Noticias

Javiera Valencia, de Fundación Terram que pertenece a la red de Climate Action Network de Latinoamérica, indicó que desde la sociedad civil se trabaja en la COP23 para que se respeten los derechos humanos en la implementación del Acuerdo de París y en las políticas públicas.

La geógrafa mencionó que es importante que el tema de derechos humanos no se quede en el preámbulo del tratado y que sea relevado en los artículos del Acuerdo de París, dado que se establecería un mandato global y oficial. “Si no se tiene un enfoque claro de respeto, de promoción, la sociedad termina siendo afectada y obviamente sus derechos terminan siendo violados” sostuvo Valencia.

Sobre las negociaciones en la COP23 explicó que se están trabajando varios puntos importantes que tienen que ver con la implementación del Acuerdo y en ese sentido es muy importante:

  • El Libros de Reglas: Instrumento que permitirá que los países se pongan de acuerdo sobre los límites de las emisiones para garantizar mantenernos por debajo de los 1.5°C, y sobre la implementación del Acuerdo de París en cada país.
  • Diálogo de Talanoa: Espacio donde los países evidencian cómo mejorar sus contribuciones nacionales determinadas (NDC) y cómo aumentar la ambición de su meta de reducción.
  • Transparencia: Instrumento que permite definir los mecanismos de monitoreo, reporte y verificación que sean los apropiados para ir midiendo el avance en la implementación del Acuerdo.
  • Inventario Global: Permite que los países negocien metodologías para que las contribuciones sean cuantificadas y determinar si son las apropiadas en términos de calidad y cantidad.

Fuente: Conexión COP.

Qué tema queda al debe en la COP23

Noticias

COP23: Comisión Europea ratifica sus compromisos de cambio climático a 2020

Los ministros de los 28 países de la UE autorizaron hoy a la Comisión Europea en la cumbre del clima de Bonn (COP23) a ratificar ante la ONU sus compromisos de cambio climático a 2020, denominados “Enmienda de Doha al Protocolo de Kioto”, algo que no había podido hacer por la oposición de Polonia.

La UE no había podido ratificar dicho compromiso como bloque -a pesar de estar acatando lo prometido para esa fecha- porque uno de sus países miembros, Polonia, no lo había ratificado.

Reunión ministerial de urgencia

Lo habitual en los tratados internacionales es que la UE se sume una vez lo han hecho sus países miembros, pero esa regla se rompió con el Acuerdo de París, donde la Comisión pidió a los ministros de los 28 que le autorizasen a ratificar aunque no lo hubieran hecho todos los países, como ha ocurrido hoy.

La no ratificación de la Enmienda de Doha es el argumento que los países en desarrollo han utilizado en la cumbre del clima de Bonn (COP23) para negarse a avanzar en asuntos de interés para la UE: las reglas del Acuerdo de París, que empieza a cumplirse a partir de 2020 y que, por primera vez, implica compromisos para los países pobres.

Quieren asegurarse de que los principales responsables del cambio climático han hecho sus deberes previos al Acuerdo de París, para ellos poder hacer los suyos.

La UE ratifica la Enmienda de Doha

El comisario de Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, que está por la labor de que la UE recupere el liderazgo climático tras haberlo perdido Estados Unidos, convocó a las ocho de la mañana a los ministros de la UE para pedirles que autorizasen a la UE a ratificar la Enmienda de Doha, para que su compromiso con la lucha contra el cambio climático “dejase de ser cuestionado”.

Arias Cañete confirmó a Efe, tras la reunión, que los ministros le dieron el visto bueno y a continuación ha anunciado en el Plenario de la COP23 la ratificación de la Enmienda de Doha para que “haya ninguna duda en los países en desarrollo de la ambición y el liderazgo de la UE en la lucha contra el cambio climático”.

La UE depositará el instrumento de ratificación antes de finales de año. No obstante, el comisiario insistió en que la UE va camino de sobrepasar sus objetivos para 2020: alcanzará un 26 % de reducción de emisiones frente al 20 % comprometido.

El ministro de Medio Ambiente polaco, Jan Szyszko, quien dio hoy una rueda de prensa en polaco y sin traducción en la COP23, rehusó responder a Efe una pregunta sobre cuándo va a ratificar Polonia la Enmienda de Doha.

Fuente: EFE.

Noticias

Javiera Valencia sobre COP23: “Los países firmantes tienen que promover y respetar los Derechos Humanos”

La Oficina Regional de la Fundación Heinrich Böll Cono Sur conversó con Javiera Valencia, geógrafa de Fundación Terram, quien se refirió a los temas relevantes que se discutirán en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que se está llevando a cabo, desde el 6 al 17 de noviembre, en Bonn, Alemania.

En este encuentro, más de 26 mil personas de 197 países, líderes políticos, movimientos sociales, ambientalistas, artistas, entre otros, dialogan sobre lo urgente que es para el planeta acelerar los acuerdos pactados en París durante el 2015, donde los países firmantes se comprometieron en mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2°C.

¿Cuáles son los principales temas que se abordarán en la cop23?

Las negociaciones de cambio climático que se están abordando tienen muchos temas en paralelo, sin embargo, la implementación de las reglas del Acuerdo de París que van a regir la implementación de dicho acuerdo, debe avanzar en esta COP, como también todo el trabajo pre 2020 que tiene relación con la Enmienda de Doha. El Acuerdo de París afirma que los compromisos deben ser inclusivos con el tema de los derechos humanos, por lo que ahora es sumamente relevante definir cómo se van a implementar estas medidas Hoy lo que se está haciendo es desmenuzar el Acuerdo de París y empezar a ver cómo vamos a aplicar este texto que quedó escrito y negociado, además de realizar un efectivo reporte, monitoreo y verificación de las metas que los países han adoptado.

Con respecto a las negaciones establecidas en París, ¿cuáles serán los principales objetivos para esta reunión?

Lo que se espera ahora es que avance el proceso para desacelerar las emisiones de gases de efecto invernadero y todo lo que implica en términos de adaptación, mitigación, financiamiento, contribuciones de cada país y de cómo estas se irán reportando, entre otros aspectos. Esto es sumamente importante, porque las contribuciones de cada país, si bien son obligatorias, cada uno contribuye de manera independiente. Así como hay países que han dicho que van abonar cierta cantidad de dinero, otros señalan que reducirán cierta cantidad de emisiones, entre otros compromisos.

¿De qué manera se monitorean estos compromisos y la efectividad de estos en los respectivos países ?

El monitoreo y cumplimiento de los compromisos es un gran aspecto que debería avanzar en esta COP, porque debe existir además un marco de transparencia con el balance mundial. Se tiene que discutir una metodología para que se pueda determinar si es que las acciones que están tomando los países en sus determinados territorios están siendo efectivas para que el cambio climático no avance de manera tan drástica. Para esto se necesita elaborar, hacer un balance para saber país por país cómo estamos avanzando en términos de políticas públicas implementadas, la preparación y adaptación al cambio climático, como también saber si efectivamente vamos a cumplir con la meta del acuerdo de París que es no aumentar la temperatura del planeta en más 1, 5 grados de aquí a fin de siglo.

¿Cómo se tratarán los derechos humanos en esta negociación? ¿Cuál será su rol?

El foco de derechos humanos es una prioridad en la Cop 23 para sociedad civil y es por lo tanto un eje central, los países firmantes tienen que promover y respetar los DDHH, porque hay muchos derechos que se ven afectados con el cambio climático, por ejemplo, el derecho de los pueblos indígenas, a la igualdad de género, empoderamiento de las mujeres, acceso a las información, salvaguardar la seguridad alimentaria, entre otros, que están en juego con la implementación de un acuerdo de estas características.

¿Cuáles son las prioridades políticas que abordará la delegación de Chile en esta reunión?

En el caso de la delegación de negociadores chilena, velarán, entre otros aspectos, porque los derechos humanos sean una prioridad y que se respeten en la implementación de las reglas de este acuerdo. El foco va a estar en derechos humanos y en océano, es decir que los derechos humanos sean respetados en toda esta creación de reglas y que también el océano sea un tema de discusión que se vaya priorizando y levantando en esta COP para que a futuro se pueda negociar respecto a este tema.

Obviamente Cancillería y el cuerpo negociador del país realizarán un seguimiento a las negociaciones sobre adaptación, mitigación, mecanismos de financiamiento, de transporte, energía, bosques, y sobre los distintos temas que ellos llevan, sin embargo como sociedad civil nos interesa realzar y apoyar esta iniciativa que viene desde el Estado.

¿En qué postura se encuentra Chile en relación a sus compromisos pactados?

Chile, que ya presentó sus contribuciones el año 2015, tiene que comenzar un proceso de implementación. Ahora en la práctica, muchas de las contribuciones son cosas que Chile ya está implementando, son programas y políticas de Estado que ya estaban. A nuestro juicio y desde la Fundación Terram, las contribuciones de Chile son bastante débiles, por lo tanto, la idea como sociedad civil es hacer un trabajo de incidencia para que las próximas contribuciones sean muchos más ambiciosas, no solo en cantidad sino también de calidad, para que chile tenga un compromiso real con el acuerdo.

¿Es débil el compromiso de Chile?

Cuando hablamos de cuánto es el compromiso que tiene Chile hay que hacer un poco de autocrítica, si bien es cierto que se está implementado una institucionalidad respecto al cambio climático, se están haciendo esfuerzos, como por ejemplo, la oficina de cambio climático pasó a ser división y eso quiere decir que tiene mayor potestad; también se están implementado comités regionales de cambio climático, no obstante eso no basta, Chile necesita mucho más porque es un país muy vulnerable y las políticas están muy atrasadas de acuerdo a las necesidades que hoy día tenemos. El desafío es que se necesita implementar bien lo ya comprometido y presentar a la convención nuevas contribuciones que sean más ambiciosas y con metas mucho más altas.

Con respecto a este tema ¿Cuál es el escenario actual de las políticas energéticas en Chile?

Podemos decir que con la política energética de este gobierno, Chile recién pensó su matriz energética, antes de eso no había reglas claras y regulaba el mercado y la posterior aprobación o rechazo por parte del Servicio de Evaluación Ambiental, principalmente.Las energías renovables, por su parte, están siendo cada vez más baratas y están teniendo un ingreso muy fuerte a la matriz, pero esta situación se debe al mercado internacional más que a la ausencia de política energética antes de este periodo. A pesar de eso, es necesario que nuestro país contemple que las políticas energéticas contribuirán enormemente a limpiar la huella de carbono que tiene el país, porque la principal fuente de emisiones proviene del sector energía en un 77%.

Fuente: Henrich Böll Stiftung Cono Sur.

Noticias

COP 23: Estos son los principales avances de la primera semana de negociaciones

Hoy se inicia la semana de alto nivel y los ministros de diferentes países empiezan a llegar a Bonn, Alemania, en un año crucial para las negociaciones climáticas pues los impactos del cambio climático han sido evidentes en muchas partes del mundo. Avances en el Diálogo de Talanoa y en las reglas del Acuerdo de París marcaron el trabajo durante los primeros días de la COP23.

La primera semana de negociaciones de la COP23 en Bonn ha dejado un avance en dos puntos importantes para la implementación del Acuerdo de París. Así lo da a conocer el portal EFE que explica que los ministros encontraron “cierto progreso” en cuestiones relacionadas a las reglas para la implementación del Acuerdo de París, y en el diálogo facilitativo, nombrado “Diálogo de Talanoa”, que establece el diseño de las condiciones para la revisión de los Compromisos Climáticos asumidos por los países (NDC, por sus siglas en inglés), en el 2018, para lograr que la temperatura del planeta se mantenga muy por debajo de los 2°C de temperatura.

Enrique Maurtua, director de Cambio Climático de la Fundación de Ambiente y Recursos Naturales de Argentina explicó a ConexiónCOP que el Diálogo de Talanoa permitirá a los países evaluar el estado de situación de sus compromisos y concluir con el aumento de ambición. “Recordemos que con los compromisos actuales no se logra alcanzar la meta para tener una temperatura menor a 2°C, y por ello tendrían que mejorar antes del 2020 como lo establece la decisión del Acuerdo de París”, indica.

Avances y retrocesos

Durante la primera semana de negociaciones hubo poco avance en lo relacionado a aumentar la ambición de los países antes del 2020 (proceso conocido como ambición pre 2020), para adoptar compromisos urgentes, rápidos y que permitan delegar responsabilidades entre los países.

Se conoce además que el tema de financiamiento tendrá dificultades, dado que aún no hay claridad sobre los mecanismos financieros que permitirán la implementación del Acuerdo de París, y cómo será el proceso para lograr que el Fondo Verde para el Clima cuente con $100 mil millones de dólares anuales, necesarios para los países en desarrollo, entre ellos varios de Latinoamérica.

Este año más que nunca se hizo evidente que las naciones más vulnerables necesitan con suma urgencia hacer frente y adaptarse a los efectos del cambio climático. Por ello, lograr que el Fondo de Adaptación sea permanente es muy importante en las negociaciones. De igual manera se necesitan avances tangibles en el mecanismo de Pérdidas y Daños, para los países más vulnerables. En este sentido, durante la primera semana se desarrollaron conversaciones productivas para adoptar un plan de trabajo sobre pérdidas y daños, e identificar opciones para que el tema siga siendo prioridad en futuras negociaciones.

Principales anuncios de la primera semana de la COP23

  • Siria se adhiere al Acuerdo de París. Con ello se ha logrado que todos los países del mundo se hayan adherido, exceptuando a Estados Unidos.
  • El Fondo de Adaptación otorgó a Antigua y Barbuda $ 9.9 millones de dólares para apoyar la infraestructura ante impactos del cambio climático, mejorar el drenaje y los humedales.
  • WRI, CATIE, CIAT y la UICN anunciaron la entrega $ 2.1 mil millones de dólares en inversión privada destinada a restaurar tierras degradadas en América Latina y el Caribe a través de la Iniciativa 20×20.
  • Alemania anunció que destinará 50 millones de euros para el Fondo de Adaptación y 50 millones de euros el Fondo para Países menos desarrollados.
  • 52 empresas alemanas exigen ambición climática al gobierno Merkel.
  • Suecia presentará planes a largo plazo a la ONU en 2018,
  • US $ 2.100 millones se destinan a restaurar tierras degradadas en América Latina.
  • Italia adopta plan de eliminación de carbón (10 de noviembre).
  • Financiación para el desarrollo de un nuevo escenario basado en la ciencia que muestra cómo el mundo podría permanecer dentro del límite de 1,5 °C usando 100% de energía limpia y renovable por la Fundación Leonardo DiCaprio junto con la Universidad de Tecnología de Sidney.

Fuente: Conexión COP22.

Noticias

Boletín ECO #7: Noticias de la COP 23 desde Bonn

Desde 1972, ECO ha sido publicado por agrupaciones ambientales no gubernamentales, en las principales conferencias internacionales. ECO se edita de forma cooperativa por la Red de Acción Climática (CAN). Traducido al español por un equipo de CAN-LatinoAmérica.

 

Argentina debe mantener el impulso climático del G20

Nos guste o no, el G20 es un espacio político importante en el que los líderes de las 20 principales economías de nuestro mundo, que representan aproximadamente 3/4 de las emisiones globales, hacen declaraciones políticas que atraen mucha atención, particularmente de las comunidades de negocios y finanzas. ECO desea reconocer el gran trabajo que Alemania hizo este año para hacer que la crisis climática y la implementación del Acuerdo de París sean tema central de su presidencia del G20. Por supuesto, esto molestó a un país en particular (pueden imaginar quién). Pero después de negociaciones muy duras en Hamburgo, se llegó a un acuerdo y hubo varios resultados relacionados con el clima.

Por lo que conoce ECO de próxima presidencia del G20: Argentina, se compromete a garantizar que el tratamiento de la crisis climática mundial permanezca en la agenda del G20. Al menos eso es lo que el Jefe de Gabinete y el Presidente Macri declararon públicamente varias veces durante la cumbre de Hamburgo, incluso en medio de un concierto junto a Shakira y el Primer Ministro Trudeau. Sin dudas, Argentina se encuentra en una excelente posición para impulsar una ambiciosa agenda del G20 sobre clima y energía, ya que fue uno de los primeros países en actualizar su NDC y está experimentando los beneficios del despliegue de energía renovable como nunca antes.

Desafortunadamente, esa no fue la impresión que recibieron los negociadores y las organizaciones de la sociedad civil durante el evento paralelo de la semana pasada con el argentino del G20 Sherpa Villagra Delgado. Al ser bastante evasivo, dejó a ECO con la sensación de que el clima era solo otro problema entre muchos, y que la agenda climática no estaba realmente confirmada. El embajador Villagra Delgado mencionó que Argentina planea hacer del desarrollo de infraestructura y el financiamiento una prioridad clave. Pero, ¿cómo pueden los países desarrollar una infraestructura realmente sostenible si no es asegurándose de que sea resistente al clima, adecuada para la transición baja en carbono y en línea con los ODS? A ECO le preocupa que el G20 pueda volver a caer en las trincheras del desarrollo vs. sostenibilidad, en lugar de apoyar y adoptar las muchas oportunidades de un futuro compatible con París.

Faltan solo tres semanas para que Argentina asuma oficialmente la presidencia del G20, pero ECO se siente muy desanimado por esta aparente falta de un claro enfoque climático, particularmente viniendo de un país cuya economía tiene mucho que ganar con el desarrollo sostenible.

Todos sabemos que 2018 es un año crucial para el clima y que todos los países del G20 deben (y lo harán, ¿no?) apoyar a la presidencia entrante para garantizar que el G20 del próximo año impulse la acción climática en el período previo a la COP24. Mientras tanto, Argentina, tiene la palabra.

Revisa el boletín completo acá. 

Para ver todos los boletines ECO, pincha acá.

Noticias

El cambio climático afecta a 62 lugares naturales Patrimonio Mundial de la Unesco

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha publicado la ‘Segunda Perspectiva del Patrimonio Mundial de la UICN’ –una actualización del informe de 2014– en la que se evalúan, por primera vez, los cambios ocurridos durante los últimos años en 241 sitios naturales del Patrimonio Mundial. El trabajo examina las amenazas, la protección y la gestión de estos lugares, así como el estado de sus valores del Patrimonio Mundial –las características exclusivas que los han hecho merecedores de esta distinción–.

Según la evaluación, los impactos del cambio climático, como el blanqueamiento de los corales y la pérdida de glaciares, afectan a una cuarta parte de todos los sitios –en comparación con la séptima parte de zonas afectadas en 2014– y colocan a los arrecifes de coral y a los glaciares entre los ecosistemas más amenazados. Otros, como humedales, deltas de tierras bajas, el permafrost y los ecosistemas sensibles al fuego también están afectados.

El informe advierte de la probabilidad de que el número de sitios naturales del Patrimonio Mundial dañados por el cambio climático siga creciendo, ya que este fenómeno sigue siendo su mayor amenaza potencial.

“La protección de los sitios del Patrimonio Mundial es una responsabilidad internacional de los mismos gobiernos que han suscrito el Acuerdo de París”, afirma Inger Andersen, directora general de la UICN. “Este informe –añade– envía un mensaje claro a los delegados reunidos aquí en Bonn: el cambio climático actúa rápido y afecta también a los tesoros más hermosos de nuestro planeta. La velocidad y la escala a las que está dañando nuestro patrimonio natural ponen de manifiesto la necesidad de establecer compromisos urgentes y ambiciosos de ámbito nacional para la aplicación del Acuerdo de París”.

Arrecifes de coral y glaciares, los más afectados

Los arrecifes de coral inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial, como el Atolón de Aldabra en el Océano Índico –el segundo atolón de coral más grande del mundo–, el Arrecife de Barrera de Belice en el Atlántico –el arrecife de barrera más grande del hemisferio norte– y la Gran Barrera –el arrecife más grande de la Tierra– se han visto afectados por incidentes de blanqueamiento de coral masivos de efectos devastadores durante los tres últimos años, debido al incremento de la temperatura de los mares. La Gran Barrera, por ejemplo, ha sufrido un blanqueamiento generalizado, lo cual representa la afectación de hasta el 85% de los arrecifes examinados en 2016.

El retroceso de los glaciares, también como consecuencia del incremento de las temperaturas, constituye una amenaza para sitios como el Parque Nacional del Kilimanjaro –que presume de contar con el pico más alto de África– y los Alpes Suizos Jungfrau-Aletsch que albergan el mayor glaciar alpino.

“Los sitios naturales del Patrimonio Mundial desempeñan un papel crucial de apoyo a las economías y medios de subsistencia locales”, afirma Tim Badman, director del Programa de Patrimonio Mundial de la UICN. “Su destrucción puede, por tanto, tener consecuencias devastadoras más allá de su belleza excepcional y valor natural. En el Parque Nacional de Huascarán del Perú, por ejemplo, el derretimiento de los glaciares afecta a los suministros de agua además de contaminar el agua y el suelo al liberarse metales pesados anteriormente atrapados en el hielo. Lo cual no hace más que agravar la urgencia en el desafío de proteger estos lugares”.

Las conclusiones más generales del informe muestran la existencia de otros desafíos para el Patrimonio Mundial, como las especies invasivas, el turismo no sostenible o la construcción de infraestructuras. También se están incrementando y afectan a procesos ecológicos y amenazan la supervivencia de las especies que en ellos habitan.

Las especies invasivas foráneas constituyen la amenaza más generalizada de todas las presentes. Su impacto a menudo se ve agravado por el cambio climático, el cual facilita su expansión y establecimiento.

El 7% del Patrimonio Mundial Natural está en estado crítico

En términos generales, el informe concluye que el 29% de los sitios del Patrimonio Mundial se enfrentan a problemas considerables y la perspectiva de conservación del 7% de dichos sitios es crítica. Estos incluyen el Parque Nacional de Everglades en EE.UU. y el Lago Turkana en Kenya. Dos tercios de los sitios evaluados tienen probabilidades de mantener un buen estado de conservación en el futuro próximo, la misma proporción general que en 2014.

El informe también revela que su gestión ha empeorado en términos de calidad y eficacia desde 2014, debido, en gran medida, a la ausencia de suficientes fondos. Actualmente, menos de la mitad de los lugares son gestionados con arreglo a estándares adecuados.

No obstante, el informe también incluye algunas historias de éxito, que muestran el impacto tangible y positivo de una gestión eficaz. El Parque Nacional de Comoé de Côte d’Ivoire, por ejemplo, ha visto cómo se recuperaban sus poblaciones de elefantes y chimpancés gracias al apoyo internacional, tras la estabilización política en el país. Como consecuencia, su perspectiva de conservación ha mejorado de forma considerable en los últimos tres años. Es uno de las 14 zonas cuya clasificación ha mejorado desde el informe Perspectiva del Patrimonio Mundial de la UICN de 2014.

Fuente: Agencia SINC.

Noticias

Cambio climático: Las emisiones mundiales de CO2 vuelven a crecer en 2017

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) generadas por el ser humano volverán a aumentar en 2017. Según los cálculos de los especialistas, alcanzarán las 41,5 gigatoneladas, un dato similar al de 2015, cuando se batieron todos los récord. El incremento en el uso del carbón, especialmente en China, está, en gran medida, detrás de la subida. Casi el 90% de las emisiones de CO2 que genera la actividad humana proceden del uso de los combustibles fósiles y la industria, que este 2017 crecerán un 2% después de tres años de estancamiento y alcanzarán un nuevo récord. “El tiempo se está agotando”, advierten los investigadores sobre la necesidad de recortar las emisiones para evitar los efectos más catastróficos del cambio climático.

Los dos estudios en los que se incluyen las previsiones de crecimiento de las emisiones, que se publican este lunes en Nature Climate Change y Environmental Research Letters, se difunden coincidiendo con la última semana de la Cumbre del Clima de Bonn (COP23), donde los representantes de casi 200 países debaten sobre las normas de aplicación del Acuerdo de París contra el cambio climático. Y las noticias no son buenas, porque las emisiones mundiales de CO2, el principal gas de efecto invernadero, volverán a crecer en 2017 hasta llegar a las 41,5 gigatoneladas, el mismo dato que en 2015, cuando se alcanzó el pico máximo histórico.

Dentro de esas 41,5 gigatoneladas se incluye el CO2 expulsado por el ser humano ligado a la quema de combustibles fósiles, la industria y los cambios en el uso del suelo (como la deforestación). En ese último apartado, en el de los cambios en el uso de la tierra (que suponen alrededor del 10% del dióxido de carbono de la actividad humana), los investigadores no han encontrado grandes cambios respecto a 2016, con lo que los datos de 2017 son similares a los del pasado año.

Donde sí se produce un incremento notable es en las emisiones relacionadas con los combustibles fósiles y la industria, que acumulan casi el 90% de todo el dióxido de carbono que genera la actividad humana en el planeta y que este año crecerán un 2% respecto a 2016, hasta llegar a las 36,8 gigatoneladas. Y lo harán después de tres años seguidos (desde 2014) en los que se había apreciado un esperanzador estancamiento de esas emisiones.

Mientras que los investigadores pronostican para este 2017 que las emisiones industriales y de combustibles fósiles caerán en Estados Unidos y la Unión Europea un 0,4% y un 0,2% respectivamente, para China e India prevén subidas significativas del 3,5% y del 2%. En el resto de países del mundo, el incremento será del 1,9%.

China y el carbón

China es el primer país emisor de CO2 del mundo: acumula ya el 28,5% del dióxido de carbono ligado a los combustibles fósiles y la industria, y el incremento de sus emisiones en 2017 empuja las de todo el planeta.

Pep Canadell, director del Global Carbon Project y que participa en los dos estudios publicados este lunes, detalla que el incremento de las emisiones en China “se debe a un aumento en la demanda energética, particularmente del sector industrial”. Además, la disminución en las lluvias en el país asiático ha hecho también que caiga la energía hidroeléctrica producida y el “hueco energético ha sido cubierto con el carbón, cuyo uso aumenta un 3%”. El empleo del petróleo crecerá un 5% y el gas natural un 12%.

El uso del carbón se había adentrado en una trayectoria descendente en el mundo, con un descenso medio anual en los últimos cinco años del 0,7%. Sin embargo, este 2017 volverá a crecer empujado en gran medida por China.

Descensos modestos en EE.UU. y UE

El segundo país en emisiones es EE.UU., con el 14,4% del CO2 mundial. A pesar de Donald Trump, que quiere sacar a su país del Acuerdo de París y ha anulado los planes de energías limpias de Barack Obama, las emisiones de dióxido de carbono en Estados Unidos seguirán cayendo en 2017. Llevan en esa trayectoria descendente desde 2014, principalmente por el uso del gas natural, que emite menos CO2 que el carbón a la hora de generar electricidad.

En el caso de la Unión Europea (9,5% de las emisiones mundiales ligadas a los combustibles fósiles y la industria) el descenso en 2017 será solo del 0,2%. La UE lleva desde 2014 casi con el mismo nivel de emisiones de CO2.

India acumula ya el 6,8% de las emisiones de dióxido de carbono del planeta. Para este 2017 el incremento que estiman los investigadores será “solo” del 2%. El pasado año, resaltan los estudios publicados este lunes, el aumento fue del 6,7% y en la pasada década el incremento medio anual de las emisiones de CO2 fue del 6%. Sin embargo, los investigadores creen que es algo coyuntural y que en 2018 la tasa de crecimiento podría rondar el 5%.

“El tiempo se está agotando”

En el artículo publicado en Environmental Research Letters se advierte de que con unas emisiones anuales de más de 41 gigatoneladas anuales en el planeta “el tiempo se está agotando” para que se pueda conseguir mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los dos grados a final de siglo, el objetivo que fija el Acuerdo de París. “Solo la descarbonización profunda y rápida evitará que la Tierra sobrepase el umbral de temperatura del grado y medio en solo una década y los dos grados unas pocas décadas después”, alertan.

“Lo que necesitamos ahora es una gran aceleración en la reducción de las emisiones”, explica Canadell. Y resalta que 21 países (que acumulan el 21% de las emisiones mundiales) han bajado sus emisiones de CO2 mientras crecía su Producto Interior Bruto en la última década. Entre ellos están Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania.

Fuente: El País.

 

Noticias

Merkel apremia al mundo industrializado a luchar contra el cambio climático

La canciller alemana, Angela Merkel, instó hoy a los países más industrializados a una lucha responsable contra el cambio climático y a aprovechar la Cumbre del Clima de Bonn (COP23) para dar pasos concretos en esa dirección, ya que “el tiempo apremia”.

“La urgencia es grande, como muestran las catástrofes naturales. Cuando hablamos de migraciones sabemos también que estas a menudo están indirectamente condicionadas por el cambio climático”, apuntó Merkel en su mensaje semanal, ante su intervención el próximo miércoles ante la COP23, en la antigua capital federal alemana.

Todos los países, y en especial las potencias más industrializadas -“entre las que se incluye Alemania”, recordó- deben contribuir “al objetivo de que el aumento de la temperatura (de la Tierra) quede por debajo los 2 grados, a ser posible en los 1,5 grados”, prosigue la líder alemana.

La situación es ahora mucho más apremiante que en los años 90, insiste Merkel, quien aludió a su propia experiencia entonces, como ministra de Medioambiente -de 1994 a 1998-.

Ahora no puede haber más demoras, sino que corresponde actuar para que, dijo, “las cosas cambien de una vez”, lo que solo puede ocurrir con el compromiso de todos los implicados.

Alemania ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 20 %, entre 1990 y 2010, se ha marcado el mismo objetivo para la década siguiente, hasta 2020, sostiene la canciller, quien se compromete a que esa seguirá siendo la línea de su próximo Gobierno, aún en fase de negociación.

La cumbre de Bonn, que se inauguró el pasado día 6 y se cerrará el próximo día 17, está marcada por la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de abandonar el Acuerdo de París lo antes posible, lo que se haría efectivo a finales de 2020.

La delegación oficial estadounidense en la COP23 es reducida y de rango menor, pero hay una notable presencia de iniciativas suscritas por alcaldes, senadores y gobernadores estadounidenses, tanto republicanos como demócratas, decididos a demostrar que el país sigue comprometido con la lucha contra el cambio climático.

Entre las presencias más destacadas se cuenta la del exvicepresidente de Estados Unidos Al Gore, paladín de la lucha contra el cambio climático, así como el exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

La plataforma “We are still in” -“Seguimos dentro”-, integrada por alcaldes y gobernadores locales de todo EE.UU, tiene un amplio programa repartido entre los sucesivos días de la cumbre, con la que pretende demostrar que la primera potencia mundial no se desliga de París, por encima de la decisión del presidente Trump.

Estados Unidos se convertirá presumiblemente en el único país fuera de ese compromiso global, ya que los dos otros que seguían al margen -Nicaragua y Siria- han anunciado ya su intención de suscribir el Acuerdo de París.

La COP23 entrará la próxima semana en su ronda decisiva, con la presencia entre otros líderes de Merkel, mientras que este fin de semana seguirá la presentación de sucesivos informes.

Este sábado se presentaron iniciativas como el llamado Día de los Asentamientos Humanos, en que el colectivo de grandes ciudades apeló a reforzar la coordinación entre los grandes núcleos urbanos a favor de la acción climática.

“En los (últimos) veinte años, el mundo ha visto una concentración de la población en áreas urbanas. Pero el paisaje urbano está cambiando y, con él, la necesidad apremiante de un enfoque coherente y realista del urbanismo”, apuntó el director ejecutivo de ONU-Habitat y exalcalde de Barcelona, Joan Clos.

Representantes de organizaciones participantes en el Día de la Acción por los Océanos de la COP23, llamaron a reforzar las acciones globales ante el cambio climático que afectan a este ámbito.

Los océanos son “el mayor sumidero de carbono del planeta, un factor importante de regulación de los climas de la Tierra y elemento fundamental para la supervivencia y el bienestar de la humanidad”, recordaron, a través de un comunicado.

Fuente: EFE.

Noticias

Estudio oficial de EEUU sobre cambio climático debilita negacionismo de Donald Trump

A pocos días de que comenzara la cumbre de cambio climático COP23, en Bonn (que está actualmente en curso), el gobierno norteamericano publicó un informe oficial titulado “Evaluación Nacional del Clima”, el que calcula que desde 1950 a la fecha, la contribución del ser humano en el calentamiento global ha influido entre el 92% y el 123%.

El documento es un verdadero balde de agua fría para la posición “negacionista” respecto a la influencia de nuestra especie en el cambio climático, a la cual adhiere el presidente de EEUU, Donald Trump, quien ha mencionado en varias ocasiones su incredulidad frente a este escenario. Incluso, llegando a declarar que este país se saldrá del Acuerdo de París.

La posición de la nación norteamericana en el acuerdo es clave, ya que junto con China son los que emiten la mayor cantidad de gases de efecto invernadero (GEI). Sin embargo, el país asiático sí acepta el pacto climático.

Los 12 puntos

La Evaluación Nacional del Clima se realiza cada cuatro años y es obligatoria por ley. Es parte del Programa de Investigación de Cambio Global de Estados Unidos, una entidad multisectorial que coordina las investigaciones sobre cambios ambientales y en la que participan científicos de diversas áreas, con un foco en ese país.

Que el efecto del hombre supere el 100%, se explica porque hay factores naturales como los volcanes o el ciclo orbital, que bajan las temperaturas del planeta. Con eso y todo, la acción humana sobrepasa dicho efecto positivo.

El documento advierte además que los niveles del mar podrían crecer en casi 2,5 metros para el año 2100, enumerando varios incidentes de daños en Estados Unidos que son atribuidos al aumento de la temperatura global en 1° Celsius desde 1900. También se refiere a la disminución de las capas de hielo en la Antártida y Groenlandia y su efecto en el aumento del nivel del mar.

La investigación indica que “el dióxido de carbono a la atmósfera, la quema de carbón, el petróleo y el gas natural son las principales causas del calentamiento global”. En general, el estudio enumera 12 “puntos de inflexión” respecto a los peligros que podrían desatarse a causa del calentamiento global. “No hay precedentes en la historia con los que se pudieran comparar estos cambios meteorológicos”, reza el documento.

Pero no todo es negro. Los autores de la investigación concluyen que hay una “alta confianza” en que la tasa de GEI influya cada vez menos en el cambio climático en las próximas décadas.

La influencia del informe

La fecha de la publicación de la Evaluación Nacional del Clima tiene muchas coincidencias. Esta semana se lleva a cabo la COP23 en Alemania, se cumplen dos años del Acuerdo de París  y aún está fresco el recuerdo de los desastres que dejaron los huracanes Irma y Harvey, así como los recientes incendios en California (35 muertos). Por esto, la pregunta es: ¿qué tanto podría influir esta investigación en las próximas decisiones de Trump en su línea política con respecto al calentamiento global?

Según Juan Ladrón de Guevara, director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático de Chile, el informe debería tener un fuerte impacto en la sociedad norteamericana, ya que está avalado por una serie de instituciones y desarrollado por un equipo sumamente heterogéneo. “13 entidades federales tuvieron que hacerle observaciones. Lo notable es que a pesar de haber pasado todos esos controles, la tesis de la influencia del hombre en el calentamiento global se mantiene. Esto, porque es una investigación sumamente rigurosa”, dice Ladrón de Guevara.

El hecho de que haya sido elaborado por entidades norteamericanas lo hace aún más influyente para las políticas de Trump. Esto, porque la mayoría de los estudios sobre el impacto del cambio climático, estaban liderados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), cuya identidad internacional menoscaba su legitimidad ante el actual dueño de casa de la White House. “Oponerse a los resultados del estudio implica un frente político muy complejo, ya que hay poca evidencia en contra. Se podría abrir un conflicto importante, justo en un momento en que el gobierno estadounidense está tratando de sacar una reforma tributaria clave. EEUU está en aprietos”, agrega Ladrón de Guevara.

Para Javiera Valencia, investigadora de Fundación Terram, la investigación es un duro golpe a los negacionistas, a quienes les ha costado mucho entender los efectos del cambio climático. Por eso “que el estudio venga desde dentro de EEUU es una señal importante, justo ahora que se está celebrando la COP23. Ya no es sólo la comunidad internacional la que está alertando sobre el tema, sino que ahora, la alarma viene desde Estados Unidos”, comenta Valencia.

Según la especialista de Fundación Terram, el próximo gran paso será la forma en que se elaborará una estrategia comunicacional respecto al estudio. Tanto a favor como en contra. “Por un lado hay un presidente (Trump) que no cree en el cambio climático y por el otro, millones de norteamericanos que han sufrido este año huracanes y sequías. Es clave la forma en que comunicacionalmente debería influir la investigación en los tomadores de decisiones”0, indica Valencia.

Ricardo Bosshard, director de WWF Chile comenta que es un estudio muy importante y que seguramente tendrá mucha influencia a nivel internacional, pero que es difícil saber cómo reaccionará el gobierno de EEUU al respecto. “En ese país ya existen muchas empresas como Walmart o las que están en Silicon Valley, que están conscientes y haciendo proyectos para disminuir el impacto en el calentamiento global. Pero a pesar de eso, aún hay un gran segmento de la población que desestima la importancia del ser humano en el cambio climático”, dice Bosshard.

Claramente las opiniones son divididas. Para ejemplificarlo, mientras el Gobierno de Trump anunció su retiro del Acuerdo de París, el ex presidente, Barack Obama, se comprometió junto con China (ambos responsables del 45% de las emisiones de dióxido de carbono) a disminuir los GEI en cerca de un 30% al 2030.

“Las expectativas de que Trump cambie de opinión son discretas. En Marruecos (COP22, 2016) no se avanzó mucho. Por eso, lo que suceda esta semana en Bonn podría ser una tremenda prueba, especialmente considerando los últimos eventos meteorológicos en Centro y Norteamérica. Espero que el estudio sirva para enmendar el rumbo que necesita la humanidad y generar un cambio”, concluye el director de WWF Chile.

El vecino norteamericano no está invitado a la fiesta

Francia invitó para el próximo 12 de diciembre a un centenar de países y a representantes de organismos internacionales y ONG para conmemorar los dos años del Acuerdo de París, en una cumbre de la que ha excluido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La cita, bautizada como “One Planet Summit”, espera reunir a actores comprometidos en la aplicación de ese pacto, por lo que el mandatario estadounidense no ha sido invitado “de momento”, precisó ayer la presidencia francesa, que sí ha enviado su invitación a representantes del Gobierno estadounidense y a asociaciones de ese país.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció esta cumbre en el G20 del pasado julio con la intención de que el acuerdo histórico de 2015 no perdiera su impulso tras la decisión de Trump de retirar su país de este pacto.

El encuentro, que se celebrará en la isla de Seguin, en las afueras de París, pretende poner en valor las acciones emprendidas hasta ahora por los países firmantes, acelerar el cumplimiento de sus compromisos en favor de la atenuación del cambio climático y de la adaptación, y estimular la financiación pública y privada.

La realidad podría superar a Hollywood

Otro estudio realizado en junio por el Programa de Investigación de Cambio Global de EEUU, indicó que los fuertes cambios en los niveles del mar y tormentas costeras producto del cambio climático, podrían hacer que la ciudad de Nueva York quedara, literalmente, bajo el agua. “Para el año 2100 los niveles de inundación en Nueva York sobrepasarían 5,18 metros de altura. Mientras que para el año 2300 estos superarían los 15 metros. Además una inundación de gran magnitud podría ocurrir una vez cada 500 años”, dijo a Reuters, Andra J. Gardner, investigadora de la Universidad Rutgers, quien formó parte del estudio.

De esta forma, las peores escenas de los filmes de Hollywood, en la ciudad ícono de los desastres naturales, podría hacerse realidad, “si no se toman acciones pertinentes para frenar el cambio climático”, dice el estudio.

Fuente: Pulso.