Noticias

Noticias

Los glaciares de Kenia se derriten

El cambio climático es uno de los factores que inciden en la escasez de agua en los alrededores del Monte Kenia, generando conflictos entre pastores y agricultores.

Se acercan tiempos duros para los dioses que habitan la cumbre del Monte Kenia, en el centro del homónimo país africano. Los glaciares en los que viven y que antaño cubrían el pico de la segunda montaña más alta del continente, se están derritiendo. De seguir así, los mortales que residen en la región aledaña también se verán obligados a escoger otro nombre para Kirinyaga (Monte de Blancura). Mientras los seres divinos buscan nuevos hogares, el cambio climático y la escasez de agua están generando conflictos entre los humanos a los pies de la montaña, que se agravan debido al rápido incremento de la población y la impunidad de los que usan los recursos sin control.

De los 18 glaciares del monte que existían hace un siglo, solo quedan 10, según el Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente. “Algunos creen que se debe a una maldición y, por eso, sienten que no deben hacer nada para frenarlo, ya que no está en sus manos. La actitud es que el agua es un don de Dios y no hay que preocuparse, porque él nos dará”, explica Stanley Kirimi, coordinador del Laikipia Wildlife Forum, una organización que aglutina a más de 6.000 miembros para una correcta gestión de los recursos medioambientales en la provincia.

Kirimi pasea al borde del río Nanyuki y se queja de la escasa lluvia de este año y de la prolongada sequía que, previsiblemente, durará hasta abril o mayo. A medida que los recursos hídricos menguan, crece la demanda. “A los problemas derivados del cambio climático y el incremento demográfico, se suman un número excesivo de granjas y el descontrol total en el uso de los recursos y en la tala de árboles. Tampoco hay un estudio serio sobre el subsuelo. Este río fluye hacia Somalía: si no lo hacemos bien, habrá mucha más gente que sufra por el camino”, insiste. “Sería suficiente organizarnos correctamente para evitar los conflictos y conservar agua en la temporada de lluvias”. Sin embargo, admite que esta solución es cara y solo las empresas se la pueden permitir.

La cumbre del Monte Kenia se esconde tras las nubes a las espaldas de Robert Myall. Este hombre nació aquí hace 62 años y desde entonces, asegura, el cambio ha sido enorme, pero en sentido negativo. “Venía con mi padre a pescar a este río de pequeño, pero ahora que tengo nietos no puedo hacer lo mismo”, lamenta. Por esa razón decidió involucrarse en un grupo de gestión del agua y contribuir a actividades de sensibilización dirigidas a pastores y campesinos que extraen agua del río pese a carecer de permiso para ello.

Cabras y ganado pastan libremente por la zona, lo que hace imposible asegurar la limpieza del agua. Algo que parece no importar mucho a los vecinos. “Para ellos es crucial disponer de agua, poco importa que sea sucia”, confirma el hidrólogo James Mwangi. “Antes la gente compraba tierras cerca del río para cultivar, pero hoy no sirven. Los caudales han pasado de perennes a temporales. No puedes confiar en ellas, hay que guardar reservas y la comunidad tiene que encargarse de gestionarlas”. Aunque el experto esté luchando para cambiar la situación de su entorno, indica que la estrategia debería implementarse a escala nacional. “Tenemos mucha agua, incluso inundaciones que lo destrozan todo, pero faltan inversiones públicas y compromiso político. La gente paga 50 céntimos por cada 1.000 litros de agua usada: es muy poco y no está incentivando la conservación”.

Mientras Amos Ekal, miembro de la Asociación de recursos hídricos de Nanyuki, habla de los efectos del cambio climático en los alrededores de la ciudad de Nalbor, un campesino a pocos metros de distancia irriga el terreno con agua extraída del río. Admite cándidamente que no paga por el servicio. Otra mujer lava la ropa directamente en el río, mientras por la carretera se suceden un par de camiones que recogen arena, otra actividad que a menudo se realiza de manera ilegal en la zona. Pasan un par de coches de guardias, pero nadie se para a realizar controles. “Se hace la vista gorda, porque todos necesitan agua”, según Ekal. “No podemos decir al campesino que deje de sacar agua, porque sabemos que la necesita”.

“Quiero arreglar unos contenedores para recoger agua pluvial, pero ahora mis finanzas no me lo permiten”, revela Richard Githaiga. Es profesor, pero también cultiva tomates, alubias y coliflores para llegar a fin de mes. Él nunca se ha inmiscuido en conflictos por el agua, pero asegura que entre sus vecinos ha habido más de un choque. “La mitad del año no hay suficiente agua aquí. A veces, vienen a vernos y se limitan a confiscarnos las pompas. No nos ayudan”.

“El problema es que no se aplica la ley contra la extracción ilegal de agua”, admite George Kimathi Kobia, director de medioambiente, fauna y recursos naturales del Gobierno del condado de Meru. “Necesitamos estrategias e inversiones para construir diques, pero ellos también son ciudadanos y tienen derecho al agua, por eso no se aplica la ley de manera estricta”.

Fuente: El País.

Noticias

Trump afirma que EEUU podría “retornar” al Acuerdo de París sobre clima

El presidente estadounidense, Donald Trump, consideró este miércoles “concebible” que su país “retorne” al Acuerdo de París sobre cambio climático, aunque reiteró que ese pacto es “muy injusto con Estados Unidos”.

“Sería concebible que retornemos [al acuerdo] (…) El Acuerdo de París realmente eliminó nuestra ventaja competitiva. Y yo no voy a permitir que eso ocurra”, dijo en una conferencia de prensa conjunta con la primera ministra de Noruega, Erna Solberg.

De acuerdo con el presidente de Estados Unidos, el acuerdo alzando en París “nos penalizaba mucho. Nos hizo muy difícil negociar desde el punto de vista de los negocios. Nos quitó muchos de nuestros recursos más valiosos”.

Estados Unidos, señaló, es “un país rico en gas y carbón y petróleo y muchas otras cosas. El acuerdo impuso enormes sanciones a que lo usemos. Hirió nuestros negocios”.

El Acuerdo de París es un entendimiento global, sellado en la capital francesa en 2015, que establece metas de reducción en emisiones contaminantes para combatir el cambio climático.

En junio del año pasado, Trump sacudió al mundo al anunciar la salida de Estados Unidos de ese acuerdo, a pesar de una oleada de pedidos para que permaneciera en él.

“Tenemos una posición muy fuerte en favor del medio ambiente. Puedo decir que al menos yo tengo una posición muy fuerte”, dijo Trump este miércoles, aunque agregó que también quería “negocios y empresas que puedan competir”.

Fuente: AFP.

Noticias

Stephen Hawking: “La Tierra se convertirá en un mundo infernal parecido a Venus”

El destacado físico teórico, Stephen Hawking, advirtió que, de continuar el actual ritmo del cambio climático, la Tierra se volverá “un mundo infernal” con temperaturas similares a Venus, es decir que nuestro planeta se acercará a los 460°C, temperatura promedio del segundo planeta del Sistema Solar.

Sus declaraciones fueron emitidas en un nuevo capítulo del programa “Mis Lugares Favoritos”, en donde visita algunos sitios de su interés como lo es Venus, planeta que era muy similar a la Tierra hace 4 mil millones de años, siendo potencialmente habitable por la mitad de ese tiempo, con temperaturas similares a la Tierra y con la presencia de agua en su superficie.

Sin embargo, una acumulación de gases de efecto invernadero en su atmósfera hizo que los océanos desaparecieran, convirtiendo al cálido planeta en un entorno hostil con vientos de hasta 300 Km/h. En el programa, Hawking cuenta que Venus es muy similar a la Tierra en muchos sentidos. “Tiene casi el mismo tamaño que la Tierra, aunque un poco más cerca del sol. Tiene una atmósfera, aunque con una presión 90 veces más fuerte que nuestro planeta”, afirmó.

Al respecto, Hawking señaló que Venus es un ejemplo claro de calentamiento descontrolado, advirtiendo que esto también le podría ocurrir a la Tierra si los gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzan niveles extremos.

Asimismo, Hawking ha mencionado en varias oportunidades que la humanidad, si quiere sobrevivir, deberá encontrar un nuevo hogar en el espacio en los próximos 200 a 500 años. Además, instó a los principales países a que envíen astronautas a la Luna, con el objetivo de volver a la exploración espacial, incluyendo la instalación de una base lunar en 2025.

“Los recursos se están agotando a un ritmo alarmante. Le hemos dado a nuestro planeta el regalo desastroso del cambio climático”, sentencia.

Fuente: La Tercera.

Noticias

El noreste de EE.UU registra récord de temperaturas frías

Las temperaturas glaciares alcanzaron este domingo nuevos récords en el noreste de Estados Unidos, aunque las previsiones meteorológicas prevén una mejora de las condiciones climáticas la semana próxima.

La ola de frío ya se cobró la vida de 22 personas, según medios estadounidenses.

El termómetro marcó -15°C en el aeropuerto internacional JFK de Nueva York, donde el caos seguía después de que el sábado fueran cancelados y retrasados decenas de vuelos.

“Las temperaturas glaciares continúan causando fallas en los equipos y demorando las operaciones”, indicó en un comunicado la autoridad portuaria de Nueva York y New Jersey, que rige sobre JFK.

La terminal 4 fue parcialmente inundada el domingo tras la ruptura de una tubería, explicó el aeropuerto. Imágenes de televisión mostraron agua cayendo de un techo y anegando la zona de retiro de equipaje, mientras cientos de maletas eran puestas a resguardo.

“Hay cerca de ocho centímetros de agua en la parte oeste del terminal 4”, precisó la autoridad portuaria.

El sábado, ningún vuelo internacional pudo aterrizar en la terminal 1, donde operan Air France, Japan Airlines, Korean Air y Lufthansa. En total, se anularon 94 vuelos y 17 fueron desviados.

En el este de Canadá, las alertas de frío extremo fueron retiradas este domingo por los servicios meteorológicos. Pero el aumento de temperaturas estará acompañado de nuevas nevadas. En Quebec y Nuevo Brunswick se registraron -20°C, aunque se espera que las temperaturas suban a -10°C.

Las principales carreteras fueron reabiertas a la circulación y solo la red secundaria en Gaspésie (sureste) sufría demoras o bloqueos.

Los traslados marítimos en su mayoría seguían suspendidos y en la provincia de Terre-Neuve-et-Labrador (noreste), mientras que las autoridades meteorológicos proyectaron “chubascos de nieve (…) con una visibilidad muy reducida”.

En Quebec se esperaba nuevas nevadas desde la noche del domingo hasta el martes.

Fuente: AFP.

Noticias

Cambio climático obliga a reforzar obras aluvionales en Antofagasta

El riesgo aluvional que amenaza a ciertos sectores de Antofagasta, con las cada vez más habituales lluvias en el norte del país, ha llevado a desplegar un “Plan de Mitigación al Cambio Climático”, que ya suma 375 estructuras de contención por parte del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Las obras consisten en muros y pozas destinadas a acumular hasta un millón de m {+3} de rocas y sedimentos, eventualmente en riesgo de precipitarse sobre distintos sectores habitados en la ciudad. Según el ministerio, la ciudad de Antofagasta registra 18 quebradas con riesgo aluvional.

Según expertos en mitigación de catástrofes naturales, al igual que en gran parte del norte, se presentan tres condiciones claves para la ocurrencia de aluviones: zonas muy secas con alta acumulación de escombros, quebradas o pendientes muy abruptas, y torrenciales lluvias en lapsos breves.

También se esperan lluvias en febrero, en la época del llamado invierno altiplánico.

En junio pasado las sorpresivas precipitaciones sobre la capital regional superaron los 20 mm durante 15 horas, en las que el agua caída superó las precipitaciones de más de una década en la zona. Sin embargo, las obras construidas en seis quebradas lograron contener los derrumbes.

“Estas obras son de carácter prioritario. Es una política que ha asumido el Ministerio de Obras Públicas en virtud del cambio climático, porque tenemos hoy una perspectiva distinta con respecto a las precipitaciones en la región”, detalla el seremi del MOP de la región, César Benítez. El protocolo de seguridad regional determina que ante lluvias sobre los 5 mm, en un breve período, debe procederse a evacuaciones en sectores de riesgo.

Aún quedan por completar obras en cuatro quebradas. “Lo aconsejable es realizar trabajos en todas las quebradas para minimizar los riesgos”, asevera Benítez.

Fuente: El Mercurio.

Noticias

Por frío ártico: Llueven iguanas congeladas en Florida

Noticia relacionada: El frío ártico sigue congelando el este de EE.UU y Canadá 

Los habitantes de Florida están habituados a que sucedan cosas extrañas, pero nadie los había preparado para esto: la inusual ola de frío está haciendo que las iguanas caigan, congeladas, de los árboles.

La “bomba ciclónica” que azota con su frío ártico el este de Estados Unidos llevó nieve al norte de Florida por primera vez en tres décadas y causa desde el miércoles temperaturas tan bajas como 0 a 4ºC incluso en algunas áreas del sur de este estado.

Muchas personas carecen de calefacción y no tienen ropa de invierno para sobrellevar estas temperaturas en una latitud normalmente cálida. Pero también hay otros animales pasando dificultades, particularmente los manatíes, las tortugas y las iguanas.

El jueves, el columnista del Palm Beach Post Frank Cerabino publicó una foto de una iguana verde, congelada y patas arriba, en el borde de su piscina.

“Esta es la escena en la piscina de mi jardín en esta mañana de 4ºC en el sur de Florida: una iguana congelada”, escribió.

Otros usuarios de Twitter también han publicado fotos de iguanas congeladas, caídas de los árboles.

“Oh, ustedes los del norte, con la nieve que les cae… aguanten”, escribió la usuaria @Middlesomething. “Aquí en el sur de Florida (…) tenemos iguanas congeladas cayendo de los árboles. ¡Traten de palear eso!”.

Pero esto es un comportamiento normal en las iguanas, que son una especie invasora en Florida.

“A cerca de 4ºC, las iguanas verdes se pueden quedar inmóviles por la falta de flujo sanguíneo. Las iguanas grandes se vuelven muy lentas e incluso caen de los árboles con 10ºC”, explicó a la AFP Sarah Lessard, portavoz de la Comisión para la Conservación de la Pesca y Vida Silvestre de Florida (FWC).

“A medida que se calienten, comenzarán a moverse de nuevo”, dijo Lessard este viernes. “Pero alentamos a la población a no ‘rescatar’ a las iguanas congeladas llevándolas a sus casas. Son animales salvajes y pueden intentar defenderse”.

El FWC no tiene un estimado de la población de iguanas en Florida.

Calor de hogar 

También docenas de manatíes están buscando calor en las aguas tibias cercanas a una planta de la autoridad eléctrica (FPL) de West Palm Beach, según fotos publicadas en Twitter por la reportera de CBS Matzine Bentzel.

La FWC advirtió al público que puede hallar tortugas inmóviles, pero que no las dé por muertas. Como las iguanas, eventualmente recuperarán el calor corporal.

Pero el resto de Estados Unidos no se toma en serio las preocupaciones de los friolentos floridanos.

La policía de Miami publicó el jueves en Twitter un cartel de “Se busca”, diciendo: “Quien tenga información respecto a la desaparición de nuestro clima cálido, que por favor contacte al Departamento de Policía de Miami”.

La Policía de Los Ángeles, una ciudad también célebre por su buen clima y que, en el extremo oeste del país, es ajena al frío glacial que pega en la costa este, le respondió: “Lo tenemos bajo custodia. ¿Quieren que lo extraditemos?”. Y añadió un “Hallado” al cartel.

Fuente: AFP.

 

 

Noticias

¿Qué son las zonas muertas del océano y por qué cada vez hay más?

Uno de los temas que se discuten a menudo es la cantidad de plástico que hay en los océanos.

Las millones de toneladas de desechos plásticos que acaban allí cada año generan un daño irreparable en la vida marina.

Sin embargo, bajo la superficie de las aguas, otro grave problema acecha a los ecosistemas marinos: la presencia de zonas muertas.

Según un estudio publicado recientemente en la revista Science, el tamaño de las zonas sin oxígeno en las aguas abiertas del océano se ha cuadruplicado desde mediados del siglo XX, mientras que las zonas con muy poco oxígeno cerca de las costas se han multiplicado por 10.

Según los autores del primer estudio que analiza en profundidad la falta de oxígeno en los océanos, esto podría provocar la extinción masiva de especies en el largo plazo, poniendo en riesgo la vida de millones de personas que dependen del mar para alimentarse y como fuente de trabajo.

“Los mayores eventos de extinción en la historia de la Tierra han estado asociados con climas cálidos y con la deficiencia de oxígeno en los océanos”, señaló Denise Breitburg, científica del Centro de Investigación Ambiental Smithsonian, en Estados Unidos, y autora principal del estudio.

“Bajo la actual trayectoria hacia allí es a donde vamos. Pero las consecuencias para los humanos de continuar por ese camino son tan extremas, que es difícil imaginar que llegaremos tan lejos en ese sentido”.

Asfixia

Las zonas muertas son grandes extensiones de agua que contienen muy poco o nada de oxígeno.

Se las llama “muertas” porque son muy pocos los organismos que pueden sobrevivir allí. La mayor parte de los animales que terminan en estos parches acaban sofocándose y mueren.

Si bien zonas de poco oxígeno ocurren naturalmente en el océano (normalmente en el oeste de los continentes, debito al efecto de la rotación de la Tierra sobre las corrientes oceánicas) el problema es la medida en que se han expandido desde 1950.

Los niveles bajos de oxígeno hacen que los animales crezcan menos, tengan problemas reproductivos y enfermedades.

Causa

¿Pero a qué se debe la expansión de las zonas muertas?

El cambio climático, producto de la actividad humana, es el principal responsable sobre todo en aguas abiertas.

Como las aguas cálidas tienen menos oxígeno, a medida que las aguas superficiales se calientan, el oxígeno tiene más dificultad para llegar a las profundidades del océano.

Por otro lado, cuando el agua es más cálida, los animales respiran más rápido y esto, a su vez, hace que utilicen más oxígeno en menos tiempo.

En las aguas costeras, el problema principal son los nutrientes que se emplean en la agricultura y que llegan al océano.

Nutrientes como el fósforo, presentes en los fertilizantes y abono para las plantas, se cuelan en los ríos.

Al llegar al mar provocan el crecimiento desmedido de algas que, al morir y descomponerse, absorben enormes cantidades de oxígeno.

Soluciones

Por si los efectos mencionados antes no fueran suficientes, la falta de oxígeno puede además impulsar al océano a liberar sustancias químicas peligrosas como, por ejemplo, óxido de nitrógeno, un gas con efecto invernadero 300 veces más poderoso que el dióxido de carbono.

No obstante, creen que es un problema que tiene solución.

“Frenar el cambio climático requiere un esfuerzo global, pero incluso las acciones locales pueden ayudar con el declive de oxígeno provocado por el exceso de nutrientes”, señaló Breitburg.

Además de implementar medidas para frenar el calentamiento global, los expertos creen que se pueden crear áreas marinas protegidas o zonas donde se prohíba la captura en áreas que los animales usan para escapar del bajo nivel de oxígeno.

Fuente: BBC.

 

Noticias

Culminado el 2017: El clima global encadena tres años “excepcionalmente cálidos”

Los primeros datos climáticos completos de 2017 confirman que el planeta ha encadenado tres años “excepcionalmente cálidos”, según un informe divulgado hoy por el Servicio Para el Cambio Climático Copernicus (C3S).

La temperatura media del aire de la superficie terrestre el año pasado fue de 14,7 grados centígrados, 0,1 grados menos que en 2016 – el año más cálido registrado-, pero mayor a la media registrada en 2015, que hasta ahora ha sido el segundo año más cálido.

Temperaturas más altas en 2017

Los científicos del programa Copernicus, dependiente del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a medio plazo (ECMWF, en inglés), subrayan que 2017 fue el año con temperaturas más altas en el que el clima no se ha visto influenciado por El Niño, fenómeno cíclico que calienta la zona tropical del Pacífico.

El último año estuvo marcado, en cambio, por La Niña, que enfría el ambiente en aguas ecuatoriales, a pesar de lo cual ha vuelto a ser especialmente cálido a nivel global.

Las temperaturas de 2017 fueron mayores que la media registrada entre 1981 y 2010 en la mayoría de las regiones del mundo, y fueron especialmente elevadas respecto a ese periodo en regiones árticas.

Las mediciones del programa Copernicus apoyan las conclusiones provisionales que adelantó hace dos meses la Organización Mundial de Meteorología (WMO, en inglés), que anticipaba que 2017 sería uno de los años más cálidos en los registros.

Para elaborar su informe, los investigadores del C3S han combinado los datos de millones de observaciones marinas y meteorológicas, que incluyen datos provenientes de satélites.

A partir de esa información y de modelos climáticos informatizados, los científicos pueden estimar la temperatura en cualquier punto del planeta, incluso en zonas en las que se cuenta con menos mediciones directas, como en las regiones polares.

Clima en Europa

En cuanto al continente europeo, el informe de Copernicus subraya que las temperaturas fueron particularmente elevadas respecto a la media histórica en los países nórdicos.

La población de Longyerbyen, en la isla noruega de Spitsbergen, una de las localidades más septentrionales del planeta, registró de forma reiterada temperaturas mensuales 6 grados centígrados por encima de la media de entre 1981 y 2010.

La capa de hielo marítima en esa zona tuvo, además, un grosor menor que la media durante los meses más fríos del año en el lugar.

Al mismo tiempo, el sur de Europa ha sufrido una sequía prolongada, especialmente intensa entre el final de la primavera y el otoño, que provocó restricciones de agua en diversas zonas y facilitó la propagación de incendios forestales en la Península Ibérica.

Fuente: Efeverde.

 

 

Noticias

Científicos alertan alteración en la composición del agua del Ártico por deshielos

Este proceso podría afectar gravemente al ecosistema de la zona, principalmente a la fauna ártica, caracterizada por tener especies endémicas.

Un grupo de científicos estadounidenses advirtió que el creciente deshielo en las plataformas del Ártico central está cambiando la composición de su agua, algo que podría amenazar la productividad biológica de esa zona.

El equipo investigador determinó además que la entrada de sedimentos en el océano parece estar aumentando en la última década a un ritmo más elevado por culpa de las altas temperaturas registradas en el Ártico, según un estudio publicado este miércoles por la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia.

Así, este incremento de la llegada de materiales derivados del deshielo a las aguas del Ártico podría afectar al ecosistema de la fauna ártica, caracterizada por tener especies endémicas.

En concreto, la profesora Lauren Kipp y sus colegas, del Instituto Oceanográfico de Woods Hole, en Massachusetts, encontraron que el deshielo está provocando un aumento de los balances de nutrientes, carbono y trazas de metales de las aguas del océano.

Los científicos midieron la distribución de los isótopos de radio, que dejan una huella única en el agua de mar, para determinar las entradas de sedimentos en esas aguas.

Los autores compararon sus datos con un estudio de 2007 realizado por el científico alemán Rutgers van der Loeff y encontraron un pronunciado aumento en las concentraciones de este tipo de isótopo (228) en las aguas superficiales.

Los investigadores aseguraron que el monitoreo continuo de las entradas de sedimentos en las aguas superficiales del Ártico puede ofrecer “una mejor comprensión de cómo el cambio climático influirá en la química y la biología” del océano Ártico.

Fuente: Emol.

Noticias

Agencia de Cambio Climático define líneas de acción para los próximos años

El documento ‘Agenda de Trabajo Pública Privada al año 2030 en Materia de Sustentabilidad y Cambio Climático’ se presentará oficialmente el 15 de enero para ser traspasado al próximo gobierno.

Luego de siete meses de trabajo y varias reuniones, un Comité Asesor convocado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC) creado en enero de 2017, elaboró un ‘borrador final’ acerca de dónde deberían estar los focos de esta entidad nacida producto del Acuerdo de París, el cual será presentado oficialmente el 15 de enero.

Según Juan Ladrón de Guevara, director ejecutivo de la ASCC, ‘el objetivo es dejarle al próximo gobierno planteada las líneas a seguir ya que, justamente, nos preocupamos que entre los integrantes del comité estuviesen representados todos los sectores políticos, además del sector público, el privado, la academia, ONG y las organizaciones sociales’.

El documento, titulado ‘Agenda de Trabajo Pública Privada al año 2030 en Materia de Sustentabilidad y Cambio Climático’ serviría, además, como una bajada para definir la próxima ‘contribución nacional’ (NDC) de Chile para reducir el cambio climático. ‘En teoría todos los sectores son importantes, pero definimos ocho donde -en una primera instancia- se debería poner énfasis, tomando en cuenta que aún hay mucho por hacer’, señala Ladrón de Guevara.

Sector financiero: fomentar criterios de sostenibilidad en esta industria

A partir de una reunión realizada con diversos actores del mundo financiero, la ASCC y el Comité Asesor identificaron una serie de medidas con potencial articulación público-privado, donde uno de los principales fue promover el uso de estándares y criterios de sostenibilidad en la toma de decisiones en la emisión de instrumentos financieros (créditos, acciones, etc.) y en la evaluación de riesgo de cartera. También se recomendó realizar estudios e implementar pilotos, ‘que permitan avanzar en la incorporación de los aspectos de sostenibilidad y cambio climático en el sector financiero, y anticiparse a la regulación. El Laboratorio de Innovación Financiera del BID puede ser un ejemplo para seguir’, indica el texto del informe.

Pero no hay que olvidar que la ASCC tiene un importante foco en las pequeñas y medianas empresas, por eso, la idea es crear también estándares que sean aplicables a las pymes, además de construir carteras de proyectos financiables en sectores distintos al de la energía eléctrica, tales como vivienda, baterías de litio, forestal, transporte, ciudades, entre otros, para que estos puedan acceder a servicios financieros.

Según el documento, las instituciones financieras tienen un rol clave en la nueva economía. ‘Deben comprender los riesgos comerciales y las oportunidades, y saber cómo actuar sobre ellos. Por otra parte, los legisladores y los reguladores, necesitan saber cómo pueden ayudar a dirigir el sector financiero para que se convierta en un facilitador, más que un inhibidor, de la transición hacia una economía sostenible, baja en carbono y resiliente’, dice el informe.

Cabe recordar que 3 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (8,9 y 13), dicen relación con este sector. En esa línea, por ejemplo BancoEstado ya posee un ‘eco-hipotecario’ y una línea de financiamiento para empresas que buscan generar un ahorro en su producción a través de la reducción de sus costos energéticos. Por su parte, la Bolsa de Comercio tiene una Guía de Inversión Responsable.

Sector forestal: una de las áreas más vulnerables ante el cambio climático

En línea con la Política Forestal 2015-2035 y la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (Enccrv), que contribuyen al cumplimiento de los compromisos internacionales suscritos por Chile, el Comité Asesor propuso una serie de acciones para que la ASCC trabaje de manera coordinada, principalmente con Conaf.

Según el Acuerdo de París las metas establecidas por Chile en su NDC (contribución nacional) contemplan acciones de manejo forestal sustentable y recuperación de 100.000 hectáreas de bosque nativo y la forestación, principalmente con especies nativas, de 100.000 hectáreas, metas que se deberían concretar al año 2030.

Entre las ideas del Comité están por ejemplo, coordinar redes de trabajo para apoyar el Programa de forestación y revegetación en comunas/áreas priorizadas, que tiene como principal objetivo, la conformación de coberturas vegetacionales nativas permanentes que generen servicios ecosistémicos de aprovisionamiento, regulación y culturales.

Según estadísticas de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), el 14% de la superficie del territorio nacional está destinada a bosques plantados. O sea, para producción maderera, donde el pino radiata y el eucaliptus representan la mayoría de total.

Claramente la degradación y los incendios forestales, son un gran tema en este sector. Por eso que el documento también recomienda coordinar redes de trabajo para el fortalecimiento de restauración ecológica en comunas/áreas priorizadas, así como ‘promover un modelo de gestión en prevención de incendios forestales y restauración de áreas quemadas. Se debe ‘fomentar la transferencia tecnológica de alternativas de manejo y uso de residuos silvoagropecuarios, evitando las quemas agrícolas en áreas de alto riesgo de incendios, a través de la colaboración y coordinación entre los productores privados y los organismos públicos de investigación y transferencia tecnológica’, señala el texto del documento.

Pesca y Acuicultura: mejores prácticas para el manejo de este recurso

Desde el prisma del cambio climático, el sector Pesca y Acuicultura ha sido priorizado como uno de los nueve más vulnerables frente al cambio climático en Chile. El MMA coordinó entre 2013 y 2015 con la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura del Ministerio de Economía, la elaboración del un Plan de Adaptación para esta industria

El sector está relacionado con 3 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (2,13 y 14), donde Chile ya ha avanzado, como por ejemplo, en las modificaciones a la Ley N°20.657 General de Pesca y Acuicultura del 2013 o en el Plan de Acción Nacional para prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

Sin embargo, el documento indica que aún no es suficiente y propone acciones como desarrollar un estándar de plan de manejo en pesquerías y apoyar su implementación a nivel local, nacional y regional, o elaborar un código de buenas prácticas para fortalecer el Programa de Reducción del Descarte y la Pesca Incidental.

También propone elaborar un estándar para la certificación de pesquerías, con el objetivo de disponer de un instrumento para la orientación de pescadores en el proceso de certificación de pesquerías con objeto de lograr la sustentabilidad en la explotación de los respectivos recursos marinos. ‘Para esto es necesario: revisar y analizar las certificaciones actuales; elaborar el estándar de certificación; realizar actividades de difusión y capacitación para la aplicación del estándar; incrementar el número de pesquerías certificadas a nivel de país’, dice el informe elaborado por la ASCC.

En otras líneas, se recomienda también crear un sistema de seguros para acuicultores de pequeña escala y pescadores artesanales ante eventos climáticos extremos y acuerdos territoriales en sector acuicultura y pesca artesanal para abordar el manejo de residuos orgánicos y minimización de plásticos, entre otras problemáticas del sector.

Agroindustria: tecnología y sostenibilidad es el único futuro posible

En el ámbito del cambio climático el sector agropecuario ha sido priorizado entro de los 9 sectores más vulnerables frente al cambio climático en Chile, incluyéndose dentro del Plan Nacional de Adaptación del Sector Silvoagropecuario, elaborado en un proceso conjunto por los Ministerios de Agricultura y Medio Ambiente. La implementación de prácticas sostenibles en los sistemas productivos del sector se ha abordado mediante distintas iniciativas, entre ellas la creación del Protocolo de Agricultura Sustentable, que nace en el marco del Convenio de Colaboración de Agricultura Sustentable entre la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa), Indap, ASCC y Corfo.

‘Pese a estos avances, aún existen desafíos en el sector en cuanto a la articulación de actores para la transferencia de tecnologías, fortalecimiento de capacidades, acceso a financiamiento, para gestionar de manera sostenible los recursos naturales y adaptarse a los nuevos desafíos ambientales’, comenta la comisión que elaboró la propuesta a la ASCC.

Entre las acciones están por ejemplo: fomentar la transferencia tecnológica para el uso eficiente del agua y energía, impulsar la implementación del Protocolo de Agricultura Sustentable que incluye parámetros sociales y ambientales para este sector.

Un tema clave -según el documento- es avanzar en el desarrollo de un modelo de negocios de agregación de demanda para que pequeñas empresas y productores puedan acceder a financiamiento para invertir en tecnologías más sustentables.

Cuencas y Recursos Hídricos: los cambios tras el fuerte período de sequía

De acuerdo a los datos del Mapa de Conflictos Socioambientales en Chile, del Instituto Nacional de Derechos Humanos, 39% de ellos tienen alguna relación con el agua. Y si bien en 2017 finalizó la sequía que afecto por cerca de siete años a la zona central del país, se estima que en 2016 cerca del 60% del territorio fue afectado de alguna u otra forma por la escasez hídrica.

Entre una serie de iniciativas llevadas a cabo por el sector público y privado, Fundación Chile se está liderando una denominada ‘Escenarios Hídricos 2030’, con el propósito de desarrollar agendas hídricas para 6 cuencas, que incluye proyección de escenarios futuros con asociaciones nacionales.

Entre lo que propone el documento de la ASCC está por ejemplo, el impulso de cambios sustantivos en tecnologías de eficiencia de agua en los pequeños productores; potenciar y coordinar un nuevo modelo de gobernanza inclusivo en los usos del agua; y promover la integración del uso de suelos en los acuerdos de gestión de cuencas como un elemento clave que genera impactos sobre el recurso hídrico.

Otras iniciativas relevantes que destacar incluyen un pilotaje de la Dirección General de Aguas de un sistema de gestión integrado de cuencas en la cuenca del Choapa y la creación del Fondo de Aguas, que está promoviendo la ONG The Nature Conservancy que considera aportes público-privados para invertir en medidas para que ayuden en la seguridad hídrica de la cuenca del Maipo. ‘En temas de gobernanza para lograr una gestión de cuencas, aún existen grandes desafíos’, concluye el texto.

Transporte de carga: uno de los sectores clave para bajar las emisiones de gases efecto invernadero

El sector transporte de carga es clave en la economía, pero se proyecta que al 2030 su aporte a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) sea de un 13% del total del sector transporte, lo que representa 5,5 millones de tCO2e, ‘por lo que es un área importante para alcanzar una economía baja en carbono y cumplir las metas de Chile bajo el Acuerdo de París. Reducir emisiones en este sector no está exento de desafíos, considerando la dependencia del funcionamiento de la economía del transporte de carga’, indica el texto.

Según cifras de la ANAC, luego de un 2016 donde la venta de camiones disminuyó con respecto a los años anteriores, a noviembre de 2017 ya habían 12.024 vehículos de este segmento vendidos, más que el total de 2016.

El Comité Asesor identificó una serie de medidas, que pueden ser consideradas por la industria y por la ASCC para que la operación del sector transporte de carga urbano e interurbano sea más eficiente, como por ejemplo, impulsar técnicas y tecnologías para reducir las emisiones del vehículo (conducción eficiente, tecnologías de bajo consumo de combustible, neumáticos de baja resistencia, etc.); realizar gestión de la flota, mediante la optimización del uso de las redes viales; y reducir la demanda de transporte.

‘La Agencia puede tener un rol en generar información sobre el universo y tamaño de las empresas del sector transporte de carga, e identificar los sectores productivos en los cuales participan, como retail, agrícola, minería, etc’, indica el texto del documento, que además hace énfasis en priorizar territorios donde esta industria tiene un mayor impacto socio ambiental tal como: cruces de la cordillera y el depósito de carbono negro en los glaciares y la minería en altura. Incluso, recomienda replicar la ‘Iniciativa Diésel’ de Climate and Clean Air Coalition (CCAC) en Chile para eliminar el uso del diésel.

Residuos: la alineación total con la nueva ley de fomento al reciclaje

Si hubiese que definir un proyecto estrella en materia medioambiental del Gobierno saliente sería la Ley de Fomento al Reciclaje (REP), que actualmente está en proceso de elaboración de los reglamentos para las metas de 2 de los 6 productos prioritarios.

Por eso, que en el primer lugar de la lista de acciones en este sector se encuentra: ‘Apoyar implementación de la Ley REP’, así como incorporar prácticas en el sector privado de segregación, valorización y reciclaje de otros productos no priorizados. ‘Esta medida se plantea para el corto plazo, mediante la cual la Agencia puede proporcionar apoyo a las empresas que se encuentran sujetas a la regulación’, indica el texto del documento.

Por otro lado, esta medida también implica un rol de la ASCC frente a productos no priorizados y por tanto no cubiertos por la Ley, con el fin de promover prácticas de segregación, valorización y reciclaje de los mismos, incluyendo una adecuada gestión de los residuos peligrosos.

Otras recomendaciones son promover innovación de materiales, minimización del plástico y eco diseño; potenciar industria de valorización sustentable; y promover alternativas de tratamiento y valorización de residuos orgánicos tanto municipal como de la agroindustria. ‘Los residuos orgánicos representan un componente importante en el total de residuos generados a nivel municipal y agroindustrial, sin embargo, estos no se abordan como residuos prioritarios en la Ley 20.920 (REP). No obstante, estos residuos sí están cubiertos dentro de la nueva Política Nacional de Residuos, que apunta a su valorización, por lo que es otra área de acción que la Agencia puede promover dentro de las empresas y mediante un trabajo con los municipios, aprovechando sinergias con las iniciativas del Ministerio del Medio Ambiente en la materia’, dice el texto.

Ciudades: las fórmulas para ayudar a la coordinación municipal

El 90% de los chilenos vive en ciudades y éstas han sido priorizadas como uno de los nueves sectores más vulnerables frente al cambio climático y desastres naturales en Chile. Por otro lado, el ODS N° 11: ‘Ciudades y Comunidades Sostenibles’, tiene como fin lograr que las urbes y asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. Por ejemplo, en Chile actualmente existen 17 planes de descontaminación vigentes que abarcan una población de 10.00.000 de personas bajo un marco de protección de su calidad del aire.

Al respecto, el Comité Asesor realizó una propuesta de medidas que la ASCC podría impulsar, como por ejemplo, la ‘Gestión integral de residuos,’ mediante la prevención en la generación de residuos y minimización de la disposición final en rellenos sanitarios; la ‘Gestión hídrica’ relevante para comunas con desertificación que actualmente se están abasteciendo con camiones aljibes; y la ‘Contaminación atmosférica’, basado en acciones como el mejoramiento térmico de las viviendas o eficiencia de los artefactos de combustión a leña.

Incluso, el documento recomienda la incorporación de compromisos voluntarios ambientales en proyectos inmobiliarios, tales como huertos comunitarios, iluminación eficiente, arborización con especies nativas con bajo requerimiento hídrico, mayores espacios verdes que la ordenanza general, salas de basura con separación en el origen, etc. ‘Se podría diseñar un estándar de compromisos voluntarios ambientales a ser sugeridos por los municipios en el proceso de evaluación ambiental de los proyectos’, indican los expertos.

Además, el borrador explica que las municipalidades poseen muchos desafíos similares, tales como trabas regulatorias y vacíos legales para resolver algunos problemas socio ambientales. ‘La ASCC tiene la experiencia y la facultad para resolverlos en conjunto con el regulador y las empresas, superar barreras de coordinación para que se produzcan acuerdos, agregar demanda para alcanzar economías de escala y reducir el gasto público en estudios e incrementar sinergias y eficiencias’, dice el informe.

Fuente: El Pulso.