Noticias

Noticias

Universidades de Valparaíso generarán propuestas mitigación de cambio climático

En la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) se llevó a cabo el taller de inicio al “Programa de Resiliencia Climática para el área Metropolitana de Valparaíso”, instancia cuyo objetivo es apoyar a los gobiernos municipales del Área Metropolitana de Valparaíso (AMV), conformada por las comunas de Valparaíso, Viña del Mar, Concón, Villa Alemana y Quilpué, en la elaboración de medidas para afrontar el cambio climático, iniciativa que será desarrollada por las cuatro universidades tradicionales del puerto: PUCV, UV, UTFSM y UPLA.

El proyecto será financiado por el Banco de Desarrollo de América Latina-Corporación Andina de Fomento (CAF) y como contraparte nacional participa el Ministerio de Medio Ambiente. Tendrá una duración de 12 meses, a partir de junio de este año.

Dentro de los diagnósticos que se tendrán que elaborar están: una evaluación de los patrones de crecimiento de la huella urbana del AMV, análisis y definición de la vulnerabilidad y riesgo del Área, selección de cadenas de impactos y proponer un programa de resiliencia climática para el AMV.

Uno de los datos más relevantes que se expusieron en el taller es que la Región de Valparaíso es, probablemente, la que sufrirá con mayor intensidad los efectos del cambio climático. Y al respecto, el codirector del Programa, Antonio Ugalde, profesional de la Facultad de Ciencias de la UPLA, explicó que ello obedece a que “estamos en una zona de transición climática. Hacia el norte vamos avanzando hacia un clima más árido y nosotros estamos en una zona de transición entre un clima semiárido y un clima más mediterráneo, y lo que va a hacer el cambio climático es traer hacia el sur los climas más áridos”.

Desde esa perspectiva, acotó Ugalde, “tanto la Región de Valparaíso como la Región Metropolitana van a ir cambiando su clima hacia uno más árido. El desierto está avanzando, lo que significa que nosotros vamos a tener menos precipitaciones porque lo que va a hacer el cambio climático es aumentar el proceso de aridez de la Región de Valparaíso”.

Frente a ese escenario, uno de los aspectos más preocupantes es que “ésta es una región que depende mucho de la agricultura, a diferencia de la Región Metropolitana, entonces también somos muy dependientes del agua”, advirtió.

El profesional hizo notar que los efectos del cambio climático “ya se están produciendo. Los últimos años hemos vivido una sequía muy intensa, que investigadores del centro CR2, de la Universidad de Chile, denominaron la `megasequía`, porque es una sequía que ha sido la más intensa, prolongada y extensa en toda la historia de Chile, en los últimos 10 mil años, y eso se debe fundamentalmente al cambio climático que ya está aquí y se están detectando signos como una disminución de las precipitaciones por fuera de las tendencias normales”.

Por otra parte, Ugalde precisó que “no es lo mismo vulnerabilidad que exposición, entonces lo que nosotros dijimos en la presentación es que, efectivamente, la Región de Valparaíso es la más expuesta a sufrir los impactos del cambio climático, o donde los impactos van a ser más intensos, pero eso no significa que aquí es donde más presión va a haber sobre los recursos hídricos, donde más va a aumentar la temperatura o donde más problemas va a haber”.

Ello, explicó, se debe a que “no necesariamente somos vulnerables, porque una cosa es la exposición, o sea, vamos a estar sometidos a los efectos del cambio climático con más intensidad, pero si nos preparamos bien, podemos no ser vulnerables, porque la vulnerabilidad es una ecuación entre exposición -que tiene que ver con los impactos-; la sensibilidad que se tenga como sistema, en función de las condiciones ambientales y socioeconómicas; y la capacidad adaptativa, o sea, cómo se ha preparado para que estos eventos impacten menos. Cuando se hace esa ecuación, se determina la vulnerabilidad”.

Teniendo en cuenta aquello, “lo que va a hacer el estudio es definir la vulnerabilidad en las cinco comunas del AMV, de manera de poder definir, dentro de esas cinco comunas, cuáles son más vulnerables, y dentro de las propias comunas, cuáles territorios son más vulnerables, a nivel de unidades vecinales, o sea, a una escala muy pequeña”.

Una vez concluido el estudio, “lo que nos pide el Programa es que hagamos una propuesta de adaptación al cambio climático, o sea, esto no es un estudio solamente, nosotros no sólo vamos a decir: `la Unidad Vecinal 3 de Valparaíso es la más vulnerable`, sino que vamos a llegar a decir cuáles son las medidas para que la vulnerabilidad sea menor, es decir, cómo tenemos que mejorar la capacidad adaptativa y qué elementos tenemos que cambiar dentro de la sensibilidad”, destacó Ugalde.

Como ejemplo, señaló que “si la Región de Valparaíso es donde los recursos hídricos van a ser más afectados en Chile, donde va a haber menos agua porque va a haber menos precipitaciones -eso es lo que los estudios indican-, vamos a estar sometidos a sequías cada vez más intensas y más constantes, esa es la exposición. Ahora, pensemos en la sensibilidad: si tenemos puros cultivos que consuman mucha agua, vamos a ser muy sensibles a la disminución del agua. Y si no tenemos capacidad adaptativa, como por ejemplo, no tenemos planes preventivos, no hemos construido obras de regulación, no hemos capacitado a la gente, si no estamos organizados, obviamente vamos a ser muy vulnerables”.

En tal sentido, el codirector del Programa precisó que “el cambio climático son variaciones en las condiciones de la naturaleza que nos van a afectar, pero cuánto nos van a afectar, depende de cómo nos organicemos, de cómo gestionemos el medioambiente, cómo ordenemos la ciudad, cómo planifiquemos, cómo podamos organizarnos, la educación que recibamos, o sea, el cambio climático va a ser tan intenso a nivel planetario, que nos llama a hacer una reorganización de nuestras prioridades, a través de las políticas públicas, a través de cambios culturales, y esas son las propuestas que vamos a tener que hacer una vez finalizado el proyecto”.

Otro de los expositores fue el director del Instituto de Geografía de la PUCV, Luis Álvarez, quien destacó que “hay una serie de relaciones de orden ambiental que ameritan poner atención, a propósito de que el cambio climático está directamente relacionado con las variaciones en la atmósfera, lo que está repercutiendo en el fenómeno urbano. Son variados los eventos extremos que nos muestran que se debe poner atención y efectivamente se percibe que tendremos menos precipitaciones, pero más intensas”.

A su vez, la directora del Departamento de Meteorología de la Universidad de Valparaíso, Ana María Córdoba, expuso sobre el cambio climático y su impacto en la región. En la ocasión planteó que 17 de los 18 años más cálidos durante los últimos 136 años han ocurrido desde 2001, marcando un verdadero récord en 2016. Ha habido otros periodos de altas temperaturas, pero desde la revolución industrial se han alcanzado los niveles más altos.

El fenómeno se ha plasmado a través del calentamiento de los océanos, derretimiento de los glaciares y la Región de Valparaíso se ha visto afectada por una larga sequía que ha complicado a los productores agrícolas. “Los sistemas naturales y socioeconómicos no están preparados adecuadamente para enfrentar este tipo de sequía y la concatenación de efectos que de ella se derivan. A nivel internacional, más del 50% de la población vive en zonas urbanas y las ciudades generan el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero”, precisó.

Finalmente, La seremi de Medio Ambiente, María Victoria Gazmuri, hizo notar que “cuando nos referimos al concepto de adaptación al cambio climático, no quiere decir que se trata de resignarnos frente a este problema global, sino por el contrario, la idea es entenderlo como una medida de planificación frente a los desafíos que nos impone el Cambio Climático. Los municipios tendrán un rol clave, ya que serán parte de los estudios”.

Fuente: El Mercurio.

Noticias

Conoce los pasos de la elaboración de la Ley Marco sobre Cambio Climático

La ministra del Medio Ambiente, Marcela Cubillos, sostuvo que con esto se inicia la etapa de elaboración del proyecto, el que se espera sea ingresado al Congreso en julio del 2019.

En el marco del seminario internacional “Chile hacia una Ley de Cambio Climático”, la ministra del Medio Ambiente, Marcela Cubillos, presentó los objetivos principales que tendrá la Ley Marco de Cambio Climático. Detalló que la cartera liderará el diseño de la nueva legislación.

La secretaria de Estado dijo que “esta Ley permitirá dar claridad a los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero y adaptación al cambio climático, además de  establecer un sistema de gobernanza climática, que permita hacer frente adecuadamente a los desafíos que impone esta realidad”.

Añadió que “la Ley tendrá una mirada de mediano y largo plazo. Necesitamos avanzar hacia un país más resiliente al cambio climático”. La ministra Cubillos enfatizó que “esta Ley va ser construida desde las regiones a través de un proceso altamente participativo”.

Es por eso que entre los objetivos principales de la ley está el garantizar que el cambio climático sea una variable en la toma de decisiones asociadas al desarrollo del país. También, se fortalecerá la institucionalidad para enfrentar este desafío y se trabajará en aumentar la resiliencia del país ante eventos climatológicos.

La Ley Marco sobre Cambio Climático inició su elaboración y en su cronograma se establece un fuerte componente de participación ciudadana y regional, fijándose plazo de un año para la presentación del proyecto.

En esta línea, desde julio a diciembre se desarrollará la etapa de “Diálogo sobre Ley Marco de Cambio Climático” en cada una de las regiones del país. En ellos participarán ONGs, la academia, comunidades, gremios, sector privado, parlamentarios, seremis de los distintos ministerios y autoridades locales, entre otros.

Asimismo, entre de enero y febrero de 2019 se elaborará el anteproyecto que se someterá a Participación Ambiental Ciudadana (PAC) en marzo. El Gobierno aspira a completar el proceso antes de julio del 2019 para ingresarlo a tramitación legislativa.

Como parte de este proceso, en el seminario internacional la directora ejecutiva de la Fundación Climática Europea y artífice del Acuerdo de París, Laurence Tubiana, dio una clase magistral sobre cambio climático. Master Class Cambio Climático

Tubiana comentó que “Chile tiene recursos naturales increíbles, y para protegerlos debe ir trabajando progresivamente, no se puede hacer todo en un instante. Hay que hacer un llamado en 360 grados que incluya a las empresas, el Estado y las ONGs”.

Descarga la presentación Master Class Cambio Climático

Fuente: Ministerio del Medio Ambiente (MMA).

Noticias

Gobierno anuncia futura elaboración de una ley de cambio climático

La ministra del Medio Ambiente aseguró que la legislación será construida desde las regiones a través de un ‘proceso altamente participativo’.

En el marco del conversatorio realizado este jueves 5 de julio en La Moneda entre el Presidente de Chile, Sebastián Piñera, y la directora ejecutiva de la Fundación Climática Europea y artífice del Acuerdo de París, Laurence Tubiana, el gobierno anunció el inicio del proceso de elaboración de la ‘Ley Marco de Cambio Climático’.

La ministra del Medio Ambiente, Marcela Cubillos, afirmó que esta iniciativa es un compromiso del Ejecutivo y, además, forma parte de las recomendaciones internacionales para los países en esta materia.

En ese contexto, la secretaria de Estado aseguró que ‘esta ley será construida desde las regiones a través de un proceso altamente participativo’.

Además, adelantó el cronograma de elaboración que tendrá un ‘fuerte componente de participación ciudadana y regional’, y se fijó plazo de un año para la presentación del proyecto.

De acuerdo con lo expresado por la titular del Medio Ambiente, desde julio a diciembre se desarrollará la etapa de ‘Diálogo sobre Ley Marco de Cambio Climático’ en cada una de las regiones del país, en donde participarán organizaciones no gubernamentales (ONGs), la academia, comunidades, gremios, sector privado, congresistas, seremis de los distintos ministerios y autoridades locales, entre otros.

A su vez, entre enero y febrero de 2019 se elaborará el anteproyecto que se someterá a Participación Ambiental Ciudadana (PAC) en marzo. ‘Aspiramos a completar el proceso antes de julio de 2019 para ingresarlo a tramitación legislativa’, subrayó la ministra Cubillos.

El diálogo sostenido en La Moneda se enmarca en el lanzamiento de la Agenda de Cambio Climático que, por encargo del Presidente Piñera, liderará el Ministerio del Medio ambiente (MMA). A esta actividad se sumará una charla magistral que dará este viernes Laurence Tubiana en el auditorio del edificio Moneda Bicentenario y que forma parte de la capacitación de los integrantes de los Consejos Regionales de Cambio Climático (CORECC) para llevar adelante el proceso de construcción de la ley.

Greenpeace

‘Nos parece un anuncio de la mayor importancia para la protección de nuestro patrimonio medioambiental. Será una suerte de proceso constituyente desde donde emergerá el marco jurídico que busca frenar las severas consecuencias que el cambio climático está teniendo y tendrá a futuro en el país. De hecho, se estima que las pérdidas ambientales, sociales y económicas en el país debido a los efectos del cambio climático llegarán, el año 2100, a un 1,1% anual del PIB’, comentó el director nacional de Greenpeace, Matías Asun, tras conocer el anuncio gubernamental.

Es que los efectos que sufrirá Chile por el cambio climático son múltiples: aumento de temperatura, menos lluvias, incremento de eventos climáticos extremos, aumento e introducción de nuevas enfermedades, afectación en la cantidad y calidad de productos cultivados, implicancias en el turismo y en los servicios básicos de las ciudades.

En este sentido, la ONG enumeró -de acuerdo con el Plan de Accion Nacional de Cambio Climático 2017/2022- algunas de las consecuencias presentes y a futuro que enfrenta Chile debido a las alteraciones climáticas:

Temperatura

Chile experimentará en aumento de temperatura en todo su territorio, siendo la alza más importante en la zona norte. Para el 2030 habría un incremento de, por lo menos, 0,5°C para las zonas sur y austral, y de 1,5°C para el norte grande y el altiplano. Más preocupante es que estos incrementos no harán más que subir para el período 2031-2050.

Lluvias

Para el año 2030 se estima una disminución de la precipitación entre 5% y 15%, para la zona comprendida entre las cuencas de los ríos Copiapó y Aysén. Para el período 2031-2050 la baja será todavía más significativa.

Eventos climáticos extremos

Para la segunda mitad de este siglo se esperan reiterados eventos de sequía, proyectándose hacia fines de la centuria una ocurrencia de más de diez veces en 30 años. Y, pese a que el número de eventos de precipitación extrema tiende a decrecer en gran parte del país, la ocurrencia de eventos de alta precipitación con temperaturas elevadas aumentan. En general se observa un aumento de las noches cálidas desde el Norte Grande a Coyhaique, con disminución de las noches frías. Para Santiago, mientras tanto, se vaticina un aumento de las olas de calor.

Biodiversidad

Las proyecciones anticipan una pérdida importante del patrimonio genético nacional, caracterizado por un alto endemismo. Bosques especialmente en la regiones de Magallanes, Valparaíso, Metropolitana y de O’Higgins serán los más afectados. También se verán afectados humedales andinos y especies de flora endémicas clasificadas como vulnerables o en peligro de extinción.

Recursos hídricos

Se proyecta una reducción importante de los caudales en las cuencas entre las regiones de Coquimbo y Los Lagos. Junto con esto, se anticipa una elevación de la isoterma, lo que se traducirá en una reducción de las reservas de agua y el consiguiente aumento del riesgo de inundaciones y aluviones durante eventos de precipitación extrema y altas temperaturas. El retroceso de glaciares también sería significativo, afectando los aportes de agua en los períodos secos.

Salud

Los cambios en lluvias, humedad y temperatura podrían aumentar la ocurrencia de algunas enfermedades ya existentes en el país, facilitar la introducción de nuevas enfermedades y exacerbar el efecto de ciertas variables ambientales en la salud. Así, para la zona centro-sur se espera un aumento de enfermedades transmitidas por roedores y garrapatas (hantavirus y rabia), mientras que en el Norte Grande se favorecería el desarrollo de enfermedades como malaria y dengue, hoy ausentes en Chile. El deterioro de la calidad del aire, aumentado por la mayor frecuencia de condiciones meteorológicas de mala ventilación, podría incrementar las muertes prematuras, disminución en el rendimiento de los cultivos agrícolas y daño a los ecosistemas.

Infraestructura

El aumento en la frecuencia e intensidad de los eventos extremos pondrá en riesgo la infraestructura pública, como puentes, puertos, infraestructura hídrica y otros, afectando conectividad terrestre-marítima-aérea, provisión de agua potable, sistemas de evacuación de aguas y otros. De la misma manera, se espera un aumento en la intensidad y frecuencia de las marejadas, poniendo en riesgo a las poblaciones que habitan en el borde costero.

Energía

Los principales impactos proyectados se relacionan con disponibilidad de caudales en cuencas con generación hidroeléctrica. Así, de acuerdo con el escenario, el potencial de generación hidroeléctrica del Sistema Interconectado Central (SIC) podría presentar disminuciones que irán de un 11% (período 2011-2040) a un 22% (período 2071-2099). Esta menor capacidad proyectada de generación de hidroelectricidad, junto con el aumento en la demanda energética, permite proyectar importantes oportunidades para el desarrollo de las energías renovables no convencionales (ERNC).

Sector silvoagropecuario

Se prevé un desplazamiento de los cultivos hacia el sur junto a una menor disponibilidad de aguas para riego en la zona centro, generando cambios en la producción y en los ingresos, siendo negativos en las zonas norte y centro, y positivos en las zonas sur y austral. No solo se verá afectada la cantidad, sino también la calidad de los productos. Los productores más afectados serían los agricultores del secano interior y secano costero, entre las regiones de Valparaíso y del Biobío.

Pesca y acuicultura

Se proyectan reducciones importantes en la capacidad reproductiva de peces como anchoveta, jurel y sardina. El nivel medio del mar se incrementaría entre 5 y 10 cm al año 2050 y entre 12 y 28 cm al año 2100. Esta alteración tendría efectos sobre los centros de cultivo por cambios de la salinidad de las aguas estuarinas. Además, es factible que dicho efecto favorezca la incidencia de plagas y enfermedades en los centros de cultivo.

Turismo

El establecimiento de una condición más tropical en el norte del país puede tener efectos positivos en el turismo de costa, pero otros impactos serían negativos, como el ascenso de la línea de nieves, el derretimiento de glaciares, la aceleración de los ciclos reproductivos de distintas plagas y la incidencia de eventos extremos. Un impacto especialmente negativo se generaría en los campos de hielo y glaciares de la zona austral, lo que afectaría el turismo de la zona. De igual manera, un estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) respecto al impacto del cambio climático en el patrimonio mundial y el turismo hace referencia a Isla de Pascua como uno de los seis sitios prioritarios más vulnerables del mundo.

Ciudades

Existirá mayor presión en las urbes por disponer de agua. Y no solo de agua potable, sino respecto del alcantarillado, los sistemas de energía y los servicios de transporte. También se prevé un aumento de condiciones de mala ventilación para los valles centrales de Chile en la época de invierno.

Fuente: Revista Aqua.

Noticias

Qué son las extrañas nubes nocturnas y brillantes que se están volviendo cada vez más visibles

La nubes “noctilucentes” o que brillan en la noche fueron observadas por primera vez hace más de un siglo. Pero son registradas ahora con una frecuencia mucho mayor debido al cambio climático, según científicos en Alemania.

Les llaman “noctilucentes” porque brillan por la noche.

Son nubes extrañas y brillantes que se ven sólo en las noches de verano.

Y las nubes noctilucentes se están volviendo cada vez más visibles, por causa del cambio climático causado por la actividad humana, según un nuevo estudio.

Vapor y polvo

La nubes noctilucentes se forman a una altura aproximada de 80 km sobre la superficie terrestre, en la mesosfera, la parte de la atmósfera más allá de la estratósfera.

Estas nubes brillantes son las más altas en la atmósfera de la Tierra y se forman cuando el vapor de agua se congela alrededor de partículas de polvo de meteoros entrantes.

Las nubes noctilucentes fueron observadas por primera vez en 1885, luego de la erupción del volcán Krakatoa en Indonesia, que lanzó cantidades masivas de vapor de agua.

Y los registros de estas nubes se volvieron más comunes a lo largo del siglo XX y los científicos se preguntaban si este fenómeno estaba vinculado al cambio climático.

“Especulamos que las nubes siempre estuvieron allí, pero la probabilidad de ver una era muy, muy pobre en tiempos históricos”, señaló Franz Josef Lübken, investigador del Instituto Leibniz de Física Atmosférica en Kühlungsborn, Alemania, y principal autor del estudio.

Metano

Lübken y sus colegas utilizaron observaciones satelitales y modelos climáticos para simular los efectos del aumento de los gases de invernadero en la formación de nubes noctilucentes desde 1871 a 2008.

El vapor de agua en la mesosfera proviene de dos fuentes : el vapor que sube desde la superficie terrestre, y el metano, un potente gas de invernadero que produce vapor de agua a través de reacciones químicas en la mesofera.

Según el estudio, el aumento en las emisiones de metano incrementó las concentraciones de vapor de agua en la mesosfera en un 40% desde fines del siglo XIX.

Las mayores cantidades de vapor de agua permite la formación de cristales de hielo más grandes, que tornan las nubes más visibles.

¿Impacto en el clima?

La mayor visibilidad de las nubes nocturnas y brillantes es un indicador de que el cambio climático está afectando a la mesosfera , de acuerdo a los investigadores.

Pero el posible impacto de las nubes noctilucentes en el clima de la Tierra debe ser tema de futuras investigaciones, afirmó Lübken.

Aquellos que vivan en latitudes altas tienen ahora una buena oportunidad de observar estas nubes extrañas, que a fines del siglo XIX eran visibles probablemente una vez cada varias décadas, según el investigador.

En este vínculo puedes ver el estudio publicado en Geophysical Research Letters, la revista de la Unión Estadounidense de Geofísica.

Fuente: BBC.

Noticias

Perú: Volcán Coropuna ha perdido el 47% de su superficie glaciar

Científicos del Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña, realizan estudios para estimar la reserva de agua almacenada en dicho volcán.

Un grupo de especialistas del Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem) inició hoy la Expedición Científica al volcán Coropuna, ubicado en la región Arequipa, con la finalidad de efectuar diversas investigaciones glaciológicas, geodésicas y de los ecosistemas, en un contexto de cambio climático creciente.

El volcán Coropuna tiene una altitud de 6.377 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.) y es parte de la Cordillera Ampato. Según el Inaigem, entre 1955 al 2016, se observa que el Coropuna ha sufrido una reducción glaciar de 38.1 km2, equivalente al 47% de su superficie glaciar.

El impacto del calentamiento global en los glaciares tropicales ha traído serias consecuencias en el incremento de peligros de origen glaciar y en la escasa disponibilidad del recurso hídrico para consumo humano y uso en las actividades productivas y económicas.

Por esa razón, el equipo multidisciplinario de la Expedición Científica del Inaigem tiene el objetivo de estimar la reserva de agua almacenada en el volcán Coropuna.

Para ello, los especialistas determinarán los espesores de hielo, mediante el uso de georadar; determinarán la altitud máxima actual, con un GPS diferencial; y, se realizará el monitoreo del estado de conservación de los bofedales del entorno del volcán Coropuna, en especial de la laguna y el bofedal Caracara, del cual depende el distrito de Viraco para disponer de agua en sus diferentes usos.

Asimismo, se caracterizarán los cambios de temperatura a diferentes niveles altitudinales sobre el glaciar; identificarán los compuestos orgánicos existentes; y, recolectarán muestras de nieve a diferentes altitudes para su análisis microbiológico y de carbono negro.

De acuerdo a la planificación de las actividades, la Expedición Científica cumplirá su trabajo de campo del 28 de junio al 08 de julio. Durante este periodo se realizará la recolección de información glaciológica y geodésica, en el mismo Coropuna.

Fuente: La República.

Noticias

Estudio pone en evidencia que Pingüino barbijo de la Antártica estaría en riesgo de extinción

Es una de las especies de pingüinos menos estudiadas y su población disminuye por el impacto del cambio climático en el ecosistema. La sobreexplotación de sus recursos alimenticios también sería un factor clave.

Los pingüinos no solo constituyen un símbolo de la Antártica: también son importantes depredadores y bioindicadores de los cambios ecológicos del ecosistema marino. De las cinco especies que viven en el continente, el barbijo es una de las dos que ha experimentado una severa disminución.

Una investigación realizada en 12 sitios reproductivos de barbijo en la Antártica Occidental e islas Shetland del Sur (y en una población no estudiada antes de la isla subantártica Bouvet), reveló que este animal posee una alta diversidad y homogeneidad genética debido a la considerable dispersión entre sus colonias. Sin embargo, el cambio climático obligaría al barbijo a desplazarse aún más para sobrevivir.

Las causas detrás de su disminución 

“Las causas más invocadas sobre la disminución de esta especie, al igual que el pingüino de Adelia, se relacionan con el cambio climático que experimenta la Antártica. Por otro lado, a pesar de tener una amplia distribución geográfica los pingüinos barbijos intercambian suficientes individuos entre las colonias reproductivas para evitar la diferenciación genética entre sus poblaciones”, señala Elie Poulin, investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y académico de la Universidad de Chile.

La especialista añade que “este resultado contrasta con el pingüino papúa, cuyas colonias se encuentran aisladas entre ellas desde cientos de miles de años”.

Juliana Vianna, investigadora de la Pontificia Universidad Católica de Chile, agrega que “a pesar de no haber encontrado diferenciación genética entre los barbijos de la Antártica y la isla Bouvet, la cual se encuentra a 3600 km de distancia, encontramos una diferenciación no muy marcada, pero presente entre la colonia de Georges Point, localidad cercana al límite sur de la distribución de los barbijos en la Antártica”.

El estudio fue publicado recientemente en la revista BMC Evolutionary Biology y contó con la participación de un equipo internacional de investigadores de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), Pontificia Universidade Católica de Minas Gerais, Universidade do Vale do Rio dos Sinos, Universidad de Concepción, Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid y del Norwegian Polar Institute.

Los científicos analizaron la historia demográfica, la dispersión por sexos, la conectividad entre las colonias y la diversidad genética de esta especie, evidenciando las diferencias con los pingüinos de Adelia y papúa, las otras dos especies del género Pygoscelis que se encuentran en la zona.

Hembras abandonan sus grupos natales

La investigación detectó una marcada tendencia de las hembras barbijo de abandonar sus grupos natales para moverse largas distancias, mientras que el comportamiento de filopatría, que es cuando un animal vuelve a reproducirse en la misma colonia donde nació, es más pronunciado en los machos.

Poulin, quien también es director del proyecto Anillo Antártico Biodiversidad Genómica Antártica, explica que “es frecuente ver en aves y mamíferos que los dos sexos de una misma especie no se dispersan de la misma manera. En este caso, la mayor diferencia genética detectada en los machos de diferentes colonias sugiere que son las hembras las que tienden a asegurar la dispersión de su especie.”

Condiciones ambientales

Por otro lado, las condiciones ambientales estresantes no solo provocan el declive en la población de estas aves: también las obligarían a aumentar su desplazamiento. Los efectos del cambio climático modifican, por ejemplo, la cobertura de hielo, lo que podría interferir con el comportamiento reproductivo de los barbijos.

Otras de las consecuencias serían las alteraciones en la cadena trófica marina, como la disminución del krill, el principal alimento del barbijo y Adelia. Muy diferente es el caso del papúa, especie que ha variado su dieta para no depender exclusivamente del krill y que, a diferencia de las otras especies de su mismo género, ha incrementado su población en la Antártica.

“La fauna y flora marina de la Antártica se ha mantenido durante millones de años en ambientes térmicamente estables y han perdido los mecanismos que permiten enfrentar variaciones térmicas importantes. Asumiendo los escenarios climáticos, las colonias de pingüinos barbijos podrían desplazarse hacia el sur de la Antártica y desaparecer de las zonas más al norte de su distribución”, sentencia Poulin.

Fuente: Publimetro.

Noticias

Climatólogo asegura que sequía en zona central podría ser recurrente a fines del siglo XXI

El climatólogo Martín Jacques, adelantó en Los Ángeles que señales relacionadas al cambio climático, como la sequía, van a ser más recurrentes a finales del siglo XXI.

El integrante del departamento de Geofísica de la Universidad de Concepción se refirió a este fenómeno en un seminario sobre el cambio climático en la capital Provincial de Bío Bío.

Jacques manifestó que las condiciones actuales se irían normalizando, hasta ser a finales de este siglo la regla por el efecto del cambio climático.

Para la presidenta del Consejo Consultivo Para la Sustentabilidad en el Bío Bío, Mónica Ehrenfeld, lo anterior es inquietante, ya que la falta de lluvias impide que se mejore la calidad del aire en Los Ángeles.

A su juicio, esto es más que suficiente para que el Gobierno agilice la implementación del Plan de Descontaminación Ambiental que aún permanece en la Contraloría.

La dirigenta ambientalista reiteró sus críticas al Gobierno por considerar que no han tomado conciencia sobre lo necesario que se hace contar con el Plan de Descontaminación Ambiental lo antes posible.

Fuente: Biobío Chile.

Noticias

Williams Nordhaus: “El problema y la solución al cambio climático está en la economía”

Que el cambio climático afecta a la economía no siempre fue así. Nordhaus creó el primer modelo que los relaciona. Su receta: gravar con impuestos las emisiones de CO2.

Su programa, que relaciona economía y clima, es indispensables para evaluar la eficacia de las estrategias contra el cambio climático. La receta de este economista estadounidense, premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cambio Climático, para paliar el cambio climático: que gobiernos, empresas y hogares paguen un precio alto por sus emisiones de carbono. “No es una receta que sepa bien, pero es la más eficaz”, sentencia a DEIA.

Durante años el cambio climático parecía un asunto de matemáticos y físicos concienciados junto a biólogos conservacionistas y ecologistas. ¿Por qué, cuándo y cómo se le ocurrió relacionar estas áreas con la economía?

-Es verdad que la economía y las ciencias sociales relacionadas con la política han entrado más tarde en el cambio climático. Por lo visto se tenía otras cuestiones que atender: crisis financieras, guerras, la formación de la Unión Europea. Había que entender que la economía del cambio climático dependía de la ciencia;y hasta que la ciencia no se desarrolló lo suficiente, de manera que se resolviera lo que estaba pasando a nivel geográfico y nacional, la economía no podía entrar. Podrías hablar del calentamiento global, pero no de una economía global. Por tanto, se necesita una ciencia que esté suficientemente avanzada para estar a ese nivel, para ver el impacto específico del cambio climático en cada país. Eso no se desarrolló hasta los años 90.

A la hora de limitar, controlar y reducir el cambio climático, ¿cuál es el papel de la economía? ¿De qué tipo de economía hablamos?

-El problema y la solución del cambio climático está en la economía y en la política. El principio del problema climático es el sector de la energía y el uso de los combustibles fósiles;por ello, hay que identificar instrumentos que ayuden a sustituirlos por combustibles bajos en carbono, así que la economía y la política se han desarrollado en esa línea.

Si le invitaran a realizar en el verano de 2025 un crucero por el Ártico, surcando el polo Norte, me imagino que no se alegraría mucho.

-Igual sí que sería un panorama bastante bonito (ironía) en torno al futuro del polo Ártico. Sobre los tiempos no está muy claro lo que va a pasar. Pero parece muy probable que en el verano el hielo en el polo Norte se fundirá en los próximos cincuenta años;puede ser en veinte o treinta años, pero se fundirá. Cuando empecé a trabajar sobre esto, un prestigioso climatólogo ruso ya predecía que para 2030 no habría hielo en verano. Luego, parece muy probable que el crucero ese llegará pronto.

Con tantos datos y tan contrastados, ¿es posible que siga habiendo quien niegue que somos los humanos el factor clave en este cambio climático?

-Lo que ha sucedido con el tabaco es trasladable al cambio climático. Hay estudios sobre lo que la gente pensaba sobre el fumar en los años 50. Entonces el 80% de los fumadores no creía que fumar provocara cáncer. Se puede establecer un paralelismo con la gente que dice que el cambio climático no existe, que no hay que preocuparse, que es demasiado caro combatirlo, que nada va a pasar realmente. En el tabaco, con la combinación de la evidencia científica en las comunidades de salud pública junto con los médicos provocaron que la mayoría de la gente crea que fumar provoca cáncer. Con el clima hay que enseñar a la gente, en los colegios en especial, y así la gente empezará a asumirlo, pero es un proceso muy lento.

¿Hay conciencia real de los riesgos, daños y catástrofes socieconómicas a medio plazo consecuencia del cambio climático antrópico?

-La gente informada, los científicos, universitarios, los economistas… reconocen que es un peligro muy serio para el planeta. Si consideramos a toda la población, muchas personas escuchan a los políticos decir que es un peligro y no se lo creen. Es un tema complicado y la gente que está muy ocupada no puede ir a las fuentes científicas para informarse. Cuando el Papa hace unos años hizo una encíclica sobre el tema, eso influyó muchísimo en la gente que lo sigue.

Protocolo de Río de Janeiro, Acuerdo de París… Muchos investigadores como James Hansen predijeron que el aumento de la concentración de CO2 era el causante principal del cambio climático. ¿Por qué no les hicieron caso en los años 70 u 80?

-Porque lleva tiempo que la gente lo comprenda. Tienes que tener prueba de lo que estás diciendo. En la década de los 80, Hansen empezó a hablar de ello y el IPCC vino después. Cada vez más gente se amplía a la comprensión del problema. Pero lo importante es que cada vez sea más asumido por los científicos, políticos, economistas que influyen en las intervenciones. Sin embargo, la comprensión del público va muy lenta.

Más vale tarde que nunca. ¿Cómo valora la efectividad del Acuerdo de París?

-No tengo grandes esperanzas. El acuerdo conlleva una serie de compromisos a nivel internacional sobre cambio climático pero hay dos problemas. Uno, no hay coordinación, no se vinculan los esfuerzos a nivel nacional con los globales. El segundo es que no hay obligación ni incentivos sobre lo acordado. Si no se cumplen los compromisos los países no van a enfrentarse a ninguna consecuencia.

Y aunque fuera eficaz. ¿Qué podemos hacer los demás si el presidente Trump, de la mayor potencia y mayor productor de CO2, se retira del acuerdo? ¿Y si China, India y Brasil lo ven como algo lejano?

-Trump es un problema para todos y espero que lo sea durante un periodo pequeño de tiempo y el próximo Gobierno retome la cooperación internacional en temas de Cambio Climático. El momento actual es muy malo. Para progresar en el cambio climático es clave que los grandes países -Estados Unidos, China, India y los de la Unión Europea- se reúnan. Eso requiere alguna estructura del Acuerdo de París para que haya acuerdos vinculantes e incentivos para que los países participen.

Para evitar el aumento de CO2 y limitar el cambio climático, las ciencias medioambientales proponen acciones como no talar bosques, no contaminar el mar… ¿Qué acciones propone la economía?

-Hace falta estimular a los individuos para que cambien su comportamiento;los consumidores a titulo individual, los productores y los gobiernos. Eso significa que debemos incentivar la reducción del uso de productos que tienen mucho componente de carbono y usar más productos bajos en carbono. Y para los productores lo mismo, motivarles para que no elaboren esos productos altos en carbono, sino los bajos… Los economistas dicen que lo mejor es subir el precio de las emisiones de carbono con un impuesto alto;es la mejor receta.

Está claro que nos salvamos todos o perecemos todos. ¿Se va hacia esa integración económico-ambiental?

-En la comprensión del problema se ha avanzado muchísimo, pero en las políticas casi nada.

En castellano se dice que un pesimista es un optimista bien informado. ¿William Nordhaus es optimista?

-Trato de ser realista, pero no hemos hecho mucho por ralentizarlo. Necesitamos asegurarnos que no será tremendamente serio y grave.

Fuente: DEIA.

Noticias

El cambio climático amenaza los sitios arqueológicos del Ártico

El cambio climático amenaza unos 180.000 sitios arqueológicos del Ártico canadiense, el Ártico noruego y Alaska. 

Miles de sitios arqueológicos situados en el Ártico “desaparecen rápidamente” como consecuencia del cambio climático, a un ritmo que se duplica en el Polo Norte en relación al resto del planeta, según un estudio internacional publicado el jueves en la revista científica Antiquity.

El Gran Norte tiene cerca de 180.000 sitios arqueológicos -en el Ártico noruego (60%), el Ártico canadiense (19%) y Alaska (20%)– que “el clima frío y húmedo” de esta región “ha conservado de manera extraordinaria” hasta hace relativamente poco, recuerdan los autores del artículo consultados por AFP.

Sin embargo, las alteraciones causadas ​​por el aumento de la temperatura de la superficie de la Tierra “destruyen muchos de estos registros culturales y ambientales del Ártico”, lamentan los arqueólogos polares cuyas conclusiones se basan en 46 estudios anteriores.

Especialmente porque “muy pocos de estos sitios han sido excavados” y podrían desaparecer antes de haber revelado sus secretos, señalan.

Los científicos destacan dos amenazas en particular: “La intensificación del derretimiento del permafrost”, la capa normalmente helada de forma permanente que representa una cuarta parte de la superficie terrestre del hemisferio norte, y “la erosión costera” debido al aumento del nivel de las aguas y la multiplicación de tormentas.

Estos dos importantes efectos del cambio climático ya son responsables de la desaparición de varios caseríos polares.

“¡Esto es una catástrofe. La mayoría de los sitios, entre ellos varios de los más importantes, han desaparecido”, declaró al diario Globe and Mail el arqueólogo polar Max Friesen, de la Universidad de Toronto y uno de los autores de este estudio.

Fuente: AFP.

Noticias

Asocian el cambio climático a la muerte de milenarios árboles baobab

Algunos de los árboles de baobab más antiguos y más grandes de África han muerto recientemente, convirtiéndose así en las últimas posibles del cambio climático, según un estudio publicado en la revista Nature Plants este lunes.

Los árboles, ubicados en Zimbabwe, Namibia, Sudáfrica, Botswana y Zambia, han muerto totalmente o en parte, de acuerdo a la investigación. Algunos de ellos datan de los tiempos de la antigua Grecia.

Los científicos determinaron que nueve de los 13 árboles baobab más antiguos y cinco de los seis más grandes han perecido parcial o completamente en los últimos 12 años.

El árbol baobab, que también es llamado “el árbol de la vida”, por su capacidad para producir fruta rica en nutrientes incluso durante la dura estación seca de África, puede vivir hasta los 3.000 años de edad y puede crecer tan ancho como el largo de un autobús. En el pasado, lo utilizaron como prisión, granero y estacionamiento de autobuses, según el sitio web del Parque Nacional Kruger de Sudáfrica.

Cuando pierden sus hojas, los árboles parecen estar boca abajo, con unas ramas que se asemejan a raíces que se extienden hacia arriba. Dada su edad y su resistencia a las condiciones climáticas duras de África, han sido la fuente de historias y leyendas locales.

“Definitivamente es impactante y dramático ser testigos de la desaparición de tantos árboles con edades milenarias”, dijo Adrian Patrut de la Universidad Babeş-Bolyai en Rumania, uno de los coautores del estudio, a la AFP.

El árbol de Panke, que era el más antiguo de los árboles moribundos, vivió durante 2.500 años hasta que sus tallos colapsaron entre 2010 y 2011, según el estudio.

Aún no está claro qué está causando que los baobabs mueran. Sin embargo, los autores creen que el cambio climático es el culpable.

“Sospechamos que la desaparición de baobabs monumentales puede estar asociada, al menos en parte, con modificaciones significativas de las condiciones climáticas que afectan al sur de África en particular. No obstante, se necesita investigar más para apoyar o refutar esta suposición”, escribieron los autores.

Fuente: CNN.