COPs

COPs, Noticias

Se anticipa un difícil camino para el Acuerdo de París en la cumbre ONU

No solo se está retirando del acuerdo de París, sino que, además, Estados Unidos estaría intentando bloquearlo como quedó reflejado con el rechazo al informe que resaltaba la urgencia de frenar el calentamiento global.

El grupo, que incluye a Rusia, Kuwait y Arabia Saudita, impidió que se “acogiera con satisfacción” el reporte del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, que se encargó en 2015 cuando los estadounidenses todavía se contaban entre quienes defendían un pacto global para proteger el medioambiente.

El rechazo, marca un antecedente de cara a la semana de cierre de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 24), que se configura como la última oportunidad para retener a EEUU en el Acuerdo de París.

Aunque Donald Trump anunció la salida a principios del año pasado, esto se concreta el próximo año, por eso en el encuentro de Katowice, Polonia, se juegan las últimas fichas para retenerlo.

Sin embargo, las esperanzas se diluyen ante el rechazo del informe que consigna que el mundo camina hacia un aumento de la temperatura de 3° C, en lugar del 1,5°C contemplado en el Acuerdo de París, que se selló en el COP 21 de 2015 y que reemplazará a partir de 2020 al Acuerdo de Kioto.

Mantener el objetivo necesitaría “cambios rápidos, de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”, se lee en el reporte del panel de la ONU.

“El problema está en la cima, en el presidente Trump”, señala hoy en el COP24 Alden Meyer, miembro del la Union of Concerned Scientist, que elaboró el informe que niega Washington. “Los ministros en Katowice deben rechazar enfáticamente los esfuerzos de EEUU, Arabia Saudita, Kuwait y Rusia, que no reconocen los descubrimientos del reporte”, subrayó.

En efecto, ante este reciente rechazo, los estadounidenses quedan al frente de una arremetida contra el acuerdo, de la mano del liderazgo de Donald Trump, que parece estar alineando a más naciones en su posición.

Cabe destacar que coincidentemente Rusia, Arabia Saudita y Kuwait son productores de petróleo, por lo que las exigencias del acuerdo pueden resultar especialmente pesadas para sus economías.

Esto se trata de una pelea entre países que quieren echar por tierra el informe y no quieren tomar ninguna acción de escala mundial.

Fuente: La Tercera, 11 de diciembre de 2018

COPs, Noticias

Dudas y exigencias en la semana decisiva de la Cumbre del Clima

Entra en su fase decisiva fase política la Cumbre del Clima (COP24) de Katowice (Polonia) con dudas sobre el resultado final tras la controversia del fin de semana y las demandas para una mayor ambición de ONG y colectivos ecologistas.

Los primeros ministros del ramo, entre ellos la titular española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se sumaron ya a la cita, que arrancó el 3 de diciembre con la fase técnica y que tendrá que pisar el acelerador para lograr acordar para este viernes la letra pequeña del Acuerdo de París de 2015, principal objetivo de esta cumbre.

Países contra el informe del IPCC

La segunda semana comenzó marcada por el fuerte revés que sufrieron este domingo las negociaciones, después de que fracasase el intento de incorporar un informe clave sobre cambio climático por la negativa de varios países.

EE.UU., Arabia Saudí, Rusia y Kuwait lograron que no se asumiese el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que insta a cambios inmediatos, amplios y radicales para poder frenar el calentamiento global en 1,5 grados frente a niveles preindustriales.

“El éxito de Katowice está en las manos de las partes (de todos los países). La COP24 será un éxito de las partes o un fracaso colectivo si no conseguimos llegar hasta el final. Mi mayor deseo es que podamos alcanzar el éxito”, aseguró el presidente de la COP24, el polaco Michal Kurtyka, al ser interrogado en una rueda de prensa sobre esta disputa y la situación de las negociaciones.

Necesidad de que sea un éxito

El presidente de la Cumbre del Clima de París (COP21), el ex primer ministro francés Laurent Fabius, en Katowice para impulsar las negociaciones, subrayó la importancia de lo que está en juego en esta ocasión, pidió “voluntad política” y advirtió del doble peligro de que no se llegue a un acuerdo o que el acuerdo final “sea insuficiente”.

“Al principio de la segunda semana es muy difícil anticipar el resultado. El mundo necesita que la COP24 sea un éxito para poder implementar el Acuerdo de París”, dijo en referencia al texto que se pactó en la capital francesa en 2015 y al que en Katowice se está poniendo la letra pequeña para posibilitar su implementación.

Algo más optimista se mostró el presidente de la COP20, el exministro peruano de Medioambiente Manuel Pulgar-Vidal, que insistió en que en un “proceso complejo”, “cada paso cuenta” y “cada día nos puede mover hacia adelante”, por lo que pidió evitar los prejuicios y centrarse en un aumento de la ambición en los recortes de emisiones.

“Estoy seguro de que se resolverán estas cuestiones y tendremos un buen resultado”, afirmó.

La secretaria ejecutiva de la ONU para el Cambio Climático, Patricia Espinosa, explicó por su parte la importancia del informe del IPCC, pues confirma “la necesidad de incrementar los niveles de ambición y la urgencia de la transformación que debe ocurrir”.

“Espero que bajo la presidencia de Polonia podamos llegar a una formulación unánime, pero creo que debemos de concentrarnos en el objetivo de incrementar la ambición y hacerlo lo más rápido posible”, agregó la diplomática mexicana.

Las ONG

Las ONG de la sociedad civil presentes en la COP24 subrayaron asimismo la importancia de la segunda semana de negociaciones e instaron a los ministros a elevar sus compromisos y su voluntad de llegar a un acuerdo para poder implementar el Acuerdo de París.

“Esperamos que los ministros digan que entienden la emergencia climática en la que nos encontramos”, aseguró en rueda de prensa Jennifer Morgan, copresidenta de Greenpeace International, que instó a los países desarrollados a aportar más financiación.

Morgan expresó asimismo sus dudas sobre Polonia, que preside la COP24, y se dijo “muy preocupada”por cómo está guiando la negociación, en concreto, por la falta de un grupo de trabajo centrado en ambición, esto es, en el aumento de los compromisos para reducir emisiones.

Lou Leonard, vicepresidente del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) para Cambio Climático y Energía, cargó por su parte contra EE.UU. por haber “socavado las negociaciones” al negarse a asumir el informe del IPCC.

Fuente: EFE Verde, 11 de diciembre de 2018

COPs, Noticias

La COP24 constata que caen las emisiones en los países ricos pero empeoran globalmente

Dos informes presentados durante la Cumbre del Clima COP24 constatan una caída de emisiones contaminantes de los países desarrollados hasta 2016, pero que la tendencia reciente indica que, globalmente, la situación empeora.

Desde 1990 hasta 2016 esas emisiones cayeron un 13%, según un informe presentado hoy por el secretariado para el Cambio Climático de Naciones Unidas, aunque en 2017 las emisiones globales volvieron a crecer un 1,6%, según otro informe, éste a cargo del Global Carbon Project.

De hecho, el optimismo de años atrás queda matizado tras las últimas proyecciones, que apuntan a que este año esas emisiones de CO2 crecerán en torno a un 2,7%, hasta llegar a las 37,1 gigatoneladas, lo que supone la tasa de emisiones más alta en la historia.

Crecimiento de la economía

Detrás de este reciente repunte de las emisiones se encuentra el crecimiento constante de la economía al que se han subido la mayoría de países, con un especial incremento en Asia, lo que demanda más energía.

“Lamentablemente, el nivel actual de energías renovables no es suficiente para cubrir el crecimiento en la demanda global de energía y, por tanto, hemos visto que plantas de carbón que estaban funcionando por debajo de su capacidad (la mayoría en China e India) han aumentado su producción”, señalan desde Global Carbon Project.

Petróleo

En Estados Unidos el peso del carbón se ha reducido y, desde 2010, más de 250 térmicas alimentadas con esa materia prima han cerrado, mientras aumenta el peso del gas de esquisto en el mix energético.

Otro dato que destacan los investigadores de Global Carbon Project es el crecimiento del uso del petróleo, ya que desde 2012 el consumo del petróleo se ha incrementado un 1% anual.

Destacable es el caso de Estados Unidos y la Unión Europea, donde el uso del petróleo ha aumentado a pesar de que se ha mejorado la eficiencia de los motores y se ha duplicado el número de vehículos eléctricos entre 2016 y 2018.

En el periodo comprendido entre 1990 y 2016 creció la economía, aunque las emisiones se redujeron por acciones más ambiciosas que compensaron el impacto del crecimiento y del aumento de la población, si bien entre 2010 y 2016 ya se veía que la tendencia estaba cambiando, con una reducción de CO2 inferior a la previa, un 4,4%.

La causa del descenso durante este periodo responde a que el crecimiento económico fue más localizado y coincidió con la irrupción de las energías verdes, lo que permite explicar que, pese a todo, las emisiones se redujeron.

Las emisiones deben caer antes de 2020

Por su parte el documento del secretariado para el Cambio Climático de Naciones Unidas es crítico con la situación actual y puntualiza que, aunque los países desarrollados están avanzando en la reducción de emisiones, no se cumple en muchos casos con los objetivos, por lo que es necesario más ambición política entre sus dirigentes.

Las emisiones globales deben empezar a caer antes de 2020 si se quieren alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, firmado en la Cumbre del Clima de 2015, que señala como objetivo que el aumento de la temperatura a final de siglo no debe superar los 1,5 o al menos los 2ºC respecto a los niveles preindustriales.

Aunque ya se constata un grado de aumento, el informe de Naciones Unidas destaca que las medidas están dando poco a poco sus frutos, lo que constituye un paso importante para profundizar en el Acuerdo de París.

También destaca que los objetivos de reducción de emisiones para 2020 se ven cada vez más como un “punto de partida” desde el que profundizar en la ambición de lo propuesto en París.

Se constata que la capacidad instalada de energía renovable en el mundo se está doblando cada cuatro años pero, como se reconoce en el informe de Global Carbon Project, no es suficiente para alimentar el actual nivel de crecimiento global.

Esperanza: hay más recursos

El texto de la ONU remarca también otro aspecto que llama a la esperanza, y es que los recursos ofrecidos por los países desarrollados para la adaptación a los efectos del cambio climático y reducción de emisiones aumentaron un 13% entre los periodos 2013/2014 y 2015/2016.

En esa línea, subraya que un aumento de esos recursos tecnológicos y financieros ofrecidos por los países desarrollados supondría, para los países en vías de desarrollo, “un incentivo para acelerar el cambio hacia un modelo de desarrollo bajo en emisiones”.

El cambio hacia economías con bajas o cero emisiones de carbono está en camino, pero el avance es aún es lento”, lamenta el informe, que también apunta a un grupo de países que están haciendo un esfuerzo especial en su lucha contra los efectos del cambio climático, entre los que se destaca los casos de Dinamarca, Países Bajos, Suecia o Noruega.

Fuente: Efe Verde, 7 de diciembre de 2018.

COPs, Noticias

Comenzó la COP24: Una conferencia sobre cambio climático con perspectiva de género

La 24ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático (COP24) comenzó este domingo en Katowice, Polonia, con un enfoque que incluye la igualdad de género y la limpieza del medio ambiente.

Días después de que la ONU sonara la alarma sobre los niveles sin precedentes de concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, el mundo se reúne para que los 197 Estados parte del Acuerdo de París definan cómo implementarán y avanzarán dicho plan.

Los países signatarios del acuerdo se han comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el aumento medio de la temperatura global a menos de 2 ° C, y lo más cerca posible a 1,5 ° C para finales de siglo.

Ciclismo por el planeta

Comenzando el evento de dos semanas en Katowice, una ciudad minera del sur de Polonia, un equipo de ciclistas en bicicletas eléctricas llegó desde Viena, después de haber recorrido 600 km para demostrar el valor de la energía renovable en la reducción de las emisiones. El viaje fue apoyado por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, un grupo de empresas del sector privado comprometidas con el desarrollo sostenible y el respeto a los derechos humanos.

El secretario ejecutivo adjunto de la ONU para el Cambio Climático, Ovais Sarmad, y el jefe de la Unidad de Política Climática del Ministerio de Medio Ambiente de Polonia, Jakub Gibek, dieron la bienvenida al equipo.

“Felicito a los ciclistas involucrados en este recorrido en bicicleta por inspirar al mundo a moverse en la dirección correcta para cumplir la promesa del Acuerdo de París”, dijo Sarmad.

Agregó que se trata de la COP más importante desde la firma del acuerdo, “y necesitamos iniciativas como la suya para testificar que los gobiernos, el sector privado y los individuos pueden trabajar juntos para enfrentar el cambio climático al comprometerse con el multilateralismo”, acotó.

Una conferencia verde

Para limitar la huella de carbono de la 24ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático (COP24), los organizadores de la conferencia han tomado una serie de medidas que incluyen el transporte público gratuito durante la conferencia para todos los participantes.

Además, se han utilizado materiales reutilizables para las cortinas, telones y otros accesorios en las salas de conferencias y se instalaron muebles de cartón reciclado en los principales espacios de reunión.

La conferencia también aplicará una estricta política de gestión de residuos: habrá contenedores de reciclaje disponibles en todas las salas de reuniones; el embalaje del equipo electrónico se ha guardado y se reutilizará una vez finalizada la conferencia; el envasado de productos de hostelería es respetuoso con el medio ambiente; los productos de plástico de un solo uso están limitados en todo el espacio; y, en general, la conferencia utiliza poco papel, con documentos oficiales disponibles solo en versiones digitales.

Para limitar las emisiones de efecto invernadero debido al transporte, se alienta y apoya la participación virtual a través de transmisiones en vivo de los eventos principales.

Las emisiones de gases de efecto invernadero inevitables debidas al evento serán rastreadas a través de un riguroso cálculo por parte de los organizadores con base en estándares internacionales. Se anticipa que la COP24 generará aproximadamente 5.000 toneladas de CO2. Para compensar esto, el gobierno polaco se ha comprometido a plantar más de 6 millones de árboles, capaces de absorber el equivalente de las emisiones de la conferencia en los próximos 20 años.

Enfoque de género

Adoptado en la COP anterior, el Plan de Acción de Género promueve la incorporación de la perspectiva de género en la política y en las acciones para mitigar el cambio climático.

Con respecto a la representación de género en la conferencia, desde 2013 se ha monitoreado el equilibrio de género en los órganos técnicos y de adopción de decisiones establecidos. Por primera vez, este año, más de la mitad de esas entidades tienen una representación femenina mínima del 38%. Asimismo, hay un número récord de delegadas elegidas para los cargos de presidenta o copresidenta de estos órganos, nueve de los 28 posibles puestos. Si bien estos avances representan pasos en la dirección correcta para lograr el objetivo del equilibrio de género, queda mucho por hacer.

La conferencia en números

La COP24 acogerá a más de 28.000 personas. La cifra incluye: cerca de 13.000 con las delegaciones que negociarán el programa de trabajo del Acuerdo de París, unos 450 empleados de las Naciones Unidas, más de 7.000 observadores de organizaciones no gubernamentales y 1.500 representantes de los medios de comunicación, así como más de 6.000 empleados y unos 500 voluntarios.

El espacio para conferencias provisto por el gobierno polaco cubre un área de casi 100 metros cuadrados. Cerca de 2.000 personas trabajaron en la construcción y disposición del espacio para conferencias, edificado en apenas seis meses.

Más de 100 eventos a celebrarse en el marco de la COP24 destacarán las iniciativas que se llevan a cabo en el transporte, el agua, el uso del suelo, la energía y la industria de la moda, entre otros, para combatir el calentamiento global. Esos eventos contarán con la participación de directores generales, alcaldes, gobernadores y líderes de la sociedad civil en general.

La ceremonia de inauguración será el lunes y en ella estarán presentes unos 40 jefes de Estado y de gobierno, así como el Secretario General de la ONU, António Guterres.

Fuente: ONU.
Columnas de Opinión, COPs, Noticias

Estos son los principales resultados de la COP23

Durante 2 semanas en Bonn, Alemania, se desarrolló la 23 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP23). Durante las negociaciones los países trabajaron en puntos cruciales para la urgente implementación del Acuerdo de París, que permitirá que el aumento de temperatura no sobrepase los 1.5°C.

La canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, destacó por su intervención en nombre del Grupo negociador G77+China (que agrupa 134 países) y sostuvo que se necesita avanzar prioritariamente en el financiamiento del Fondo Verde para el Clima (FVC), que permite captar recursos financieros de los países desarrollados para que las naciones en desarrollo y más vulnerables puedan afrontar las consecuencias del cambio climático. El FVC espera contar con 100 mil millones de dólares anuales a partir del 2020. Sin duda uno de los grandes retos de los próximos años será avanzar en ese tema.

Espinosa recordó también que el planeta ya afronta las variaciones del clima, a través de graves inundaciones, derretimiento de glaciares, sequías, que además son amenazas para la seguridad alimentaria; e hizo un llamado para proteger a las mujeres, niños, niñas, migrantes y refugiados quienes son los más afectados por el cambio climático, considerado la amenaza global más grande de este siglo.

Temas clave: agricultura, seguridad alimentaria y conocimientos locales

Durante la COP23 hubo dos avances muy importantes para el contexto latinoamericano. El primero referido a la aprobación de un plan de trabajo para la agricultura. Enrique Maurtua, director de Cambio Climático de la Fundación de Ambiente y Recursos Naturales de Argentina, explica que los países en las próximas reuniones discutirán temas en relación a: la adaptación de la agricultura frente al cambio climático, mejorar la capacidad de carbono en los suelos, el sector ganadero y las emisiones de GEI, la seguridad alimentaria, entre otros. “Habrá conversaciones intensas en países de Latinoamérica como Argentina, Uruguay y Brasil que tienen intereses muy marcados en el sector de la agricultura”, sostuvo Maurtua.

El segundo tema y que es considerado un hito es la creación de una plataforma para conocimientos locales, en la cual se resaltará el aporte tradicional, por ejemplo, de los grupos indígenas para afrontar el cambio climático, pero además se da un reconocimiento a sus capacidades ancestrales.

Resultados de la COP23 para implementar el Acuerdo de París

-Diálogo de Talanoa: Se activa y pone en movimiento el plan para acelerar la acción climática con el fin de limitar el aumento de la temperatura. Las Partes han decidido que el diálogo tendrá una fase preparatoria y otra política que será liderada por las presidencias de la COP23 y la COP24, esta última se llevará a cabo en Polonia del 3 al 14 de diciembre del 2018. Durante el diálogo, las Partes deberán considerar el informe sobre sobre 1.5°C que será presentado el próximo año por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC). Durante la etapa política, que se llevará a cabo en presencia de los ministros en la COP24, se reportarán las NDC que se espera contengan metas y acciones más ambiciosas de reducción de emisiones, sobre todo de los países con mayor responsabilidad.

“Los países de América Latina presentaron en el 2014 su primera NDC, pero todos sabemos que esas contribuciones, más las del resto del mundo, no son suficiente; por lo tanto, debemos hacerlas más exigentes gradualmente, hay que empezar desde ahora”, indicó Manuel Pulgar-Vidal, actual líder de Clima y Energía de WWF. Además, agregó que será muy necesario el trabajo de la mano con el sector privado para poder elevar la ambición.

-Acciones más ambiciosas pre 2020: Algunos países demostraron que ya están avanzando en acciones de mitigación y adaptación previo al 2020, aunque se requiere hacerlo con más urgencia y mayor ambición. Durante la COP23 quedó claro que si existe ambición antes del 2020 se puede sentar una base sólida para que exista una mayor ambición post 2020, y por ende se apostará por NDC’s más robustas. Los negociadores deberán avanzar en la ratificación de la llamada “Enmienda de Doha”, referente a los compromisos de reducción previos al 2020. El Diario de España explica que “el documento tiene un enorme valor simbólico para los países en desarrollo ya que quieren asegurarse de que los principales responsables del cambio climático han hecho sus deberes, previo al Acuerdo de París, en el que por primera vez tienen obligaciones, para ellos poder hacer los suyos.

Países latinoamericanos presentan acciones concretas para cumplir con sus compromisos climáticos

Durante la COP23 varios países de Latinoamérica presentaron avances en torno a su compromiso climático (NDC). Es importante evidenciar estos aportes porque permite saber “dónde estamos”, considerando que nos queda poco tiempo para que empiece a implementarse oficialmente el Acuerdo de París (2020), y para ese entonces, los países ya deben tener claro cómo aumentar la ambición.

-Argentina es un caso interesante, puesto que fue uno de los 3 primeros países del mundo en presentar su NDC revisada en la COP22 en Marrakech. Durante la COP23 se dio a conocer el plan para su implementación, con más de 40 medidas planteadas, que cubren 6 sectores; en los que energía, bosques y transporte representan más del 90% de las emisiones, que se propone reducir el país. En caso de contar con apoyo para cumplir la meta en forma temprana, Argentina alcanzaría su pico de emisiones al 2020 según sus proyecciones, a partir de lo cual empezaría a reducirlas.

Desde el 2016, Argentina cuenta con un Gabinete Nacional de Cambio Climático, liderado por el presidente Mauricio Macri, que reúne a 12 ministerios encargados de guiar el proceso de revisión de la NDC.

-Uruguay presentó su primera NDC en esta COP. Su meta de reducción de emisiones es al 2025 e incluye una indicación de aumentar la ambición al 2030. La NDC plantea reducir 50% de emisiones en relación al PBI de 1990, e incluye una meta de 30% de reducción de intensidad de emisiones en la producción de alimentos. Esta meta en particular es importante porque su producción de comida y bienes beneficia a muchos países. Además, plantea conservar el 100% de las reservas actuales de plantaciones y bosques nativos, para proteger su biodiversidad. Estas metas son adicionales a lo ya logrado por el país de generar el 96% de su electricidad a través de energía renovable.

-Perú llegó a la COP23 con el mensaje: “Ya estamos trabajando en la implementación de nuestra NDC”. Se han establecido 51 acciones en adaptación y mitigación con sus debidos presupuestos. El Grupo Técnico Multisectorial de Cambio Climático continuará trabajando los siguientes meses para determinar cuáles son las brechas que quedan para poder cumplir el compromiso asumido por el país (reducir 30% de emisiones al 2030, 10% condicionada a apoyo financiero adicional). Además, la Ley de Cambio Climático, que será aprobada este año, fortalecerá la institucionalidad para el cumplimiento de los compromisos sectoriales que pasarán a ser obligatorios.

-En relación a las NDC, PNUD, Alemania, España y la Unión Europea lanzaron durante la COP23 un programa de apoyo a las NDC de 42 millones de euros, para ayudar a los países a cumplir con el Acuerdo de París.

Los temas que quedaron pendientes

En el tema de financiamiento no hubo el avance esperado, puesto que se esperaba mayor claridad sobre el proceso para llegar a la meta de los 100 mil millones de dólares anuales a partir del 2020. De acuerdo a Sandra Guzmán, coordinadora de GFLAC, “el financiamiento es clave para alcanzar los compromisos adoptados en el Acuerdo de París, pero aún se debe definir la manera para que el Fondo de Adaptación sea parte de este tratado”.

En relación al Fondo de Adaptación, se superó la meta del 2017 gracias a que países como Alemania y Suecia contribuyeron con 50 millones y 18 millones de euros, respectivamente. El fondo cuenta actualmente con 93 millones de dólares.

Sobre el mecanismo de pérdidas y daños se está terminando el tiempo y se cierra la ventana para poder presionar a los países desarrollados a trabajar más en este tema, dada la urgencia de brindar herramientas a los países vulnerables de recuperarse luego de eventos climáticos extremos.

Fuente: Conexión COP22.

COPs, Noticias

¿Por qué el año 2018 es clave en las negociaciones climáticas?

Cada vez se habla más del cambio climático y sobre la necesidad de que los países reduzcan en gran medida las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) para crear sociedades más sostenibles y resilientes. Para lograr que las emisiones bajen es necesario implementar de manera correcta las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC, por sus siglas en inglés), como dicta el Acuerdo de París. Para ello es imprescindible que durante la COP23, que se llevará a cabo del 7 al 18 de noviembre en Bonn (Alemania), las naciones avancen en dos temas que serán cruciales durante el 2018: el Diálogo Facilitador y el Manual de Reglas o Paris Rulebook.

En principio y oficialmente los países deben empezar la implementación de sus contribuciones en el año 2020. Sin embargo y dado que el Acuerdo de París entró en vigor en el 2016 – y 159 países de la Convención Marco de Naciones sobre Cambio Climático (CMNUCC) han ratificado –, se ha iniciado el proceso para tener claras las reglas y lineamientos para su implementación. Además, en el 2020 los países deberán presentar una nueva o actualizada NDC, proceso que se repetirá cada 5 años.

Procesos: 

El Diálogo Facilitador se estableció para que, previo a la implementación del Acuerdo de París en el 2020, las Partes pueden hacer un balance o evaluación de qué tan ambiciosas son sus NDC y hacer un balance colectivo para determinar dónde estamos en nuestro viaje hacia la limitar la subida de la temperatura global a 1,5°C . El Diálogo Facilitador se llevará a cabo en el 2018 como un mecanismo importante para motivar que los países aumenten la ambición de su NDC.

Tania Guillén del Climate Center Service sostiene que actualmente las contribuciones dejan al planeta con un aumento de temperatura de entre 2.7°C y 3.5° C, pero podría mejorarse previamente al primer ciclo de implementación gracias a este Diálogo Facilitador.

“El diálogo facilitador es una parte del marco de transparencia establecido en el Acuerdo de París, ya que en el mismo se hace un balance colectivo de los esfuerzos en relación a mitigación y las NDCs en general. Específicamente sobre transparencia el Artículo 13 del tratado establece un marco en el cual los países tienen que trabajar. Asimismo, la decisión de la COP21 establece una iniciativa de fortalecimiento de capacidades en materia de transparencia, la cual no es solamente para el periodo post 2020, sino también pre 2020”, indica Guillén.

De acuerdo al Artículo 14 del Acuerdo de París, los países celebrarán cada 5 años reuniones para medir el progreso de las NDC. A estas reuniones se le conoce como Global Stocktake. “Se trata de un ejercicio que debería ser comprensivo y de manera facilitada, mediante el cual las Partes pueden hablar de su progreso en materia de mitigación, adaptación, medios de implementación, y apoyo tomando en cuenta la equidad y la disponibilidad de información científica”, explica Sandra Guzmán del Grupo de Financiamiento Climático para América Latina y el Caribe (GFLAC).

El primer Global Stocktake o Balance Global de Avances se llevará a cabo en el 2023 y se repetirá cada 5 años. Sin embargo, el 2018 se vuelve fundamental, dado que ese año las Partes revisarán sus contribuciones para encaminarlas hacia el alcance de estabilización de emisiones y evitar el aumento de temperatura supere el 1.5°C.

El Manual o Paris Rulebook es el Instrumento que guiará la implementación del Acuerdo. Deberá contener guías de cómo informar o comunicar los esfuerzos de mitigación, adaptación, financiamiento climático, transparencia, entre otros. Asimismo, orientará la evaluación de las NDC.

“El Paris Rulebook o como lo llaman ahora, el Technical Manual and Operational Guidelines -con el fin de debilitar su fuerza legal- es el conjunto de decisiones que deberá adoptar la COP24 en el 2018 con el fin de reglamentar los detalles de la implementación del Acuerdo de París”, explica Jimena Nieto, quien fue negociadora de la Asociación Independiente de América Latina y el Caribe (AILAC).

La reglamentación del Paris Rulebook es esencial para que exista un entendimiento común de las Partes sobre la implementación de cada artículo del tratado, y asegurará la ruta adecuada y el tiempo para la debida puesta en marcha del Acuerdo de París.

“De acuerdo a lo señalado en Marrakech (COP22), en donde se estableció el calendario para finalizar el Paris Rule Book, se propuso que en 2018 se deberán tener listas todas las disposiciones que permitan la plena y efectiva implementación del Acuerdo y será en 2017 el año en el que se harán las revisiones de lo avanzado durante 2016 y 2017”, indica Guzmán.

El 2018 es clave para las negociaciones climáticas, y ya se perfila como un momento político importante para impulsar una mayor ambición de los países.

Fuente: Conexión COP.

COPs, Noticias

Estados Unidos seguirá participando en las negociaciones internacionales sobre cambio climático

Donald Trump se fue este viernes de vacaciones pero, antes de marcharse, su Administración dejó los deberes hechos con el asunto del Acuerdo de París y comunicó formalmente a Naciones Unidas que la primera potencia del mundo se va. Así lo anunció Trump el pasado 1 de junio, si bien, según ha apuntado el Departamento de Estado esta tarde, seguirá participando en negociaciones internacionales sobre cambio climático para “proteger los intereses estadounidenses y asegurar que la Administración tiene abiertas todas las opciones posibles en el futuro” para su política sobre el clima.

“Seguiremos reduciendo nuestras emisiones de gases de efecto invernadero mediante avances tecnológicos y de innovación, y trabajaremos con otros países para ayudarles a acceder a combustibles fósiles y usarlos de manera más limpia y eficaz, y desplegar fuentes de energía renovables”, señala el departamento de Estado en el comunicado.

Trump presentó en su día la decisión en clave puramente económica, argumentó que el pacto era perjudicial para la economía estadounidense y le obligaba a competir en desventaja respecto a otros países. Evitó así centrar el debate en el problema medioambiental, que como candidato presidencial sí había desdeñado. Y antes de la carrera electoral llegó a considerar el calentamiento global como un “bulo” supuestamente impulsado por China para menoscabar el empuje de EE UU y obligarle a reducir emisiones y hacerle aportar un alto volumen de fondos.

En el comunicado de esta tarde, el Departamento de Estado insiste, tal como hizo la Administración en su día, en que deja la puerta abierta a volver al acuerdo internacional si su diseño cambia. “El presidente está dispuesto a volver a implicarse en el Acuerdo de París si Estados Unidos puede identificar términos que sean más favorables para el país, sus negocios, sus trabajadores, su pueblo y sus contribuyentes”, indicó. El proceso de salida del pacto no se podrá completar hasta 2020.

Fuente: El País.

Columnas de Opinión, COPs, Noticias

Los anuncios de Bachelet en la COP 22 sobre Cambio Climático

El discurso de Bachelet fue propositivo, mencionando avances importantes, como lo son la entrega de la Estrategia Nacional de Cambio Climático de Recursos Vegetacionales o que el Acuerdo de París ya se encuentra en nuestro Congreso a la espera de su ratificación. También destacó la creación de la Agencia de Cambio Climático (instancia de articulación público-privada que pretende abordar temáticas de adaptación y mitigación), el enfoque de género y protección de la infancia para las políticas públicas relacionadas; la meta de lograr 70% de energías renovables al 2050. Asimismo, la jefa de Estado abordó el liderazgo de Chile en la protección de los océanos -junto con Francia y Mónaco- y su implicancia con el Acuerdo de París, y finalmente el avance en la entrega de documentos técnicos a la Secretaria de Naciones Unidas, como lo es la Tercera Comunicación Nacional y el Segundo Reporte Bienal de Actualización.

Sin embargo, desde sociedad civil no sólo agradecemos el correcto discurso, sino que también solicitamos consistencia, coherencia y real implementación entre lo que se menciona con lo que se hace a diario. Así, se necesita financiamiento concreto para las medidas adoptadas y para la implementación de las llamadas Contribuciones Nacionales (o NDC), porque también es imprescindible aumentar la ambición de éstas últimas, y además, generar acciones en distintos niveles, especialmente para paliar los efectos el cambio climático a nivel local.

En las Conferencias de las Partes se presentan grandes oportunidades para hacer gestos políticos de importancia, no obstante, necesitamos traducir los buenos discursos en medidas concretas y eficaces, ya que tiempo es de lo que menos disponemos para actuar frente al calentamiento global.

La vulnerabilidad de Chile es muy alta y es valorable que la Presidenta señale que nuestro modelo de crecimiento no es sustentable y que necesitamos migrar a una sociedad baja en carbono. El problema es cómo implementarlo, partiendo por la necesaria voluntad de todos los sectores técnicos-políticos de la administración del Estado. La toma de decisiones debe abordar transparencia -y acceso a la información- además de una real inclusión de la sociedad civil (no solo privados), especialmente para aquellas medidas que impactan directamente a los territorios, sus comunidades y ecosistemas.

Se abrió con el Acuerdo de París un gran espacio para que la toma de decisiones sea respetuosa y con visión de largo plazo para evitar impactos dañinos. Existe una oportunidad para que, desde el compromiso que tiene Chile en la materia, el avance sea propositivo y se elaboren las reformas necesarias para modificar las actuales carencias en materia ambiental, y no seguir cometiendo los mismos errores -“sin dar paso atrás”- como lo mencionó Bachelet en su discurso.

Por Javiera Valencia Espinoza, geógrafa y especialista en Cambio Climático de Fundación Terram.

COPs, Noticias

La COP22 termina con los primeros pasos para poner en marcha el Acuerdo París

La cumbre del clima de Marrakech (COP22) concluyó hoy con la aprobación de un documento que da los primeros pasos en la redacción de un conjunto de reglas que regirán el Acuerdo de París y que deberá estar concluido en 2018, dos años antes de que el pacto empiece a funcionar.

La cop22 de Marraquech termina

Tras dos semanas de reuniones, los cerca de doscientos países que integran la convención de cambio climático de la ONU han acordado ciertos avances en materia de financiación climática, dando continuidad más allá de 2020 al Fondo de Adaptación del Protocolo de Kioto que expiraba ese año y que ahora se incorporará al Acuerdo de París.

Dejan pendiente de decidir para próximas reuniones cómo se va a dotar a partir de 2020 ese fondo, que en estos momentos se nutre de donaciones de los países desarrollados, España entre ellos.

Financiación climática

Los países ricos se han comprometido, además, a aumentar progresivamente, tras 2020, la cifra de 100.000 millones de dólares que se va a movilizar anualmente para la financiación climática a partir de ese año de fondos públicos y privados.

Estos 100.000 millones de dólares vendría de fondos públicos (mediante ayuda al desarrollo y otras fuentes de financiación), de fuentes privadas y de otras fuentes, fundamentalmente de los mercados de carbono.

Hasta el momento las contribuciones públicas prometidas para esos 100.000 millones de dólares alcanzan casi 70.000 millones.

La adopción de estos acuerdos se han producido al filo de la medianoche en Marrakech en un clima de gran tensión en tanto que el delegado de Bolivia dijo que su país no aceptaba el acuerdo una vez aprobado, y el de India alzó la voz para sumarse a la protesta.

El delegado boliviano mostró el desacuerdo de su país con el hecho de que del texto hubieran desaparecido, a petición de un grupo de países liderado por Brasil, las referencias a un marco temporal común a todos los países en sus compromisos de reducción de emisiones en el futuro; es decir, que todos los países presenten sus objetivos para el mismo periodo de tiempo.

Finalmente, y tras un receso, el presidente de la COP22, Salahedín Mezuar, se comprometió a incluir las reservas de estos países como anexos al acuerdo.

El texto aprobado da la bienvenida a la entrada en vigor en menos de un año del Acuerdo de París, que a día de hoy ya han ratificado 111 países responsables de casi el 80 % de las emisiones mundiales de carbono, y subraya la urgencia de que los países trabajen a nivel nacional para cumplir los objetivos de reducción de emisiones prometidos a partir de 2020.

Calendario de trabajo

Las partes de la convención también acuerdan unos calendarios de trabajo para ir concretando las reglas del juego del gran pacto climático, entre ellas los citados marcos temporales para presentar las contribuciones de reducción de emisiones en el futuro o los procesos de revisión de los mismos.

En su discurso de despedida, Mezuar agradeció a los países que hayan mantenido el compromiso con la acción en materia de cambio climático, que es en definitiva “una apuesta por el futuro del planeta, por la humanidad y por la dignidad de millones de personas”.

El comisario europeo de Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, aseguró que la cumbre de Marrakech “ha enviado un signo fuerte de que los países siguen determinados y comprometidos con el Acuerdo de París”, si bien remarcó que el conjunto de reglas que rijan el mismo deben estar concluidas en 2018.

La jefa de cambio climático de la ONU, Patricia Espinosa, dijo que está bien que los negociadores celebren hoy lo acordado pero que el mismo lunes, sin más tardar, “se pongan a trabajar, porque queda mucho por hacer”.

“La amenaza del cambio climático es real, como también lo debe ser nuestra respuesta”, concluyó Espinosa ante un plenario donde hoy, frente a la anterior COP de París, no hubo grandes aplausos ni entusiasmo.

El camino desde Kioto

La llamada “Proclamación de acción por el clima y el desarrollo sostenible de Marrakech” incluye el compromiso de promover la acción climática antes de 2020 y responder a las necesidades de los países en vías de desarrollo.
Tras las conferencias de Berlín (1995) y Ginebra (1996), el gran avance tuvo lugar en Kioto (1997), cuando los países reunidos en la III cumbre del clima firmaron el Protocolo, el primero que obligaba a los países industrializados a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estas son las fechas más destacadas en la lucha contra el cambio climático desde Kioto:

– 11.12.1997.- En la COP3 (Kioto, Japón), se adopta el “Protocolo de Kioto”, un acuerdo sin precedentes para frenar la degradación medioambiental. El tratado obliga a 38 países industrializados, más la UE, a reducir las emisiones de seis gases responsables del efecto invernadero entre los años 2008 y 2012, para situarlas en los niveles de 1990.

– 16.03.1998.- El Protocolo de Kioto se abre a la firma en la sede de la ONU de Nueva York. El 29 de abril, los países de la UE, lo firman conjuntamente.

– 2001.- Estados Unidos, con George W.Bush en la presidencia, decide no ratificar el Protocolo de Kioto, que había firmado Bill Clinton.

– 11/17.07.2001.- Se celebra en Bonn (Alemania) la segunda parte de la COP6, en la que Rusia, Australia, Canadá y Japón se distancian de EE.UU., con el que formaban el denominado “grupo paraguas”, y se alían con la UE para que pueda aprobarse el Protocolo de Kioto.

– 2002.- La UE ratifica unánimemente el Protocolo de Kioto. Japón también ratifica el tratado, al igual que Canadá y Nueva Zelanda.

– 2004.- Rusia, representante del 17,4 % de las emisiones, aprueba el Protocolo.

– 2005.- El 16 de febrero entra en vigor el Protocolo de Kioto con la ausencia de Estados Unidos. China e India, que junto con el anterior son los más contaminantes, ratifican el Tratado.

– 28.2.2005.- Se inaugura en Oslo (Noruega) la primera bolsa mundial para la compraventa de emisiones de CO2.

– Diciembre de 2009.- En la COP15 de Copenhague se alcanza un acuerdo de mínimos no vinculante que solo incluye la “intención” de limitar a 2 grados centígrados el aumento de la temperatura en la Tierra respecto a niveles de la era preindustrial.

– Diciembre 2011.- En la COP17, en Durban (Sudáfrica) se firma la Plataforma que incluye un segundo periodo para el protocolo de Kioto, una hoja de ruta para un acuerdo global de reducción de emisiones y el mecanismo que debe regir el Fondo Verde para el Clima.

– 12.12.2011.- Canadá anuncia que abandona el Protocolo de Kioto.

– 20.11.2012.- La OMM señala que la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanza un nuevo récord histórico.

– Diciembre 2012.- Doha (Catar) acoge la COP18, donde se acuerda extender el compromiso de Kioto hasta el 31 de diciembre de 2020.

– 2013.- En la COP19, en Varsovia, se alcanza un modesto acuerdo hacia un pacto global y vinculante en 2015. En el texto se evitó la palabra “compromisos” para la reducción de emisiones de gases efecto invernadero y se optó por el término “contribuciones”.

– Junio 2014.- Estados Unidos lanza un plan para recortar emisiones en un 30 % para 2030.

– Diciembre 2014.- En la COP20 se firmó “La llamada a la Acción de Lima”, con el compromiso por el que todos los países deben presentar a la ONU, antes del 1 de octubre de 2015, sus compromisos cuantificables de reducción de gases efecto invernadero.

– Agosto 2015.- EE.UU. anuncia el “Plan de Energía Limpia” de reducción de las emisiones de CO2 en un 32 % para 2030.

– Noviembre 2015.- La OMM advierte de que en 2014 la presencia de gases de efecto invernadero batieron un nuevo récord. La concentración de CO2 en la atmósfera alcanzó el 143 % de media.

– Diciembre 2015.- En la COP21 de París, 195 países y la UE adoptan un acuerdo por el que se comprometen a limitar por debajo de dos grados el aumento de la temperatura media a finales de siglo con respecto a los valores preindustriales. Este acuerdo es vinculante, aunque no contempla sanciones, y está destinado a sustituir en 2020 al Protocolo de Kioto.

El "Acuerdo de Paris" @deunvistazo en efeverde @COP21. Infografía ambiental en EFEverde.

El “Acuerdo de Paris” @deunvistazo en efeverde @COP21. Infografía ambiental en EFEverde.

– Mayo 2016.- El entonces candidato republicano a la Presidencia de EE.UU., Donald Trump, promete rechazar los acuerdos de París.

– 17.11.2016. Los países participantes en COP22 firman la “Proclamación de Marrakech”, una declaración de intenciones para afirmar su compromiso con la acción contra el calentamiento global.

La cop22 10 claves de por qué es un avance @deunvistazo en @efeverde. Autor AL

La cop22 10 claves de por qué es un avance @deunvistazo en @efeverde

Fuente: efeverde.com