del cambio climático. Por ello, lograr que el Fondo de Adaptación sea permanente es muy importante en las negociaciones. De igual manera se necesitan avances tangibles en el mecanismo de Pérdidas y Daños, para los países más vulnerables. En este sentido, durante la primera semana se desarrollaron conversaciones productivas para adoptar un plan de trabajo sobre pérdidas y daños, e identificar opciones para que el tema siga siendo prioridad en futuras negociaciones.

Principales anuncios de la primera semana de la COP23

  • Siria se adhiere al Acuerdo de París. Con ello se ha logrado que todos los países del mundo se hayan adherido, exceptuando a Estados Unidos.
  • El Fondo de Adaptación otorgó a Antigua y Barbuda $ 9.9 millones de dólares para apoyar la infraestructura ante impactos del cambio climático, mejorar el drenaje y los humedales.
  • WRI, CATIE, CIAT y la UICN anunciaron la entrega $ 2.1 mil millones de dólares en inversión privada destinada a restaurar tierras degradadas en América Latina y el Caribe a través de la Iniciativa 20×20.
  • Alemania anunció que destinará 50 millones de euros para el Fondo de Adaptación y 50 millones de euros el Fondo para Países menos desarrollados.
  • 52 empresas alemanas exigen ambición climática al gobierno Merkel.
  • Suecia presentará planes a largo plazo a la ONU en 2018,
  • US $ 2.100 millones se destinan a restaurar tierras degradadas en América Latina.
  • Italia adopta plan de eliminación de carbón (10 de noviembre).
  • Financiación para el desarrollo de un nuevo escenario basado en la ciencia que muestra cómo el mundo podría permanecer dentro del límite de 1,5 °C usando 100% de energía limpia y renovable por la Fundación Leonardo DiCaprio junto con la Universidad de Tecnología de Sidney.

Fuente: Conexión COP22.