Noticias

Noticias

“Abran las escuelas, cierren las industrias”: Fundación Terram publica Balance Ambiental 2018 con énfasis en zonas de sacrificio

Como cada año, Fundación Terram publica su documento emblemático anual que, desde 2002, analiza el acontecer nacional ambiental en profundidad. Esta vez, con énfasis en las zonas de sacrificio de nuestro país.

“Abran las escuelas, cierren las industrias” es el título de la edición Nº16 del Balance Ambiental, revisando extensamente el panorama que vivió nuestro país en esta materia en el año que culmina. Aportando siempre visiones críticas, esta vez el texto pone especial énfasis en las llamadas zonas de sacrificio, los desafíos que tiene Chile frente a ellas y la agenda ambiental 2019.

“La importancia de este documento es que permite tener una visión sobre lo que ha pasado a nivel nacional en materia ambiental durante el año que termina. Este es elaborado en forma colectiva y colaborativa por el equipo de Fundacion Terram, lo cual nos llena de orgullo”, aseguró Flavia Liberona, Directora Ejecutiva de la organización.

Además, como es tradicional, el documento destaca lo más relevante del año, incluyendo dentro de su sección de “Lo mejor”  la clausura de Pascua Lama y la ley que prohíbe el uso de bolsas plásticas en el comercio nacional; mientras que en “Lo peor” selecciona, por ejemplo, la postergación de la firma del Acuerdo de Escazú, la Agenda Pro Inversión, las intoxicaciones masivas en la Bahía de Quintero y los violentos desalojos en la comuna de San Fabián de Alico por el avance del proyecto “Embalse Punilla”.

En cuanto a desafíos para Chile en 2019, se destacan el Cronograma de Descarbonización, poner freno a la expansión salmonera en Magallanes, firmar el Convenio de Escazú y la organización de la próxima Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25), que ya confirmó su sede en nuestro país.

Al respecto, la directora de Terram insistió en que “nuestro país tiene enormes desafíos en el desarrollo e implementación de políticas públicas en materia ambiental.  Sin duda el gobierno debe avanzar en mejorar la normativa ambiental existente, pero también en generar nuevas normas como la de arsénico o normativa sobre suelos. No queremos que el único desafío para Chile sea la COP25 de cambio climático, hay que preocuparse por los territorios y las comunidades”.

Por otra parte, Fundación Terram reconoce, a través de sus “Premios 2018”, los hechos y personas que por alguna razón, positiva o negativa, destacaron en materia ambiental. Los reconocimientos otorgados fueron:

Al “Aporte Ambiental”: a las organizaciones locales y las comunidades de Quintero-Puchuncaví, especialmente a Mujeres de Zonas de Sacrificio en Resistencia, por su intensa movilización frente a la contaminación que viven en el lugar, destacando al dirigente Alejandro Castro, fallecido en extrañas circunstancias en medio del movimiento.

Al “Ambientalista del año”: a Rodrigo Mundaca, dirigente de MODATIMA por su constante lucha contra la crisis hídrica en el país, especialmente en la localidad de Petorca. La categoría también considera una mención honrosa a Hernán Ramírez, miembro del equipo de Fundación Terram, que participó y entregó activamente su apoyo técnico a las comunidades de Quintero-Puchuncaví como a otras zonas de sacrificio del país.

A la “Contaminación”: al Parque Industrial Ventanas y su responsabilidad en las masivas intoxicaciones en Quintero-Puchuncaví.

A la “Insustentabilidad”: a la industria salmonera, que creció cerca de 3000% en los últimos 28 años.

El “Cartel del Año”: al Ministro de Agricultura Antonio Walker, por calificar de “desleal” a MODATIMA al denunciar la crisis hídrica en Petorca, y al gremio Agropetorca por anticiparse a las consecuencias y realizar una gira internacional limpiando su imagen.

Finalmente, haciendo un llamado a comprender la compleja realidad ambiental que vive nuestro país, Liberona aseguró que “para entender lo que ocurre en el país no basta con saber que existen algunas regulaciones, es necesario comprender donde se producen los vacíos y espacios de discrecionalidad que permiten la existencia de zonas de sacrificio”.

Para más información y acceder directamente documento completo, ingresa al siguiente enlace.

Fundación Terram.

COPs, Noticias

Así se gestó la nominación chilena para ser sede de la COP25, la cita climática más importante del mundo

La próxima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, más conocida como COP, se realizará en Chile.

La última jornada de la COP24, que se realiza en Kotawice, Polonia, en que se debía decidir la sede de la futura COP25 no fue fácil. La reunión final se aplazó tres veces: la primera citación era para las 10 de la mañana, hora de Katowice (seis de la mañana en Santiago). Luego se postergó para las 15 horas, después para las 22 pero finalmente se realizó a las 19 horas.

Recién entonces se pudo votar por la próxima sede y Chile, salió elegido por unanimidad.

Giovanni Calderón Bassi, director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático,  presente en Katowice, explica que desde que llegó a Polonia la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, se iniciaron las reuniones bilaterales y conversaciones para que nuestro país asumiera la presidencia. En ellas también tuvo un rol clave, el jefe del Departamento de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible, Julio Cordano.

La reunión del próximo año correspondía realizarla en Latinoamérica y sería Brasil el encargado de asumir la presidencia pero desde hace dos semanas, se sabía que el nuevo presidente Bolsonaro renunció a participar.

En esa situación, Costa Rica y Guatemala, quedaron como posibles candidatos, pero a poco andar de la cumbre, Guatemala desistió y surgió el nombre de Chile.

A partir de ahí, el nombre de Chile comenzó a tomar fuerza y a multiplicarse las reuniones bilaterales y encuentros de pasillo. Durante la tarde de hoy y antes de la reunión plenaria, fue el propio ministro del Medio Ambiente y Energía de este país Carlos Manuel Rodríguez quien confirmó que apoyaría a Chile en la presidencia.

“Es para nosotros un tremendo orgullo recibir en nuestro país esta cumbre mundial y una tremenda responsabilidad cuando se van a celebrar 25 años desde que el mundo tomó conciencia de que se debe abordar de manera conjunta los problemas del medioambiente y así darle sustentabilidad a la humanidad. Asumimos con humildad la responsabilidad que significa llevar adelante con éxito las negociaciones que deben acelerar su paso para enfrentar los escenarios que estamos enfrentando”, dijo Calderón.

Ricardo Bosshard, director de WWF Chile, valoró las gestiones realizadas por la delegación chilena y agregó que esta “es una gran noticia para el país, ya que a pesar de no ser uno de los grandes emisores de gases de efecto invernadero sí somos altamente vulnerables a las modificaciones del clima y, al mismo tiempo, tenemos potentes oportunidades para contribuir en la lucha contra el cambio climático”, señaló.

La diputada Catalina Pérez (RD) estuvo la semana pasada participando de las reuniones de la COP24. En esa oportunidad, recuerda, sonaba el nombre de Chile como sede del próximo encuentro pero no había certeza del compromiso chileno respecto de la organización. Según ella, la decisión de ser sede se debe haber gestado en los últimos días por parte del equipo de trabajo que ahora está en Polonia. A juicio de la parlamentaria, el compromiso que adquirió ahora el gobierno se tiene que ver también reflejado en un compromiso medioamental serio con la situación al interior del país en esta materia. En este sentido, Pérez dijo que está pendiente la descarbonización de la economía y el cierre de las termoeléctricas al año 2030.

Fuente: Codexverde, 15 de diciembre de 2018.

COPs, Noticias

La cumbre del clima aprueba el libro de reglas para activar el Acuerdo de París

La comunidad internacional consiguió hoy en la cumbre del clima (COP24) de Katowice (Polonia) sellar las reglas que permitirán aplicar el Acuerdo de París contra el cambio climático.

Tras las unas negociaciones maratonianas que se han sucedido durante los últimos trece días, los representantes de 197 países han logrado pactar el denominado “libro de reglas” que regirá la lucha contra el calentamiento global durante las próximas décadas.

El acuerdo final incluye una referencia al informe científico que apela a la importancia de acometer cambios “urgentes y sin precedentes” para limitar el aumento de la temperatura del planeta a 1,5 grados, tras una gran controversia que amenazó con frustrar la cumbre.

Ribera

“Tenemos una serie de decisiones que hacen operativo el Acuerdo de París y que son tremendamente robustas y operativas”, explicó la ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.
Para Ribera, esta especie de hoja de ruta supone “un motor de cambio” que permitirá ir avanzando hacia una mayor ambición, en línea con el contenido de ese informe científico de Naciones Unidas (IPCC, en sus siglas en inglés).

Uno de los logros de este acuerdo ha sido el de establecer un conjunto de reglas comunes, un mecanismo de transparencia, para que cada país informe de sus avances en la lucha contra el cambio climático al resto de la comunidad internacional.

El anuncio del acuerdo de la cumbre de Katowice, que oficialmente debería haber terminado ayer, se ha retrasado en varias ocasiones por la falta de consenso, fundamentalmente por la negativa a última hora de Brasil a una modificación del actual sistema que regula el mercado de carbono.

Guterres

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, aseguró que el documento consensuado en COP24 “demuestra la resistencia del Acuerdo de París como hoja de ruta para la acción climática”.
La aprobación hoy del “libro de reglas” para implementar el Acuerdo de París “es la base de un proceso de transformación que requerirá más ambición reforzada por parte de la comunidad internacional”, expresó Guterres en un mensaje leído en el plenario de la cumbre por la secretaria ejecutiva de la ONU para el Cambio Climático, Patricia Espinosa.

El documento consensuado en Katowice incluye una referencia al informe científico que apela a la importancia de acometer cambios “urgentes y sin precedentes” para limitar el aumento de la temperatura del planeta a 1,5 grados, tras una gran controversia que amenazó con frustrar la cumbre en Polonia.

“La ciencia ha demostrado claramente que necesitamos una mayor ambición para derrotar el cambio climático”, subrayó Guterres, quien aseguró que, “de ahora en adelante”, sus prioridades en materia de lucha contra el cambio climático serán “ambición, ambición, ambición, ambición y ambición”.
“La ambición será el eje central de la próxima cumbre del clima, que se reunirá en septiembre de 2019 (en Chile)”, añadió.

Cara y cruz de Cop24

Las principales organizaciones ecologistas han valorarado el paso que supone la cumbre del clima (COP24), donde se han establecido las reglas que permitirán aplicar el Acuerdo de París, aunque lamentaron la falta de ambición del texto consensuado.

“Los líderes mundiales presentes en Katowice han logrado avances importantes pero, aun así, lo que hemos visto en Polonia revela una falta de comprensión fundamental por parte de algunos países de la crisis actual” que vive el planeta, dijo el portavoz de cambio climático del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Manuel Pulgar.

“Afortunadamente, el Acuerdo de París está demostrando ser resistente a las tormentas de la geopolítica global, por lo que ahora necesitamos que todos los países se comprometan a aumentar la ambición climática antes de 2020, porque el futuro de todos está en juego “, añadió.

Para Florent Marcellesi, eurodiputado español de EQUO en el grupo Verdes/ALE que ha estado durante toda la semana en COP24 siguiendo las negociaciones climáticas:  “Esta cumbre climática es una gran decepción. Las decisiones y la acción climática de los gobiernos están cada vez más alejados de las demandas ciudadanas y los análisis científicos.

El objetivo de esta cumbre era establecer compromisos políticos y reglas concretas sobre la mejor manera de poner en marcha el Acuerdo de París y mantener el calentamiento global por debajo de 1.5 grados. Si bien se han conseguido algunos progresos técnicos, lo que piden millones de ciudadanos no son solo reglas técnicas sino una alta ambición alineada con el informe de los científicos internacionales. Esta ambición supondría un mejor clima y grandes oportunidades económicas con millones de empleos de calidad. 

Para Greenpeace, el acuerdo de Katowice sabe a poco “ante la necesidad de una acción más ambiciosa y urgente, especialmente después de las evidencias claras que han llegado desde la comunidad científica”.

La organización ecologista cuestiona la “falta de liderazgo de la presidencia polaca (de la cumbre)”, ya que la negociación tuvo que ser finalmente “salvada” por los negociadores de Naciones Unidas.

Más crítica fue la coalición Justicia Climática, que recordó las palabras de la adolescente sueca de 15 años Greta Thunberg, quien durante esta COP24 habló ante delegados y afirmó que “los sufrimientos de muchos van a pagar los lujos de unos pocos”, y lamentó que este mensaje sirve para resumir los resultados obtenidos.

El coordinador de Energía Limpia del Movimiento Ciudadano contra el Cambio Climático, Antonio Zambrano, dijo que en Katowice los intereses de los países ricos, “que han desoído sus obligaciones morales y legales, harán que los países pobres corran solos con los efectos del cambio climático”.

Estados Unidos recibe las principales críticas, ya que ha sido durante esta cumbre el más escéptico ante los resultados del Informe Científico del Comité de expertos de Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés) y, según estas organizaciones, ha intentado en todo momento que los países en desarrollo asuman la misma responsabilidad que los más desarrollados.

Brasil también ha merecido las críticas de los colectivos ecologistas, ya que su postura negativa a modificar la regulación del mercado de carbono fue uno de los principales escollos que demoraron llegar a un acuerdo en Polonia.

“Brasil ha promovido permitir que los especuladores se beneficien de sus bosques a través de los bonos de carbono”, lamentó el director de War on Want, Asad Rehman, quien subrayó que “pese a que el comercio de carbono es una política fallida, Brasil sigue promoviéndolo” en “una copia a las políticas de Donald Trump”, el presidente estadounidense.

Fuente: EFE Verde, 15 de diciembre de 2018.

COPs, Noticias

Tras la COP24, en Katowice: rendirse no es una opción

Sí, la pregunta planteada estos días por el conocido investigador alemán del clima Hans Joachim Schellnhuber está justificada: ¿son estas gigantescas conferencias, con sus miles de participantes y sus interminables negociaciones, suficientes para enfrentarse realmente al problema climático global? Sobre todo, teniendo en cuenta que sus resultados solo los entienden los especialistas, y que las emisiones nocivas no han hecho más que crecer desde principios de la década de 1990, cuando estas cumbres empezaron a celebrarse.

Los Estados son reticentes

La contradicción entre las dramáticas advertencias de los científicos y lo que están haciendo los políticos sobre el cambio climático es para infartar. En muchos países con carbón, incluida Alemania, las energías renovables han alcanzado una alta proporción de la producción de electricidad. Pero, incluso así, el precio del carbón no tiene rival, siempre y cuando los gases de efecto invernadero no estén suficientemente gravados. Y frente a tales impuestos, incluso contra un progresivo abandono del carbón y el petróleo ordenado políticamente, se resisten los países árabes, los Estados Unidos, Rusia, los europeos del Este y, desafortunadamente, también Alemania.

Y eso aunque todos los expertos saben que los días del carbón están contados, que las nuevas inversiones prácticamente no valen la pena. Sin embargo, negocios son negocios, y lo que cuenta es el frío cálculo del día a día. Por todos lados aumentan las emisiones del tráfico de automóviles, aviones, barcos. Por eso,  la protección del clima no está marchando bien actualmente.

Reuniones sin alternativa

Entonces, ¿son positivas estas reuniones globales? Mejor preguntarles a los delegados de las Islas Marshall, Fiji y de muchos países africanos. Únicamente aquí, en las conferencias sobre el clima de las Naciones Unidas, ellos encuentran un foro que escuche sus denuncias contra la amenaza existencial que se cierne sobre sus países. Y, algo que no ha estado en primer plano en Katowice: hasta 2020 se pretende invertir entre todos 100.000 millones de dólares al año para la protección del clima. De ellos, 80.000, según los cálculos, están ya sobre la mesa. Un dinero que no aparecería sin estas conferencias.

Finalmente, las Cumbres del Clima de Naciones Unidas son uno de los pocos foros que quedan para el intento multilateral de resolver este tipo de problemas globales. Esta es una de las razones por las que el Secretario General de la ONU, António Guterres, ha instado repetidamente a los delegados en Katowice a llegar a un acuerdo.

Tal vez solo en unas pocas décadas quede claro lo que realmente han traído estas agónicas y tediosas reuniones maratonianas para el clima. El cambio climático es un problema global y solo se puede resolver de forma conjunta. Esto puede parecer una frase hecha, pero es, sencillamente, cierta. En 2020, el Tratado de París entrará en vigor. Y este es el único instrumento que queda para la protección internacional del clima. Es por eso que estas conferencias deben continuar, a pesar de todos sus defectos.

Fuente: Deutsche Welle, 17 de diciembre de 2018.

COPs, Noticias

Para los ecologistas, el acuerdo firmado en la COP24 sabe a poco

“Los líderes mundiales presentes en Katowice han logrado avances importantes pero, aun así, lo que hemos visto en Polonia revela una falta de comprensión fundamental por parte de algunos países de la crisis actual” que vive el planeta, dijo el portavoz de cambio climático del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Manuel Pulgar.

“Afortunadamente, el Acuerdo de París está demostrando ser resistente a las tormentas de la geopolítica global, por lo que ahora necesitamos que todos los países se comprometan a aumentar la ambición climática antes de 2020, porque el futuro de todos está en juego”, añadió.

Para Greenpeace, el acuerdo de Katowice sabe a poco “ante la necesidad de una acción más ambiciosa y urgente, especialmente después de las evidencias claras que han llegado desde la comunidad científica”. La organización ecologista cuestiona la “falta de liderazgo de la presidencia polaca (de la cumbre)”, ya que la negociación tuvo que ser finalmente “salvada” por los negociadores de Naciones Unidas.

Para SEO/BirdLife, la irresponsabilidad de cuatro países petroleros frenó la esperanza climática mundial en Katowice.

“El resultado final marca un avance demasiado tímido que no está a la altura de la urgencia, y en muchos casos emergencia, climática que ya asola el planeta”.

Los 1,5 grados, lejos

No obstante, según esta organización, se han despejado dudas clave en la aplicación del Acuerdo de París, con la aprobación de capítulos imprescindibles de su reglamento o “libro de reglas”.

Uno de los puntos negativos para SEO es “la influencia funesta de los países petroleros al intentar reducir la ambición y la urgencia en los compromisos y la influencia del informe especial del IPCC sobre cambio climático y 1,5 grados“.

Desde Equo, el eurodiputado español Florent Marcellesi, opinó que “esta cumbre climática es una gran decepción. Las decisiones y la acción climática de los gobiernos están cada vez más alejados de las demandas ciudadanas y los análisis científicos”.

En su cuenta de Twitter, Juan López de Uralde (Equo) afirma que la cumbre terminó sin avances significativos en la ambición para luchar contra el cambioclimático a pesar de las advertencias científicas y ecologistas:  “no hay motivo para la satisfacción. Avances técnicos no son suficientes. Necesitamos más voluntad política”.

La coalición Justicia Climática recordó las palabras de la adolescente sueca de 15 años Greta Thunberg, quien durante esta COP24 habló ante delegados y afirmó que “los sufrimientos de muchos van a pagar los lujos de unos pocos”, y lamentó que este mensaje sirve para resumir los resultados obtenidos.

El coordinador de Energía Limpia del Movimiento Ciudadano contra el Cambio Climático, Antonio Zambrano, dijo que en Katowice los intereses de los países ricos, “que han desoído sus obligaciones morales y legales, harán que los países pobres corran solos con los efectos del cambio climático”. (La COP decide si da un paso adelante contra el cambio climático)

Estados Unidos y Brasil, entre las críticas

Estados Unidos recibe las principales críticas, ya que ha sido durante esta cumbre el más escéptico ante los resultados del Informe Científico del Comité de expertos de Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés) y, según estas organizaciones, ha intentado en todo momento que los países en desarrollo asuman la misma responsabilidad que los más desarrollados.

Brasil también ha merecido las críticas de los colectivos ecologistas, ya que su postura negativa a modificar la regulación del mercado de carbono fue uno de los principales escollos que demoraron llegar a un acuerdo en Polonia.

“Brasil ha promovido permitir que los especuladores se beneficien de sus bosques a través de los bonos de carbono”, lamentó el director de War on Want, Asad Rehman, quien subrayó que “pese a que el comercio de carbono es una política fallida, Brasil sigue promoviéndolo” en “una copia a las políticas de Donald Trump”, el presidente estadounidense.

Fuente: EFE Verde, 16 de diciembre de 2016,

COPs, Noticias

Las 5 conclusiones de la Cumbre Mundial de Medioambiente COP24

Tres años después del Acuerdo de París, la comunidad internacional detalló las reglas para su aplicación y fijó algunas de las directrices a seguir en los próximos años para luchar contra el cambio climático.

Estas son las principales conclusiones tomadas por los casi 200 países reunidos en la COP24 en Katowice (Polonia):

Ambición

La COP24 estaba llamada a mostrar su firme compromiso a revisar al alza en 2020 sus promesas de reducción de gases de efecto invernadero, después de que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU alertara en octubre de la urgencia de actuar de forma drástica ante el alza de la temperatura global.

Pero los países no pudieron acordar “acoger favorablemente” este informe debido a la oposición de un grupo de países encabezados por Estados Unidos y Arabia Saudita, que rechazaron reconocer su principal conclusión referente a que el mundo no puede permitirse una subida de 1,5 ºC.

Finalmente, se limitaron a “invitar a las partes a hacer uso de las informaciones contenidas en el informe”.

Tampoco avanzaron en su debate para aumentar sus metas de reducción de emisiones fijadas de forma voluntaria en 2015, contentándose en citar “esfuerzos para elevar las ambiciones en 2020”.

Seguimiento de los compromisos

Más de 160 países ya presentaron sus objetivos de reducción de emisiones y el resto deberá hacerlo de aquí a 2020. Cada cinco años, estos serán actualizados.

La COP24 fijó las reglas sobre cómo verificar que estas metas se cumplen a partir de 2024, siguiendo las directrices del IPCC en esta materia. Cada dos años, los países presentarán un informe detallando sus acciones climáticas, que será evaluado por expertos, pero sin tener la posibilidad de aplicar sanciones.

Cada lustro, a partir de 2023, los países harán un “balance mundial” de sus esfuerzos colectivos para lograr el objetivo de limitar la temperatura global.

En todos estos casos, se acordará una flexibilidad a los países menos avanzados y a los Estados insulares, en función de sus capacidades.

Financiamiento

El Acuerdo de París prevé que los países desarrollados ayuden financieramente a los países en desarrollo a reducir sus emisiones y adaptarse a los impactos del cambio climático. La COP24 insistió en la necesidad de que esta financiación sea “previsible” e invitó a los países ricos a elaborar un informe sobre esta cada dos años a partir de 2020.

Los países más pobres esperaron en vano gestos fuertes sobre las promesas de las naciones ricas a aportar una ayuda de 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020. Hubo no obstante algunos anuncios, como 1.500 millones de dólares de Alemania y 500 millones de dólares de Noruega.

Pérdidas y perjuicios

El Acuerdo de París reconoce la “necesidad de evitar las pérdidas y perjuicios” ligados a los impactos actuales del cambio climático, un punto que preocupa a Estados Unidos porque teme que esto abra la vía a procedimientos judiciales para obtener una indemnización.

Finalmente, esta mención quedó recogida en el acuerdo pero sin que esté sujeta a ningún tipo de financiación, como querían los países vulnerables.

Transición justa

En plena revuelta popular de los “chalecos amarillos” en Francia, muchos participantes en la COP24 habían abogado por subrayar que la transición ecológica debe ir acompañada de medidas sociales para el conjunto de los ciudadanos.

Pero la COP24 se limitó simplemente a tomar nota de la Declaración de Silesia presentada por Polonia, que reconoce la necesidad de tener en cuenta esta “transición justa” para con los trabajadores afectados por un abandono creciente de las energías fósiles.

Fuente: Radio Agricultura, 15 de diciembre de 2018

 

COPs, Noticias

Chile es el próximo organizador de la conferencia sobre cambio climático más importante del mundo

La ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, destacó que el país sea sede de la COP25, cita de dos semanas de duración que reunirá a ministros y jefes de Estado de 197 países. “Representa un desafío enorme, el que asumimos como un hito histórico que nos permitirá seguir avanzando como país en el desarrollo sustentable y en nuestro compromiso con el medio ambiente”, sostuvo la secretaria de Estado.

Los ojos del mundo se posarán en Chile luego que se eligiera, por unanimidad, a nuestro país como organizador de la próxima reunión de la Conferencia de las Partes (COP) de Naciones Unidas, la cumbre sobre el cambio climático más importante del mundo y donde se reúnen representantes de alto nivel de 197 países.

“Chile será sede de la COP25. Esto representa un desafío enorme, el que asumimos como un hito histórico que nos permitirá seguir avanzando como país en el desarrollo sustentable y en nuestro compromiso con el medio ambiente”, señaló la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, desde Polonia, país en donde está culminando la COP24.

La secretaria de Estado añadió que “somos un ejemplo como país que tiene la convicción de que el verdadero desarrollo sólo se alcanza cuidando el medioambiente, nuestro planeta y siendo sustentables en nuestro crecimiento. Con toda la fuerza y la humildad vamos a demostrarle al mundo de lo que somos capaces”.

La delegación chilena, liderada por la ministra Schmidt, tuvo una intensa agenda en la ciudad polaca de Katowice para contar con el apoyo de los líderes mundiales, reforzando que nuestro país era la mejor opción para alojar la siguiente COP. Cabe recordar que Brasil desistió de organizar la reunión, apareciendo varias candidaturas de otros países latinoamericanos para recibirla.

La cita planetaria, que tiene una duración de dos semanas, se realizará en diciembre de 2019 o enero del 2020.

La decisión del plenario de la COP ratifica la positiva visión que tiene el mundo sobre la acción de Chile frente al cambio climático, siendo el primer país en vías de desarrollo que entregó el Tercer Informe Bienal de Actualización de Chile sobre Cambio Climático, reporte de nuestros inventarios nacionales de emisiones de gases de efecto invernadero desde 1990 a 2016. Asimismo, de manera inédita para un secretario de Estado nacional, la ministra Schmidt fue designada como líder de las negociaciones globales del mercado del carbono.

Fuente: Ministerio de Medio Ambiente, 14 de diciembre de 2018.

Noticias

Carbón y diésel hacen de Energía el sector más contaminante del país según informe presentado en cumbre climática de Polonia

Según el Tercer Informe Bienal de Actualización de Chile sobre Cambio Climático, casi el 80% de las emisiones totales de 2016 en el país fueron generadas por el sector de Energía. El CO2 representa el 78% de los gases de efecto invernadero que se emiten en Chile.

Uno de los compromisos que adquieren los países ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, es la realización de un informe que muestre la cantidad de gases de efecto invernadero que se han generado en un determinado período de tiempo, el sector del que provienen y las medidas de mitigación que se están tomando para evitar que continúen aumentando.

Chile, nuevamente reunió toda esa información en el Tercer Informe Bienal de Actualización de Chile sobre Cambio Climático, un documento de 397 páginas que ayer la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, entregó a Patricia Espinosa, la secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, durante una de las sesiones de la Conferencia Anual de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP24) que desde la semana pasada se realiza en Katowice, Polonia.

El primer inventario se entregó en 2014 durante la realización de la COP20 en Perú y fue el único país latinoamericano en hacerlo. Luego, en 2016, se entregó el segundo informe mientras se realizaba la COP22 en Marruecos y también fue el primer país latinoamericano en hacerlo. Ahora, es el primer país a nivel mundial en hacerlo durante esta cumbre.

Para Fernando Farías, exjefe de la División del Cambio Climático del Ministerio del Medio Ambiente e investigador del Centro de Investigación en Cambio Climático UNEP-DTU Partnership en Copenhague, señala que la entrega de este tercer informe representa el interés de Chile por participar activamente en los Acuerdos de París y la Convención. “Ha sido un trabajo permanente que ha ejecutado el MMA. Hay un elemento de motivación por parte de nuestro país en presentar transparencia de la información que es precisamente lo que se está discutiendo en esta COP24, la importancia de entregar información de calidad y en tiempos adecuados”, señala Farías.

En segundo lugar, destaca la confianza que tiene el resto del mundo en el trabajo que realiza Chile contra el cambio climático y señala que prueba de ello son los 40 millones de dólares que en los últimos dos años se han recibido como parte de donaciones para la realización de proyectos desde instituciones como Naciones Unidas, el Banco Mundial y BID, entre otras.

Lo nuevo

Este tercer informe incluye el Quinto Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (Ingei), abarca todo el territorio nacional y contempla las emisiones y absorciones de dióxido de carbono (CO2) y las emisiones de metano (CH4), óxido nitroso (N2o), hidrofluorocarbonos (HFC) y hexafluoruro de azufre (SF6) entre 1990 y 2016.
Según este inventario, durante 2016, las emisiones de gases de efecto invernadero totales del país fueron de 111.677,5 kt CO2 eq, lo que representa un 114,7% más que en 1990 y un 7,1% más que 2013. ¿Qué gas fue el más emitido? El CO2 (78,7% del total), CH4 (12,5 %), N2O (6,0 %), y gases fluorados (2,8 %).

De todos los sectores, el que más generó gases de efecto invernadero (GEI) fue el sector Energía. El 78% del total de emisiones (87.135,6 kt CO2 eq) son generados este sector, debido principalmente al uso de carbón mineral y diésel para la generación eléctrica y el consumo de combustibles líquidos en el transporte terrestre.

Dentro de las “actividades de quema de combustible”, categoría considerada dentro del sector Energía, la subcategoría “Industrias de la energía” es la que más aportó GEI con el 41,5% del total. En segundo lugar se ubicó “Transporte” (31,3%), y en el tercero “Industrias manufactureras y de la construcción” (18,7%).
“Los gases de efecto invernadero siguen creciendo porque aún Chile consume mucho carbón y combustibles fósiles sobre todo en el sector energético. La buena noticia es que el sector agrícola y forestal disminuye sus emisiones”, dice Farías.

La meta de reducción incondicional establecida en la Contribución Nacionalmente Determinada (NDC) es un 30% de la intensidad de emisiones (tCO2/PIB) al 2030 respecto de la intensidad del 2007. Esto significa, que el país reducirá sus emisiones de CO2 al menos en un 30% respecto a lo que emitía en el año 2007.

Desde Polonia, la ministra de medio Ambiente, Carolina Schmidt dice que se están tomando las medidas necesarias para conseguir la reducción comprometida. “Como país, contamos con una política energética que tiene como objetivo alcanzar 70% de generación eléctrica en base a Energías Renovables al 2050. En solo cuatro años, duplicamos nuestra participación de ERNC en la generación, de un 10% en 2014 a un 20% este año, eso indica que vamos por un buen camino y la masificación de este tipo de tecnologías sigue avanzando”.

Respecto de los impuestos verdes, la ministra señala que se tramita una ley que los modifica para grabar las emisiones y no capacidad instalada (como se hace actualmente). De esta manera, se busca que se reflejen claramente las emisiones y su costo que los impuestos incrementen el costo real de emisión del carbono. “Asimismo, estamos desarrollando la Estrategia Nacional de Recursos Vegetacionales para el cambio climático, que contribuirá a aumentar nuestra capacidad de captura forestal de CO2 mediante la reforestación y recuperación de nuestros bosques nativos, los que actualmente alcanzan el 19% del territorio nacional”.

El sector transporte es clave en la acción climática, reconoce Schmidt, sobre todo considerando que este sector es responsable del 31% de las emisiones de gases de efecto invernadero del país. “La electromovilidad es un tema central para tener un desarrollo sustentable. La meta que Chile se había impuesto era alcanzar un 100% de transporte público urbano eléctrico al 2050, sin embargo, el Presidente Piñera nos pidió adelantar esa meta en 10 años, por lo que alcanzaremos ese objetivo en 2040. Es así, ya desde enero circularán los primeros 200 buses eléctricos del Transantiago”, indica. Este acción permitirá no solo reducir en cerca de 3 mil toneladas las emisiones de CO2 cada año, sino que alcanzar la meta del 100% de transporte público eléctrico al año 2040.

A juicio de Farías, la reducción es posible e incluso se puede aumentar. El sector energético está en muy buen pie para deshacerse pronto del carbón porque se están incorporando energías renovables para la generación de electricidad. Lo que si se debe aborda es la reducción del uso de combustibles fósiles en el sector transporte y electrificarlo. “La tecnología está pero es cara. Lo mismo se pensaba hace diez años sobre la energía eólica o solar. En cuestiones de cambio climático hay que mirar más allá de lo que pueda pasar en una década. Es un tema de penetración tecnológica, tenemos que apurarnos”, insiste el experto.

Los bosques

Dentro del inventario de GEI, un ítem que puede restar o sumar cantidad de gases al total de emisiones, es el “Uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura (Utcuts)” según tengan como destino granjas, pantanos o bosques.
Durante el año 2016, este ítem restó 65.492,3 kt CO2 eq., lo que lo convierten en un potencial de mitigación. Según Farías, la tendencia es que Chile se mantenga como un país con recursos forestales que absorben más CO2 del que emite este sector y este es un capital, por lo que cualquier acción que vaya destinada a aumentar acciones que incremente la superficie de bosques, es bueno.

Parte de las medidas de mitigación a las que se compromete Chile en este tercer informe es el manejo sustentable y la recuperación de 100.000 hectáreas de bosque, principalmente nativo, lo que permitirá capturas y reducción de GEI de alrededor de 600.000 toneladas de CO2 equivalente anuales, a partir de 2030 y en segundo lugar, la forestación de 100.000 hectáreas, en su mayoría con especies nativas, que representarán capturas de entre 900.000 y 1.200.000 toneladas de CO2 equivalente anuales, a partir de 2030.

Al respecto, Luis Duchens, gerente de Desarrollo y Fomento Forestal de Conaf, señala que desde el año 2010 a la fecha ya se han manejado 33.531 hectáreas. Esto se traduce en apoyo para pequeños privados a los que se les ayuda a mantener un bosque que para ellos no representa una actividad rentable con el fin de mejorar su calidad en el futuro. “En la zona central se trata de bosques nativos esclerófilo, de espino en el secano interior y de quillay, peumo y boldos en la zona cordillerana. En el sur está el bosque siempreverde en la zona de Valdivia y Puerto Montt con especies como el mañío, la tepa, el coigüe y el laurel. Más al sur, en la zona de Coyhaique y Punta Arenas, lenga”, dice.

Respecto de la forestación, Duchens dice que desde 2010 a la fecha se han plantado cerca de 60 mil hectáreas y adelanta que el Ministerio de Agricultura y Conaf, están trabajando en un nuevo proyecto de ley para crear instrumento forestal de apoyo para pequeños y medianos propietarios.

Con el actual ritmo, dice Duchens, es posible cumplir con las metas planteadas.

Fuente: La Tercera, 12 de diciembre de 2018.

 

 

Noticias

Boletín ECO 11 de diciembre de 2018: un llamado a la colaboración

Revisar las estrategias de crecimiento cero, reducir las emisiones de CO2 de la mano de un correcto financiamiento climático y fortalecer los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París son algunos de los emplazamientos a los que los países participantes de la COP24 se están enfrentando.

Y como es de suponer, la gran pregunta sigue siendo cómo mantendremos el crecimiento de la temperatura global por debajo de 1,5º hasta 2030. Hay ideas, propuestas y posibles caminos, algunos resumidos en esta nueva edición de boletín ECO.

Sin embargo, el camino no se presenta fácil, sobre todo con casos como el de Austria, que pretende financiar plantas de carbón hasta 2035. Bueno, no por nada se convirtió en el país merecedor del Fósil del Día.

Tristemente, por nuestra parte el escenario local tampoco dista de la realidad de Austria. En Chile, las termoeléctricas a carbón sostienen más del 60% de la producción energética nacional y no se visualiza próximamente una voluntad política por parte del Estado y las generadoras para comenzar a cerrarlas. De hecho, próximamente iniciará sus funciones una nueva planta a carbón de Engie en Mejillones, una de las zonas más afectadas por la actividad industrial en nuestro país.

Sin embargo, el llamado es a la colaboración. Habiendo celebrado ayer el Día de los Derechos Humanos, desde Climate Action Network se preguntan qué sucedería si todos los días conmemoráramos esta declaración, reconociendo que diariamente el cambio climático afecta la vida de millones de personas y especies en todo el mundo, pronosticando sólo un empeoramiento.

Frente a ello, se recomienda que cada país persiga “urgentemente una acción climática significativa”, que en su aplicación no sólo abordará aquello referido al clima, sino que también reducirá las desigualdades y potenciará el empoderamiento de individuos y comunidades.

Para más información y acceder directamente a la descarga del documento, puedes ingresar al siguiente enlace y revisar ésta y otras ediciones del boletín ECO.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COPs, Noticias

La igualdad de género promovida en la COP24

Promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres es uno de los aspectos importantes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP24) de este año que se celebra en Katowice, Polonia, del 2 al 14 de diciembre.

El plan de acción sobre el género (PAG) bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) promueve la incorporación de la perspectiva de género en las políticas climáticas y en todos los niveles de actuación. Para que cualquier política o actuación sea eficaz es fundamental que preste atención a las cuestiones de género y tenga en cuenta las necesidades, perspectivas, experiencias y conocimientos de todas las personas afectadas por el cambio climático.

La COP24 marca el punto medio en la implementación del plan de acción sobre el género (PAG) establecido en la COP23 en el marco del programa de trabajo de Lima sobre el género (PTLG).

El PAG agrupa actividades en cinco esferas prioritarias:

  • Fomento de la capacidad, intercambio de conocimientos y comunicación
  • Equilibrio de género, participación y liderazgo de la mujer
  • Coherencia (entre la labor relacionada con el género y la relacionada con el cambio climático en el ámbito de la CMNUCC y de todo el sistema de Naciones Unidas)
  • Aplicación con perspectiva de género y medios de aplicación
  • Vigilancia y presentación de informes

En la COP24, los Gobiernos van a examinar el informe Composición por sexos que ha elaborado la secretaría de la CMNUCC este año, el cual revela que por primera vez desde que empezó a elaborarse este informe anual en 2013, y seis años después de que la COP adoptara el objetivo de equilibrar el número de mujeres y hombres en órganos técnicos y de toma de decisiones de la CMNUCC, en más de la mitad de estos órganos el 38 % o más de los representantes son mujeres.

Además, se ha elegido como presidenta o copresidenta de estos órganos a un número récord de delegadas: 9 de las 28 posiciones posibles. Si bien estos datos representan avances hacia el objetivo del equilibrio entre géneros, está claro que aún queda mucho por hacer.

Fuente: ONU Cambio Climático, 1 de diciembre de 2018.