Noticias

COPs, Noticias

Empieza conferencia climática con la urgente tarea de avanzar en la aplicación del Acuerdo de París

Olas de calor, incendios forestales, sequías e inundaciones graves y sin precedentes en todo el mundo.

Con ese telón de fondo, los gobiernos se reúnen esta semana en Bangkok (Tailandia) del 4 al 9 de septiembre para preparar las directrices de aplicación del Acuerdo de París sobre el cambio climático. Estas directrices son necesarias para que el acuerdo sea implementado de manera justa y transparente para todos.

Tras dos años de negociación, se espera que estas directrices sean adoptadas en la conferencia anual de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP24), que se celebrará en Katowice, Polonia, en diciembre próximo.

Hasta ahora, las negociaciones han dado pasos modestos, por lo que la reunión de Bangkok es la última oportunidad antes de la COP24 para hacer avanzar las negociaciones.

En la víspera del comienzo de la conferencia, Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, dijo: “Sobre la base de los progresos logrados hasta ahora, los países deben dar pasos decisivos para lograr en Katowice el resultado ambicioso y equilibrado que necesitamos”.

Si no se alcanza un texto oficial de negociación en Bangkok, la COP24 será difícil.

“Es fundamental que en Bangkok los negociadores elaboren un texto sólido que sirva de base para la conclusión de las negociaciones en Katowice con la adopción de las directrices finales de aplicación del Acuerdo de París. Los avances logrados hasta la fecha aún no suficientes para lograr este propósito”, dijo la Sra. Espinosa.

“Con sólo seis días de negociación en Bangkok, ONU Cambio Climático está trabajando de manera concienzuda para apoyar de manera eficaz a los países en su importante tarea”, añadió.

Aunque su naturaleza sea muy técnica, las directrices de aplicación del Acuerdo de París son necesarias para monitorear los avances que se vayan logrando contra el cambio climático. Estas medidas climáticas deben servir para reducir los efectos del cambio climático, como sequías o las inundaciones, y para dar apoyo urgente a los países en desarrollo para que puedan contribuir a la acción climática.

Las directrices serán esenciales para determinar si se están reduciendo las emisiones al ritmo necesario para alcanzar el objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2°C, y lo más cerca posible de 1,5°C en este siglo con respecto a los niveles de temperatura de la era preindustrial.

Las directrices también son necesarias para que las instituciones derivadas del acuerdo puedas trabajar de manera plenamente operativa.

“Los impactos del cambio climático son peores cada año. Esto conlleva que cada año el sufrimiento sea mayor para los más pobres y vulnerables del planeta, que en definitiva no han contribuido en casi nada a las causas del cambio climático”, subrayó la Sra. Espinosa.

“Completar las directrices de aplicación y todos los aspectos operativos del Acuerdo de París servirá para desbloquear la acción frente al cambio climático sobre el terreno. Estamos ante una oportunidad clave dentro del proceso multilateral para que la sociedad en general aborde este problema mundial, sin dejar a nadie atrás”, subrayó.

De cara a la COP24, están teniendo lugar numerosos eventos internacionales que ponen de manifiesto avances de la acción climática en todos los ámbitos, tanto económicos como de la sociedad civil, las ciudades o las regiones. Cada vez más actores están alineando sus planes estratégicas con los objetivos del Acuerdo de París.

“Los gobiernos lideran de manera clara el proceso internacional frente al cambio climático, pero ellos solos no pueden hacer frente a este desafío y necesitan el apoyo de todos estos actores, poniendo de manifiesto que se abre camino una nueva forma de multilateralismo más inclusivo”, dijo la Sra. Espinosa.

Así lo están demostrando los eventos internacionales sobre el cambio climático cada vez numero. Las recientes semanas del clima en África, Asia y América Latina, la Cumbre de Acción Climática Mundial que se celebrará en San Francisco a mediados de septiembre y la Semana del Clima en Nueva York que tendrá lugar a finales de mes son algunos de esos eventos que reúnen a gobiernos y actores no estatales en torno al tema del cambio climático.

“Estos eventos están demostrando claramente que existe un impulso para la acción a nivel mundial y están demuestrando que el mundo está listo para la aplicación del Acuerdo de París tal y como los líderes mundiales lo habían previsto cuando en 2015 adoptaron el Acuerdo de París”, concluyó la Sra. Espinosa.

Sobre la CMNUCC

Con 197 Partes, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) cuenta con un número de miembros que la hace casi universal y es el tratado precursor del Acuerdo de París sobre el cambio climático de 2015. El objetivo principal del Acuerdo de París es limitar el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 grados centígrados e impulsar esfuerzos para que no aumente más de 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. La CMNUCC es también el tratado precursor del Protocolo de Kyoto de 1997. El objetivo último de todos los acuerdos en el marco de la CMNUCC es estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que evitará la interferencia peligrosa del ser humano en el sistema climático en un plazo de tiempo que permita a los ecosistemas adaptarse naturalmente y que haga posible el desarrollo sostenible.

Fuente: unfccc.int/es. 03 de septiembre 2018

Noticias

La reconversión climática afectará a 160.000 empleos del carbón en Europa

La reconversión climática afectará a 160.000 empleos del carbón en Europa

Más de 160.000 empleos directos del sector del carbón –entre mineros y trabajadores de centrales térmicas– están en riesgo en Europa en el proceso de transición hacia una economía libre de gases de efecto invernadero. El Joint Research Centre (JRC) –órgano científico que asesora a la Comisión Europea– estima que las políticas encaminadas a limpiar el sector energético implicarán la pérdida en 2030 de dos tercios de los trabajos del carbón. Polonia, principalmente, pero también Alemania y República Checa serán los más afectados. Sin embargo, el JRC resalta las oportunidades en renovables que se abren paralelamente.

El JRC –en un reciente informe monográfico sobre el sector del carbón en la UE– estima en unas 240.000 las personas que en Europa trabajan aún en las centrales que queman carbón para generar electricidad y, sobre todo, en las minas que extraen este combustible fósil. Los normas puestas en marcha por la Comisión y los Gobiernos para luchar contra el cambio climático y la pérdida de competitividad de las explotaciones y centrales supondrán, según este informe, el cierre masivo de minas y plantas térmicas en la próxima década. En 2025, habrán desaparecido 77.000 empleos. En 2030, la cifra se elevará hasta más de 160.000, es decir, alrededor de dos tercios del empleo de este sector ahora.

Acometer una “reestructuración planificada”, según el informe, es un reto para Europa en el que “las energías renovables desempeñan un papel central” para crear “nuevas oportunidades de empleo”.

Polonia –que ahora acumula 112.500 empleos en este sector– será la gran afectada por esta transición. Solo en una región polaca, Silesia, la previsión es que se pierdan 40.000 puestos de aquí a 2030. En esta comarca del sur del país –donde está previsto que se celebre la próxima cumbre anual del clima de la ONU– trabajaban en las minas en 2015 más de 82.000 personas. También Alemania y otros países del este como República Checa, Bulgaria o Rumanía se verán afectados, pero en menor medida que Polonia.

Problemas en el Este

“En la Europa occidental la reconversión del carbón ya se realizó, pero por razones económicas y no ambientales”, explica Joaquín Nieto Sainz, director de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en España. Por ejemplo, en 1990 el 41% de todo el consumo final de energía en Europa procedía del carbón; ahora, está en el 16%. Un buen ejemplo es España, donde a partir de los noventa del siglo pasado acometió la gran reconversión. Pese a todo, también resultará afectada por la última oleada de cierres de centrales y minas (se perderán unos 5.400 empleos en España en la próxima década, según el informe).

Los problemas serios en Europa se darán en el Este. “Aún queda pendiente, y es importante, la reconversión en la Europa oriental”, explica Nieto. Y en esta ocasión el medio ambiente en general y la lucha contra el cambio en particular serán el motor de la transformación. “La necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero ha llevado a un mayor uso de las energías renovables”, apunta el JRC.

El informe cita tres instrumentos de la UE, cuya política en este asunto no pasa por obligar directamente al cierre de centrales o minas concretas, sino que establece requisitos cada vez más estrictos que obligan a los propietarios a acometer importantes inversiones si quieren seguir operando. Y todo ello en un sector en el que la inmensa mayoría de las centrales eléctricas de carbón tienen ya “más de 30 años”, como resalta el estudio, y en el que la mecanización reduce drásticamente el empleo en las minas.

Entre los instrumentos que cita el informe como impulsores del fin del carbón en la UE están “los estrictos requisitos de emisiones para después de 2020” que obligan a hacer importantes inversiones en filtros descontaminantes. También, “los altos precios de las emisiones de CO2” que las centrales de carbón deben pagar. Y la previsible pérdida de los apoyos económicos que las plantas reciben, como los “pagos por capacidad”.

Ante esta situación, el JRC advierte de que “se deben tomar medidas pronto para desarrollar oportunidades alternativas” para “mantener o aumentar el empleo” en las zonas afectadas. “Hay que planificar. Y parece evidente, pero no se ha hecho”, lamenta Tatiana Nuño, de Greenpeace. “Hay que conocer los empleos emergentes”, añade. Nuño recuerda el reciente informe de la OIT en el que se cuantificaba en 24 millones los puestos de trabajo que se pueden crear en el mundo con la aplicación del Acuerdo de París contra el cambio climático.

“El cambio es inexorable”, resume Nieto. “Lo que hay que buscar es una transición justa”. Y, según este miembro de la OIT, dos factores son fundamentales si se quiere una transición justa: que exista una completa protección social para aquellos afectados que estén al final de su vida laboral y que se creen alternativas para los que están empezando.

El informe del órgano asesor de la Comisión deja la puerta abierta a que alrededor del 13% de la capacidad actual de generar electricidad con carbón de Europa se mantenga gracias a futuras técnicas de captura y almacenaje de CO2. Pero las principales alternativas para las zonas afectadas por esta reconversión ambiental las fija en la instalación de renovables: solar, eólica e hidráulica.

SÁNCHEZ PROMETE UNA TRANSICIÓN “JUSTA” EN ESPAÑA PARA 5.400 PERSONAS

La gran reconversión en España —sobre todo en las minas— ya se ha producido desde los ochenta. A mediados de los noventa, por ejemplo, 30.000 personas trabajaban en las minas, frente a las 3.400 de las que habla el informe del JRC ahora. Otras 3.300 trabajan en las térmicas. Según las estimaciones del JRC, 5.400 empleos del sector se perderán en España. Pero el estudio señala que las zonas afectadas son las que tienen una mayor potencial de la UE en instalación de energía solar y eólica.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prometió ayer en Oviedo una  transición “justa”. Y aseguró que la solución va a ser “dialogada” con los agentes económicos y sociales de Asturias, una comunidad muy afectada. El Ministerio para la Transición Ecológica trabaja ya en un plan de acción para las comarcas en las que de forma inminente se cerrarán las minas que no puedan operar sin ayudas públicas. Antes de que acabe el año se presentará una “estrategia de transición justa”. El plan pivotará sobre los llamados “contratos de transición” para los afectados, una figura ya empleada en Francia para el cierre de sus centrales.

El ministerio lamenta que la información que se ha encontrado del anterior Gobierno es “escasa, especialmente en el ámbito de las oportunidades”. A lo mismo se refiere Joaquín Nieto, de la OIT: “El Gobierno actual debe recuperar el tiempo perdido”.

Fuente.Diario El País, 09 de 09.2018

Noticias

El complejo escenario para futuros proyectos tras crisis ambiental en Quintero y Puchuncaví

Parlamentarios oficialistas pidieron al Gobierno aumentar exigencias mientras se avanza en reforma al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

Poco más de 50 kilómetros separan a la comuna de Limache con Quintero, lugar que ha concentrado la atención mediática de las últimas tres semanas a raíz de los casos masivos de intoxicación que sufrieron más de 300 personas -la mayoría niños y adolescentes- a causa de la mantención de dos estanques realizada por la Empresa Nacional del Petróleo (Enap), según lo informó la Superintendencia del Medio Ambiente.

Y si bien en Limache no han sufrido con la contaminación que aqueja a Quintero y Puchuncaví -no por la distancia, sino que porque los vientos predominantes son de sur a norte-, en la comuna ven con temor que la instalación de distintos proyectos, resistidos fuertemente por la comunidad, conviertan al sector en una nueva “zona de sacrificio”.

“Lo que ocurre en Concón, Quintero y Puchuncaví es un indicador de que si el Estado no cambia su modelo de desarrollo energético lo único que vamos a tener como consecuencia es que estas zonas de sacrificio se extiendan en el territorio”, comentó el vocero del movimiento Libres de Alta Tensión, Joel González. “Lo que pedimos es una cuota de sentido común y de cordura a las autoridades para que eviten aprobar proyectos que no son beneficiosos y que generan una sinergia de contaminación con otras fuentes de producción energética”, agregó.

Los proyectos rechazados en la comuna y a los que hace alusión el dirigente son la termoeléctrica Los Rulos y la carretera eléctrica Cardones-Polpaico, que ya mantiene cerca de un 90% de avance. En cuanto a la central, en febrero de 2017 recibió la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) por unanimidad. Sin embargo, existe un recurso en los Tribunales Ambientales, de modo que una vez que el proyecto se desjudicialice deberá ser zanjado por el Comité de Ministros.

Proyectos en discusión 

Así como Los Rulos, también existen otros proyectos en evaluación que han sido duramente cuestionados por las comunidades e incluso por parlamentarios de manera transversal. Uno de ellos es la termoeléctrica Nueva Era, que consiste en la construcción de una central de ciclo combinado a Gas natural con una línea de transmisión de doble circuito y una subestación seccionadora, que está proyectada a instalarse en terrenos aledaños a la Refinería Aconcagua, en Concón.

La otra iniciativa es el Terminal Dos en el Puerto de Valparaíso, que además de los cuestionamientos que ha recibido por el impacto visual que generaría, en los últimos meses el propio alcalde Jorge Sharp ha insistido en que el proyecto provocará “graves riesgos para la salud” producto del “tipo de contaminante atmosférico” que se emitirla.

Por otra parte, el visto bueno a la concesión marítima para que la empresa Oxiquim construya un muelle multipropósito ahora también provoca inquietud en las autoridades, sobre todo tras la extensa crisis medioambiental que afecta a Quintero y donde las empresas públicas y privadas han sido duramente cuestionadas.

Eliminar comité

Entre los parlamentarios oficialistas hay consenso de que a partir de lo ocurrido en Quintero no será llegar y aprobar un proyecto sin un costo político para el Gobierno, más aún si es rechazado por la comunidad ante la eventual contaminación que podría generar.

En esa línea, el diputado Andrés Longton (RN), quien esta semana presentó un proyecto para penar con cárcel a quienes cometan delitos ambientales, propuso que el Gobierno le dé urgencia a los proyectos que apuntan a mejorar dicha materia, y que mientras se discuten en el Congreso las autoridades “sean mucho más rigurosas a la hora de evaluar las iniciativas”.

“Hay una reforma al Servicio de Evaluación Ambiental para justamente hacer más rigurosa y estricta las condiciones para llevar a cabo estas iniciativas. Y existen otros proyectos de ley que van a empezar a acelerarse producto de la situación de Quintero y porque existe una preocupación del Gobierno por el medio ambiente”, dijo el parlamentario, quien agregó que una de las modificaciones más importante que se propuso es eliminar el Comité de Ministros.

“Tiene que desaparecer ahora ya porque basa su decisión en puntos políticos cuando debiese ser en base a razones técnicas”, indicó Longton, quien aseguró que en caso de que la instancia deba resolver el futuro de la central Los Rulos “yo esperaría que la evaluación sea técnica, pero también realista”. “Tiene que existir un criterio sobre cómo se llevó a cabo el proceso, en qué consisten los recursos en los Tribunales Ambientales y, principalmente, conocer la afectación que esta termoeléctrica puede ocasionar en la zona”, sostuvo.

Aumentar exigencias

En ese sentido, el diputado Osvaldo Urrutia (UDI) coincidió con Longton al asegurar que “lo sucedido en Quintero nos tiene que hacer un llamado de atención a las autoridades para que desde ahora se evalúen de mejor manera los proyectos que puedan generar consecuencias en la gente”.

“Hay que modificar protocolos para la aprobación de proyectos, porque quienes buscan hacer inversiones deben tener claro cuáles son las reglas del juego y a qué se someten, para que luego de golpe y porrazo no les paralicemos sus actividades”, dijo Urrutia, quien reiteró su rechazo a las centrales Los Rulos y Nueva Era, esta última puesto que dice: “No podemos seguir castigando una zona que vive del turismo y el medioambiente”.

Alcance de emisiones

Una complejidad que se podría sumar a la tramitación de proyectos es el alcance que podrían tener las eventuales contaminaciones cuando son producidas por más de una empresa. “En el caso de Quinteroy Puchuncaví tenemos 16 o 17 industrias que generan contaminación, que es suma-toda e interactúa entre sí misma. Por lo tanto, no se puede ya administrar la gestión ambiental sólo en función de las resoluciones individuales de cada empresa”, advirtió el diputado por la zona, Luis Pardo (RN).

En ese contexto, el parlamentario por Valparaíso Cordillera agregó que “es necesario verificar el alcance de la zona de influencia de Los Rulos, que quedará emplazada en Lima-che, pero que está dentro de una zona donde también la contaminación de Quintero y Puchuncaví tiene un impacto y se extiende mucho más allá de los límites de esas dos comunas”.

Fuente: El Mercurio de Valparaíso. 9 septiembre de 2018.

Noticias

Cerca de 350 personas evacuadas por fuga de ácido nítrico en empresa de Hijuelas

Cerca de 350 personas fueron evacuadas en la empresa “Viveros Benaris” y también en una industria aledaña, debido a una fuga de ácido nítrico.

La emergencia tuvo lugar en la ciudad de Hijuelas, provincia de Quillota, punto donde trabajó personal de Bomberos especializados en el retiro de materiales peligrosos y de la Seremi de Salud.

Debido a lo ocurrido, se generó -indirectamente- la aparición de una nube tóxica en ese sector.

Asimismo, se explicó que la fuga ocurrió al interior de un galpón, proveniente desde un tambor de 1.000 litros, elemento que está gasificando el medio ambiente.

Debido a la evacuación preventiva, ninguna de las personas presentó síntomas de intoxicación, sumado que debido a las condiciones climáticas se logró controlar la nube tóxica.

Eso sí, el personal correspondiente sigue en el lugar para verificar que ninguna de las empresas presente rastros de contaminación.

Fuente: Bío Bío Chile. 6 septiembre de 2018.

Noticias

Constituyen comisión investigadora sobre contaminación en Quintero-Puchuncaví

La instancia, que fue fusionada con otra ya existente, será presidida por el diputado Diego Ibáñez y sesionará todos los lunes de 18:00 a 20:00 horas, en la sede del Congreso Nacional en Santiago.

La Comisión Investigadora encargada de “recabar antecedentes sobre las causas de la alta contaminación ambiental en las denominadas “zonas de sacrificio” y, en particular, en la zona de Quintero-Puchuncaví se constituyó este miércoles 5 de septiembre, resultando electo presidente del grupo parlamentario el diputado Diego Ibáñez (IND).

La instancia, que sesionará los días lunes en la sede de Santiago del Congreso Nacional, entre las 18:00 y las 20:00 horas, estará también integrada por los diputados Camila Flores (RN), María José Hoffmann (UDI), Pablo Kast (EVOP), Amaro Labra (PC), Andrés Longton (RN), Carolina Marzán (PPD), Luis Pardo (RN), Patricio Rosas (PS), Marcelo Schilling (PS), Alejandra Sepúlveda (FRVS), Osvaldo Urrutia (UDI) y Daniel Verdessi (DC).

La instancia, gestada por solicitud de 64 legisladores, fue motivada por la última alerta surgida por la intoxicación que afectó a más de 200 personas.

El grupo parlamentario también indagará sobre los actos de las autoridades del Gobierno, especialmente de los Ministerios de Medio Ambiente y de Salud, incluyendo sus respectivas secretarías regionales ministeriales, en cuanto a prevenir, regular, fiscalizar y remediar la citada situación y para controlar los efectos sobre la salud de las poblaciones aledañas a dichas zonas.

Para el cumplimiento de su propósito, la referida Comisión Especial deberá rendir su informe en un plazo no superior a sesenta días y para el desempeño de su mandato podrá constituirse en cualquier lugar del territorio nacional.

Por acuerdo de los Comités Parlamentarios, la Comisión se fusionará con otra ya existente, abocada a analizar el Plan de Prevención y Descontaminación atmosférica de las comunas de Concón, Quintero y Puchuncaví.

Fuente: Cámara. 5 septiembre de 2018.

Noticias

En la recta final: proyecto Dominga podría ser aprobado pese a rechazo científico

Cuando en febrero del 2017 una investigación de Radio Bío Bío dio a conocer que el proyecto minero y portuario Dominga, estaba influenciado por negocios personales del actual presidente Sebastián Piñera, comenzó a desentramarse una compleja red de conflictos de interés. Sospechas de vínculos con hechos de corrupción e irregularidades en el proceso de evaluación ambiental sazonaron el escándalo.

El controvertido panorama político en el que se inserta el proyecto minero-portuario Dominga lo ha llevado a ocupar constantemente los titulares de los medios de comunicación, y esto le ha restado importancia a los aspectos técnico-ambientales que han quedado relegados a un segundo plano, dentro del debate. Lo cierto es que tanto detractores como defensores del proyecto acusan presiones políticas e ilegalidades en el proceso de evaluación ambiental. Este reportaje plantea un regreso a la pregunta central: ¿puede el proyecto Dominga dañar una de las zonas de mayor biodiversidad marina del mundo?

La bella vista desde el balcón de Dominga

Si Dominga ve la luz, anualmente 12 millones de toneladas de hierro serán extraídas desde el interior de la tierra, más otras 150 mil toneladas de concentrado de cobre, durante 26,5 años. Un total de 318 mil millones de toneladas de hierro.

Además de la extracción del mineral, Dominga contempla el procesamiento y el embarque del concentrado de hierro en un puerto propio. Desde ahí, tres a cuatro barcos mensuales transportarían el mineral, hacia el mercado asiático, para su comercialización. Todo ello por una inversión inicial evaluada en US $2500 millones, que promete generar 10 000 puestos de trabajo durante la construcción y 1450 empleos permanentes durante la operación. Números atractivos en una de las comunas con mayor tasa de desempleo del país: La Higuera, región de Coquimbo. El “norte chico”, como le llaman. La antesala de lo grande: Atacama, el desierto más árido del mundo.

35 kilómetros al norte de lo que sería el puerto Dominga existe una de las zonas de mayor biodiversidad marina en el mundo protegida por la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt y las Reservas Marinas Isla Chañaral e Isla Choro y Damas.

Oceana Chile
Oceana Chile

Estas áreas protegidas forman parte de una región más amplia, conocida como el archipiélago de Humboldt, que va desde Punto Poroto por el sur hasta Punta Pájaros por el Norte. (ver mapa) Esta área es, desde hace años, Sitio Prioritario para la Conservación puesto que aquí ocurre el fenómeno oceanográfico llamado Surgencia o afloramiento. También presente a lo largo de las costas de África del Sur, noroeste de África, oeste de Estados Unidos y Chile-Perú, la surgencia es el movimiento de masas de agua profundas, frías y ricas en nutrientes que ascienden a la superficie, fertilizándola.

Una extraordinaria biodiversidad surge entonces, atrayendo a especies de toda la cadena trófica que llegan hasta este lugar para alimentarse. Los niveles más altos de krill se encuentran en este sector, así como los de anchovetas, ambos alimentos esenciales en la dieta de los mamíferos marinos y de las aves protegidas en las reservas. Esta exuberancia también sostiene las pesquerías artesanales más productivas de la región centro y norte de Chile.

Hasta 560 especies marinas son posibles de encontrar en este lugar, clasificadas en 187 especies de macroalgas e invertebrados, 122 de aves, 21 de mamíferos marinos y 68 de peces. El 50 % de estas aves y mamíferos marinos se encuentran en estado Vulnerable y algunos de ellos En Peligro de extinción, según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). El Pingüino de Humboldt es una de estas especies en estado Vulnerable, y la reserva que lleva su nombre es el hogar más grande que tiene en el mundo, con el 80 % de su población total. La única colonia residente de delfín nariz de botella de Chile habita este sector costero. También El Chungungo y el Yunco, todos en estado Vulnerable, viven en este refugio.

Además, la última investigación realizada por académicos de la Universidad Católica del Norte demuestra que 14 especies de cetáceos se encuentra en el Sistema de Bahías de Coquimbo. En diciembre, cuando comienza el verano austral, las ballenas viajan en su migración anual de sur a norte. Y aquí, frente a las Islas Choro y Damas, se detienen para hacer un descanso, antes de continuar su viaje hasta aguas tropicales donde se reproducirán.

Ballena de aleta en archipiélago de Humboldt | Eduardo Sorensen
Ballena de aleta en archipiélago de Humboldt | Eduardo Sorensen

La delgada línea base

Según la ley chilena, cada Estudio de Impacto Ambiental debe establecer, para que sea evaluado por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), una línea base o área de influencia. Esto es “la extensión geográfica y territorial de cada uno de los componentes ambientales que potencialmente pueden ser afectados por el proyecto”.

Cuando Andes Iron SPA, matriz de minera Dominga, presentó el estudio ante el SEA en 2013, estableció que, según los estudios realizados por la empresa y la bibliografía recabada, la línea base marina comprendía la Bahía Totoralillo Norte, que es donde se encontraría emplazado el puerto Dominga, y que “no existen áreas bajo protección oficial o sitios prioritarios”.

La respuesta tanto del Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA) como de la Corporación Nacional Forestal (CORFO), los dos organismos encargados de administrar las áreas protegidas del país, fue que la línea base subestimaba los impactos del proyecto. SERNAPESCA solicitó “incluir en el área de influencia a la reserva Marina Isla Choro y Damas y la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt”. CONAF corroboró esa opinión, argumentando que las características de las corrientes marinas en este lugar y el comportamiento alimenticio de la fauna que vive en las áreas de conservación, harían que Dominga impacte inevitablemente las reservas.

Pingüinos de Humboldt en Reserva Nacional | Eduardo Sorensen, Oceana
Pingüinos de Humboldt en Reserva Nacional | Eduardo Sorensen, Oceana

Ya en 2004, la comunidad científica había comenzado a entregar argumentos para declarar la protección efectiva del archipiélago de Humboldt, el que actualmente es Sitio Prioritario para la Conservación. El proyecto avanzó y fue aprobado por unanimidad en el Consejo de Ministros el año pasado, pero finalmente el decreto que lo haría realidad no se firmó.

La razón para proteger esta franja es que, según explica el científico especializado en conservación marina Dr. Carlos Gaymer, todos los animales que viven en las Reservas Pingüino de Humboldt, Isla Chañaral e Isla Choros y Damas, no se alimentan en dichas islas. Sino que su principal zona de alimentación es Totoralillo Norte, Chungungo y toda el área costera que va desde Caleta de Hornos hasta Punta de Choros.

Gaymer, Coordinador regional de WCPA-Marine para el sudeste del Pacífico, miembro e investigador del Núcleo Milenio de Ecología y Manejo Sustentable de Islas Oceánicas (ESMOI), del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA) y de la Universidad Católica del Norte, explica que, paradójicamente, “las zonas de alimentación de las especies que están siendo protegidas por la reserva, no están protegidas. Y ningún sentido tiene proteger las áreas de nidificación si no proteges sus áreas de alimentación”. Esto, puesto que, según señala el Plan de Conservación para el Pingüino de Humboldt “la degradación de los sitios de alimentación es la amenaza prioritaria en cuanto alcance, gravedad e irreversibilidad”. Es por eso que, en junio de ese año, 200 científicos de las ciencias del mar enviaron una carta abierta al presidente Sebastián Piñera, solicitándole que se firme el decreto que quedó pendiente el año pasado y se haga efectiva, finalmente, la protección de esta franja costera.

La urgencia de los científicos para que ello ocurra tiene que ver principalmente con que, en definitiva, Dominga se instalaría en medio del restaurante de las especies protegidas.

Teniendo esto en cuenta, la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y el Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA), los organismos del Estado encargados de las áreas protegidas, pidieron a la empresa incluir las reservas dentro del área de influencia.

Pero según el Estudio de Impacto Ambiental de Dominga, presentado por la empresa, las investigaciones científicas especifican que, para el Pingüino de Humboldt y el Yunco “se establece un área de alimentación de 5 km de radio alrededor de los sitios de nidificación”. Una afirmación contraria a los estudios que cita Carlos Gaymer y que señalan que las aves se desplazan hasta 40 kilómetros en busca de alimento, el que encuentran principalmente en la zona donde se instalará el puerto de Dominga.

Al leer esto CONAF respondió enfática, asegurando que la información entregada por la empresa rescataba parcialmente datos extraídos de un estudio. Carlos Gaymer contó a Mongabay Latam que “cuando la empresa llegó a la región, lo primero que hizo fue reunirse con los científicos que llevan décadas trabajando en la zona. Los científicos, lo que hicimos fue aportarles toda la información que estaba disponible para que tuvieran lo mejor para hacer sus estudios. Pues bien, lo que nosotros vimos claramente en este proceso, es que a la empresa no le convenía la información científica que estaba generada y publicada, porque iba en contra de lo que a ellos les interesaba que se diera a conocer en su Estudio de Impacto Ambiental”.

Hasta el cierre de esta edición, Andes Iron SPA no respondió a las preguntas de Mongabay Latam.

Otras razones especificadas en las más de 10 000 páginas del documento de evaluación, hacen que CONAF insista en la necesidad de incluir las reservas en la línea base del proyecto. No hacerlo, “conlleva a la ausencia de información esencial, impidiendo efectuar un análisis de las características del proyecto”. Sin la información adecuada, ningún diseño de reparación, mitigación y compensación podría hacerse cargo de los reales alcances del proyecto, asegura.

La Conaf sola en la batalla

En enero del 2016, uno de los mayores críticos al proyecto abandonó la pelea: SERNAPESCA. En la respuesta a la adenda 2 presentada por Andes Iron, había desistido de incluir las áreas protegidas en la línea base del proyecto. Hasta entonces, las observaciones de SERNAPESCA habían sido firmadas por el Director Regional Jaime Molina. Pero esta vez, era el Director Regional Subrogante (o subdirector) y actual Director Regional, Cristian López, quien firmaba.

Mongabay Latam accedió a información de la oficina regional de SERNAPESCA en Coquimbo. Dicha información asegura que el pronunciamiento inicial de la institución sobre la adenda 2 sí hacía mención a la necesidad de integrar las reservas dentro de la línea base, pero fue en la oficina central, en Valparaíso, donde decidieron eliminar ese punto. Al ser consultada la oficina central sobre las razones que tuvo para omitir la observación, señalaron a este medio que “luego de tener a la vista los antecedentes aportados por la empresa (…) llega a la conclusión, que la pretensión inicial de ampliar el área de influencia a la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt y Reserva Marina Islas Choros y Damas, no se justifica…”.

Pescadores artesanales recogiendo la producción de locos de una de las pesquerías cercanas al proyecto Dominga | Oceana – Eduardo Sorensen
Pescadores artesanales recogiendo la producción de locos de una de las pesquerías cercanas al proyecto Dominga | Oceana – Eduardo Sorensen

Los testimonios obtenidos por Mongabay Latam aseguran, sin embargo, que la explicación que ofreció la oficina central a la región, nada tenía que ver con aspectos técnicos científicos. La razón para eliminar el requerimiento, de incluir las reservas dentro del área de influencia, era que esta observación había sido señalada, por la región, en un capítulo incorrecto dentro del informe. Según Valparaíso, por decreto (N°40-2013) las observaciones respecto a “la descripción del área de influencia se deben efectuar dentro -del capítulo-«Descripción del Proyecto», pero en nuestro pronunciamiento regional se planteó el requerimiento en otro capítulo.” Valparaíso habría argumentado que ese error era una falta a la normativa. La observación de SERNAPESCA en Coquimbo fue por ello eliminada y CONAF quedó solo en la batalla.

Mongabay Latam revisó el decreto citado y confirmó que en él no se menciona la especificación señalada por la oficina central. Es más, indica claramente que el área de influencia y la descripción del proyecto son capítulos distintos. La solicitud de sumar las reservas dentro de la línea base no debió entonces ser eliminada, o al menos no con la argumentación que se entregó.

Sergio Cortés, dirigente de la Asociación de Funcionarios de SERNAPESCA, confirma que la opinión científica en la región no había cambiado y que luego de que los científicos vieran su opinión cercenada, la Asociación intentó levantar un alegato para apoyar y defender el trabajo de los colegas. Pero la intención no logró concretarse y ningún documento oficial, que diera cuenta de lo que había sucedido, se generó. Cortés explica que ello se debió a que SERNAPESCA es un servicio centralizado. Es decir que todas las oficinas regionales se rigen por la oficina central y como tal, no se puede objetar lo que ésta última dictamina.

Cruz Grande y el AS ganador

Un año antes, en enero 2015, se había dado por aprobado el estudio de impacto ambiental de otro puerto. Uno ubicado a tan solo cinco kilómetros de Dominga. Puerto Cruz Grande, perteneciente a la Compañía de Acero del Pacífico (CAP), el principal grupo minero siderúrgico de Chile. Desde ahí se embarcarán 13,5 millones de toneladas de mineral al año y transitarán anualmente 75 barcos cargueros. 1,5 millones más de material y unas 30 embarcaciones más que Dominga.

La buena noticia para Andes Iron era que dicho proyecto, que se encuentra incluso cinco kilómetros más cerca que Dominga de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, había sido aprobado aún cuando su línea base no consideraba las áreas protegidas.

No solo ambos proyectos son similares por su actividad, capacidad y cercanía geográfica, sino que es posible encontrar, en los documentos del proceso de evaluación de Cruz Grande, observaciones prácticamente idénticas a las que recibió Dominga.

Pero el detalle que salta a la vista es que en respuesta a la adenda presentada por la Compañía de Acero del Pacífico, como complemento a su Estudio de Impacto Ambiental, el Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA) señala que “El titular excluye de su área de influencia a las áreas legalmente protegidas Reserva Marina Isla Choros y Damas y Reserva Nacional Pingüino de Humboldt por encontrase estas a 30 kilómetros de distancia (…) lo que no puede ser esgrimido como argumento técnico sin una evaluación previa de los eventuales riesgos asociados a la actividad portuaria”.

Para CAP, de ninguna manera el proyecto y la magnitud de sus actividades alcanzarían el ámbito de las reservas. “Los impactos identificados se circunscriben a un ámbito acotado, que de ninguna forma puede conllevar una disminución del hábitat disponible para estas especies, ni sus variados recursos alimentarios” señala.

Delfín nariz de botella en el Archipiélago de Humboldt (Sitio Prioritario para la Conservación) | Oceana – Eduardo Sorensen
Delfín nariz de botella en el Archipiélago de Humboldt (Sitio Prioritario para la Conservación) | Oceana – Eduardo Sorensen

Sin embargo, SERNAPESCA mantuvo firme su posición y la confirmó en la siguiente adenda presentada por la compañía.

CONAF, por su parte, apoyaba dicha postura, argumentando las mismas razones que refiere en el caso del proyecto Dominga.

Pero la posición firme de SERNAPESCA, aunque duró más que en el caso de Dominga, cayó finalmente cuando tuvo que responder a la tercera adenda presentada por la Compañía de Acero del Pacífico. Una sorpresa para quienes habían seguido su defensa frente a la protección de las reservas. La institución pesquera desistió de la necesidad de incluir en la línea base a las áreas marinas protegidas. El documento que omitía lo que antes el organismo había defendido categóricamente, está firmado, al igual que en el caso de Dominga, por Cristian López.

El proyecto Cruz Grande fue finalmente aprobado por el Comité Evaluador, a pesar de la oposición de CONAF, y Dominga encontró el As que necesitaba para ganar la partida.

La cuarta es la vencida

Con el antecedente a favor de Cruz Grande, Dominga preparó su tercera adenda para responder a las solicitudes de los evaluadores y decidió acoger la solicitud de ampliar su área de afectación, tomando en cuenta lo que había sido aprobado para la Compañía de Acero del Pacífico. Así, en su nueva línea base incluyó las áreas de navegación, pero dejó fuera una vez más las áreas protegidas. Considerando a Cruz Grande como un proyecto homónimo, con incluso mayor tráfico marítimo y mayor carga de mineral, no había razón para que lo que había sido aceptado para dicho puerto, no fuera aceptado para Dominga.

En noviembre del 2016, la tercera adenda de Andes Iron llegó y los organismos evaluadores hicieron sus observaciones. CONAF insistió, esta vez solo, en su principal argumento: la incorrecta delimitación de la línea base. Esa era supuestamente, según habían sido informados todos los organismos evaluadores, la última adenda.Pero dos meses después se presentó, para sorpresa de la región de Coquimbo, un cuarto Informe con puntos a aclarar, lo que significaba que Andes Iron presentaría una cuarta adenda.

Este informe había sido redactado, al contrario de los anteriores, desde la oficina central del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), con sede en en Santiago, y desestimaba por completo la competencia de CONAF para referirse sobre recursos hidrobiológicos. Por primera vez, en cuatro años de evaluación del proyecto, el informe del SEA estimó que CONAF observó sobre materias que son propias de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, el organismo que por definición “regula y administra la actividad pesquera y de acuicultura”. Así, sin más, el capítulo referente a incluir las reservas dentro de la línea base del proyecto quedó cerrado.

En febrero del 2017, el SEA publicó el Informe Consolidado de Evaluación Ambiental, recomendando a la Comisión de Evaluación, la siguiente instancia evaluadora, aprobar el proyecto.

Vuelco inesperado

Contrario a lo esperado, la Comisión de Evaluación y luego el Comité de Ministros para la Sustentabilidad desaprobaron el proyecto minero y portuario Dominga, a pesar de la recomendación del SEA de aprobarlo. Andes Iron no lo podía creer.

La empresa acudió entonces al Tribunal Ambiental, acusando arbitrariedad e ilegalidad en la decisión de rechazar su proyecto, puesto que “tenemos una línea base que fue la misma aceptada en el caso del proyecto Cruz Grande”. Para la empresa, la arbitrariedad se debía a que unos pocos días antes de que el SEA diera su visto bueno al proyecto, la prensa había destapado los negocios del entonces expresidente Sebastián Piñera asociados a Dominga. Las razones para rechazar el proyecto, según la empresa, estaban ligadas a posturas partidistas y no a las razones técnicas que, de acuerdo a la decisión del SEA, comprobaban la viabilidad ambiental de Dominga.

Pingüinos de Humboldt en la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt | Oceana – Eduardo Sorensen
Pingüinos de Humboldt en la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt | Oceana – Eduardo Sorensen

Fue entonces que el SEA regional de Coquimbo denunció haber recibido presiones desde Santiago para recomendar la aprobación del proyecto. Un sumario interno se abrió para investigar el caso. Las acusaciones se centraron en la aparición del cuarto informe, que desestimaba las competencias de CONAF y daba oportunidad a la empresa de entregar una cuarta adenda. Según las declaraciones que aparecen en el sumario, el informe había sido enviado a Coquimbo con la orden de publicarlo sin realizar cambios ni comentarios.

Tras la investigación, el Servicio de Evaluación Ambiental estimó que no habían fundamentos para considerar irregularidades en el proceso y se cerró el sumario. Sin embargo, en dicha investigación nunca fueron llamados a declarar funcionarios de SERNAPESCA de Coquimbo, quienes ya habían visto cómo sus informes eran mutilados en las oficinas centrales, mucho antes del polémico cuarto informe. Tampoco fueron llamados a declarar funcionarios del CONAF.

En abril del 2018, el Tribunal Ambiental falló a favor de Andes Iron. El proyecto se encuentra actualmente en la Corte Suprema, luego de que la ONG Oceana interpusiera un recurso de casación para dejar sin efecto la sentencia del Tribunal.

Liesbeth van der Meer, Directora de Oceana Chile, señala que se dirigieron a la Corte Suprema porque “la sentencia del Tribunal Ambiental no se pronunció sobre el fondo del asunto, es decir, los aspectos técnicos del proyecto. Nada dijo sobre si es o no viable en términos ambientales”. La decisión de la Corte Suprema podría aún demorar lo que queda de este año 2018.

En los últimos años, Chile pasó de tener un 4.4% de su superficie marina con algún grado de protección, a tener un 42%. Hoy es el país líder mundial en conservación marina. Sin embargo, la omisión de la opinión científica, en los procesos de evaluación ambiental, permite al menos dudar sobre el real peso que tiene la ciencia, en las decisiones que involucran la conservación marina. Luego del esfuerzo político, que ha sido aplaudido en todo el mundo, la discusión recae sobre las garantías para que se proteja, efectivamente, las reservas.

 

Fuente: Radio Biobio

Este artículo fue publicado originalmente en la revista internacional de conservación natural Mongabay Latam.

01 septiembre de 2018

Noticias

Termoeléctrica, refinerías y terminal de gas: Cuáles son las fuentes más contaminantes en Quintero y Puchuncaví

Las compañías que operan en la zona aseguraron que no son responsables de los tóxicos emitidos ayer y que obligaron a decretar alerta amarilla en las comunas.

Las emergencias medioambientales que han ocurrido esta semana en la zona de Quintero y Puchuncaví -y que obligaron a decretar alerta amarilla- se podrían decir que tienen su origen hace unos 60 años, en 1958, cuando se instaló la primera industria: Chilectra (actual Enel Distribución).

Pero después de 36 años, recién en 1994, y con unas siete nuevas empresas del rubro energético, el Ministerio de Agricultura de la época declaró como “zona saturada por anhídrido sulfuroso y material particulado al área circundante al complejo industrial ventanas”, según el Programa para la Recuperación Ambiental y Social (PRAS), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente (ver cronología aquí).

Esto, luego de que en 1991 el Ministerio de Minería promulgara un decreto para regular los establecimientos y fuentes emisoras de anhídrido sulfuroso, material particulado o arsénico, y que obligaba a las empresas a instalar una red de monitoreo permanente y a presentar un plan de descontaminación antes de julio de 1992.

El documento fue modificado en el 2017, ingresado en marzo de 2018, a fines del Gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet, pero fue rechazado por la Contraloría. La actual administración de Sebastián Piñera pretende reingresarlo antes de diciembre.

El alcalde de Quintero, Mauricio Carrasco (IND), ha manifestado en varias oportunidades que seguirán luchando para que esta situación no siga sucediendo: “Esto que está ocurriendo no puede pasar en ninguna parte del mundo, no puede ser que el ser humano viva de esta forma. Por lo tanto, si es necesario seguir respaldando y coordinadamente con la comunidad manifestaciones para que el Gobierno escuche, vamos a seguir haciéndolo”, expresó.

Las compañías que operan en el lugar actualmente, como Codelco Ventanas (fundición y refinería de cobre); ENAP (refinería de petróleo Aconcagua); y AES Gener (termoeléctrica Campiche) aseguraron que no son responsables de las emisiones de ayer.

Estas son las industrias que actualmente están instaladas en la zona y que generaron el plan de descontaminación.

Aes Gener

Campiche es una central termoeléctrica a base de carbón y coque de petróleo con una capacidad de 270 MW. Tiene como función entregar energía eléctrica al Sistema Interconectado Central (SIC).

Codelco

Según informa la cuprífera estatal en su sitio web, la División Ventanas es una fundición y refinería en donde se procesan los concentrados de cobre, para producir principalmente ánodos y cátodos, además de ácido sulfúrico. Tiene una capacidad anual de producción de 420.000 toneladas en su fundición, 400.000 toneladas en su refinería y 360.000 toneladas de ácido sulfúrico.

Copec

La Planta de Almacenamiento de Combustibles y el Terminal Marítimo (TPI) nació en 2004 “como consecuencia de la crisis de abastecimiento de gas argentino, lo que generó un aumento significativo en la demanda por diésel para surtir de un combustible alternativo a las centrales termoeléctricas de ciclo combinado del Sistema Interconectado Central (SIC) y a otros usuarios de gas natural”.

El TPI potencia la capacidad de importación y almacenamiento de combustibles líquidos de la zona central y puede almacenar hasta 75 mil m3 de diésel o 60 mil m3 de gasolina y 15 mil m3 de kerosén de aviación.

ENAP

La refinería Aconcagua produce la mayor parte de los combustibles que consume la Región Metropolitana. Tiene capacidad instalada para procesar (destilar) 104.000 barriles de petróleo crudo al día y cuenta con alrededor de 785 trabajadores.

GNL Gas

GNL Quintero “es el primer terminal de recepción, descarga, almacenamiento y regasificación de Gas Natural Licuado (GNL) del hemisferio sur”, subraya la descripción de la compañía.

Tres tanques en tierra, con una capacidad total de 334 mil metros cúbicos garantizan la continuidad del suministro. Con la inauguración de un tercer vaporizador de panel abierto, la capacidad de producción del terminal se incrementó en un 50%, alcanzando los 15 millones de metros cúbicos de gas natural por día, permitiendo satisfacer la demanda de la zona central del país.

Fuente: Emol. 24 agosto de 2018.

Noticias

EE.UU. anuncia plan regulador destinado a mantener activas plantas de carbón

El “carbón limpio”, elogiado por el presidente estadounidense, Donald Trump, es una técnica que hace el uso del carbón menos contaminante pero en realidad está poco desarrollada por ser demasiado costosa.

Washington anunció el martes un nuevo plan regulador destinado a mantener activas cientos de plantas de carbón que el presidente Barack Obama quería cerrar cuanto antes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos.

Una vez más Trump presumió de las virtudes del “carbón limpio”, un término que ha empleado en varias oportunidades, sin explicar qué entiende él exactamente de esa definición.

“En primer lugar, el carbón limpio no contenía impurezas y era más eficiente desde el punto de vista térmico, pero durante varios años nos hemos estado refiriendo al carbón limpio por su desempeño medioambiental”, explicó el investigador Nicolas Berghmans, del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI), entrevistado por AFP.

El carbón representa 37% de la producción eléctrica en el mundo pero es extremadamente contaminante y genera alrededor de un tercio de las emisiones de gas de efecto invernadero.

“Tiene un efecto significativo sobre el cambio climático pero también un impacto en la contaminación local: tenemos emisiones de partículas finas, SO2 (dióxido de azufre), potencialmente mercurio, que son perjudiciales para la población alrededor de la planta”, recodó Berghmans.

La principal vía para hacer que el uso del carbón sea menos contaminante es la denominada técnica del secuestro y almacenamiento de carbono, que consiste en capturar el CO2 cuando sale de las chimeneas para almacenarlo en el sótano.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) cree que se necesita una “acción urgente” para apoyar esta tecnología con el fin de limitar el riesgo climático.

Sin embargo existe solo dos grandes instalaciones para aplicar esta técnica en centrales que están operativas: Petra Nova en Texas y Boundary Dam en Canadá. En Missisipi se abandonó otro proyecto de envergadura.

Las capacidades de captura de CO2 alcanzan solo 2,4 millones de toneladas por año, mientras que la expectativa es sea posible llegar a 350 millones de toneladas para 2030, para poder cumplir con los acuerdos climáticos de París, según la AIE.

En los hechos, la tecnología tiene un doble obstáculo: la elección de un lugar de almacenamiento (geología apropiada, aceptación por los residentes locales) y especialmente el costo. Prácticamente “duplica los costos de la generación de electricidad a base de carbón”, destacó Nicolas Berghmans.

El uso más “limpio” del carbón lo haría muy costoso y menos competitivo en comparación con otras fuentes de energía baratas en Estados Unidos, como las energías renovables y el gas de esquisto.

“La disminución de la producción de carbón en Estados Unidos no se debe simplemente a los estándares ambientales, sino a la economía de la producción de electricidad”, subrayó el investigador.

En un informe reciente, la AIE también hizo notar que en Estados Unidos, “el estancamiento de la demanda de electricidad, el suministro abundante de gas y el crecimiento de las energías renovables deberían seguir siendo obstáculos para el uso del carbón y limitan la perspectiva de un resurgimiento de la construcción de nuevas centrales eléctricas de carbón”.

Fuente: AFP. 22 agosto de 2018.

Noticias

Trump planea iniciativa que podría elevar las emisiones de carbono

De acuerdo al Washington Post, el mandatario tiene intención de anunciar una nueva medida que permitiría que los estados del país fijen sus propios estándares en las emisiones de contaminantes de las plantas térmicas.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, planea lanzar una iniciativa para permitir que los estados del país fijen sus propios estándares en las emisiones de contaminantes de las plantas térmicas, lo que podría incentivar que la vida de estas centrales se prolongue, informó hoy el diario The Washington Post.

El periódico, que citó a dos funcionarios de la Administración que solicitaron el anonimato, adelantó que Trump tiene intención de anunciar esta medida el próximo martes durante una visita al estado de Virginia Occidental.

El análisis de la Agencia gubernamental de Protección Medioambiental (EPA, en sus siglas en inglés) sobre el impacto de la propuesta augura que supondría una escasa reducción de las emisiones de agentes contaminantes, como el dióxido de carbono, el dióxido de sulfuro y óxidos de nitrógeno, en la próxima década.

El rotativo subrayó que la política medioambiental del predecesor de Trump en el cargo, Barack Obama (2009-2017), multiplicaba por doce la reducción de las emisiones.

Según The Washington Post, la nueva propuesta, que será sometida a un periodo de 60 días para recibir comentarios, tendrá grandes implicaciones en decenas de centrales térmicas obsoletas en todo país.

La EPA calcula que la medida afectará a unas 300 plantas, ya que proporciona a las compañías incentivos para mantenerlas operativas, en vez de sustuirlas por proyectos de energías sostenibles.
El 1 de junio de 2017, Trump anunció su decisión de abandonar el Acuerdo del Clima de París, lo que ha convertido a EE.UU. en el único país del mundo fuera de este pacto.

Fuente: La Tercera. 18 agosto de 2018.

Noticias

Los gigantes bosques submarinos de la Patagonia resisten el cambio climático

Los gigantescos bosques de algas de la Patagonia chilena resisten al cambio climático, lo que alienta la esperanza de que puedan mantener su importante rol en la mantención de la biodiversidad en esta rica zona del planeta.

Al igual que en la superficie, bajo el mar existen extensos bosques constituidos por algas. En la región de Magallanes, en la Patagonia chilena, crecen gigantescos bosques de Macrocystis pyrifera, comúnmente conocidos como huiros, sargazo o calabacillo.

Considerado como uno de los organismos vivientes más grandes del planeta –pueden llegar a medir hasta 90 metros-, estos bosques de huiros brindan refugio y son sitios de reproducción y alimentación para una gran cantidad de especies, crustáceos, moluscos, peces, algunas variedades de gusanos marinos y de la apreciada centolla, entre otras.

Una reciente expedición del Centro de investigación dinámica de ecosistemas marinos de altas latitudes de la Universidad Austral (Ideal) recorrió los fiordos australes y el Canal de Beagle, en el extremo sur de Chile, para estudiar cómo estos bosques submarinos se podrían ver afectados por el cambio climático, con una mayor cantidad de descarga de agua dulce producto del deshielo de glaciares, lo que genera cambios que pueden ser relevantes para los bosques, como el nivel de salinidad y la cantidad y calidad de la luz que reciben.

Los primeros estudios indican que, a diferencia de lo que ocurre en otras zonas de planeta -como en Tasmania- y en la parte norte de Chile, los bosques submarinos de la región de Magallanes están mostrando una respuesta fisiológica diferente.

“Esta respuesta fisiológica es óptima y les permite seguir sobreviviendo a condiciones extremas, es decir, son algas que se están aclimatando”, dice a la AFP el ingeniero en acuicultura y estudiante de doctorado de biología marina del Centro Ideal Mauricio Palacios.

Y si sus condiciones se mantienen, significa también que se preserva la alta biodiversidad asociada a estos gigantescos bosques submarinos. “Esto es bueno para el ecosistema en general y en la Patagonia mejor aún”, que disfruta de una de las aguas más limpias del planeta, agrega Palacios.

Valioso recurso comercial 

La presencia de estos bosques sustentan otras pesquerías, modifican las corrientes -reduciendo hasta en un 20% la velocidad de estas al interior de los bosques- y constituyen un valioso recurso comercial, destaca por su parte a la AFP el biólogo Erasmo Macaya, jefe de la expedición del Centro Ideal.

Cosechada, esta alga puede ser utilizada como alimento para el cultivo de invertebrados marinos, como por ejemplo erizos y abalones. Se ha utilizado además en la producción de biocombustibles, fertilizantes y la extracción de “alginatos” usados en la industria alimenticia como espesantes.

En Chile, se pueden encontrar bosques de huiros desde Arica, en la frontera norte, hasta el Cabo de Hornos, una de las últimas zonas habitadas del planeta. También se encuentra ampliamente distribuida en el hemisferio norte, desde Alaska a Baja California, mientras que en el hemisferio sur es posible hallarlos en Perú, Sudáfrica, el sur de Australia, Nueva Zelanda, islas subantárticas y en la zona sur de la costa atlántica de Sudamérica, de acuerdo al Centro Ideal.

Hasta el momento, no se extrae comercialmente en el extremo sur del país pero su sobreexplotación en algunas zonas de la costa central chilena está amenazando su subsistencia.

Fuente: AFP. 22 agosto de 2018.